Entradas

, ,

Tomás Bartolomé. Montes en Azcoitia. La carbonilla negra manchó mi mano y luego tus poros de seda

image

Dibujo. MONTES EN AZCOITIA. 2015. TOMÁS BARTOLOMÉ

Drawing. Mountains in Azcoitia. Lápiz/Papel

Azcoitia. Sus bellos Montes la rodean, acogedoramente

Dólmenes prehistoricos del Izarraitz, Castro de Munoaundi. Rio Urola, Macizo de Izarraitz, sobre el valle de Iraurgi, con su elevado Monte Erlo (1022 mts). Cima del Kakueta, con sus 927 mts, y su cruz, mirador, sobre la cresta blanca de la dura roca, ahora milenaria. Caseríos de Urasola y Jauregi. Iglesia de Santa Cruz… Impresionantes y verdes panorámicas, con sus particulares entornos mágicos.

TRANSFERENCIA

En la linde recojo las pisadas que acaricié

Su roja sangre dulce y caliente

En mi lengua con su sabor agrio y picante

Recuerda la estrella que manché con barro de modelar…

El tomate que nunca recogen en la huerta de mi familia

La carbonilla negra de mis lapiceros que mancharon mis manos

Y luego tus poros de seda y la mácula adherida

Al tibio óleo rojo libanés amarrando tu boca roja

Sombras grises, tenues, blanquecinoazuladas

Ahora dueñas del tiempo, incrustan su vivificante eter

Que escapa rendijero como el vaho quiere anguladas

Ama las paredes y el techo.

Tomás Bartolomé

Tomás Bartolomé. Montes en Azcoitia. Lápiz, papel. 2015. La carbonilla negra de mis lapiceros que mancharon mis manos y luego tus poros de seda.

DIBUJO. TOMÁS BARTOLOMÉ. PINTURA. PINTORES. MONTES EN AZCOITIA. MONTE ERLO. KAKUETA.

,

Literatura. Libertad. Paul Eluard. En el quicio de mi puerta en los objetos familiares escribo tu nombre

image

Foto. By TbArt. Agosto 2016

:::::::::::::::::::::::::::

Agosto, un pequeño pueblo, una cocina en el claroscuro de la tarde sumisa, de un color gris perla. Trazas suaves de ceniza en el aire, una cuerda cuelga en el desván, sola, olvidada, suspendida; proyectada lánguida, sorbe…

Sobre el sediento maderamen del suelo café con leche, una delineada, y delgada fría sombra, de color, tabaco, y aceite…

En la paz, de la pequeña, encalada, y sencilla blanca cocina, mientras tanto parece que guisaba Gustav Jung.

LIBERTAD

En mis cuadernos de escolar
en mi pupitre en los árboles
en la arena y en la nieve
escribo tu nombre.
En las páginas leídas
en las páginas vírgenes
en la piedra la sangre y las cenizas
escribo tu nombre.
En las imágenes doradas
en las armas del soldado
en la corona de los reyes
escribo tu nombre.
En la selva y el desierto
en los nidos en las emboscadas
en el eco de mi infancia
escribo tu nombre.
En las maravillas nocturnas
en el pan blanco cotidiano
en las estaciones enamoradas
escribo tu nombre.
En mis trapos azules
en el estanque de sol enmohecido
en el lago de viviente lunas
escribo tu nombre.
En los campos en el horizonte
en las alas de los pájaros
en el molino de las sombras
escribo tu nombre.
En cada suspiro de la aurora
en el mar en los barcos
en la montaña desafiante
escribo tu nombre.
En la espuma de las nubes
en el sudor de las tempestades
en la lluvia menuda y fatigante
escribo tu nombre.
En las formas resplandecientes
en las campanas de colores
en la verdad física.
escribo tu nombre.
En los senderos despiertos
en los caminos desplegados
en las plazas desbordantes
escribo tu nombre.
En la lámpara que se enciende
en la lámpara que se extingue
en la casa de mis hermanos
escribo tu nombre.
En el fruto en dos cortado
en el espejo de mi cuarto
en la concha vacía de mi lecho
escribo tu nombre.
En mi perro glotón y tierno
en sus orejas levantadas
en su patita coja
escribo tu nombre.
En el quicio de mi puerta
en los objetos familiares
en la llama de fuego bendecida
escribo tu nombre
.
En la carne que me es dada
en la frente de mis amigos
en cada mano que se tiende
escribo tu nombre.
En la vitrina de las sorpresas
en los labios displicentes
más allá del silencio
escribo tu nombre.
En mis refugios destruidos
en mis faros sin luz
en el muro de mi tedio
escribo tu nombre.
En la ausencia sin deseo
en la soledad desnuda
en las escalinatas de la muerte
escribo tu nombre.
En la salud reencontrada
en el riesgo desaparecido
en la esperanza sin recuerdo
escribo tu nombre.
Y por el poder de una palabra
vuelvo a vivir
nací para conocerte
para cantarte
Libertad

