, ,

Hamlet. Polonio, aconseja sabiamente, a Laertes, su hijo

HAMLET AND HORATIO IN THE CEMENTERY. 1839. EUGÉNE DELACROIX

The Tragedy of Hamlet, Prince of Denmark. La Tragedia de Hamlet, Príncipe de Dinamarca.

En estos pocos y exquisitos versos, Polonio, chambelán del reino, padre sabio, preocupado, se dirige a Laertes, su hijo y, hermano de Ofelia, casta y enamorada, que apremiado, emprende viaje a París. Pronto, la persistente niebla de la tragedia, envolverá fatalmente, a la familia, en la más opaca oscuridad.

Sarah Bernhardt en el papel de Hamlet. 1899, Lafayette Fhoto, Londres.

HAMLET (1600?). Fragmento.

Polonio
-¿Aún, Laertes? ¡Que vergüenza! ¡A bordo!
Ya el viento esta en la espalda de tus velas
¡y aún tu aquí! Ve con mi bendición
y graba en la memoria estos preceptos.
No des tus pensamientos a tu lengua
Ni pongas desmesura a tus acciones.
Sé natural pero jamás vulgar.
A tus amigos de amistad probada
Engánchalos al alma con aceros,
mas sin cansar la mano agasajando
a imberbes arribistas. Cuida bien
con no entablar disputas, mas ya en ellas,
que sea tu oponente quien se cuide.
Tu oído, a todos; tu opinión, a pocos.
Escucha las censuras, guarda el juicio.
Viste cuan fino pueda tu cartera,
mas no lujoso; rico, no chillón;
Que el traje suele pregonar al hombre,
y en Francia los de alcurnia y posición
en esto son de gran refinamiento.
No pidas préstamo, ni des prestado;
pueden perderse préstamo y amigo
y andar pidiendo mella el buen gobierno.
Principalmente sé veraz contigo;
de ello se sigue, como noche al día,
que no podrás ser falso con ninguno.
Adiós. Mi bendición te lo madure.

William Shakespeare

Hamlet. Polonio, aconseja sabiamente, a Laertes, su hijo

Literatura. Hamlet. Shakespeare. William ShakespeareTragedia. Polonio. Laertes. Ofelia. Familia. Padre. Hijo. Hija.

 

,

Arthur Rimbaud Versus Verlaine. El desarreglo de todos los sentidos

image

Arthur Rimbaud. 1872. Jean-Louis Forain

ARTHUR RIMBAUD EL DESARREGLO DE TODOS LOS SENTIDOS 

RIMBAUD. Charleville. 20/10/1854. Marsella. 10/11/1891

EL BARCO EBRIO. 1871. (Fragmento)

Mientras descendía por Ríos impasibles,
sentí que los remolcadores dejaban de guiarme:
Los Pieles Rojas gritones los tomaron por blancos,
clavándolos desnudos en postes de colores.

RIMBAUD VERSUS VERLAINE, EL BARCO EBRIO

Este, es uno de los poemas que lleyó un día el poeta, Verlaine, que a la sazón contaba 27 años, y vivía casado y esperando un hijo, en casa de la familia de su joven y guapa mujer de tan solo 16 años. El  poema le llegó por carta y Verlaine impresionado, invitó a Rimbaud a pasar unos días, como invitado en su hogar. Rimbaud en este momento con solo 16 años, ya es un poeta conocido en algunos incipientes círculos y,  con un expediente académico importante. Desde los 8 años escribe prosa y a los 10 años,  ya es un poeta

RIMBAUD y VERLAINE  (Se enamoran y se fugan)

UN JOVEN POETA ATORMENTADO

El padre del joven Rimbaud es capitán del ejército, curiosamente igual que el padre de Verlaine. El capitan es un ser ausente y autoritario, la madre de Rimbaud no lo soporta y la pareja tristemente se separa, después de haber traído al viejo mundo 5 hijos. RIMBAUD despues de la amarga ruptura de sus padres vive con su madre y sus hermanos en Charleville, ninguno, sabe como hacer vida de él; para la madre, su adolescente hijo se ha convertido en una persona conflictiva y rebelde que cada poco tiempo se escapa de casa…

¡El poeta maldito enseña las orejas!

Estando Rimbaud invitado en casa de Verlaine, 11 años mayor que él, locamente enamorados se fugan a Londres, ciudad oscura, en la que apenas subsisten manteniéndose, gracias a impartir algunas clases de francés, y del escaso dinero que les envía la madre de Verlaine. Rimbaud, necesitado, se hace visitante asiduo del Museo Británico, donde al menos la calefacción es gratis. Finalmente viajan a Bélgica.

image

COIN DE TABLE. 1872. Verlaine a la izquierda y Rimbaud a su lado. Detalle. Henri Fantin-Latour.

