Entradas

,

Literatura. Descaminado, enfermo, peregrino, en tenebrosa noche con pie incierto. Poesía. Luis de Góngora.

image

Fotografia by TBART (2015)

Confundiendo el día con la noche, con pie incierto y peregrino; continúa, sigue, no te tragues el aliento ¡que nunca te asuste la montaña, ni el mar incierto¡  Que las olas abriguen dulcemente tu corazón sediento, que la sed nunca sea tu alimento, mas ser justo y transversado, es beber mas ser bebido. La boca, y la botella. Los dientes de la tierra… Volcán ahora dormido, lamido gigante, asentado, satisfecho, y benéfico, descansa… Duerme así tu profundo, sueño y acuna como siempre hiciste, al personal y laborioso escarabajo; también humilde, como el océano es grande y a veces pequeño, mas mece en tu rítmica secuencia milenaria, al negro y seco carbón de roca salada.

Un caminante enfermo se enamora donde fue hospedado. (1594).

Descaminado, enfermo, peregrino,
en tenebrosa noche, con pie incierto,

la confusión pisando del desierto,
voces en vano dio, pasos sin tino.
Repetido latir, si no vecino,
distinto oyó de can siempre despierto,
y en pastoral albergue mal cubierto
piedad halló, si no halló camino.
Salió el Sol y, entre armiños escondida,
soñolienda beldad con dulce saña
salteó al no bien sano pasajero.
Pagará el hospedaje con la vida;
más le valiera errar en la montaña
que morir de la suerte que yo muero.

Luis de Góngora

Literatura. Descaminado, enfermo, peregrino, en tenebrosa noche con pie incierto. Poesía. Luis de Góngora.

LITERATURA. ESCRITORES. POESÍA. LUIS DE GÓNGORA. GÓNGORA.

,

Literatura. Libertad. Paul Eluard. En el quicio de mi puerta en los objetos familiares en la llama de fuego bendecida escribo tu nombre.

image

Foto. By TbArt. Agosto 2016

:::::::::::::::::::::::::::

Agosto un pequeño pueblo, una cocina en el claroscuro de una tarde sumisa, y de un color gris perla. Trazas suaves de ceniza, una cuerda cuelga en el desván, olvidada, suspendida; proyecta lánguida, sorbe sobre la sedienta madera del suelo café con leche, una delineada y delgada fría sombra, de tabaco y café… En la paz, de la pequeña, encalada, y sencilla blanca cocina donde guisa  Gustav Jung.

LIBERTAD

En mis cuadernos de escolar
en mi pupitre en los árboles
en la arena y en la nieve
escribo tu nombre.
En las páginas leídas
en las páginas vírgenes
en la piedra la sangre y las cenizas
escribo tu nombre.
En las imágenes doradas
en las armas del soldado
en la corona de los reyes
escribo tu nombre.
En la selva y el desierto
en los nidos en las emboscadas
en el eco de mi infancia
escribo tu nombre.
En las maravillas nocturnas
en el pan blanco cotidiano
en las estaciones enamoradas
escribo tu nombre.
En mis trapos azules
en el estanque de sol enmohecido
en el lago de viviente lunas
escribo tu nombre.
En los campos en el horizonte
en las alas de los pájaros
en el molino de las sombras
escribo tu nombre.
En cada suspiro de la aurora
en el mar en los barcos
en la montaña desafiante
escribo tu nombre.
En la espuma de las nubes
en el sudor de las tempestades
en la lluvia menuda y fatigante
escribo tu nombre.
En las formas resplandecientes
en las campanas de colores
en la verdad física.
escribo tu nombre.
En los senderos despiertos
en los caminos desplegados
en las plazas desbordantes
escribo tu nombre.
En la lámpara que se enciende
en la lámpara que se extingue
en la casa de mis hermanos
escribo tu nombre.
En el fruto en dos cortado
en el espejo de mi cuarto
en la concha vacía de mi lecho
escribo tu nombre.
En mi perro glotón y tierno
en sus orejas levantadas
en su patita coja
escribo tu nombre.
En el quicio de mi puerta
en los objetos familiares
en la llama de fuego bendecida
escribo tu nombre
.
En la carne que me es dada
en la frente de mis amigos
en cada mano que se tiende
escribo tu nombre.
En la vitrina de las sorpresas
en los labios displicentes
más allá del silencio
escribo tu nombre.
En mis refugios destruidos
en mis faros sin luz
en el muro de mi tedio
escribo tu nombre.
En la ausencia sin deseo
en la soledad desnuda
en las escalinatas de la muerte
escribo tu nombre.
En la salud reencontrada
en el riesgo desaparecido
en la esperanza sin recuerdo
escribo tu nombre.
Y por el poder de una palabra
vuelvo a vivir
nací para conocerte
para cantarte
Libertad