Libertad. Paul Eluard

Literatura. Libertad. Paul Eluard. En el quicio de mi puerta en los objetos familiares en la llama de fuego bendecida escribo tu nombre.

Literatura. Escritores.  Paul Eluard. Eluard. Libertad. Poesía.

, , ,

Acuarela. Cardoso. «El tiempo que no para, lleva el dulce verano, hasta el odioso invierno»

ACUARELA. CARDOSO.

Despues de haber sido degustada por mis ávidos sentidos ahora (reseteados), os mostraré esta magnífica acuarela azul, de Cardoso, que nos muestra al ser humano absorto en su individualidad activa…,

El tiempo que no para, lleva el dulce verano,
hasta el odioso invierno y allí acaba con el.
La savia entre los hielos. Hojas frescas perdidas.
La beldad bajo nieve y ruina en todas partes.

Luego si no quedara, destilando el estío
el líquido cautivo en paredes de vidrio,
la Belleza y su efecto, con ella moriría,
sin dejar ningún rastro de lo que fue su tiempo.

Mas la flor destilada, padecerá el invierno
y aunque pierda su aspecto, persiste en su sustancia.

William Shakespeare

Acuarela. Cardoso. El tiempo que no para, lleva el dulce verano, hasta el odioso invierno y allí acaba con el.

Acuarela. Cardoso. Pintura. Pintores. Poesia. William Shakespeare. 

, , ,

Cardoso. Acuarela. La creatividad que nos ofrecen los caminos inexplorados

image

CARDOSO ACUARELA

La Creatividad

La creatividad que nos ofrecen los caminos inexplorados.

La aguada sobre la arena siena, ansía surcos, alerta.

El prospector silencioso observa abstraído.

Buscando una idea, un azar caprichoso.

Ramales que alumbran

Filosos rayos dorados.

Azules masas, presentidas, e inmensas

Frescas, esmeraldas perfumadas

Brotan incansables creciendo,

Libres en el camino.

Tomás Bartolomé

Esta es, la senda que elige Cardoso en sus magníficas acuarelas

🌴🌴🌴🌴🌴🌴🌴🌴🌴🌴🌴🌴🌴

Dakar, yo quiero ir, alii donde los colores danzan. Se escapan, funden, abruman, y sedan. Secan el aire. Abrazo árido en la tormenta, cálido y dulce, es cantar, liberado. Clama, la verde y rabiosa menta, mas el disco solar, descansa en las nubes grises. El mar que se presiente fresco, huele a sal y pescado.

❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️

Dakar

Dakar está en la encrucijada del sol, del desierto y del mar.

El sol nos tapa el firmamento, el arenal acecha en los caminos, el mar es un encono.

He visto un jefe en cuya manta era más ardiente lo azul que en el cielo incendiado,

La mezquita cerca del biógrafo luce una claridad de plegaria.

La resolana aleja las chozas, el sol como un ladrón escala los muros.