La pareja de artistas enamorados, no se lleva bien, los dos poetas beben mucho y junto con la falta de dinero y el uso de drogas, opio, hachis, etc, que consumen habitualmente, la tensión entre ellos a veces es tan densa, que no se puede cortar con un cuchillo romo. RIMBAUD apremiado por su preocupada madre decide finalmente dejar la relación. Entonces, Verlaine que cuando bebe, se pone agresivo, dispara dos tiros a su joven amante, uno de ellos, alcanza al joven Rimbaud en la mano, a la altura de la muñeca, otro afortunadamente errado, se pierde. Después de abandonar a Rimbaud malherido en urgencias, y superados estos hechos, el ya recuperado Rimbaud,  acompaña a su desequilibrada pareja a la estación, en lo que será su última despedida, mas nuevamente en esta ocasión, Verlaine pierde los nervios y ebrio de rabia y alcohol amenaza, insulta, y agrede a Rimbaud. Fuera de sí, es detenido y esposado. Aunque posteriormente RIMBAUD, retira los cargos, Verlaine es juzgado y condenado a dos años de prisión.

UN POCO MÁS DE RIMBAUD EL DESARREGLO DE TODOS LOS SENTIDOS

Rebelde, provocador y aventurero Rimbaud, en 1870, con solo 15 años, edita su primer poema «El aguinaldo de los huérfanos». El joven poeta se traslada a vivir a PARÍS, donde es muy bien recibido, no en vano, está considerado como un niño prodigio por algunas de las máximas figuras de la literatura francesa. Víctor Hugo dijo refiriéndose a él…«Es el Shakespeare niño».

EL POETA DEBE ADIVINAR

1872. Salvaje, disoluto, vagabundo, poeta maldito, asiduo fumador de opio, adicto al aguardiente y el hachis, piensa, que todo esto esto es necesario para componer su obra…

«Hay que subvertirlo todo, darle la vuelta lo de dentro para fuera, lo de fuera para dentro»

«YO ES OTRO»

1873. Escibe «Una temporada en el infierno», y al año siguiente «Iluminaciónes». Despues de viajar (recorre media Europa andando), y de escribir como en una fiebre, decide alistarse al Ejército Colonial Holandés en 1876. Es destinado a Java (Indonesia), deserta y regresa a Francia, después viaja a Chipre donde reside. Por motivos de trabajo en 1880, acaba viviendo  en Adén (Yemen) donde trabaja para la agencia Bardey. 1884.  RIMBAUD se dedica también al tráfico de armas clandestino en Harar (Etiopía), y logra finalmente amasar una importante fortuna.

1891, Rimbaud regresa a Francia, al detectársele un carcinoma en la rodilla de su pierna derecha; que finalmente, tiene que serle amputada. Pocos meses después fallece en Marsella a la edad de 37 años.

ARTHUR RIMBAUD. EL DESARREGLO DE TODOS LOS SENTIDOS

Literatura. Arthur Rimbaud. Rimbaud. Escritores. Poesía. Verlaine.

,

León Tolstoi. La Muerte de Iván Ilich. ¿Y si toda mi vida, ha sido, lo que no debía ser?

image

León Tolstoi. Escritor y pensador ruso. 1828/1910.

Hijo de la nobleza rusa. De padres terratenientes aristócratas, está considerado como uno de los más grandes escritores de la literatura universal.

Muy interesado por las causas sociales y la moral de la época, es muy crítico con la sociedad y consecuente con sus acciones. Él ascéticamente se impone la pobreza y el trabajo manual. Intenta también renunciar a sus bienes materiales, pero se encuentra de frente con la oposición de su familia que finalmente, se lo impide. También es partidario de la abdicación de la propiedad y la no violencia.

Muerte. Soledad inmensa, desierto infinito

Minúsculas ácidas lágrimas de sol ardientes como ascuas enrojecidas, caen bajo un rayo deslumbrante, destructor, pesado plomo; una precisa luz anticipo crudo, hiriente, salado como la memoria de lo que fue y lo que esconde… Oscuridad. Preguntas. Incomprensión, Terror, Certeza, Lucidez… y como consecuencia, un claro y meridiano resumen de su vida.

image

Obra de Marty Bolonio. Escultura -detalle- Foto By TbArt, archivos fondos propios.

