, , ,

Arte. Acuarela. Cardoso. «En las crónicas de los tiempos idos”

image

ACUARELA CARDOSO

Una dulce pasión; Cardoso,

Delicioso bocado de Arte…

«Placer para los sentidos»

Esta magnífica acuarela, viajó, voló etérea. Se fijó, està libremente habitando, querida.

Nos hicimos entonces, divertidos, unas fotos de entrega/despedida, en ella posa Cardoso junto a su hermana y, a su sobrino con su pareja. Casados, padres y, maravillosos seres humanos, (ahora les acompaña la acuarela), son muy felices con su esperada obra de arte ¡Todos somos felices hoy!

Una pintura enamora, comunica, tiene vida propia, cohesiona, tiende lazos: cumple al fin, (cierra) su ciclo. Volando libre. Ya camina sola, abandonó el estudio y, ¿cuáles han de ser sus caminos? En los siguientes versos se concluye…

«En cuanto a aquellos que te contemplamos

Con absorta mirada, estamos mudos»

———-

CUANDO EN LA CRONICA DE LOS TIEMPOS IDOS

Cuando en las crónicas de tiempos idos

Veo que a los hermosos se describe

Y a la belleza embellecer la rima

Que elogia a damas y señores muertos,

Observo que al pintar de sus dechados

La mano, el labio, el pie, la frente, el ojo,

Trataba de expresar la pluma arcaica

Una belleza como la que tienes.

Así, sus alabanzas son presagios

De nuestro tiempo, que te prefiguran,

Y pues no hacían más que adivinarte,

No podían cantarte cual mereces.

En cuanto a aquellos que te contemplamos

Con absorta mirada, estamos mudos.

WILLIAM SHAKESPEARE

Arte. Acuarela. Cardoso. “En las crónicas de los tiempos idos veo que a los hermosos se describe”

Acuarela. Cardoso. Arte. Pintura. Pintores. Poesía. William Shakespeare.

, ,

Literatura. “Los cuatro jinetes de la Apocalipsis”

Los cuatro jinetes de la Apocalipsis. (1887). Viktor Vasnetsov

Los cuatro jinetes de la Apocalipsis.

Vicente Blasco Ibáñez. Novela (publicada en 1916). Extracto

“iMira!”, gritaba al poeta visionario con voz estentórea uno de los animales…Y aparecía el primer jinete sobre un caballo blanco. En la mano llevaba un arco y en la cabeza una corona: era la Conquista, según unos; la Peste según otros. Podía ser las dos cosas a la vez. Ostentaba una corona, y esto era bastante para Tchernoff.

“iSurge!”, gritaba el segundo animal removiendo sus mil ojos. Y del sello roto saltaba un caballo rojizo. Su jinete movía sobre la cabeza una enorme espada. Era la Guerra. La tranquilidad huía del mundo ante su galope furioso; los hombres iban a exterminarse.

Al abrirse el tercer sello, otro de los animales alados mugía como un trueno: “iAparece!” Y Juan veía un caballo negro. El que lo montaba tenía una balanza en la mano para pesar el sustento de los hombres. Era el Hambre.

El cuarto animal saludaba con un bramido la rotura del cuarto sello: “iSalta!” Y aparecía un caballo de color pálido. “El que lo monta se llama la Muerte, y un poder le fue dado para hacer perecer a los hombres por la espada, por el hambre, por la peste y por las bestias salvajes.”

Los cuatro jinetes emprendían una carrera loca, aplastante, sobre los cabezas de la humanidad aterrada.

Tchernoff describía los cuatro azotes de la tierra lo mismo que si lo viese directamente. El jinete del caballo blanco iba vestido con un traje ostentoso y bárbaro. Su rostro oriental se contraía odiosamente, como si husmease las víctimas. Mientras su caballo seguía galopando, él armaba el arco para disparar la peste. En su espalda saltaba el carcaj de bronce lleno de flechas ponzoñosas que contenían los gérmenes de todas las enfermedades, lo mismo las que sorprenden a las gentes pacíficas en su retiro que las que envenenan las heridas del soldado en el el campo de batalla.

