, , ,

Acuarela. Cardoso. «Las horas que gentiles compusieron tal visión»

 

image

ACUARELA. CARDOSO

Hoy os muestro una de sus magníficas acuarelas.

Cardoso, actualmente trabaja en nuevas obras que iré mostrando próximamente.

En su casa/estudio junto con, Negro su perro, al que encontró abandonado y que ahora es su fiel compañero y «testigo malcriado». (Hoy tristemente, ya no se encuentra entre nosotros)

Cardoso…

«Pinta y explora caminos de jara, varetas y retama» a 50 metros del Río Tormes.

image       image

En su hogar, terraza-atalaya mirador y fortaleza, templa su elevado espíritu; el agua, los pinceles; y a horas…, convoca a la musas.

Las horas que gentiles compusieron

Las horas que gentiles compusieron

Tal visión para encanto de los ojos,

Sus tiranos serán cuando destruyan

Una belleza de suprema gracia:

Porque el tiempo incansable, en torvo invierno,          

Muda al verano que en su seno arruina;

La savia hiela y el follaje esparce

Y a la hermosura agosta entre la nieve.

Si no quedara la estival esencia,

En muros de cristal cautivo líquido,

La belleza y su fruto morirían

Sin dejar ni el recuerdo de su forma.

Mas la flor destilada, hasta en invierno,

Su ornato pierde y en perfume vive.

 WILLIAM SHAKESPEARE

Acuarela. Cardoso. Las horas que gentiles compusieron tal visión para encanto de los ojos. W S.

Acuarela. Cardoso. Pintura. Pintores. Poesia. William Shakespeare.

 

,

Mitología. Jasón y los Argonautas. El Vellocino de Oro

Medea y Jasón. John William Waterhouse

Jasón. Héroe de la mitología griega

Sobre su madre, (desconocida), se barajan diferentes hipótesis, su padre, fue Esòn hijo de Creteo, rey de Yolco, que fue destronado por su medio hermano Pelias, o al que tal vez, solo relegara de su trono, hasta la edad legal.


Pelias intranquilo, acude al oráculo del devenir, que le alerta sobre un hombre que, aunque ávido caminante, lo es calzado solo de un pie con sandalia, y que este, pondrá en incierto jaque su trono.

Quirón el fantástico centauro benéfico, educa al Jasón niño. Con 20 años el infante ya es un hombre, ¡Y reclamará, su derecho al heredado trono de Yolco! Camina y no pasa desapercibido…, va cubierto de una soberbia piel de pantera, y en su manos porta dos lanzas, una para cada una, pero desluce la cautivante escena, su calzado, pues solo lleva una sandalia en el pie diestro, extravió la otra, vadeando el río frío, cuando gentil ayudó a Hera, (más tarde esta tendría la oportunidad de agradecérselo) anciana, a vadearlo.

Jasón apareció en la plaza de Yolco, Pelias su tío, siempre supersticioso, se encontraba en ese momento, realizando una ofrenda a los dioses, cuando súbitamente se fijó, en su sobrino, al que no reconoció, sin embargo, un terrible escalofrío recorrió su espalda y le temblaron las rodillas, pues el excéntrico visitante caminaba descalzo del pie izquierdo, y amargamente, entonces,  recordó la maléfica profecía.
Jasón ajeno, se encamina a casa de su padre (Esón), y después de apenas una semana, decidido, se dirige a casa de Pellas, y le reclama el trono, mas este, artero, le comisiona lejos de su predio, y lo envía a Cólquida cerca del Cáucaso, en pos del Vellocino de oro, (la piel de un fabuloso carnero de oro puro), carnero auxiliador, que en su día salvó la vida a, Frixo, que posteriormente, regaló el pellejo al rey Eetes, quien después de sacrificiar al benéfico carnero a Zeus, lo consagrò a Ares y colgó su preciado pellejo dorado, de la rama de un bello árbol, al cuidado de una vigilante serpiente, siempre despierta, y perpetua pesadilla custodia, terrible, y reptante.

Jasón se afanaba en la preparación de su lejana misión, y con la ayuda de Argos, y el sabio consejo de Atenea, construye la nave Argo, luego de dotarla de provisiones, selecciona a los héroes griegos que le acompañarán, (entre 45 y 69). Ya en el mar,  Arribaron pronto a la isla de Lemos, solo poblada de mujeres, y donde la reina Ipsípila, se enamora de Jasón, con el que tiene 2 hijos varones mellizos, y le cuenta que viven marginadas, en una isla de destierro, donde penan, por negarse a rendir culto a Afrodita, y que la diosa vengativa, las impregnó de un hedor halitosico nauseabundo, y que por esto, sus maridos, asqueados yacen con esclavas, y que entonces ellas, desesperadas mujeres, vejadas, y malditas, degollaron a todos sus parientes hombres. Ella, la reina por su gracia indultó a su padre, a quien mantuvo oculto.