La Muerte de Iván Ilich. Novela 1886

ARGUMENTO

Ivan Ilich. Es un funcionario del estado zarista. Estudia, se casa, tiene hijos, y una mujer de la que pronto se cansa. Le gusta su trabajo y asciende a fiscal. Se sabe con poder sobre las vidas, y no le disgusta. Su también burguesa señora le aburre, así pues, se centra en su profesión; ¡Cada vez llega más tarde a casa!

Cuando ya creía haber logrado sus objetivos profesionales, un golpe tonto en un costado mientras cambiaba unas cortinas en casa, deriva en una terrible enfermedad que los médicos no saben explicar. Comprende entonces que se muere, y en ese mismo momento se da cuenta, de que su vida ha estado vacía de sentimiento y sentido…, Iván Ilich, está enfermo y va a morir.

Os dejo con una pequeña muestra de esta deliciosa novela.

La Muerte de Iván Ilich

Iván Ilich vio que se moría y su desesperación era continua. En el fondo de su ser sabía que se estaba muriendo, pero no sólo no se habituaba a esa idea, sino que sencillamente no la comprendía ni podía comprenderla.

El silogismo aprendido en la Lógica de Kiezewetter:

«Cayo es un ser humano, los seres humanos son mortales, por consiguiente Cayo es mortal», le había parecido legítimo únicamente con relación a Cayo, pero de ninguna manera con relación a sí mismo.

Que Cayo -ser humano en abstracto- fuese mortal le parecía enteramente justo; pero él no era Cayo, ni era un hombre abstracto, sino un hombre concreto, una criatura distinta de todas las demás: él había sido el pequeño Vanya para su papá y su mamá, para Mitya y Volodya, para sus juguetes, para el cochero y la niñera, y más tarde para Katenka, con todas las alegrías y tristezas y todos los entusiasmos de la infancia, la adolescencia y la juventud.

¿Acaso Cayo sabía algo del olor de la pelota de cuero de rayas que tanto gustaba a Vanya? ¿Acaso Cayo besaba de esa manera la mano de su madre? ¿Acaso el frufrú del vestido de seda de ella le sonaba a Cayo de ese modo? ¿Acaso se había rebelado éste contra las empanadillas que servían en la facultad? ¿Acaso Cayo se había enamorado así? ¿Acaso Cayo podía presidir una sesión como él la presidía?

Cayo era efectivamente mortal y era justo que muriese, pero «en mi caso -se decía-, en el caso de Vanya, de Iván Ilich, con todas mis ideas y emociones, la cosa es bien distinta. y no es posible que tenga que morirme. Eso sería demasiado horrible».

Así se lo figuraba. «Si tuviera que morir como Cayo, habría sabido que así sería; una voz interior me lo habría dicho; pero nada de eso me ha ocurrido. Y tanto yo como mis amigos entendimos que nuestro caso no tenía nada que ver con el de Cayo. ¡Y ahora se presenta esto! -se dijo-. ¡No puede ser! ¡No puede ser, pero es! ¿Cómo es posible? ¿Cómo entenderlo?»

Y no podía entenderlo. Trató de ahuyentar aquel pensamiento falso, inicuo, morboso, y poner en su lugar otros pensamientos saludables y correctos. Pero aquel pensamiento -y más que pensamiento la realidad misma- volvía una vez tras otra y se encaraba con él.

León Tolstoi. La Muerte de Iván Ilich. ¿Y si toda mi vida, a sido, lo que no debía ser?

León Tolstoi. Tolstoi. La Muerte de Iván ilich. Literatura. Novela. Escritores.

 

, , ,

Cardoso. Acuarela. «La creación es un templo de pilares vivientes». Baudelaire

image

Acuarela. Paisaje. Cardoso.

Cardoso. «El artista que juega con el agua», nos presenta hoy este magnifico paisaje que nos  transporta  por idílicos caminos, entre varetas y retama, (como Camarón), sus venas azuladas, los colores del sur; los bisoños descubrimientos deslumbrantes y matemáticamente soñados por Paul Klee, en el claro infinito horizonte del tranquilo y cálido Mar Mediterráneo… La veraz luz , que te arrebata, te transporta…, te seda.

«El mar está cerca; la ciudad se aletarga a la hora de la siesta». TbArt

image  image

Correspondencias

La Creación es un templo de pilares vivientes
Que a veces salir dejan sus palabras confusas;
El hombre lo atraviesa entre bosques de símbolos
Que lo contemplan con miradas familiares. 