El segundo jinete, el del caballo rojo, manejaba el enorme mandoble sobre sus cabellos, erizados por la violencia de lo carrera. Era joven, pero el fiero entrecejo y la boca contraída le daban una expresión de ferocidad implacable. Sus vestiduras, arremolinadas por el impulso del galope, dejaban al descubierto una musculatura atlética.

Viejo, calvo y horriblemente descarnado, el tercer jinete saltaba sobre el cortante dorso del caballo negro. Sus piernas disecadas oprimían los flancos de la magra bestia. Con una mano enjuta mostraba la balanza, símbolo del alimento escaso, que iba a alcanzar el valor del oro.

Las rodillas del cuarto jinete, agudas como espuelas, picaban los costados del caballo pálido. Su piel apergaminada dejaba visibles las aristas y oquedades del esqueleto. Su faz de calavera se contraía con la risa sardónica de la destrucción. Los brazos de caña hacían voltear una hoz gigantesca. De de sus hombros angulosos pendía un harapo de sudario. Y la cabalgada furiosa de los cuatro jinetes pasaba como un huracán sobre la inmensa muchedumbre de los humanos.

Literatura. “Los cuatro jinetes de la Apocalipsis”

Literatura. Los cuatro jinetes de la Apocalipsis. Vicente Blasco Ibáñez. Novela. Arte

,

Literatura. Oscar Wilde. El Discípulo

Fotografia. By TbArt. Abril 2015. 19:00 pm

EL DISCÍPULO

Cuando Narciso murió, el río de sus delicias se transformó de una copa de agua dulce en una copa de lágrimas saladas, y las Oréades vinieron llorando por los bosques a cantar junto al río y a consolarle.

image

Narciso. Vía internet

Y cuando vieron que el río habíase convertido de copa de agua dulce en copa de lágrimas saladas deshicieron los bucles verdes en sus cabelleras y gritaban al río y le decían:

-No nos extraña que le llores así. ¿Cómo no ibas a amar a Narciso con lo bello que era?

-¿Pero Narciso era bello?

image

Narciso. Caravaggio. (1593/1610)

-¿Quién mejor que tú puede saberlo? -respondieron las Oréades- Nos despreciaba a nosotras, pero te cortejaba a ti, e inclinado sobre tus orillas, dejaba reposar sus ojos sobre ti, y contemplaba su belleza en el espejo de tus aguas.

Y el río contestó:

-Si amaba yo a Narciso, era porque, cuando inclinado en mis orillas, dejaba reposar sus ojos sobre mí, en el espejo de sus ojos veía reflejada yo mi propia belleza.

Oscar Wilde

image

Narcisismo. By Tb Art

Oscar Wilde. El Discípulo

OSCAR WILDE. El DISCÍPULO. ESCRITORES. NARCISISMO. LITERATURA. WILDE. CARAVAGGIO.

, , ,

Fotografía. Mindor ¡Embriáguense, embriáguense sin cesar!

image

Fotografía. Paisaje. Mindor.

Mindor, estaba allí para realizar esta magnífica captura.

¡Y ahora!, al observar callados, la cautivadora imagen, rabiosa, de un cielo poderoso, allá en lo alto, (donde abajo, a menudo los hombres, lo miran poco), emocionante, voluptuosamente arrebatador, nos ofrece, impregna a cada uno de nosotros…, ¡No esperen más! Mas… Embriáguense

 

EMBRIÁGUENSE

Hay que estar ebrio siempre. Todo reside en eso: esta es la única cuestión.

Para no sentir el horrible peso del tiempo que nos rompe las espaldas y nos hace inclinar hacia la tierra,

Hay que embriagarse sin descanso.

Pero, ¿de qué? De vino, de poesía o de virtud, como mejor les parezca. Pero embriáguense.

Y si a veces, sobre las gradas de un palacio, sobre la verde hierba de una zanja,

En la soledad huraña de su cuarto,

La ebriedad ya atenuada o desaparecida ustedes se despiertan pregunten al viento,

A la ola, a la estrella, al pájaro, al reloj,

A todo lo que huye, a todo lo que gime, a todo lo que rueda, a todo lo que canta,

A todo lo que habla, pregúntenle qué hora es;

Y el viento, la ola, la estrella, el pájaro, el reloj, contestarán:

«¡Es hora de embriagarse!»

Para no ser los esclavos martirizados del tiempo,

¡Embriáguense, embriáguense sin cesar!