Medea. Henri Klagmann

Jasón después de algunos meses, continuó en con su misión. De país en país se detuvieron en Salmideso, y allí ayudaron a un ciego adivino, llamado Fineo, a acabar con las Harpías, que le impedían a él, castigado por los dioses, acercarse a la comida. El adivino les debía una, y los compensó, trazándoles el camino hasta Cólquida, advirtiéndoles antes, sobre las Rocas Azules, enormes masas pétreas flotantes, que oscilantes, chocaban entre sí fuertemente, machacando a todo aquel semoviente, que osara franquearlas, agradecido, les desveló en secreto, como podrían burlarlas, cosa que hicieron fácilmente después del soplo. Llegando finalmente al destino de su misión, Jasón, se reunió con el rey Eetes y le reveló sus intenciones, el rey no se lo puso fácil, pero tampoco se lo negó, a cambio Jasón y los Argonautas, deberían primero, unir a dos toros, que guardaban celosos la deseada piel, con furioso celo, y después ayuntarlos para arar con ellos, y sembrar en los abiertos surcos, unos dientes, que había entregado hace tiempo Atenea al rey Eetes, mas, no era eso todo, también debían, acabar con la rastrera serpiente, vigilante, y siempre insomne, que protegía al deseado Vellocino de oro.

Medea. (1862). Eugéne Delacroix

La bella hechicera Medea, hija del, rey, y enamorada de Jasón, ayudó a este, en sus difíciles mandatos, con dotes mágicas, y Jasón prometió llevarla, con él a Yolco. Nuestro héroe avisado por ella, ingirió, una pócima que le protegería de las sañudas acometidas taurinas, superado ya,  este terrible trance, sembró los dientes sobre la tierra, y enseguida, brotaron de ella cientos de hombres armados, (Espartos), que violentos se abalanzaron sobre Jasón, pero este advertido por Medea, arrojó una piedra entre ellos, y entonces acabaron embrutecidos, enfrentándose entre ellos. Medea previsora, trágica, y maga diligente, provocó entonces, un terrible sueño en la custodia reptante siempre insomne, y así, el Vellocino fue finalmente capturado y Jasón partió feliz, navegando raudo, llevándose la preciada piel, y también a Medea, y a Apsirto, un hermano de esta.

Pelias y Jasón

En su movido regreso son perseguidos por Eetes, y muere Apsirto fratricidamente, a maños de su hermana, que cruel, lo despedaza tirándolo al mar, del que el afligido, rey padre, y perseguidor, recoge sus restos, mientras, pierde la pista de Jasón. Según otra versión, Apsirto abandonado, persigue a Jasón, y a su hermana, y después de encontrarlos, pide a Alcinoo, (pues los fugados se encontraba en sus predios), la entrega de esta, entonces, Alcinoo, tiene que mediar y decide que entregará a Medea, a su hermano, si se demuestra su virginidad, (en secreto Alcinoo, se lo comenta a su esposa), y está informada, a su vez, se lo revela a nuestro héroe, que entonces ingenioso, yace con su prometida, y así, al día siguiente, Alcinoo, se ve en la obligación de entregársela a Jasón.

Su hermano no se rindió, los persiguió, y en una isla en que Jasón realizaba un sacrificio a los dioses, fue donde después de un duro enfrentamiento, muere Ipsirto, tal vez de su muerte, no sea inocente su intrigante hermana. Regresaron, mas pasaron por terribles y curiosos peligros; perseguidos, sufrieron imponentes tempestades, las airadas sirenas les asediaron, los horribles monstruos los atacaron, y también un imponente gigante; aun así superadas todas las pruebas, felizmente arribaron a Yolco, y el vellocino le fue entregado a Pelias.

Jasón y Medea. Gustave Moreau

Pero con doblez y calculo, Medea y Jasón tramaron su muerte. Esta fue capaz de convencer a las hijas de Pelias, de que podrían devolverle la juventud, a su padre, partiéndolo en trozos y cociéndolo. Pelias murió, y Acasto, su hijo expulsó a Medea y Jasón, que se exiliaron. Medea la torcida, la que nunca perdona, vivió después, una relativa felicidad con Jasón, habían pasado ya 10 años y tenían dos vástagos, entonces Jasón que nunca descansaba matrimonia con Creúsa, repudiando así, a la terrible Medea, que vengativa, asesina a la recién casada y a los 2 hijos que esta había tenido con Jasón. Finalmente, nuestro héroe regresa a Yolco, saquea la ciudad, y él, o tal vez su hijo Tésalo, ocupan el trono.