Como los largos ecos que de lejos se mezclan
Con una tenebrosa y profunda unidad,
Vasta como la luz, como la noche vasta,
Se responden sonidos, colores y perfumes. 

Hay perfumes tan frescos como carnes de niños,
Dulces tal como oboes, verdes cual las praderas
Y hay otros, corrompidos, ricos y triunfantes,
Que tienen la expansión de cosas infinitas,
Como el almizcle, el ámbar, el benjuí y el incienso,
Que cantan los transportes de sentidos y espíritu.

Charles Pierre Baudelaire. París 1821-1867.

image  image

Cardoso. Acuarela. «La creación es un templo de pilares vivientes que a veces salir dejan sus palabras confusas». Baudelaire.

Pintura. Cardoso. Pintores. Acuarela. Poesía. Baudelaire. Correspondencias. Camarón. Paul Kiee. 

 

, ,

Escultura. Two Girls. Albert. Müller. Hay un país soberbio, que sueño visitar con una antigua amiga

image

Dos muchachas. Two Girls. Albert Müller. 1924/5. Foto, by TbArt
Madera tallada y pintada.

Expresionismo Suizo.

Albert Müller. Basilea. 1897/26. Pintor, Escultor, Dibujante, Grabador.

LA INVITACIÓN AL VIAJE

Hay un país soberbio, un país de Jauja -dicen-, que sueño visitar con una antigua amiga.
País singular, anegado en las brumas de nuestro Norte, y al que se pudiera llamar el Oriente de Occidente, la China de Europa: tanta carrera ha tomado en él la cálida y caprichosa fantasía; tanto la ilustró paciente y tenazmente con sus sabrosas y delicadas vegetaciones.
Un verdadero país de Jauja, en el que todo es bello, rico, tranquilo, honrado; en que el lujo se refleja a placer en el orden; en que la vida es crasa y suave de respirar; de donde están excluídos el desorden, la turbulencia y lo improvisto; en que la felicidad se desposó con el silencio; en que hasta la cocina es poética, pingüe y excitante; en que todo se te parece, ángel mío.
¿Conoces la enfermedad febril que se adueña de nosotros en las frías miserias, la ignorada nostalgia de la tierra, la angustia de la curiosidad? Un país hay que se te parece, en que todo es bello, rico, tranquilo y honrado, en que la fantasía edificó y decoró una China occidental, en que la vida es suave de respirar, en que la felicidad se desposó con el silencio. ¡Allí hay que irse a vivir, allí es donde hay que morir!
Sí, allí hay que irse a respirar, a soñar, a alargar las horas en lo infinito de las sensaciones. Un músico ha escrito la Invitación al vals; ¿quién será el que componga la invitación al viaje que pueda ofrecerse a la mujer amada, a la hermana de elección?
Sí, en aquella atmósfera daría gusto vivir; allá, donde las horas más lentas contienen más pensamientos, donde los relojes hacen sonar la dicha con más profunda y más significativa solemnidad.
En tableros relucientes o en cueros dorados con riqueza sombría, viven discretamente unas pinturas beatas, tranquilas y profundas, como las almas de los artistas que las crearon. Las puestas del Sol, que tan ricamente colorean el comedor o la sala, tamizadas están por bellas estofas o por esos altos ventanales labrados que el plomo divide en numerosos compartimientos.
Vastos, curiosos, raros son los muebles, armados de cerraduras y de secretos, como almas refinadas. Espejos, metales, telas, orfebrería, loza, conciertan allí para los ojos una sinfonía muda y misteriosa; y de todo, de cada rincón, de las rajas de los cajones y de los pliegues de las telas se escapa un singular perfume, un vuélvete de Sumatra, que es como el alma de la vivienda.
Un verdadero país de Jauja, te digo, donde todo es rico, limpio y reluciente como una buena conciencia, como una magnífica batería de cocina, como una orfebrería espléndida, como una joyería policromada. Allí afluyen los tesoros del mundo, como a la casa de un hombre laborioso que mereció bien del mundo entero. País singular, superior a los otros, como lo es el Arte a la Naturaleza, en que ésta se reforma por el ensueño, en que está corregida, hermoseada, refundida.
¡Busquen, sigan buscando, alejen sin cesar los límites de su felicidad esos alquimistas de la horticultura! ¡Propongan premios de sesenta y de cien mil florines para quien resolviere sus ambiciosos problemas! ¡Yo ya encontré mi tulipán negro y mi dalia azul!
Flor incomparable, tulipán hallado de nuevo, alegórica dalia, allí, a aquel hermoso país tan tranquilo, tan soñador, es adonde habría que irse a vivir y a florecer, ¿no es verdad? ¿No te encontrarías allí con tu analogía por marco y no podrías mirarte, para hablar, como los místicos, en tu propia correspondencia?
¡Sueños! ¡Siempre sueños!, y cuanto más ambiciosa y delicada es el alma tanto más la alejan de lo posible los sueños. Cada hombre lleva en sí su dosis de opio natural, incesantemente segregada y renovada, y, del nacer al morir, ¿cuántas horas contamos llenas del goce positivo, de la acción bien lograda y decidida? ¿Viviremos jamás, estaremos jamás en ese cuadro que te pintó mi espíritu, en ese cuadro que se te parece?
Estos tesoros, estos muebles, este lujo, este orden, estos perfumes, estas flores milagrosas son tú. Son tú también estos grandes ríos, estos canales tranquilos. Los enormes navíos que arrastran, cargados todos de riquezas, de los que salen los cantos monótonos de la maniobra, son mis pensamientos, que duermen o ruedan sobre tu seno.
Tú los guías dulcemente hacia el mar, que es lo infinito, mientras reflejas las profundidades del cielo en la limpidez de tu alma hermosa; y cuando, rendidos por la marejada y hastiados de los productos de Oriente, vuelven al puerto natal, son también mis pensamientos, que tornan, enriquecidos de lo infinito, hacia ti.
LA INVITACIÓN AL VIAJE. CHARLES BAUDELAIRE