De vino, de poesía o de virtud, como mejor les parezca.

 Charles Baudelaire

Fotografía. Mindor. Paisaje. ¡Embriáguense, embriáguense sin cesar! De vino, de poesía o de virtud, como mejor les parezca.

Fotografía. Paisaje. Mindor. Fotógrafos. Poesía. Charles Baudelaire. Embriáguense. Baudelaire.

,

Literatura. “La Busca”. Pío Baroja

Retrato de Pío Baroja. (1928). Juan de Echevarría. Óleo sobre lienzo. Museo de Bellas Artes de Álava.

La Busca. (1904). Pío Baroja

La acción se desarrolla, en Madrid a caballo entre finales del siglo XIX y principios del siglo siguiente, y nos muestra con un ritmo vivo y fresco la difícil vida, de unos personajes a los que no han favorecido las circunstancias de la vida, una vida para ellos llena de necesidades, y trabajos esporádicos, de incómoda dureza, y, para colmo, mal pagados, en los que muerde el hambre, y que nadie más quiere.

En este pasaje que he seleccionado, los buscavidas, cansados de su mísera vida, atraviesan la delgada línea que los separa de la delincuencia, a los que muchos de ellos, tentados, y sin más reflexión, desgraciadamente, se sienten abocados.

Una magnifica novela, muy recomendable…

LA BUSCA. Fragmento

A lo lejos, sobre Madrid, se cernía gran claridad, irradiada de las luces del pueblo, en el camposanto blanqueaban algunas lápidas pálidamente.

El alba teñía con su claridad melancólica el cielo, cuando los tres socios se acercaron a la casa.

A Manuel le palpitaba el corazón con fuerza.

-iAh! Una advertencia-dijo Vidal-:Si por casualidad nos pescaran, no hay que echarse a correr, sino quedarse dentro de la casa.

El Bizco se echó a reír; Manuel, que comprendía que su primo no hablaba por hablar, preguntó:

-¿Y por que?

-Porque si nos pescan en la casa es un robo frustrado, y tiene poco castigo; en cambio si nos cogieran huyendo, sería un robo consumado, lo que tiene mucha pena. Esto me lo dijeron ayer.

-Pues yo escapó si puedo -dijo el bizco.

-Haz lo que quieras.

Saltaron la cerca de la casa: Vidal quedó a caballo encima, agachado, espiando, por si venía alguno. Manuel y el Bizco, a horcajadas, se acercaron a la casa y, afianzando el pie en el tejadillo de un cobertizo, bajaron a una terraza con un emparrado un tanto más alta que la huerta.

A esta galería daban la puerta trasera y los balcones del piso bajo de la casa; pero estaban una y otros tan bien cerrados, que era imposible abrirlos.

-¿No se puede? -preguntó Vidal desde arriba.

-No

-Ahí va mi navaja -y Vidal la tiró a la galería.

Manuel intentó con la navaja abrir los balcones, pero no había medio; el Bizco se puso a empujar con el hombro la puerta, cedió algo, dejando un resquicio, y entonces Manuel introdujo por allí la hoja del cuchillo, e hizo correr la lengüeta de la cerradura hasta conseguir abrir la puerta. Al momento entraron el Bizco y Manuel.

 El piso bajo de la casa constaba de un vestíbulo, desde donde comenzaba la escalera de un corredor, y de dos gabinetes con balcón al huerto.

  La primera idea de Manuel fue salir al vestíbulo, y echar el cerrojo a la puerta que daba a la carretera.

-Ahora -le dijo el Bizco, que quedó admirado de aquel rasgo de prudencia- vamos a ver qué hay aquí.

Se pusieron a registrar la casa con tranquilidad, sin apurarse; no hay nada que valiera tres ochavos. Estaban forzando el armario del comedor, cuando, de pronto, oyeron muy cerca los ladridos de un perro, y salieron asustados a la galería.

  -¿Que hay? -preguntaron a Vidal.

  -Un condenado perro que se ha puesto a ladrar y va a llamar la atención de alguno.

  -Tírale una piedra.

  -¿De donde?

  -Asústale.

  -Ladra más.

  -Baja aquí, si no te van a ver.