África tiene en la eternidad su destino, donde hay hazañas, ídolos,

Reinos, arduos bosques y espadas.

Yo he logrado un atardecer y una aldea.

Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges. Buenos Aires, Argentina, 1899. Ginebra, Suiza, 1986.

Cardoso. Acuarela. La creatividad que nos ofrecen los caminos inexplorados.

Cardoso. Acuarela. Pintura. Pintores. Poesía. Borges. Dakar.

 

 

,

Literatura. «Descaminado, enfermo, peregrino, en tenebrosa noche con pie incierto»

image

Fotografia by TbArt (2015)

Confundiendo el día con la noche, con pie incierto y peregrino; continúa, sigue, no te tragues el aliento ¡que nunca te asuste la montaña, ni el mar incierto¡ Que las olas abriguen, dulcemente tu corazón sediento, que la sed nunca sea tu alimento, mas ser justo y transversado, es beber mas ser bebido. La boca, y la botella. Los dientes de la tierra… Volcán ahora dormido, lamido gigante, asentado, satisfecho, y benéfico, descansa… Duerme así tu profundo, sueño y acuna como siempre hiciste, al personal y laborioso escarabajo; también humilde, como el océano es grande y a veces pequeño, mas mece en tu rítmica secuencia milenaria, al negro y seco carbón de roca salada.

Un caminante enfermo se enamora donde fue hospedado. (1594).

Descaminado, enfermo, peregrino,
en tenebrosa noche, con pie incierto,

la confusión pisando del desierto,
voces en vano dio, pasos sin tino.
Repetido latir, si no vecino,
distinto oyó de can siempre despierto,
y en pastoral albergue mal cubierto
piedad halló, si no halló camino.
Salió el Sol y, entre armiños escondida,
soñolienda beldad con dulce saña
salteó al no bien sano pasajero.
Pagará el hospedaje con la vida;
más le valiera errar en la montaña
que morir de la suerte que yo muero.

Luis de Góngora

Literatura. Descaminado, enfermo, peregrino, en tenebrosa noche con pie incierto. Poesía. Luis de Góngora.

LITERATURA. ESCRITORES. POESÍA. LUIS DE GÓNGORA. GÓNGORA.

, ,

Literatura. El Libro. The Book. Howard Phillips Lovecraft. Barceló

image

Escultura. Miquel Barceló.

The Book -El Libro-Howard Phillips Lovecraft.

El bueno de H.P Lovecraft, nunca estuvo satisfecho con sus composiciones poéticas (de hecho escasas), pero el texto de El libro desde el minuto uno está cargado densamente, de una atmósfera tal, que incluso se podría cortar con el filo de un cuchillo. De Barceló, os diré que es uno de mis artistas favoritos, al que admiro, por su valentía y arriesgada búsqueda, siempre colmada de arte, por su orientada inspiración, y por su…, transpiración.

Seguidamente, el raro poema de Lovecraft en inglés y español, y dos pinturas de Miquel Barceló

LOVECRAFT-BARCELÓ

The Book. (1929)
The place was dark and dusty and half-lost
In tangles of old alleys near the quays,
Reeking of strange thing brought in from the seas,
And with queer curls of fog that west winds tossed,
Small lozenge panes obscured by smoke and frost,
Just showed the books, in piles like twisted trees,
Rotting from floor to roof-congeries
Of crumbling elder lore at little cost.

I entered, charmed, and from a cobwebbed heap
Took up the nearest tome and thumbed it through,
Trembling at curious words that seemed to keep
Some secret, monstrous if only one knew

Then, looking for some seller old in craft,
I could find nothing but a voice that laughed.

Howard Phillips Lovecraft

image

El Libro. Miquel Barceló.