Existen diferentes versiones sobre la muerte de Jasón, una de ellas nos cuenta que no pudiendo soportar la tragedia causada por Medea acabó suicidándose, en otra, se relata su curiosa muerte, acaecida al caerle encima, un gran trozo de podrida madera, de la legendaria, y aventurera, nave Argo. La bella Medea después de múltiples aventuras, falleció morando desde entonces, en los Campos Elíseos, donde vive feliz por toda la eternidad.

Jasón y los Argonautas. El Vellocino de Oro

Jasón y los Argonautas. El vellocino de oro. Mitología. Héroe. Medea. Mito. Literatura

,

Literatura. Mallarmé. “Nómbrame… Porque son tus sonrisas frambuesas”

Retrato de Stéphane Mallarmé. Edouard Manet. 1876.

STÉPHANE MALLARMÉ. París 19 de marzo de 1842. París 9 de septiembre de 1898.

Su madre fallece cuando él tenía siete años de edad, y sus abuelos se hacen cargo del pequeño huérfano. Asiste a la escuela en París, después estudia el idioma inglés, del que espera ser profesor algún día. A los 20 años conoce a una chica alemana, María Gerhard, con la que se iría a vivir a Londres. Se casan al año siguiente en la brumosamente bella capital del Támesis. Después de su regreso a Francia, con el título de profesor bajo el brazo, comienza a trabajar como profesor de inglés en diferentes institutos.

1866. Por primera vez se publican una decena de sus poemas

1867. Alrededor de su figura se concentra lo más granado de la intelectualidad parisina, escritores, artistas, pensadores, pintores, músicos. STÉPHANE MALLARMÉ, en su salón literario se convierte en un faro que ilumina PARÍS, y la vida cultural parisina durante algunos años. Así es como el poeta entiende su quehacer…

«Lo que yo quiero es pintar no la cosa, sino el efecto que produce», por lo cual el verso no debería componerse de palabras, sino de intenciones, y todas las palabras borrarse ante la sensación.

RESONANCIAS. RENOVACIÓN. RITMO, Y UN VOCABULARIO ENDIABLADO

Su poesía es complicada de traducir, y su ritmo extraño, libre y asonante.

En algunos de sus poemas la rima es libre, y experimenta a menudo, con los espacios en blanco, y la tipografía (el tipo de letra).

POESIA

Fútil Beneplácito

Por sobre el ganado aturdido de los hombres
¡Princesa, cómo envidio la suerte de esa Hebe
que de la taza sube hasta tus labios grana!
Mas quien no es ni aún abate, ni a desear se atreve
ver su desnudo en rosa sobre tu porcelana.

Yo no soy el cojín que dibuja tu codo
ni el carmín de tus labios, ni tu borla empolvada,
ni tu lindo abanico… Mas si a pesar de todo
me has mirado tú, rubia por orfebres peinada,

nómbrame… porque son tus sonrisas frambuesa
un travieso rebaño de corderos, Princesa,
que parecen corazones, rumian almas sumisas.

Nómbrame… y que Cupido alado de un extraño
abanico me pinte cuidando tu rebaño…
Princesa, nómbrame pastor de tus sonrisas.

Stéphane Mallarmé. Traduccion de Mauricio Bacarisse.

Literatura. Stéphane Mallarmé. Nómbrame.. Porque son tus sonrisas frambuesa un travieso rebaño de corderos. Fútil Beneplácito. Poesía.

STÉPHANE MALLARMÉ. ESCRITORES. POESÍA. FÚTIL BENEPLÁCITO. LITERATURA. MALLARMÉ. PARÍS

,

Literatura. “Antonio B. El Ruso Ciudadano de Tercera”. Ramiro Pinilla

RAMIRO PINILLA. Bilbao, 13 de septiembre de 1923 – Baracaldo, (Hospital Universitario de Cruces), 23 de octubre de 2014, a los 91 años de edad, víctima de una pancreatitis.

Escritor y periodista. También fue maquinista naval, fundador de una pequeña editorial, y emprendedor (granja agrícola), o, un empleado administrativo más, de la Fábrica de Gas de Bilbao. Todas estas actividades, le permitieron una total independencia a la hora de elegir los temas, y los tiempos, de sus novelas, sin presiones, ni apremiantes ingerencias empresariales.

Ramiro Pinilla, dedicó su vida a trabajar y a escribir, también a ver a su querido Athletic Club de Bilbao ¡Le gustaba el fútbol!, lo leía, lo escribía, lo escuchaba, y sobre todo…, lo disfrutaba. Fue, un genuino «pijoaparte», que se pasó décadas al margen del circuito comercial, que se autopublicaba sus obras, y las distribuía casi de manera artesanal, sobre todo, por los  caseríos y municios de Vizcaya.