Escultura. Dos muchachas. Two Girls. Albert. Müller. Hay un país soberbio, un país de Jauja -dicen-, que sueño visitar con una antigua amiga.

Escultura. Albert Müller. Escultores. Expresionismo. Amiga. Arte. Baudelaire. País. País de Jauja.

 

 

, ,

Edgard Allan Poe. El Retrato Oval. Una joven de peregrina belleza, que en mala hora amó al pintor

image

Foto by TbART

Edgard Allan Poe. Boston 1809. Baltimore 1848.

EL RETRATO OVAL. 1842. (FRAGMENTO).

Era una joven de peregrina belleza, tan graciosa como amable, que en mal hora amó al pintor y se desposó con él.

Él tenía un carácter apasionado, estudioso y austero, y había puesto en el ARTE  sus amores; ella, joven, de rarísima belleza, toda luz y sonrisas, con la alegría de un cervatillo, amándolo todo, no odiando más que el ARTE, que era su rival, no temiendo más que la paleta, los pinceles y demás instrumentos importunos que le arrebataban el amor de su adorado.

Terrible impresión causó a la dama oír al PINTOR hablar del deseo de retratarla. Mas era humilde y sumisa, y sentóse pacientemente, durante largas semanas, en la sombría y alta habitación de la torre, donde la luz se filtraba sobre el pálido lienzo solamente por el cielo raso.

image

El pintor y la modelo. 1963. Pablo Picasso.

El ARTISTA cifraba su gloria en su obra, que avanzaba de hora en hora, de día en día. Y era un hombre vehemente, extraño, pensativo y que se perdía en mil ensueños; tanto que no veía que la luz que penetraba tan lúgubremente en esta torre aislada secaba la salud y los encantos de su mujer, que se consumía para todos excepto para él.

Ella, no obstante, sonreía más y más, porque veía que el PINTOR, que disfrutaba de gran fama, experimentaba un vivo y ardiente placer en su tarea, y trabajaba noche y día para trasladar al lienzo la imagen de la que tanto amaba, la cual de día en día tornábase más débil y desanimada.

image

Y, en verdad, los que contemplaban el retrato, comentaban en voz baja su semejanza maravillosa, prueba palpable del genio del PINTOR, y del profundo amor que su modelo le inspiraba.

Pero, al fin, cuando el trabajo tocaba a su término, no se permitió a nadie entrar en la torre; porque el PINTOR había llegado a enloquecer por el ardor con que tomaba su trabajo, y levantaba los ojos rara vez del lienzo, ni aun para mirar el rostro de su esposa. Y no podía ver que los colores que extendía sobre el lienzo borrábanse de las mejillas de la que tenía sentada a su lado.