Libertad. Paul Eluard

Literatura. Libertad. Paul Eluard. En el quicio de mi puerta en los objetos familiares en la llama de fuego bendecida escribo tu nombre.

Literatura. Escritores.  Paul Eluard. Eluard. Libertad. Poesía.

, , ,

Vuelva usted mañana. Ácida critica en el Madrid de 1833. Mariano José de Larra.

image

 Mariano José de Larra

Nace en Madrid el 24 de marzo de 1809, y se suicida de un tiro en la boca a causa de un desengaño amoroso en su casa (podéis leer como sucedío en la categoría  literatura de este mismo blog).

Fallece en su casa de Madrid el 13 de febrero de 1837 con solo 27 años.

Está considerado como uno de los máximos exponentes del Romanticismo español junto con Gustavo Adolfo Becquer, Espronceda y Rosalía de Castro. Ademas de novelista, nuestro autor también fue periodista de crítica social. Se hizo muy famoso con un artículo titulado “Vuelva usted Mañana” El artículo es una verdadera delicia y está lleno de mordacidad y sentido de humor. La acción se sitúa en Madrid.

image

Larra. Dibujo. Tinta/Lápiz/Papel. Tomás Bartolomé

Según nos cuenta Fígaro (Figaro, es uno de los seudónimos que utiliza el romántico escritor).

Un extranjero se presentó en mi casa, provenía de París y quería invertir aquí sus cuantiosos caudales. El francés, razonaba de la manera siguiente:

– En 15 días, – quince días y es mucho, según mis cálculos me han de sobrar cinco.

Quiere solventar sus asuntos (trámites administrativos,  permisos, tasas, registros, etc). Fígaro con media sonrisa le suelta:

– Permitirme monsieur Sans-délai (le dice entre socarrón y formal) permitidme que os convide a comer el día que llevéis 15 meses de estancia en Madrid”.

ACIDA CRITICA Y  FINO SENTIDO DEL HUMOR EN LA ESPAÑA DE 1833

Os dejo con una pequeña muestra del genio literario  de Mariano José de Larra:

“Vuelva usted mañana”

Perder de pereza más de una conquista amorosa; abandonar más de una pretensión empezada, y las esperanzas de más de un empleo, que me hubiera sido acaso, con más actividad, poco menos que asequible; renunciar, en fin, por pereza de hacer una visita justa o necesaria, a relaciones sociales que hubieran podido valerme de mucho en el transcurso de mi vida; te confesaré que no hay negocio que no pueda hacer hoy que no deje para mañana.

Te referiré que me levanto a las once, y duermo siesta; que paso haciendo el quinto pie de la mesa de un café, hablando o roncando, como buen español, las siete y las ocho horas seguidas; te añadiré que cuando cierran el café, me arrastro lentamente a mi tertulia diaria (porque de pereza no tengo más que una), y un cigarrito tras otro me alcanzan clavado en un sitial, y bostezando sin cesar, las doce o la una de la madrugada; que muchas noches no ceno de pereza, y de pereza no me acuesto; en fin, lector de mi alma, te declararé que de tantas veces como estuve en esta vida desesperado, ninguna me ahorqué y siempre fue de pereza.