RAMIRO PINILLA, supo construir una «realidad fantástica», una ficción como en el caso de su trilogía sobre la tierra vasca; con esa literatura tan parecida a la de Gabriel García Márquez, en «Cien años de soledad», o apegarse, a la dura piel de la realidad y lo desértico y seco, mas siempre humano, de su novela «Antonio B El Ruso, ciudadano de tercera», novela, que casualmente me encontraba  leyendo, cuando se produjo su inevitable deceso.

«Verdes valles, colinas rojas-La tierra convulsa», es una trilogía, que tardó casi 20 años en escribir, y que tiene cerca de 3000 páginas, fue publicada (la primera parte, el año 2004), por la Editorial Tusquets, y la segunda, por el Circulo de Lectores («Los cuerpos desnudos, y  Las cenizas del hierro», en 2005), y supuso el reconocimiento a gran escala, de este magnifico escritor que ya escribía desde los años cincuenta del pasado siglo.

RAMIRO PINILLA, publica su primera novela «Las ciegas hormigas» (Premio Nadal), en 1960, y es Premio Nacional de la crítica, ese mismo año. Tiene publicadas casi una treintena de obras literarias.

ANTONIO B. EL RUSO, CIUDADANO DE TERCERA. Ramiro Pinilla. 1977 Ediciones Albia –  Tusquets Editores 2007. Ramiro Pinilla

ESTO NOS CONTÓ RAMIRO PINILLA DEL RUSO…

– «El gran pecado de Antonio es que tenía hambre. El protagonista de la  la novela es un ser real (Antonio Bayo) ahora fallecido,  que conocí en el año 1973 (por medio del periodista Ángel Ortiz) en el Arenal  vizcaíno».

Antonio Bayo, «cuando yo lo conocí vivía desde hacía años en un barrio a las afueras de Bilbao. Trabajaba de guarda de obras, (que triste ironia para alguien que se paso media vida robando para poder comer)»– Quería El Ruso que yo escribiera su vida, me dijo que él era «El Papillon español» y mucho más…, «Mi vida no tiene nada que envidiar a la suya». «Me atrajo el poder contar la vida de un personaje de carne y hueso después de haber escrito tanta ficción.

En mi casa de Getxo encendía mi magnetófono y grabé su historia, mañana y tarde, durante un mes; después recopilé mis notas, ordene en fichas todo aquel barullo, aquella madeja de datos y cronologías, y un día sin saber como, el bolígrafo comenzó a escribir su historia».

image

Adobe. By TbArt

UNA ÁCIDA CRITICA

El Ruso vive en un pueblo leones, en el que pasa hambre y roba, desde entonces, acosado por la guardia civil, a la vez, que perseguido, y embrollado, por la autoridad, vivirá mil aventuras…. Es un niño rubio (de ahí su apodo).

image

Paisaje rural. By TbArt.

La novela, es una denuncia, una ácida critica, a aquella sociedad injusta, en la que se crió El Ruso con sus curas pervertidos, y sus  jueces y guardias corruptos. El libro asestaba un duro golpe a las sagradas instituciones nacionales de la época, y la novela fué vetada. Aunque se terminó en 1975, no pudo ser publicada hasta 2 años después.

PARECE UN HISTORIA INCREÍBLE CONFUNDIR UN JEEP CON UN ANIMAL

En la novela aparece este increíble suceso documentado con testigos presenciales. Según le contó, Antonio Bayo «El ruso» a Ramiro Pinilla y según corroboró también, el cronista oficial del viaje y   que fue testigo directo de los hechos, ya que formó parte de ellos…

– Una comitiva de automóviles  compuesta por tres Jeeps oficiales en los que viajaban el Gobernador Civil y su séquito se detuvo en La Baña. Corría el año 1940, La Baña era  un pueblo, un pueblo más, perdido de la Cabrera Baja en la provincia de León. Un pueblo ignorado por la civilización. Unas Hurdes leonesas, que Luis Buñuel no nos contó.

La caravana de automóviles, originó lo nunca visto, los vecinos de La Baña ante la cara de estupor del Gobernador Civil y las de lo demás presentes, se acercaron a los vehículos oficiales, y cargados de brazadas de yerba, se las pusieron a los morros de los Jeeps, para que así comieran… ¡¡«Como muestra de hospitalidad los lugareños de La Baña alimentaban así  a tan extraños animales»!!

RAMIRO PINILLA, siempre creyó que ESTA HISTORIA ERA REAL, así se la contó Antonio Bayo  «EL RUSO», y el escritor opinanaba que Antonio Bayo era una persona incapaz de haberse inventado algo semejante. Desgraciadamente ni Antonio Bayo, ni Ramiro Pinilla, están ya aquí para contarlo.