Y cuando muchas semanas hubieron transcurrido, y no restaba por hacer más que una cosa muy pequeña, sólo dar un toque sobre la boca y otro sobre los ojos, el alma de la dama palpitó aún, como la llama de una lámpara que está próxima a extinguirse.

image

Calavera. Van Gogh

Y entonces el PINTOR, dio los toques, y durante un instante quedó en éxtasis ante el trabajo que había ejecutado. Pero un minuto después, estremeciéndose, palideció intensamente herido por el TERROR, y gritó con voz terrible: «¡En verdad, esta es la vida misma!» Se volvió bruscamente para mirar a su bien amada: ¡Estaba muerta!»

Edgard Allan Poe

Edgard Allan Poe. El Retrato Oval. Era una joven de peregrina belleza, que en mala hora amó al pintor y se desposó con él.

EDGARD ALLAN POE. LITERATURA. EL RETRATO OVAL. ESCRITORES. TERROR. ALLAN POE. POE. MIEDO. ARTE. PINTOR.

 

,

Fotografía. By Tb Art. Poesía. Perdido es mejor. Tomás Bartolomé

image

FOTOGRAFIA BY TbArt

Un camino cerca del río, una estrecha vereda acotada por la arbórea fronda verdosa, un camino que nos conduce, una senda acotada y bella, donde se perciben suaves rumores, donde las múltiples  vidas, son solo minusculas inconsciencias levemente percibidas.

POESIA

Perdido Es Mejor

Después de perderme,

De no encontrar,

De dejar vagar,

Los sentidos a lo soñado;

Me siento mejor

Fundido/Osmotizado;

Ósmosis divina

Color osmotizado…

Transpirado;

Humedal uniforme,

Tránsito olímpiaco;

Juego

Con los insectos en mi boca,

jugo/juego

Entre mis dientes;

Con la lengua.

Tomás Bartolomé

Fotografía. By Tb Art. Poesía. Perdido es mejor. Tomás Bartolomé.

FOTOGRAFIA. POESÍA. PERDIDO ES MEJOR. TOMÁS BARTOLOMÉ.

, ,

Ricardo Baroja. Artista. Hay en él, algo de desencanto

Autorretrato. Ricardo Baroja

RICARDO BAROJA. Hay en él, algo de desencanto


Ricardo Baroja. Pintor, escritor, actor. Minas de Río Tinto 1871-Vera de Bidasoa, 1953.

Tío, de Julio Caro Baroja. Hermano de Pío Baroja. Su padre era ingeniero de minas, motivo por el cual nace en la provincia de Huelva, después, se trasladarían a Santander, y posteriormente a Madrid. A la edad de 15 años, realiza estudios de ingeniería en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Madrid. Baroja, enferma de tuberculosis, recibe clases de pintura, y realiza estudios para optar al cuerpo archivos y bibliotecas, su destino es Cáceres, también trabajaría, en Bilbao, Teruel o Segovia.

La Dársena. Ricardo Baroja

En 1902 abandona la carrera funcionarial, para valientemente, seguir su vocación. Realiza ilustraciones, frecuenta tertulias, viaja. Mientras tanto expone, en San Sebastián, Bilbao y Madrid. Viaja a Paris, visita Sevilla y Toledo. Es premiado en la Exposición Nacional de Bellas Artes, donde obtiene, la segunda medalla en 1906, y la primera, en 1908. En 1910 es uno de los fundadores, de la Sociedad de Grabadores Españoles. Su técnica es el aguafuerte, se le compara con Goya, mas  también es inventor de algunas técnicas de grabado, nada académicas, sus procesos eran diferentes, y escandalizaban, a algunos adocenados,  por eso se le llegó a achacar falta de técnica, sin embargo su maestría fue pronto reconocida con diferentes premios. Cuando se le comparara con el mismísimo Goya, él respondía sincero, “A mi me parece que de las obras mías, hay más distancia a las de de Goya,  que las de una pobre gallinácea desplumada y triste, que se arrastra en un corral exiguo, y un águila real, soberbia, que vuela encima de las nubes más altas y mira de frente el sol”. Ricardo Baroja domina el claroscuro.

Los asfaltadores de la Puerta del Sol. Ricardo Baroja

Fue uno de los mejores amigos de Picasso, en la tacaña estancia madrileña (1900), del entonces joven artista malagueño, y al maestro Sorolla, le inició en las técnicas del grabado. Considerado como uno de los mejores grabadores españoles. También fue un pintor dedicado al paisaje, sobre todo urbano. También escritor y actor, en 1919, casi en la cincuentena, se casa con Carmen Monné, también pintora.