Y concluyo por hoy confesándote que ha más de tres meses que tengo, como la primera entre mis apuntaciones, el título de este artículo, que llamé «Vuelva usted mañana»; que todas las noches y muchas tardes he querido durante ese tiempo escribir algo en él, y todas las noches apagaba mi luz diciéndome a mí mismo con la más pueril credulidad en mis propias resoluciones:

«¡Eh!, ¡mañana le escribiré!». Da gracias a que llegó por fin este mañana que no es del todo malo: pero ¡ay de aquel mañana que no ha de llegar jamás!

Vuelva usted mañana. Publicado por Mariano José de Larra en  El Pobrecito Hablador (Revista satirica de costumbres). Madrid 1833, con el seudónimo de Juan Perez de Munguía.

Vuelva usted mañana. Ácida critica en el Madrid de 1833. Mariano José de Larra.

Literatura. Mariano Jose de Larra. Larra. Vuelva usted mañana. Fígaro. Escritores. Romanticismo. Madrid.

,

André Breton. “Dueño y señor del Surrealismo”. Su madre lo abofeteaba con la mayor frialdad.

image

En la foto de izquierda a derecha, ANDRÉ BRETON, Robert Desnos, Joseph Delteil, Simone Breton, primera mujer de Breton, (El escritor, se casó en 3 ocasiones), Paul y Gala Eluard, (la que posteriormente seria Gala Dalí), Jaques Baron, y Max Ernest.

ANDRÉ BRETON “DUEÑO Y SEÑOR DEL SURREALISMO”

Se convirtió en juez y parte, ¡él decidía quien era o no surrealista! Amonestaba y también expulsaba del movimiento artístico según su propio criterio. El mismo Salvador Dalí, que llego a decir, “El surrealismo soy yo”, fue expulsado por Breton quien tal vez acertadamente lo calificó de “Ávida Dollars”.

André Breton. Escritor. Tinchebray. Francia. 19 de febrero 1896. Paris. 28 de septiembre de 1966, a los 70 años. Está considerado como el fundador del SurrealismoEl escritor, un hombre complicado, era divertido -siempre inventando juegos- y en algunas ocasiones intransigente y muy competitivo.

En 1928 pública, EL surrealismo y la pintura, toda una declaración de intereses contra los valores de la burguesía y el realismo en el arte, una verdadera revolución que empezando por la poesía y el arte, permeabilizaria hasta las raíces todas las capas de la sociedad. Fue pionero del Dadaísmo y del Surrealismo al que Luis Buñuel el genial director de cine aragonés definió como, “Movimiento poético, revolucionario y moral”.

Nació en Normandia un frío día gris de invierno, hijo de un policía y una costurera que nunca supo amar y que según nos cuenta André, era autoritaria y rencorosa; una madre, a la que sólo le preocupaba el éxito social, también nos cuenta el escritor como ella en la infancia lo había abofeteado con la mayor frialdad.

image

La Virgen dando una zurra al Niño Jesús delante de tres testigos. 1926. Max Ernst.

En este ácido cuadro de Max Ernst, (amigo de Breton) podemos ver una dura escena que ahora  rememora André, en el cuadro 3 figuras observan en un segundo plano, son, el autor de la pintura, Max Ernst, junto con Paul Elouard, y André Breton, que fuertemente impresionados disimulando y atragantados, miran ocultos tras una pequeña ventana.

EL TRAUMA DE ANDRÉ BRETON

Tener una madre para la que naturalmente ningún ser humano esta preparado, influyó en el carácter del escritor y le causó un gran sufrimiento emocional; tal vez por esta desgraciada causa le interesó tanto a André Breton la PsicologíaAndré Breton, estudió medicina y trabajó en hospitales psiquiátricos durante la primera Guerra Mundial. En 1941, huyendo de la ocupación nazi de Francia, se exilia en la Martinica donde es internado en un campo de refugiados, una vez liberado parte hacia NUEVA YORK; en 1946 vuelve a PARÍS.

image

André Breton PROVOCADOR Y CREATIVO

Desde muy joven, se dedicó por entero al ARTE, y a la lucha contra la burguesía y les aseguro que le sobraban razones para hacerlo. André Breton era valiente, y además, o por eso, estaba siempre provocando el escándalo y a la vez inventando juegos.  Fue un gran creador aglutinador de amigos y enemigos.