Ramiro Pinilla. 1940. «Los vecinos de La Baña (León) se acercaron a los automóviles y cargados de brazadas de yerba, las pusieron a los morros de los Jeeps para que así comieran. Antonio B. El Ruso, ciudadano de tercera.

RAMIRO PINILLA. LITERATURA. NOVELA. ANTONIO B. EL RUSO. ESCRITORES. LIBRO

,

Literatura. Oscar Wilde. El Discípulo

Fotografia. By TbArt. Abril 2015. 19:00 pm

EL DISCÍPULO

Cuando Narciso murió, el río de sus delicias se transformó de una copa de agua dulce en una copa de lágrimas saladas, y las Oréades vinieron llorando por los bosques a cantar junto al río y a consolarle.

image

Narciso. Vía internet

Y cuando vieron que el río habíase convertido de copa de agua dulce en copa de lágrimas saladas deshicieron los bucles verdes en sus cabelleras y gritaban al río y le decían:

-No nos extraña que le llores así. ¿Cómo no ibas a amar a Narciso con lo bello que era?

-¿Pero Narciso era bello?

image

Narciso. Caravaggio. (1593/1610)

-¿Quién mejor que tú puede saberlo? -respondieron las Oréades- Nos despreciaba a nosotras, pero te cortejaba a ti, e inclinado sobre tus orillas, dejaba reposar sus ojos sobre ti, y contemplaba su belleza en el espejo de tus aguas.

Y el río contestó:

-Si amaba yo a Narciso, era porque, cuando inclinado en mis orillas, dejaba reposar sus ojos sobre mí, en el espejo de sus ojos veía reflejada yo mi propia belleza.

Oscar Wilde

image

Narcisismo. By Tb Art

Oscar Wilde. El Discípulo

OSCAR WILDE. El DISCÍPULO. ESCRITORES. NARCISISMO. LITERATURA. WILDE. CARAVAGGIO.

,

Literatura. Arthur Rimbaud. El desarreglo de todos los sentidos

image

Arthur Rimbaud. 1872. Jean-Louis Forain

ARTHUR RIMBAUD EL DESARREGLO DE TODOS LOS SENTIDOS 

RIMBAUD. Charleville. 20/10/1854. Marsella. 10/11/1891

EL BARCO EBRIO. 1871. (Fragmento)

Mientras descendía por Ríos impasibles,

sentí que los remolcadores dejaban de guiarme:

Los Pieles Rojas gritones los tomaron por blancos,

clavándolos desnudos en postes de colores.

RIMBAUD VERSUS VERLAINE, EL BARCO EBRIO

Este, es uno de los poemas que lleyó un día el poeta, Verlaine, que a la sazón contaba 27 años, y vivía casado y esperando un hijo, en casa de la familia de su joven, y guapa mujer de tan solo 16 años. El  poema le llegó por carta y Verlaine impresionado, invitó a Rimbaud a pasar unos días, como invitado en su hogar. Rimbaud en este momento con solo 16 años, ya es un poeta conocido en algunos incipientes círculos y,  con un expediente académico importante. Desde los 8 años escribe prosa y a los 10 años, ya es un poeta

RIMBAUD y VERLAINE  (Se enamoran y se fugan)

UN JOVEN POETA ATORMENTADO

El padre del joven Rimbaud es capitán del ejército, curiosamente igual que el padre de Verlaine. El capitan es un ser ausente y autoritario, la madre de Rimbaud no lo soporta, y la pareja tristemente se separa, después de haber traído al viejo mundo 5 hijos. RIMBAUD despues de la amarga ruptura de sus padres vive con su madre y sus hermanos en Charleville, ninguno, sabe como hacer vida de él; para la madre, su adolescente hijo se ha convertido en una persona conflictiva y rebelde que cada poco tiempo se escapa de casa…

¡El poeta maldito enseña las orejas!

Estando Rimbaud invitado en casa de Verlaine, 11 años mayor que él, locamente enamorados se fugan a Londres, ciudad oscura, en la que apenas subsisten manteniéndose, gracias a impartir algunas clases de francés, y del escaso dinero que les envía la madre de Verlaine. Rimbaud, necesitado, se hace visitante asiduo del Museo Británico, donde al menos la calefacción es gratis. Finalmente viajan a Bélgica.

image

COIN DE TABLE. 1872. Verlaine a la izquierda y Rimbaud a su lado. Detalle. Henri Fantin-Latour.