En 1925 llegó el escándalo. En una conferencia acaecida en el Circulo de Bellas Artes de Madrid, critica, no da nombres, aunque se suponen, sin embargo, no es para Ricardo Baroja nada personal, pero desde entonces los críticos permanecerán airados. Baroja declara, “La critica del arte es invención de los tiempos modernos. Su objeto es proporcionar opinión artística a las personas incapaces de tenerla. Esto da la más clara idea de su utilidad. Aquellos que son incapaces de reaccionar ante un hecho artístico no pueden tener ni opinión propia ni prestada”. “No imitéis nada de lo que veáis, sed sinceros, personales, y así quizás vuestra obra posea el carácter más… bonito, más elegante que pueda tener una obra de arte…, la de ser inactual”.

Tormenta. (1942). Ricardo Baroja

Pintó paisajes, hasta que un grave accidente de tráfico en 1931, le provocó la pérdida de un ojo. Escritor también publicó la novela “Fernanda” en 1920.

1928 es nombrado profesor de la Escuela Nacional de Artes Graficas. En 1933, es uno de los fundadores de la Asociacion de Amigos de la Unión Sovietica. En 1935 alcanzó el Premio Nacional de Literatura. Su hermano Pío Baroja un año menor que él, era ya un reconocido escritor.

Ejerce como periodista y se asocia políticamente. Durante la guerra civil, su casa madrileña es destruida por los bombardeos, y se ven obligados a residir penosamente en Vera de Vidasoa. Mientras tanto pinta y escribe. Terminada la contienda expone en Bilbao y San Sebastián. En 1953, fallece, de cancer, en Vera de Vidasoa.

1957 se reconoce su obra, con una exposición homenaje, en el Museo de Arte Moderno de Madrid. Su legado…Cerca de 1000 óleos casi 150 grabados, libros, ensayos, y crónicas periodísticas…¡Quien da más!

RICARDO BAROJA. Hay en él, algo de desencanto

Ricardo Baroja. Pintor. Grabador. Escritor. Actor. Pintura. Grabado. Literatura. Baroja

, ,

Literatura. La llegada de Federico García Lorca a Madrid

Federico García Lorca. (1914).

En 1914 el joven García Lorca (16 años), se matriculó en la universidad de la ciudad de Granada, ya mucho tiempo antes coronada por una Alhambra hermosa, y paciente, inscribiéndose, en las trilladas materias de Filosofía y Letras, y Derecho. Cinco años antes los Garcia Lorca, habían mudado la ciudad donde el poeta nació, Fuente Vaqueros, pues la familia, quería, ansiaba, otros horizontes más amplios, y gozaba desahogada, de una buena posición económica de hacendados burgueses.


Pronto las dotes artísticas de García Lorca lo engancharon por el oído, y la música (realizó estudios de piano), fue entonces su primer y mayor interés artístico, sin embargo los vientos siempre caprichosos rolaron hacia la poesía. El talento del granadino enseña temprano las orejas, y pronto se habló de él en las vanguardias artísticas de las tertulias del Café Alameda (antes, Gran Café Granada), donde se reunían, los bohemios, activos, y divertidos jóvenes de «El Rinconcillo», mas también en El Centro Artístico y Literario de Granada, y más tarde, y entre otros muchos, en el conocimiento influyente del rondeño, Fernando de los Ríos (político, y ministro socialista), y del grandioso músico, y compositor gaditano, Manuel de Falla, al que posteriormente le uniría una gran amistad, pues Falla residió en Granada desde 1920, hasta su exilio argentino en 1939, ya había conocido y admirado el gaditano, por primera vez la ciudad, en 1915, y actuado en ella solo un año después, en la Alhambra.

GARCÍA LORCA CONQUISTA MADRID

La tan querida Granada ahogaba al Lorca escritor y, el poeta de la vega del Genil. Lucha desde muy temprano, por establecerse en Madrid, su objetivo era el éxito; su residencia en la capital, estaba ya largamente planeada, y era una condición que no cambiaría por nada del mundo, sería, La Residencia de Estudiantes, una institución dorada, llena de talento, escribiría sobre este punto… «Así pues, hasta que tenga una habitación sola en la Residencia no voy a Madrid… ¡Que pena!» Su padre no quería queabandonara Granada, pero finalmente, aceptó escuchar los consejos de Fernando de los Ríos, que acabó convenciendo al viejo hacendado, de la necesidad de satisfacer al Lorca, al que su querida ciudad se le quedaba pequeña. Así pues García Lorca, viaja a Madrid en 1919, sus comienzos no fueron difíciles, al principio de su llegada, no exenta de expectación en los círculos intelectuales madrileños, le ayudan mucho las cartas de recomendación que lleva con él, y también, sus inquietos amigos del «Rinconcillo», que como él, ahora residen en la capital de España. Enseguida se siente como en casa, y se encuentra pletórico e ilusionado.