Vidal saltó al huerto. El perro, que debía de ser un perro moral, defensor de la propiedad, siguió ladrando fuerte.

  -Pero iLeñe! -Dijo Vidal a sus amigos-, ¿No habéis concluido?

  -iSi no hay nada!

Entraron los tres llenos de miedo, atortolados, cogieron una servilleta y metieron dentro lo que encontraron a mano, un reloj de cobre, un candelero de metal blanco, un timbre eléctrico roto, un barómetro de mercurio, un imán y un cañón de juguete.

  Vidal se subió a la tapia con el lío.

  -Ahí está -dijo asustado.

  -¿Quien?

  -El perro.

  -Yo bajaré primero. -murmuró Manuel, y se puso la navaja en los dientes y se dejó caer. El perro, en vez de acercarse, se alejó un poco; pero siguió ladrando.

Vidal no se atrevía a saltar la tapia con el lío en la mano y lo echó con cuidado sobre unas mantas; en la caída no se rompió más que el barómetro, lo demás estaba roto. Saltaron la tapia el Bizco y Vidal, y los tres socios echaron a correr a campo traviesa, perseguidos por el perro defensor de la propiedad que ladraba tras de ellos.

Literatura. La Busca. Pío Baroja

Literatura. La Busca. Pío Baroja. Novela. Madrid

,

Literatura. Garcia Lorca. Sonetos del Amor Oscuro

image

Fotografia. By TbArt

En La Generación del 27, Federico García Lorca fue uno de sus maximos exponentes. Hijo de un acendado con posibles, y una maestra, sus primeros escritos, tienen fecha de 1917, su primer libro, de 1918. Su primera obra de teatro, de 1920. Cobardemente abatido, falleció vilmente fusilado, y enterrado, en una cuneta, el 29 de agosto de 1936 ( como fecha más probable), en los comienzos de la guerra incivil española 

García Lorca compuso este magnifico y bello poema el mismo año de su horrible muerte.

Sonetos del Amor Oscuro (1936)

Soneto de la guirnalda de las rosas

¡Esa guirnalda! ¡pronto! ¡que me muero!
¡Teje deprisa! ¡canta! ¡gime! ¡canta!
que la sombra me enturbia la garganta
y otra vez y mil la luz de enero.
Entre lo que me quieres y te quiero,
aire de estrellas y temblor de planta,
espesura de anémonas levanta
con oscuro gemir un año entero.
Goza el fresco paisaje de mi herida,
quiebra juncos y arroyos delicados.
Bebe en muslo de miel sangre vertida.
Pero ¡pronto! Que unidos, enlazados,
boca rota de amor y alma mordida,
el tiempo nos encuentre destrozados.

Federico García Lorca

image

Fotografia. By TbArt

Literatura. García Lorca. Entre lo que me quieres y te quiero, aire de estrellas y temblor de planta, espesura de anémonas levanta con oscuro gemir un año entero.

Literatura. Lorca. Poesía. Sonetos del Amor Oscuro. García Lorca. Soneto de la guirnalda de las rosas

, ,

Literatura. Góngora. De pura honestidad templo sagrado

Foto. By TbArt

LUIS DE GÓNGORA

Retrato de Góngora. Velázquez. (1622). Museo de Bellas Artes de Boston.

En la pintura (podemos ver, un magnífico retrato del gran escritor cordobés ), realizada por Diego Velázquez, de la que existen diferentes copias.

Un excelso poema de Góngora. Dos grandes maestros, dos máximos exponentes en sus diferentes áreas artísticas, unidos por su inmensa maestría…

Luis de Góngora y Argote. Cordobés, 1 de julio de 1561. Fallecimiento, Córdoba 23 de mayo, de 1627.

Diego Rodríguez de Silva y Velázquez.. Sevillano 6 de junio de 1599. Fallecimiento, Madrid 6 de agosto de 1660.

Los 2 andaluces, los dos geniales, fueron contemporáneos. A Velázquez y Góngora solo los separaron 38 años de edad. De los dos artistas, Velázquez era el más joven. Hemos comenzado admirando el gran retrato que el pintor de reyes, hizo del excelso escritor, ahora ya es tiempo de ir y deleitarnos, con uno de sus magníficos poemas.