El lugar era oscuro y polvoriento y medio perdido
en una maraña de viejos callejones junto a los muelles,
apestando a algo extraño traído de los mares,
y con curiosos jirones de niebla que el viento del oeste dispersaba.
Pequeños pedazos romboidales, oscurecidos por el humo y la escarcha,
solo mostraban la pilas de libros, como árboles retorcidos
pudriéndose del suelo al techo… acumulación
de un saber antiguo que se desmoronaba a bajo coste.

Entré, hechizado, y de un montón cubierto de telarañas
cogí el volumen más cercano y lo hojeé al azar,
temblando al leer raras palabras que parecían guardar
algún secreto, monstruoso si uno lo supiera.

Después, buscando algún vendedor versado en el oficio,
no pude encontrar más que una voz que reía.

Howard Phillips Lovecraft

image

Pintura. Miquel Barceló.

El 27 de Abril de 2017, Barceló realizó su última exposición en España (El Arca de Noé), hasta el momento, con motivo de la celebración del 800 aniversario de la Universidad de Salamanca; también recibió el artista, en la capital charra, el título de Doctor Honoris Causa de dicha centenaria institución académica, de la que por supuesto, visitó su magnífica biblioteca.

Literatura. El Libro. The Book. Howard Phillips Lovecraft. 1929. Poesía. Miquel Barceló.

Literatura. Escritores. Howard Phillips Lovecraft. Lovecraft. Poesía. The Book. El Libro. Barceló. Miquel Barceló. Pintura. Pintores.

 

, , ,

Acuarela. Cardoso. «Flor de las adormideras: Engáñame y no me quieras»

image

Foto. Acuarela Cardoso.

Cardoso

Amapola. Erradicada, amenazada, flor prohibida… Adormidera, espuma inalterable que evoca dulzones sueños, oníricas reliquias, arcanos de otro tiempo; semillas de denso, y buen aceite rojo en el hogar. Azafrán, suavidad peluda y alcanforada, colman al brillo eléctrico vestido. Bagazo de semilla cuyo aceite engorda la res que muge. Al delicado y blando alado. Pétalos corrugados de terciopelo blanco, violáceo, rojo, rosado. Maduro fruto, de discos y decantadas esporas. Negras y largas pestañas rizadas. Alcaloides, opiáceos vagan expresionistas, en tu savia dulce, en tu fruto ahora herido, postre, cápsula narcotica y, aceite de clavel blanco, dulce secante de antenas amarillas, herramienta del pintor… ¡Fuego y humo!

::::::::::::::::

La amenaza de la flor

Flor de las adormideras:
engáñame y no me quieras.

¡Cuánto el aroma exageras,
cuánto extremas tu arrebol,
flor que te pintas ojeras
y exhalas el alma al sol!

Flor de las adormideras.

Una se te parecía
en el rubor con que engañas,
y también porque tenía,
como tú, negras pestañas.

Flor de las adormideras.
Una se te parecía…
Y tiemblo sólo de ver
tu mano puesta en la mía:
¡Tiemblo no amanezca un día
en que te vuelvas mujer!

Alfonso Reyes. Monterey, México 1889. México 1959

Acuarela. Cardoso. Flor de las adormideras: «Engáñame y no me quieras».

Acuarela. Cardoso. Pintura. Pintores. Poesía. Alfonso Reyes. México. Flor. Adormideras.

, , ,

Acuarela. Cardoso. «Detúveme junto al mar inmemorial». O.W

image

Acuarela Cardoso

En esta ocasión Cardoso nos dirige a un recoleto ramillete de bañistas; nudistas de caramelo, acariciadas por la límpida luz solar, intimidades serenas, y goze de los sentidos. Bañistas, sempiternas, en el mundo del arte, como lo son, las inefables e mprescindibles de Cézanne. Ninfas del mar, deidades marinas, olímpicas y desnudas hijas de Zeus, siempre pertinaces en el canto, el baile, y el amor, que nunca envejecen, ni fallecen por enfermedad, pero que tampoco son inmortales…, necesariamente.