La pareja de artistas enamorados, no se lleva bien, los dos poetas beben mucho y junto con la falta de dinero y el uso de drogas, opio, hachis, etc, que consumen habitualmente, la tensión entre ellos a veces es tan densa, que no se puede cortar con un cuchillo romo. RIMBAUD apremiado por su preocupada madre decide finalmente dejar la relación. Entonces, Verlaine que cuando bebe, se pone agresivo, dispara dos tiros a su joven amante, uno de ellos, alcanza al joven Rimbaud en la mano, a la altura de la muñeca, otro afortunadamente errado, se pierde.

Después de abandonar a Rimbaud malherido en urgencias, y superados estos hechos, el ya recuperado Rimbaud,  acompaña a su desequilibrada pareja a la estación, en lo que será su última despedida, mas nuevamente en esta ocasión, Verlaine pierde los nervios y ebrio de rabia y alcohol amenaza, insulta, y agrede a Rimbaud. Fuera de sí, es detenido y esposado. Aunque posteriormente RIMBAUD, retira los cargos, Verlaine es juzgado y condenado a dos años de prisión.

UN POCO MÁS DE RIMBAUD EL DESARREGLO DE TODOS LOS SENTIDOS

Rebelde, provocador y aventurero Rimbaud, en 1870, con solo 15 años, edita su primer poema «El aguinaldo de los huérfanos». El joven poeta se traslada a vivir a PARÍS, donde es muy bien recibido, no en vano, está considerado como un niño prodigio por algunas de las máximas figuras de la literatura francesa. Víctor Hugo dijo refiriéndose a él…«Es el Shakespeare niño».

EL POETA DEBE ADIVINAR

1872. Salvaje, disoluto, vagabundo, poeta maldito, asiduo fumador de opio, adicto al aguardiente y  el hachis, piensa, que todo esto esto es necesario para componer su obra…

«Hay que subvertirlo todo, darle la vuelta lo de dentro para fuera, lo de fuera para dentro»

«YO ES OTRO»

1873. Escibe «Una temporada en el infierno», y al año siguiente «Iluminaciónes». Despues de viajar (recorre media Europa andando), y de escribir como en una fiebre, decide alistarse al Ejército Colonial Holandés en 1876. Es destinado a Java (Indonesia), deserta y regresa a Francia, después viaja a Chipre donde reside. Por motivos de trabajo en 1880, acaba viviendo  en Adén (Yemen) donde trabaja para la agencia Bardey. 1884.  RIMBAUD se dedica también al tráfico de armas clandestino en Harar (Etiopía), y logra finalmente amasar una importante fortuna.

1891, Rimbaud regresa a Francia, al detectársele un carcinoma en la rodilla de su pierna derecha; que finalmente, tiene que serle amputada. Pocos meses después fallece en Marsella a la edad de 37 años.

ARTHUR RIMBAUD. EL DESARREGLO DE TODOS LOS SENTIDOS

Literatura. Arthur Rimbaud. Rimbaud. Escritores. Poesía. Verlaine.

,

Arte. Retrato de Oscar Wilde. Toulouse-Lautrec. “En el Salón Dorado: Una Harmonía”

 

image

Foto. Retrato de Oscar Wilde. 1895. Toulouse Lautrec

El retrato lo realizó, su amigo Toulouse Lautrec en la cuidad de Londres, a la que el aristocrático pintor se desplazó expresamente, con la intención de retratarlo en tan excepcionales, y dramáticas  circunstancias, Wilde tenía entonces 41 años, y ya había protagonizado el gran escándalo de la época, a causa de sus amoríos con el hijo de un conde. En la pintura. Con el Támesis al fondo, vemos al genial escritor irlandés, vestido elegantemente, iQue no se diga! Wilde esperaba en ese momento, su inminente ingreso en prisión, después de la sentencia del 25 de mayo de 1895, que odiosamente, le condenaba a 2 años de trabajos forzados en la Prision de Reading, por comportamientos indecentementes. Lautrec demostraba así su amistad, respeto, y solidaridad, por el machacado escritor.

EN EL SALÓN DORADO: UNA ARMONÍA

Sus manos de marfil en el teclado
Extraviadas en pasmo de fantasía;
Así los álamos agitan sus plateadas hojas
Lánguidas y pálidas.
Como la espuma a la deriva en el mar inquieto
Cuando muestran las olas los dientes a la brisa.

Cayó un muro de oro: su pelo dorado.
Delicado tul cuya maraña se hila
En el disco bruñido de las maravillas.
Girasol que se vuelve para encontrar el sol
Cuando pasaron las sombras de la noche negra
Y la lanza del lirio está aureolada.

Y sus dulces labios rojos en estos labios míos
Ardieron como fuego de rubíes engarzados
En el móvil candil de la capilla grana
O en sangrantes heridas de granadas,
O en el corazón del loto anegado
En la sangre vertida del vino rojo.

