Entradas

,

Literatura. Francisco de Quevedo. Un pacífico escritor siempre en guerra.

image

Francisco de Quevedo. Dibujo. Tomás Bartolomé.

Francisco Gómez de Quevedo Villegas y Santibañez Cevallos. Madrid 14 de Septiembre de 1580. Villanueva de los Infantes (Ciudad Real) 8 de Septiembre de 1645. A los 65 años de edad.

Francisco de Quevedo Escritor, Novelista, Poeta, Político.

Gran lector, llegó a poseer 5000 títulos. En sus viajes que fueron muchos no faltaban nunca en sus baúles menos de 100 libros. Su escritura la mayor parte de la veces, diremos que no era de fácil lectura. La temática, variada; obras ascéticas, sonetos metafísicos, escritos políticos, poesía amorosa, y por supuesto obras satíricas y burlonas que le hicieron tan popular y también tan conocido, pues, cojo y con aquellas gafas de miope redondas y sin patillas –Quevedos-, el escritor no pasaba desapercibido.

Fué poseedor de los títulos de: Señor de la Torre de San Juan Abad, localidad de la que fue señor de la villa (aunque después de algunos pesados pleitos con la justicia); y de la Orden de Santiago, (Siglo XII), orden militar y religiosa que nació con el fin de luchar en las cruzadas y expulsar de la península Ibérica a los musulmanes, su ingreso en la orden se produjo en 1617.

image

Francisco de Quevedo laureado. 1618. Francisco Pacheco.

De familia de Hidalgos provenientes de Cantabria, sus padres servían a los Reyes; su madre dama de la Reina y su padre secretario de  María de Austria, hermana del Rey Felipe II. Su infancia se desarrolló en la corte donde pronto, un niño retraído y doliente que nació con los dos pies deformes y cegato, desarrollo una introspección que dedicó al estudio, y a la observación directa de las intrigas de la corte, que pronto le apasionan y, posteriormente le colocaron en primera línea de la política con sus inevitables celos y venganzas, y por la que pronto pagó su precio traducido en años de carcel y vanos intentos de asesinato.

EN SUS ALBORES

Se queda huérfano muy pronto,  pues su padre fallece cuando él tenía sólo 6 años, 5 después moriría su hermano Pedro. Los primeros estudios los realiza en el Colegio Imperial de la Compañía de Jesus, posteriormente estudia Teología en Alcalá de Henares, y completa su formación en Lenguas; Latín y Griego, Francés, Inglés, Italiano, Portugues.

QUEVEDO TRAS LA CORTE

1601/1606. La corte de Felipe III se traslada a Valladolid y con ella arrastra a todo el aparato del reino así como a multitud de personas que necesitan estar cerca de ella, realizar trámites, solicitar audiencias. Quevedo que ya es huérfano de padre y madre -su madre acaba de fallecer- y tiene 21 años, se establece en la capital del Pisuerga con su hermana Maria y, allí estudia teología hasta cuarto curso, además aprende arabe, ebreo, y también escribe. La ciudad pucelana no le gusta y no lo oculta, de ello deja constancia con su ácida pluma; él prefiere Madrid, mas en Valladolid se establece de 1601 a 1606. En 1605 muere su hermana Maria.

No fuera tanto tu mal,

Valladolid opulenta,

Si, ya te deja el Rey,

Te dejarán los poetas.

Góngora su proverbial enemigo reside también en la capital del Pisuerga casi todo el año de 1603. Este mismo año también en Valladolid fallece Catalina de la Cerda, esposa del Duque de Lerma y dulce protectora del escritor.

Quevedo escribe, Cartas del caballero de la Tenaza, donde en ingeniosos renglones, se hallan muchos saludables consejos para guardar la mosca y gastar la prosa… Son comicas excusas para no hacer regalos, y mucho menos, dar dinero a las amantes.

1607. Apenas ha pasado un año de su regreso a Madrid cuando él, que es un experto espadachín, en la Calle Mayor, se enfrenta al capitán Rodríguez, hiriéndolo en un brazo.

QUEVEDO VERSUS GÓNGORA

Pronto, y rápido como la luz eléctrica que entonces se desconocía Quevedo se hizo popular gracias a su ingenio, su mordacidad, y a los versos satíricos que escribió contra el genio cordobés Luis de Góngora que ya era entonces un escritor destacado, 19 años mayor que él, y al que Quevedo tachó de, sacerdote indigno, homosexual, escritor sucio y oscuro, entregado a la baraja e indecente.

Quevedo que no era espejo de virtudes (fumaba, bebía, reñía, visitaba burdeles), no se queda ahí, y él, que nació con algunas deformidades, ataca duramente a Góngora metiendose con sus defectos físicos…

ÉRASE UN HOMBRE A UNA NARIZ PEGADO

Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una alquitara medio viva,
érase un peje espada mal barbado;

era un reloj de sol mal encarado,
érase un elefante boca arriba,
érase una nariz sayón y escriba,
un Ovidio Nasón mal narigado.

Érase el espolón de una galera,
érase una pirámide de Egipto,
las doce tribus de narices era;

érase un naricísimo infinito,
frisón archinariz, caratulera,
sabañón garrafal, morado y frito.

Entonces Góngora decidió contestar a sus escritos y así es como comenzó una incruenta guerra de ingenios. Como muestra de esta rivalidad, cuando el cordobés conoce la amistad entre Quevedo y Lope de Vega, ataca a los 2, tachándolos de borrachos…

Hoy hacen amistad nueva

más por Baco que por Febo

don Francisco de Que-Bebo

y Lope Félix de Beba.