POESIA

De pura honestidad templo sagrado,
cuyo bello cimiento y gentil muro
de blanco nácar y alabastro puro
fue por divina mano fabricado
;
pequeña puerta de coral preciado,
claras lumbreras de mirar seguro
que a la fina esmeralda el verde puro
habéis para viriles usurpado;
soberbio techo, cuyas cimbrias de oro
al claro sol, en cuanto en torno gira,
ornan de luz, coronan de belleza;
ídolo mío a quien rendido adoro,
oye piadoso a quien por ti suspira,
tus himnos canta y tus virtudes reza.

LUIS DE GÓNGORA

Luis de Góngora. De pura honestidad templo sagrado, cuyo bello cimiento y gentil muro de blanco nácar y alabastro puro fue por divina mano fabricado.

LIIS DE GÓNGORA. GÓNGORA. LITERATURA. ESCRITORES. POESÍA. PINTURA. VELÁZQUEZ.

, ,

Literatura. Allan Poe. “Un algo inquietante, un morbo un surrealismo”

image 

Edgar Allan Poe. Boston 1809. Baltimore 1848.

Fotografia. Los caprichos de Goya. 1779. «El sueño de la razón produce monstruos».

Huérfano a muy corta edad, es adoptado por un matrimonio muy rico. Con su padrastro nunca se entendió. Su madrastra lo adoraba. Para ella fue el hijo que nunca tuvo.

Eliza Poe; madre biológica del poeta, murió cuando él era un niño… (Un niño que extraño y desorientado presenció, la agonía, muerte, velatorio, y entierro de su madre); este hecho adornado a retazos por la tenue luz de las candelas, lleno de sombras que de repente cobraban vida y, con el desgarrador telón de fondo de murmullos, sollozos y agónicos  lamentos. ¡Tan triste y dramático! Impregnó entonces todo su ser, de un modo… un tanto inquietante.

image

Foto. Día de difuntos. By TbArt

«Un algo inquietante  – Un morbo… Un surrealismo»

Tenía una hermana, Edgar Allan Poe; se llamaba Rosalie. Tuvo  que separarse de ella, cuando ambos fueron acogidos por diferentes familias. Sus progenitores,  fueron ambulantes. Cambiaban frecuentemente de ciudad en busca de trabajo. Su padre finalmente abandonó el hogar. A pesar de ser acogido por una familia acomodada, pasó Edgar Allan Poe muchas necesidades. Su padre adoptivo no le enviaba dinero; pensaba que lo malgastaría. Poe acumuló deudas de juego, y finalmente, acabó siendo desheredado.

Edgar Allan Poe era orgulloso y excitable.  Odiaba la vulgaridad y tenía unos prejuicios muy arraigados. Obviamente Allan Poe no era fácil, para un padrastro recto y duro, que exigía, si, exigía; que el poeta cambiara; Llevaba entonces mala vida Poe, fue aquella una relación altamente frustrante para ambos. Fue el escritor a la universidad (donde estudió Lenguas);  trabajador, aplicado, presumido e inquieto, a la vez que muy competitivo; sólo aguantó un año.

POE SOLDADO

Se alistó en el ejército y no le fue mal, incluso obtuvo algún ascenso pero se cansó y lo abandonó a los  dos años; cuando había firmado por tres.

Allan Poe decidió intentarlo, por fin se decidió. A partir de ese momento empezó a escribir  cuentos de terror que luego vendía, para ser publicados  por capítulos en revistas y periódicos; llegó a tener cierto éxito, pero sus ingresos económicos siempre  fueron muy escasos. La ilusión de su vida fue crear su propio periódico, pero desgraciadamente nunca lo consiguió. Edgar Allan Poe vivía de sus relatos (subsistia).

Se casó varias veces, y tuvo algunas aventuras y amoríos; pero alrededor de él, impregnado en él, la muerte lo rodeaba. Sus mujeres morían irremediablemente de tuberculosis.

UN ALGO INQUIETANTE, UN MORBO, UN…  SURREALISMO

Falleció Virginia (Sissy) su prima de tan solo 13 años (con la que se había casado en secreto) y entonces el poeta-romantico-surrealista empezó  a beber sin medida. Era tan grande su dolor que Poe también consumía opio. Al fin y con solo cuarenta años, murió en Baltimore cerca de Nueva Yorkperdido, y trastornado por el alcohol y las drogas. Medio kilo de Láudano (opio aderezado con vino blanco y especias), junto con una buena cantidad de aguardiente aceleraron su triste final. Desde entonces ocupa un lugar muy destacado en el Olimpo de la Literatura Universal.