Oscar Wilde

image

Arte. En el Salón Dorado: una Armonía. Sus manos de marfil en el teclado Extraviadas en pasmo de fantasía; Así los álamos agitan sus plateadas hojas Lánguidas y pálidas. Oscar Wilde.

Oscar Wilde. Wilde. Literatura. Escritores. En el salón dorado una Armonía. Arte. Retrato. Lautrec. Toulouse Lautrec.

, , ,

Acuarela. Cardoso. ¡Hoy el espacio es fabuloso! sin freno, espuelas o brida

image

ACUARELA. CARDOSO

:::::::::::

CARDOSO. Artista. Pintor, Escultor

Creo que esta magnifica acuarela de Cardoso, ilustrará hoy muy bien, algo (un bocado), de la atormentada obra del pertinente, excelso, y aún y por siempre, maldito poeta parisino.

BAUDELAIRE

Charles Baudelaire. París, 9 de abril de 1821, 31 de agosto de 1867. Poeta, escritor, ensayista, traductor, crítico de arte.

Una de sus obras más relevantes. Las flores del mal, comprende una colección de poemas, (casi la totalidad de su producción artistica), que con el tiempo, se ha convertido en imprescindible; de ella se realizaron 3 ediciones en los años, 1857/61/68. La del 1868 es una edición póstuma, en todas ellas se van eliminando algunos poemas (prohibidos), y añadiendo otros nuevos.

 

LAS FLORES DEL MAL

En EL ALMA DEL VINO uno de los poemas que componen Las flores del mal Baudelaire escribe…

-Una noche el alma del vino cantó en las botellas:

«¡Hombre hacia ti elevo ¡oh! querido desheredado,

Bajo mi prisión de vidrio y mis lacres bermejos,

Una canción colmada de luz y de fraternidad!

Charles Baudelaire (fragmento)

EL VINO DE LOS AMANTES También en Las flores del mal escribió Baudelarie este poema…

¡Hoy el espacio es fabuloso!
Sin freno, espuelas o brida,
Partamos a lomos del vino
¡A un cielo divino y mágico!

Cual dos torturados ángeles
Por calentura implacable,
En el cristal matutino
Sigamos el espejismo.

Meciéndonos sobre el ala
De la inteligente tromba
En un delirio común,

Hermana, que nadas próxima,
Huiremos sin descanso
Al paraíso de mis sueños.

Charles Baudelaire. París 1821/67

 

Acuarela. Cardoso. ¡Hoy el espacio es fabuloso! sin freno, espuelas o brida partamos a lomos del vino ¡A un cielo divino y mágico!

Acuarela. Cardoso. Pintores. Pintura. Poesía. Baudelaire. Escritores. Poesía. Las flores del mal. Arte. Literatura 

, ,

El Artista. «Y en el mundo no habia más bronce que el de aquella estatua»

image

Foto. By TbArt.

Artista. Produce y crea obras de arte.

Del latín ars, artis. Capaz de crear… crear volúmenes, conformar espacios.

 

El Artista

Un día nació en su alma el deseo de modelar la estatua del «Placer que dura un instante».

Y marchó por el mundo para buscar el bronce, pues sólo podía ver sus obras en bronce.

Pero el bronce del mundo entero había desaparecido y en ninguna parte de la tierra podía encontrarse, como no fuese el bronce de la estatua del «Dolor que se sufre toda la vida».

Y era él mismo con sus propias manos quien había modelado esa estatua, colocándola sobre la tumba del único ser que amó en su vida.

Sobre la tumba del ser amado colocó aquella estatua que era su creación, para que fuese muestra del amor del hombre que no muere nunca y como símbolo del dolor del hombre, que se sufre toda la vida.

Y en el mundo entero no había más bronce que el de aquella estatua.

Entonces cogió la estatua que había creado, la colocó en un gran horno y la entregó al fuego.

Y con el bronce de la estatua del «Dolor que se sufre toda la vida» modeló la estatua del «Placer que dura un instante».

Oscar Wilde

«Lo único que consuela a los hombres por las estupideces cometidas, es el orgullo de realizarlas»

O.W

El Artista. Oscar Wilde. «Y en el mundo no habia más bronce que el de aquella estatua»

LITERATURA. El ARTISTA. OSCAR WILDE. ESCRITORES. WILDE. ARTISTA. ESCULTURA. PLACER. DOLOR. ARTE

,

Literatura. “La Busca”. Pío Baroja

Retrato de Pío Baroja. (1928). Juan de Echevarría. Óleo sobre lienzo. Museo de Bellas Artes de Álava.