El INCONSCIENTE ES LA BASE DE SU TEORÍA, LA ESCRITURA AUTOMÁTICA, LOS SUEÑOS, Y EL ESPIRITISMO, SUS CAMINOS.

ESTOS SON ALGUNOS DE SUS TEXTOS…

“El hombre que no puede visualizar un caballo al galope sobre un tomate es un idiota”

“¿Que es la riqueza? nada, si no se gasta; nada, si se malgasta?”

ME DICEN QUE ALLÁ LAS PLAYAS SON NEGRAS.

Me dicen que allá las playas son negras
De lava encaminada a la mar
Y se extienden al pie de un inmenso pico humeante de nieve
Bajo un segundo sol de canarios salvajes
Cuál es pues ese lejano país
Que parece extraer todo su esplendor de tu vida
Tiembla muy vivo en la punta de tus pestañas
Suave a tu tez como un paño inmaterial
Recién salido del arca entreabierta de las eras.

“Es imprescindible una revolución de la mente, una transformación global del ser humano.Tiene que producirse un gran NO que obligue a empezar desde cero”.

El año de su muerte, le comenta a Luis Buñuel :

“Hoy nadie se escandaliza, la sociedad, ha encontrado maneras de anular el potencial provocador de una obra de arte, adoptando ante ella, una actitud de placer consumista”

Una última  frase tremendamente actual que nos indica la meridiana clarividencia del atractivo escritor.

André Breton. “Dueño y señor del Surrealismo”.

Literatura. André Breton. Escritores. Surrealismo. Breton. Buñuel.

 

,

León Tolstoi. La Muerte de Iván Ilich. ¿Y si toda mi vida, mi vida consciente ha sido de hecho lo que no debía ser?

image

León Tolstoi. Escritor y pensador ruso. 1824. 1910.

Hijo de la nobleza rusa. De padres terratenientes aristócratas, está considerado como uno de los más grandes escritores de la literatura universal.

Muy interesado por las causas sociales y la moral de la época, es muy crítico con la sociedad y consecuente con sus acciones. Él ascéticamente se impone la pobreza y el trabajo manual. Intenta también renunciar a sus bienes materiales, pero se encuentra de frente con la oposición de su familia que finalmente, se lo impide. También es partidario de la abdicación de la propiedad y la no violencia.

Muerte. Soledad inmensa, desierto infinito.

Minúsculas ácidas lágrimas de sol ardientes como ascuas enrojecidas caen bajo un rayo deslumbrante, destructor, pesado plomo; una precisa luz anticipo crudo, hiriente, salado como la memoria de lo que fue y lo que esconde… Oscuridad. Preguntas. Incomprensión, Terror, Certeza, Lucidez… y como consecuencia, un claro y meridiano resumen de su vida.

image

Obra de Marty Bolonio. Escultura -detalle- Foto By TbArt, archivos fondos propios.

La Muerte de Iván Ilich. Novela 1886

ARGUMENTO

Ivan Ilich. Es un funcionario del estado zarista. Estudia, se casa, tiene hijos, y una mujer de la que pronto se cansa. Le gusta su trabajo y asciende a fiscal. Se sabe con poder sobre las vidas, y no le disgusta. Su también burguesa señora le aburre, así pues, se centra en su profesión; ¡Cada vez llega más tarde a casa!

Cuando ya creía haber logrado sus objetivos profesionales, un golpe tonto en un costado mientras cambiaba unas cortinas en cas, deriva en una terrible enfermedad que los médicos no saben explicar. Comprende entonces que se muere, y en ese mismo momento se da cuenta de que su vida ha estado vacía de sentimiento y sentido… Iván Ilich, está enfermo y va a morir.

Os dejo con una pequeña muestra de esta deliciosa novela.

Iván Ilich vio que se moría y su desesperación era continua. En el fondo de su ser sabía que se estaba muriendo, pero no sólo no se habituaba a esa idea, sino que sencillamente no la comprendía ni podía comprenderla.