Os dejo con una pequeña muestra de su magnífica obra:

EL COLOQUIO DE MONOS Y ELLA. 1841.

Y entonces, muy hermosa y muy amada,

diariamente envolvimos en sueños nuestros espíritus y entonces,

 al atardecer, discurrimos sobre los días que vendrían.

Cuando la superficie de la tierra llena de cicatrices de arte,

después de sufrir la única purificacion que borraría sus obscenidades rectangulares,

volviera a vestirse con el verdor las colinas y las sonrientes aguas del paraíso,

y se convirtiera por fin, en la morada conveniente para el hombre,

purgado por la muerte.

Para el hombre en cuyo sublimado intelecto el conocimiento dejaría de ser un veneno…

Para el hombre redimido, regenerado, venturoso, ahora inmortal,

aunque material siempre.

Edgar Allan Poe

Edgar Allan Poe. Un algo inquietante, un morbo un surrealismo. El coloquio de Monos y Ella.

Literatura. El Coloquio de Monos y Ella. Edgar Allan Poe. Allan Poe. Escritores

, , , ,

Escultura. Cardoso. Levantan hacia el cielo matutino su vuelo

Cardoso. Escultura

Cardoso nos muestra esta magnífica escultura plena de estilizada belleza y movimiento

“¡Feliz aquel que puede con brioso aleteo
Lanzarse hacia los campos luminosos y calmos!”

POESIA

Elevación

Por encima de estanques, por encima de valles,
De montañas y bosques, de mares y de nubes,
Más allá de los soles, más allá de los éteres,
Más allá del confín de estrelladas esferas,

Te desplazas, mi espíritu, con toda agilidad
Y como un nadador que se extasía en las olas,
Alegremente surcas la inmensidad profunda
Con voluptuosidad indecible y viril.

Escápate muy lejos de estos mórbidos miasmas,
Sube a purificarte al aire superior
Y apura, como un noble y divino licor,
La luz clara que inunda los límpidos espacios.

Detrás de los hastíos y los hondos pesares
Que abruman con su peso la neblinosa vida,
¡Feliz aquel que puede con brioso aleteo
Lanzarse hacia los campos luminosos y calmos!

Aquel cuyas ideas, cual si fueran alondras,
Levantan hacia el cielo matutino su vuelo

-¡Que planea sobre todo, y sabe sin esfuerzo,
La lengua de las flores y de las cosas mudas!

Charles Baudelaire

Cardoso. Escultura. Aquel cuyas ideas, cual si fueran alondras, levantan hacia el cielo matutino su vuelo. Charles Baudelaire.

Cardoso. Escultura. Arte. Poesía. Baudelaire.

,

Literatura. Arthur Rimbaud. El desarreglo de todos los sentidos

image

Arthur Rimbaud. 1872. Jean-Louis Forain

ARTHUR RIMBAUD EL DESARREGLO DE TODOS LOS SENTIDOS 

RIMBAUD. Charleville. 20/10/1854. Marsella. 10/11/1891

EL BARCO EBRIO. 1871. (Fragmento)

Mientras descendía por Ríos impasibles,

sentí que los remolcadores dejaban de guiarme:

Los Pieles Rojas gritones los tomaron por blancos,

clavándolos desnudos en postes de colores.

RIMBAUD VERSUS VERLAINE, EL BARCO EBRIO

Este, es uno de los poemas que lleyó un día el poeta, Verlaine, que a la sazón contaba 27 años, y vivía casado y esperando un hijo, en casa de la familia de su joven, y guapa mujer de tan solo 16 años. El  poema le llegó por carta y Verlaine impresionado, invitó a Rimbaud a pasar unos días, como invitado en su hogar. Rimbaud en este momento con solo 16 años, ya es un poeta conocido en algunos incipientes círculos y,  con un expediente académico importante. Desde los 8 años escribe prosa y a los 10 años, ya es un poeta

RIMBAUD y VERLAINE  (Se enamoran y se fugan)