La Busca. (1904). Pío Baroja

La acción se desarrolla, en Madrid a caballo entre finales del siglo XIX y principios del siglo siguiente, y nos muestra con un ritmo vivo y fresco la difícil vida, de unos personajes a los que no han favorecido las circunstancias de la vida, una vida para ellos llena de necesidades, y trabajos esporádicos, de incómoda dureza, y, para colmo, mal pagados, en los que muerde el hambre, y que nadie más quiere.

En este pasaje que he seleccionado, los buscavidas, cansados de su mísera vida, atraviesan la delgada línea que los separa de la delincuencia, a los que muchos de ellos, tentados, y sin más reflexión, desgraciadamente, se sienten abocados.

Una magnifica novela, muy recomendable…

LA BUSCA. Fragmento

A lo lejos, sobre Madrid, se cernía gran claridad, irradiada de las luces del pueblo, en el camposanto blanqueaban algunas lápidas pálidamente.

El alba teñía con su claridad melancólica el cielo, cuando los tres socios se acercaron a la casa.

A Manuel le palpitaba el corazón con fuerza.

-iAh! Una advertencia-dijo Vidal-:Si por casualidad nos pescaran, no hay que echarse a correr, sino quedarse dentro de la casa.

El Bizco se echó a reír; Manuel, que comprendía que su primo no hablaba por hablar, preguntó:

-¿Y por que?

-Porque si nos pescan en la casa es un robo frustrado, y tiene poco castigo; en cambio si nos cogieran huyendo, sería un robo consumado, lo que tiene mucha pena. Esto me lo dijeron ayer.

-Pues yo escapó si puedo -dijo el bizco.

-Haz lo que quieras.

Saltaron la cerca de la casa: Vidal quedó a caballo encima, agachado, espiando, por si venía alguno. Manuel y el Bizco, a horcajadas, se acercaron a la casa y, afianzando el pie en el tejadillo de un cobertizo, bajaron a una terraza con un emparrado un tanto más alta que la huerta.

A esta galería daban la puerta trasera y los balcones del piso bajo de la casa; pero estaban una y otros tan bien cerrados, que era imposible abrirlos.

-¿No se puede? -preguntó Vidal desde arriba.

-No

-Ahí va mi navaja -y Vidal la tiró a la galería.

Manuel intentó con la navaja abrir los balcones, pero no había medio; el Bizco se puso a empujar con el hombro la puerta, cedió algo, dejando un resquicio, y entonces Manuel introdujo por allí la hoja del cuchillo, e hizo correr la lengüeta de la cerradura hasta conseguir abrir la puerta. Al momento entraron el Bizco y Manuel.

 El piso bajo de la casa constaba de un vestíbulo, desde donde comenzaba la escalera de un corredor, y de dos gabinetes con balcón al huerto.

  La primera idea de Manuel fue salir al vestíbulo, y echar el cerrojo a la puerta que daba a la carretera.

-Ahora -le dijo el Bizco, que quedó admirado de aquel rasgo de prudencia- vamos a ver qué hay aquí.

Se pusieron a registrar la casa con tranquilidad, sin apurarse; no hay nada que valiera tres ochavos. Estaban forzando el armario del comedor, cuando, de pronto, oyeron muy cerca los ladridos de un perro, y salieron asustados a la galería.

  -¿Que hay? -preguntaron a Vidal.

  -Un condenado perro que se ha puesto a ladrar y va a llamar la atención de alguno.

  -Tírale una piedra.

  -¿De donde?

  -Asústale.

  -Ladra más.

  -Baja aquí, si no te van a ver.

Vidal saltó al huerto. El perro, que debía de ser un perro moral, defensor de la propiedad, siguió ladrando fuerte.

  -Pero iLeñe! -Dijo Vidal a sus amigos-, ¿No habéis concluido?

  -iSi no hay nada!

Entraron los tres llenos de miedo, atortolados, cogieron una servilleta y metieron dentro lo que encontraron a mano, un reloj de cobre, un candelero de metal blanco, un timbre eléctrico roto, un barómetro de mercurio, un imán y un cañón de juguete.

  Vidal se subió a la tapia con el lío.

  -Ahí está -dijo asustado.

  -¿Quien?

  -El perro.

  -Yo bajaré primero. -murmuró Manuel, y se puso la navaja en los dientes y se dejó caer. El perro, en vez de acercarse, se alejó un poco; pero siguió ladrando.

Vidal no se atrevía a saltar la tapia con el lío en la mano y lo echó con cuidado sobre unas mantas; en la caída no se rompió más que el barómetro, lo demás estaba roto. Saltaron la tapia el Bizco y Vidal, y los tres socios echaron a correr a campo traviesa, perseguidos por el perro defensor de la propiedad que ladraba tras de ellos.

Literatura. La Busca. Pío Baroja

Literatura. La Busca. Pío Baroja. Novela. Madrid