POESÍA

Detúveme junto al mar inmemorial
hasta que el rocío de la olas cara y cabellos empapara;
los rojos fuegos luengos del día agonizante
ardían en el Oeste; soplaba el viento horrible
y huían hacia tierra clamorosas gaviotas:
«¡Ay!» grité, «mi vida llena está de dolor,
¿quién puede cosechar fruto o grano dorado
de estos páramos que sin cesar duramente trabajan?»
Mis redes se abrían enormes con roturas y fallas;
sin embargo, como un último esfuerzo,
en el mar arrojélas y aguardé el final.
Entonces, ¡oh gloria súbita!
de las aguas negras de mi pasado torturado
vi el esplendor argénteo de blancos brazos ascender!

Oscar Wilde

image

Acuarela. Cardoso. Detúveme junto al mar inmemorial, hasta que el rocío de las olas caras y cabellos empapara.

Acuarela. Cardoso. Pintura. Pintores. Bañistas. Oscar Wilde. Poesía.

, ,

Fotografía. Mindor. Paisaje. «Goza el fresco paisaje de mi herida, quiebra juncos y arroyos delicados. Bebe en muslo de miel sangre vertida»

image

FOTOGRAFIA. PAISAJE. By Mindor.

«Zen», calma en los ojos

Lusitana

Nutrirá el alma, saciará.

Cual lobo hambriento,

Busca Instintivamente

Insomne un paraíso...

¡Los campos de Viriato!

La Sierra Lusitana.

Tomás Bartolomé

SONETO DEL AMOR OSCURO. (Fragmento).

Goza el fresco paisaje de mi herida,

Quiebra juncos y arroyos delicados.

Bebe en muslo de miel sangre vertida.

Federico García Lorca

Fotografía. Mindor. Paisaje. «Goza el fresco paisaje de mi herida, quiebra juncos y arroyos delicados. Bebe en muslo de miel sangre vertida». Federico García Lorca. Tomás Bartolomé.

Fotografia. Mindor. Fotógrafos. Poesía. Soneto del amor oscuro. Federico García Lorca, Lusitana. Tomás Bartolomé.

 

, , ,

Acuarela. Cardoso. Cuando en las crónicas de los tiempos idos veo que a los hermosos se describe

image

ACUARELA CARDOSO

Una dulce pasión; Cardoso,

Delicioso bocado de Arte…

«Placer para los sentidos»

Esta magnífica acuarela, viajó, voló etérea. Se fijó, està libremente habitando, donde se la quiere. Nos hicimos entonces, todos divertidos, unas fotos de entrega/despedida en ella posa Cardoso junto su hermana y, su sobrino, con su pareja, casados, padres y, maravillosos seres humanos, (ahora les acompaña la acuarela), son muy felices con su esperada y flamante obra de arte ¡Todos somos felices hoy! Una pintura enamora, tiene vida propia, cohesiona, tiende lazos: cumple al fin su ciclo. Ya camina sola, abandonó el estudio y, ¿cuáles han de ser sus caminos? En los siguientes versos se concluye…

«En cuanto a aquellos que te contemplamos

Con absorta mirada, estamos mudos»

———-

CUANDO EN LA CRONICA DE LOS TIEMPOS IDOS

Cuando en las crónicas de tiempos idos

Veo que a los hermosos se describe

Y a la belleza embellecer la rima

Que elogia a damas y señores muertos,

Observo que al pintar de sus dechados

La mano, el labio, el pie, la frente, el ojo,

Trataba de expresar la pluma arcaica

Una belleza como la que tienes.

Así, sus alabanzas son presagios

De nuestro tiempo, que te prefiguran,

Y pues no hacían más que adivinarte,

No podían cantarte cual mereces.

En cuanto a aquellos que te contemplamos

Con absorta mirada, estamos mudos.

WILLIAM SHAKESPEARE

Acuarela. Cardoso. Cuando en las crónicas de los tiempos idos veo que a los hermosos se describe

Acuarela. Cardoso. Pintura, Pintores. Poesía. William Shakespeare.