El silogismo aprendido en la Lógica de Kiezewetter:

«Cayo es un ser humano, los seres humanos son mortales, por consiguiente Cayo es mortal», le había parecido legítimo únicamente con relación a Cayo, pero de ninguna manera con relación a sí mismo.

Que Cayo -ser humano en abstracto- fuese mortal le parecía enteramente justo; pero él no era Cayo, ni era un hombre abstracto, sino un hombre concreto, una criatura distinta de todas las demás: él había sido el pequeño Vanya para su papá y su mamá, para Mitya y Volodya, para sus juguetes, para el cochero y la niñera, y más tarde para Katenka, con todas las alegrías y tristezas y todos los entusiasmos de la infancia, la adolescencia y la juventud.

¿Acaso Cayo sabía algo del olor de la pelota de cuero de rayas que tanto gustaba a Vanya? ¿Acaso Cayo besaba de esa manera la mano de su madre? ¿Acaso el frufrú del vestido de seda de ella le sonaba a Cayo de ese modo? ¿Acaso se había rebelado éste contra las empanadillas que servían en la facultad? ¿Acaso Cayo se había enamorado así? ¿Acaso Cayo podía presidir una sesión como él la presidía?

Cayo era efectivamente mortal y era justo que muriese, pero «en mi caso -se decía-, en el caso de Vanya, de Iván Ilich, con todas mis ideas y emociones, la cosa es bien distinta. y no es posible que tenga que morirme. Eso sería demasiado horrible».

Así se lo figuraba. «Si tuviera que morir como Cayo, habría sabido que así sería; una voz interior me lo habría dicho; pero nada de eso me ha ocurrido. Y tanto yo como mis amigos entendimos que nuestro caso no tenía nada que ver con el de Cayo. ¡Y ahora se presenta esto! -se dijo-. ¡No puede ser! ¡No puede ser, pero es! ¿Cómo es posible? ¿Cómo entenderlo?»

Y no podía entenderlo. Trató de ahuyentar aquel pensamiento falso, inicuo, morboso, y poner en su lugar otros pensamientos saludables y correctos. Pero aquel pensamiento -y más que pensamiento la realidad misma- volvía una vez tras otra y se encaraba con él.

León Tolstoi. La Muerte de Iván Ilich. ¿Y si toda mi vida, mi vida consciente ha sido de hecho lo que no debía ser?

León Tolstoi. Tolstoi. La Muerte de Iván ilich. Literatura. Novela. Escritores.

 

,

Lope de Vega. Oh rosa celestial alejandrina coronada de granos orientales. Rimas Sagradas. Poesía.

 Lópe de Vega eterno enamorado desmesurado poeta, amante estajanovista siempre a destajo, pecador, y místico madrileño en el Prado. La muerte te envió su escarlatina ¡pero tu ya no eras un infante! Aunque errada la Parca, cumplió a la postre su fin la fiebre de los niños.

Mitad animal, cuerpo y patas de caballo, cabeza brazos y torso humanos, seres. Centauros seres salvajes sin hospitalidad ni leyes esclavos de las pasiones animales salvo Folo y Quirón (sabios y amables), mas tu no fuiste del todo esa dual excepción sagitario.

Poeta del cielo y de la tierra. Fue tal la fama de Lópe que incluso circuló un credo (afirmación de una creencia) que rezaba algo así…

“Creo en Lópe de Vega todopoderoso, poeta del cielo y de la tierra”…

Como vemos se trata de una parodia. Fue considerada blasfemia y prohibida por la Santa Inquisición toledana en el año 1647.

image

Lope de Vega. 25 de noviembre de 1562. 27 de agosto de 1635. 72 años.

::::::::::::

Rimas Sagradas

¡Con qué artificio tan divino sales

De esa camisa de esmeralda fina,

Oh rosa celestial alejandrina

Coronada de granos orientales!

Ya en rubíes te enciendes, ya en corales,

Ya tu color a púrpura se inclina

Sentada en esa basa peregrina

Que forman cinco plantas desiguales.

Bien haya tu divino autor, pues mueves

A su contemplación el pensamiento

A aun a pesar en años breves.