UN JOVEN POETA ATORMENTADO

El padre del joven Rimbaud es capitán del ejército, curiosamente igual que el padre de Verlaine. El capitan es un ser ausente y autoritario, la madre de Rimbaud no lo soporta, y la pareja tristemente se separa, después de haber traído al viejo mundo 5 hijos. RIMBAUD despues de la amarga ruptura de sus padres vive con su madre y sus hermanos en Charleville, ninguno, sabe como hacer vida de él; para la madre, su adolescente hijo se ha convertido en una persona conflictiva y rebelde que cada poco tiempo se escapa de casa…

¡El poeta maldito enseña las orejas!

Estando Rimbaud invitado en casa de Verlaine, 11 años mayor que él, locamente enamorados se fugan a Londres, ciudad oscura, en la que apenas subsisten manteniéndose, gracias a impartir algunas clases de francés, y del escaso dinero que les envía la madre de Verlaine. Rimbaud, necesitado, se hace visitante asiduo del Museo Británico, donde al menos la calefacción es gratis. Finalmente viajan a Bélgica.

image

COIN DE TABLE. 1872. Verlaine a la izquierda y Rimbaud a su lado. Detalle. Henri Fantin-Latour.

La pareja de artistas enamorados, no se lleva bien, los dos poetas beben mucho y junto con la falta de dinero y el uso de drogas, opio, hachis, etc, que consumen habitualmente, la tensión entre ellos a veces es tan densa, que no se puede cortar con un cuchillo romo. RIMBAUD apremiado por su preocupada madre decide finalmente dejar la relación. Entonces, Verlaine que cuando bebe, se pone agresivo, dispara dos tiros a su joven amante, uno de ellos, alcanza al joven Rimbaud en la mano, a la altura de la muñeca, otro afortunadamente errado, se pierde.

Después de abandonar a Rimbaud malherido en urgencias, y superados estos hechos, el ya recuperado Rimbaud,  acompaña a su desequilibrada pareja a la estación, en lo que será su última despedida, mas nuevamente en esta ocasión, Verlaine pierde los nervios y ebrio de rabia y alcohol amenaza, insulta, y agrede a Rimbaud. Fuera de sí, es detenido y esposado. Aunque posteriormente RIMBAUD, retira los cargos, Verlaine es juzgado y condenado a dos años de prisión.

UN POCO MÁS DE RIMBAUD EL DESARREGLO DE TODOS LOS SENTIDOS

Rebelde, provocador y aventurero Rimbaud, en 1870, con solo 15 años, edita su primer poema «El aguinaldo de los huérfanos». El joven poeta se traslada a vivir a PARÍS, donde es muy bien recibido, no en vano, está considerado como un niño prodigio por algunas de las máximas figuras de la literatura francesa. Víctor Hugo dijo refiriéndose a él…«Es el Shakespeare niño».

EL POETA DEBE ADIVINAR

1872. Salvaje, disoluto, vagabundo, poeta maldito, asiduo fumador de opio, adicto al aguardiente y  el hachis, piensa, que todo esto esto es necesario para componer su obra…

«Hay que subvertirlo todo, darle la vuelta lo de dentro para fuera, lo de fuera para dentro»

«YO ES OTRO»

1873. Escibe «Una temporada en el infierno», y al año siguiente «Iluminaciónes». Despues de viajar (recorre media Europa andando), y de escribir como en una fiebre, decide alistarse al Ejército Colonial Holandés en 1876. Es destinado a Java (Indonesia), deserta y regresa a Francia, después viaja a Chipre donde reside. Por motivos de trabajo en 1880, acaba viviendo  en Adén (Yemen) donde trabaja para la agencia Bardey. 1884.  RIMBAUD se dedica también al tráfico de armas clandestino en Harar (Etiopía), y logra finalmente amasar una importante fortuna.

1891, Rimbaud regresa a Francia, al detectársele un carcinoma en la rodilla de su pierna derecha; que finalmente, tiene que serle amputada. Pocos meses después fallece en Marsella a la edad de 37 años.

ARTHUR RIMBAUD. EL DESARREGLO DE TODOS LOS SENTIDOS

Literatura. Arthur Rimbaud. Rimbaud. Escritores. Poesía. Verlaine.