Juan Ramón Jiménez al que el inefable Fernando de los Ríos, recomienda al poeta, escribe al político, informándole, «Querido Fernando, su poeta vino a verme causándome una excelentísima impresión, me parece que tiene un gran temperamento y la virtud esencial, a mi juicio, en el arte: entusiasmo. Me leyó varias composiciones muy bellas, un poco largas quizá, pero la concisión vendrá ella por si sola. Sería muy grato para mi no perderlo de vista».

Entusiasmo y simpatía era algo el poeta granadino poseía, y regalaba. Lorca posteriormente gracias a su talento, colaboraría en la revista Índice, la aún bisoña publicación del dulce autor de Platero y Yo.
Así el joven poeta granadino, pronto se situó en un lugar destacado de las vanguardias artísticas de la ciudad de la villa y corte. Pero… Como a Wilde, se le amaba o se le odiaba, y su vida también como la del poeta irlandés, terminaria pronto en tragedia.

Literatura. La llegada de García Lorca a Madrid

Literatura. García Lorca. Federico García Lorca. Lorca. Poesía. Poetas. Escritores. Granada. Madrid.

,

Charles Baudelaire. ¡Ya! – El «Spleen de París». Pequeños Poemas en Prosa»

 

Baudelaire. Foto vía internet.

CHARLES BAUDELAIRE

El «Spleen de París» o los «Pequeños Poemas en Prosa»

«¡YA

Por cien veces había salido ya el sol, radiante o entristecido, de la inmensa cuba del mar, cuyos bordes apenas se dejan entrever; por cien veces se había vuelto a sumergir, centelleante o taciturno, en su inmenso baño de la noche.

Desde hacía muchos días podíamos contemplar el otro lado del firmamento y descifrar el alfabeto celeste de las antípodas. Y cada uno de los pasajeros gemía y gruñía. Se hubiera dicho que la proximidad de la tierra exasperaba un sufrimiento.

– ¿Cuando (decían) dejaremos de dormir un sueño sacudido por las olas, turbado por un viento que ronca más intensamente que nosotros? ¿Cuándo podremos comer una carne que no esté salada, como el infame elemento que nos lleva? ¿Cuando podremos hacer la digestión en un sillón inmóvil?

Los había que pensaban en su hogar, que añoraban a sus fieles y freaticas mujeres, y a su chillona prole. Estaban todos tan enloquecidos por la imagen de la tierra ausente, que me parece que hubiesen comido hierba con más entusiasmo que las bestias.

Finalmente se avistó la orilla; y vimos al acercarnos, una tierra magnifica, deslumbrante. Parecía que la música de la vida se desprendiese de ella en un vago murmullo y que de aquellas costas, ricas en todo tipo de verdor, se exhalara en varias lenguas un delicioso aroma de flores y de frutos.

Pronto cada uno estuvo alegre, abdicando todos de su mal humor. Todas las peleas fueron olvidadas, perdonados los errores recíprocos; los duelos concertados quedaron borrados de la memoria, y los rencores se desvanecieron como el humo.

Yo sólo estaba triste, inconcebiblemente triste. Parecido a un sacerdote  al que despojasen de su divinidad, no podía, sin una dolorosa amargura, desprenderse de aquel mar tan monstruosamente seductor, de aquel mar tan infinitamente variado en su infinita sencillez, y que parece contener en sí, al tiempo que representar con sus juegos, su porte, sus cóleras y sus sonrisas, los humores, agonías y extasis de cuantas almas han vivido, viven y vivirán.

Al decir adiós a aquella belleza incomparable, me sentía abatido hasta la muerte, por lo cual, cuando uno de mis compañeros dijo: «¡Por fin!», yo sólo pude gritar:»¡Ya!»

Pero era la tierra, la tierra con sus ruidos, sus pasiones, sus comodidades, sus fiestas; era una tierra rica y magnífica, llena de promesas, que nos enviaba un maravilloso perfume de rosas y de almizcle y de la que las músicas de la vida nos llegaban en amoroso murmullo.

CHARLES BAUDELAIRE. ¡YA!. EL «SPLEEN DE PARÍS» O LOS «PEQUEÑOS POEMAS EN PROSA»

Literatura. Charles Baudelaire. Baudelaire. Escritores. El Spleen de París