Así la verde edad se esparce al viento,

Y así las esperanzas son aleves

Que tienen en la tierra el fundamento…

Lope de Vega

image

Foto. By Tb Art

Lope de Vega. Oh rosa celestial alejandrina coronada de granos orientales. Rimas Sagradas. Poesía.

LOPE DE VEGA. LITERATURA. POETA. RIMAS SAGRADAS. POESÍA. ESCRITORES. ROSA. SAGITARIO.

 

 

 

 

, ,

Luis de Góngora. Diego Velázquez. Tres retratos de Luis de Góngora. Tomás Bartolomé.

TRES RETRATOS DE GÓNGORA POR VELÁZQUEZ

image

1– Foto. Retrato de Góngora. 1622. Museo del Prado. Madrid. Anónimo. Atribuido a Velázquez.

image

2– Foto. Retrato de Góngora. 1622. Museo de Bellas Artes de Boston. Velázquez.

image

3– Foto. Retrato de Góngora. 1622. Fundación Lázaro Galdiano.Madrid. Anónimo. Atribuido a Velázquez.

AUTENTICIDAD

Sobre el debate siempre vivo de la autoría de los retratos estudiados, todo indica que tanto el retrato del Prado como el del Lázaro Galdeano, serian copias anonimas (sobre estas conclusiones no existe unanimidad).

DOS GENIOS ANDALUCES

DIEGO VELÁZQUEZ maestro de la pintura. Bautizado en Sevilla el 6 de junio de 1599. Falleció en Madrid el 6 de agosto de 1660 a los 61 años. Como vemos el genial pintor sevillano, retrató en diversas ocasiones al también andaluz y genial escritor cordobés, Luis de Góngora.

LUIS DE GÓNGORA. Poeta y dramaturgo. Nacido en Córdoba el 11 de julio de 1561, al año sigiente del óbito de Velazquez. Falleció en Córdoba el 23 de Mayo de 1627 a los 66 años.

Diego Velázquez nació 38 años después que el genial artista cordobés. No fueron contemporáneos solo por un año.

Ya hemos visto en los retratos del cordobés la maestría del sevillano, ahora es un placer un poco de más arte, con la poesía de Góngora, uno de nuestros más laureados escritores…

De la brevedad engañosa de la vida. 1623

Menos solicitó veloz saeta
destinada señal que mordió aguda;
agonal carro por la arena muda
no coronó con más silencio meta
que presurosa corre, que secreta
a su fin nuestra edad. A quien lo duda,
fiera que sea de razón desnuda,
cada Sol repetido es un cometa.
¿Confiésalo Cartago y tú lo ignoras?
Peligro corres, Licio, si porfías
en seguir sombras y abrazar engaños.
Mal te perdonarán a ti los las horas,
las horas que limando están los días,
los días que royendo están los años.

Luis de Góngora

Luis de Góngora. Diego Velázquez. Tres retratos de Luis de Góngora. Tomás Bartolomé.

LUIS DE GÓNGORA. LITERATURA. GÓNGORA. ESCRITORES. POESÍA. DIEGO VELÁZQUEZ. VELÁZQUEZ. PINTURA. PINTORES. MADRID. CÓRDOBA. SEVILLA.

, , ,

Fotografía. Mindor. Desde que estoy ausente no sé sino soñar, igual que el mar tu cuerpo, amargo igual que el mar. Miguel Hernández.

 

Fotografia. MINDOR

POESIA

Minimalismo, color, composición, una belleza de ocres tierra, marrones, marrón tabaco, gris verdoso, gris humo, negro. Una reducida paleta de pintor. La sencillez y la calma…, el Zen horiental en tierras de Castilla, la naturaleza sobria y elegante de sus campos, de sus casas, de sus vecinos. A veces las palabras sobran, es mejor callar y tocar con la mirada (detenerse), las cosas que sólo pueden verse con el corazón… ❤️ Las rosas tienen alma? Bellas son las hojas secas 🍁🍁🍁 que en otoño 🍂🍂🍂 el funcionario barre.

TUS CARTAS SON UN VINO

Tus cartas son un vino
que me trastorna y son
el único alimento para mi corazón.

