27 julio 2017

Edgar Allan Poe. Un algo inquietante, un morbo un surrealismo. El coloquio de Monos y Ella.

image 

Edgar Allan Poe. Boston 1809. Baltimore 1848.

Fotografia. Los caprichos de Goya. 1779. “El sueño de la razón produce monstruos”.

Huérfano a muy corta edad, es adoptado por un matrimonio muy rico. Con su padrastro nunca se entendió. Su madrastra lo adoraba. Para ella fue el hijo que nunca tuvo.

Eliza Poe; madre biológica del poeta, murió cuando él era un niño… (Un niño que extraño y desorientado presenció, la agonía, muerte, velatorio, y entierro de su madre); este hecho adornado a retazos  por  la tenue luz de las candelas, lleno de sombras que de repente cobraban vida y, con el desgarrador telón de fondo de murmullos, sollozos y lamentos. Tan triste y dramático. Impregnó entonces todo su ser de un modo… un tanto inquietante.

image

Foto. Día de difuntos. By TBART.

“Un algo inquietante  – Un morbo… Un surrealismo”

Tenía una hermana, Edgar Allan Poe, se llamaba Rosalie. Tuvo  que separarse de ella cuando ambos fueron acogidos por diferentes familias. Sus progenitores,  fueron ambulantes. Cambiaban frecuentemente de ciudad en busca de trabajo. Su padre finalmente abandonó el hogar.

A pesar de ser acogido por una familia acomodada pasó Edgar Allan Poe muchas necesidades. Su padre adoptivo no le enviaba dinero; pensaba que lo malgastaría. Poe acumuló deudas de juego y acabó siendo desheredado.

Edgar Allan Poe era orgulloso y excitable.  Odiaba la vulgaridad y tenía unos prejuicios muy arraigados. Obviamente Allan Poe no era fácil para un padrastro recto y duro que exigía, si, exigía; que el poeta cambiara; Llevaba entonces mala vida Poe, fue aquella una relación altamente frustrante para ambos.

Fue el escritor a la universidad (donde estudió Lenguas);  trabajador, aplicado, presumido e inquieto, a la vez que muy competitivo; sólo aguantó un año.

POE SOLDADO.

Se alistó en el ejército y no le fue mal, incluso obtuvo algún ascenso pero se cansó y lo abandonó a los  dos años; cuando había firmado por tres.

Allan Poe decidió intentarlo, por fin se decidió. A partir de ese momento empezó a escribir  cuentos de terror que luego vendía, para ser publicados  por capítulos en revistas y periódicos; llegó a tener cierto éxito, pero sus ingresos económicos siempre  fueron muy escasos. La ilusión de su vida fue crear su propio periódico, pero desgraciadamente nunca lo consiguió.

Edgar Allan Poe vivía de sus relatos (subsistia).

Se casó varias veces, y tuvo algunas aventuras y amoríos; pero alrededor de él, impregnado en él, la muerte lo rodeaba. Sus mujeres morían irremediablemente de tuberculosis.

UN ALGO INQUIETANTE, UN MORBO, UN…  SURREALISMO.

Falleció Virginia (Sissy) su prima de tan solo 13 años (con la que se había casado en secreto) y entonces el poeta-romantico-surrealista empezó  a beber sin medida.

Era tan grande su dolor que Poe también consumía opio. Al fin y con solo cuarenta años,  murió en Baltimore cerca de Nueva Yorkperdido, y trastornado por el alcohol y las drogas.   Medio kilo de Láudano (opio aderezado con vino blanco y especias), junto con una buena cantidad de aguardiente aceleraron su triste final.

Desde entonces ocupa un lugar muy destacado en el Olimpo de la Literatura Universal.

Os dejo con una pequeña muestra de su magnífica obra:

EL COLOQUIO DE MONOS Y ELLA. 1841.

Y entonces, muy hermosa y muy amada,

diariamente envolvimos en sueños nuestros espíritus y entonces,

 al atardecer, discurrimos sobre los días que vendrían.

Cuando la superficie de la tierra llena de cicatrices de arte,

después de sufrir la única purificacion que borraría sus obscenidades rectangulares,

volviera a vestirse con el verdor las colinas y las sonrientes aguas del paraíso,

y se convirtiera por fin, en la morada conveniente para el hombre,

purgado por la muerte.

Para el hombre en cuyo sublimado intelecto el conocimiento dejaría de ser un veneno…

Para el hombre redimido, regenerado, venturoso, ahora inmortal,

aunque material siempre.

Edgar Allan Poe

Edgar Allan Poe. Un algo inquietante, un morbo un surrealismo. El coloquio de Monos y Ella.

Literatura. El Coloquio de Monos y Ella. Edgar Allan Poe. Allan Poe. Escritores.

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>