Desde que estoy ausente
no sé sino soñar,
igual que el mar tu cuerpo,
amargo igual que el mar.

Tus cartas apaciento
metido en un rincón
y por redil y hierba
les doy mi corazón
.

Aunque bajo la tierra
mi amante cuerpo esté,
escríbeme, paloma,
que yo te escribiré.
Cuando me falte sangre
con zumo de clavel
,
y encima de mis huesos
de amor cuando papel.

Miguel Hernández

Fotografía. Mindor. Desde que estoy ausente no sé sino soñar, igual que el mar tu cuerpo, amargo igual que el mar. Miguel Hernández.

FOTOGRAFIA. MINDOR. FOTOGRAFOS. POESÍA. TUS CARTAS SON UN VINO. MIGUEL HERNÁNDEZ.

,

Literatura. El Retrato de Dorian Gray. Oscar Wilde. Terror Gótico

EL TESORO DE BUBU. (2010). ALBERTO GARCÍA-ALIX

The Picture of Dorian Gray (El Retrato de Dorian Gray o El Cuadro de Dorian Gray). 1890. Oscar Wilde.
Novela. Terror Gótico.

Glosa el valor intrínseco de la juventud y de la belleza. Muestra la decadencia de una sociedad (la victoriana) enferma de cinismo, y aferrada a las formas, los convencionalismos, y a la condena. La novela dio que hablar, en ella existe una relación entre amigos que deja entrever, algo más que una amistad. La novela es así tristemente utilizada en el juicio contra O W, ( O. W. Es juzgado y condenado a 2 años de trabajos forzados por actos deshonestos), partes de la misma son leídas públicamente en la celebración del horrible pleito, como prueba de la homosexualidad del escritor, un delito que entonces llevaba aparejado un gemelo carcelario.

La novela nos cuenta una historia llena de belleza dañada de enfermas miasmas putrefactas. Las dos caras de una misma moneda el Ying y el Yang…

Un pintor pinta un cuadro que enseguida se revela cómo su obra cumbre, su obra maestra. Pero no sabe que todos sufrirán por ello, todos pagaran un alto precio. En cuanto a las formas, todo comienza de manera amena y elegante todo es paz y Zen, pronto estallara la tormenta y entonces lo podrido se podrá ver claramente, saldrá a la superficie, y es repugnante. Ni siquiera el bello y joven Dorian el retratado tan pagado de si mismo, recibe un mínimo presagio, así, sin hacer un juramento ni una petición formal, comenta, que daría lo que fuera por permanecer siempre joven (Fausto se muestra pronto), Dorian Gray, imcluso llega a besar sus propios labios en la pintura de su retrato. Dorian cautivado, se mira en el manso lago, y absorto observa su bello rostro reflejado en el agua clara ¡Podía estarse así eternamente! Pero no…, ¡Él necesita reconocimiento!

Personajes de la novela: Basil: Hallward, pintor y amigo de Dorian
Lord Henry Wotton, amigo crapula de Dorian y Hallward
Dorian Gray, protagonista de la novela.

El pintor sabe que ha creado luna gran obra maestra, y que este magnifico logro, se lo debe en gran parte a Dorian, entonces en el salón de su casa en la que también se encuentra su amigo lord Henry, enseña emocionado el cuadro aun fresco a su amigo, a su joven y bello modelo… Veamos lo que sucede entonces.

EL RETRATO DE DORIAN GRAY. (Fragmento),

-¿No te gusta? -Exclamó Hallward al fin, un tanto herido por el silencio del muchacho y sin, entender lo que este hecho significaba.
Por supuesto que le gusta -dijo lord Henry-. ¿A quién no le gustaría? Es una de las cumbres del arte moderno. Te daré lo que me pidas por él. Tiene que ser mío.
-No es de mi propiedad, Harry.
-A quien pertenece?
-A Dorian por supuesto.
-Es alguien muy afortunado.
-¡Que triste es! -Murmuró Dorian con la vista aún clavada en su propio retrato-. ¡Que triste es! Me haré viejo, desagradable, y repulsivo. Pero este retrato seguirá siendo siempre joven. Nunca será más viejo que en este día de junio. ¡Ojalá fuera al revés! ¡Que yo pudiera ser siempre joven y el cuadro el que fuera envejeciendo! ¡Así es; no hay nada en el mundo que no diera a cambio!
A ti no te gustaría demasiado ese acuerdo, Basil -Exclamó lord Henry riendo-, Serían líneas muy duras para ti.
-Me opondría muy encarecidamente, Harry.
Dorian Gray se volvió y lo miró.
-Creo que lo harías, Basil. Pones tu arte por encima de tus amigos. No soy para ti más que una estatua de bronce. Quizás menos que eso, me atrevería a decir.
Hallward miraba estupefacto. Era tan impropio de Dorian hablar así. Que había ocurrido? Parecía casi furioso. Tenía el rostro encendido y las mejillas le ardían.

Literatura. El Retrato de Dorian Gray. Oscar Wilde. Terror Gótico.

Escritores. Novela. Terror Gótico. El retrato de Dorian Gray. Oscar Wilde. Wilde. Literatura. Belleza. Juventud. Retrato. Fausto. Narcisismo. Arte.

,

Stéphane Mallarmé. Nómbrame.. Porque son tus sonrisas frambuesa un travieso rebaño de corderos. Fútil Beneplácito. Poesía.

image

Retrato de Stéphane Mallarmé. Edouard Manet. 1876.

STÉPHANE MALLARMÉ. París 19 de marzo de 1842. París 9 de septiembre de 1898.

Su madre fallece cuando él tenía siete años de edad, sus abuelos se hacen cargo del pequeño huérfano. Asiste a la escuela en París, después estudia el idioma inglés del que espera ser profesor algún día. A los 20 años conoce a una chica alemana, María Gerhard, con la que se iría a vivir a Londres. Se casan al año siguiente en la brumosamente bella capital del Támesis. Después de su regreso a Francia con el título de profesor bajo el brazo comienza a trabajar como profesor de inglés en diferentes institutos.

1866. Por primera vez se publican una decena de sus poemas.

1867. Alrededor de su figura se concentra lo más granado de la intelectualidad parisina, escritores, artistas, pensadores, pintores, músicos. STÉPHANE MALLARMÉ, en su salón literario se convierte en un faro que ilumina PARÍS, y la vida cultural parisina durante algunos años. Así es como el poeta entiende su quehacer…

“Lo que yo quiero es pintar no la cosa, sino el efecto que produce”, por lo cual el verso no debería componerse de palabras, sino de intenciones, y todas las palabras borrarse ante la sensación.

RESONANCIAS. RENOVACIÓN. RITMO, Y UN VOCABULARIO ENDIABLADO

Su poesía es complicada de traducir y su ritmo extraño, libre y asonante.

En algunos de sus poemas la rima es libre y experimenta con los espacios en blanco y la tipografía (el tipo de letra).

POESIA

Fútil Beneplácito

Por sobre el ganado aturdido de los hombres
¡Princesa, cómo envidio la suerte de esa Hebe
que de la taza sube hasta tus labios grana!
Mas quien no es ni aún abate, ni a desear se atreve
ver su desnudo en rosa sobre tu porcelana.

Yo no soy el cojín que dibuja tu codo
ni el carmín de tus labios, ni tu borla empolvada,
ni tu lindo abanico… Mas si a pesar de todo
me has mirado tú, rubia por orfebres peinada,

nómbrame… porque son tus sonrisas frambuesa
un travieso rebaño de corderos, Princesa,
que parecen corazones, rumian almas sumisas.

Nómbrame… y que Cupido alado de un extraño
abanico me pinte cuidando tu rebaño…
Princesa, nómbrame pastor de tus sonrisas.

Stéphane Mallarmé. Traduccion de Mauricio Bacarisse.

Stéphane Mallarmé. Nómbrame.. Porque son tus sonrisas frambuesa un travieso rebaño de corderos. Fútil Beneplácito. Poesía.

STÉPHANE MALLARMÉ. ESCRITORES. POESÍA. FÚTIL BENEPLÁCITO. LITERATURA. MALLARMÉ.