Se dice que como venganza Quevedo compró la casa de Góngora sobre de la que maliciosamente escribió…

“Una casa del tamaño de un dedal y, en el precio, de plata”

En 1611 y en la madrileña Plaza de San Martín, Quevedo sale en defensa de una dama y en el violento lance da muerte a un hombre. Es desterrado de la capital de la Villa y Corte una vez más.

image

Retrato de Quevedo. Atribuido a Juan van der Hamen.

QUEVEDO POLÍTICO

1613. Participa en política al lado del Duque de Osuna, Virrey de Nápoles. Son amigos, y trata de influir en las ideas sobre el gobierno de Nápoles que posee el Duque de Lerma, valido del Rey Felipe III. Viaja a Nápoles, Venecia, Niza; es consejero del Duque de Osuna, que trata de mantener el poder y la influencia del reino de España en aquellos predios italianos con dinero para la armada y guerras.

1620. El duque de Osuna es destituido y Quevedo cayó en desgracia pagándolo con destierro y prision. Con la llegada del reinado de Felipe IV (1621) es amnistiado.

1624. Fallece Don Pedro Téllez-Girón. El Duque de Osuna. Virrey de Nápoles, gran amigo de Quevedo, y juntos urdidores de intrigas políticas en las que Quevedo se faja a favor de Duque en la corte de Felipe III. 1625. Fallece el Duque de Lerma. Valido del Rey Felipe III. 1626. Se publica, La vida del buscón llamado Don Pablos.

1634. Se casa -y para que lo hizo- con la viuda Esperanza de Mendoza; el matrimonio duró tres meses, más los trámites de separación.

1639. Enemigo del Conde Duque de Olivares, valido del Rey Felipe IV -conocido como protector de las letras y las artes-, es detenido y acusado de conspiración por lo que es recluido en el convento de San Marcos de León. Casi cuatro años después es puesto en libertad.

QUEVEDO SE QUEDA SOLO

Finalmente apartado, primero en su casa de la Torre de San Juan Abad y, después en las cercanías,  fallece en el convento de los los Padres Dominicos de Villanueva de los Infantes, a los 65 años de edad, uno de los máximos exponentes de la literatura española.

Literatura. Francisco de Quevedo. Un pacífico escritor siempre en guerra.

Literatura. Francisco de Quevedo. Quevedo. Escritores.

, , ,

Vuelva usted mañana. Ácida critica en el Madrid de 1833. Mariano José de Larra.

image

 Mariano José de Larra

Nace en Madrid el 24 de marzo de 1809, y se suicida de un tiro en la boca a causa de un desengaño amoroso en su casa (podéis leer como sucedío en la categoría  literatura de este mismo blog).

Fallece en su casa de Madrid el 13 de febrero de 1837 con solo 27 años.

Está considerado como uno de los máximos exponentes del Romanticismo español junto con Gustavo Adolfo Becquer, Espronceda y Rosalía de Castro. Ademas de novelista, nuestro autor también fue periodista de crítica social. Se hizo muy famoso con un artículo titulado “Vuelva usted Mañana” El artículo es una verdadera delicia y está lleno de mordacidad y sentido de humor. La acción se sitúa en Madrid.

image

Larra. Dibujo. Tinta/Lápiz/Papel. Tomás Bartolomé

Según nos cuenta Fígaro (Figaro, es uno de los seudónimos que utiliza el romántico escritor).

Un extranjero se presentó en mi casa, provenía de París y quería invertir aquí sus cuantiosos caudales. El francés, razonaba de la manera siguiente:

– En 15 días, – quince días y es mucho, según mis cálculos me han de sobrar cinco.

Quiere solventar sus asuntos (trámites administrativos,  permisos, tasas, registros, etc). Fígaro con media sonrisa le suelta:

– Permitirme monsieur Sans-délai (le dice entre socarrón y formal) permitidme que os convide a comer el día que llevéis 15 meses de estancia en Madrid”.

ACIDA CRITICA Y  FINO SENTIDO DEL HUMOR EN LA ESPAÑA DE 1833

Os dejo con una pequeña muestra del genio literario  de Mariano José de Larra:

“Vuelva usted mañana”

Perder de pereza más de una conquista amorosa; abandonar más de una pretensión empezada, y las esperanzas de más de un empleo, que me hubiera sido acaso, con más actividad, poco menos que asequible; renunciar, en fin, por pereza de hacer una visita justa o necesaria, a relaciones sociales que hubieran podido valerme de mucho en el transcurso de mi vida; te confesaré que no hay negocio que no pueda hacer hoy que no deje para mañana.

Te referiré que me levanto a las once, y duermo siesta; que paso haciendo el quinto pie de la mesa de un café, hablando o roncando, como buen español, las siete y las ocho horas seguidas; te añadiré que cuando cierran el café, me arrastro lentamente a mi tertulia diaria (porque de pereza no tengo más que una), y un cigarrito tras otro me alcanzan clavado en un sitial, y bostezando sin cesar, las doce o la una de la madrugada; que muchas noches no ceno de pereza, y de pereza no me acuesto; en fin, lector de mi alma, te declararé que de tantas veces como estuve en esta vida desesperado, ninguna me ahorqué y siempre fue de pereza.

Y concluyo por hoy confesándote que ha más de tres meses que tengo, como la primera entre mis apuntaciones, el título de este artículo, que llamé «Vuelva usted mañana»; que todas las noches y muchas tardes he querido durante ese tiempo escribir algo en él, y todas las noches apagaba mi luz diciéndome a mí mismo con la más pueril credulidad en mis propias resoluciones:

«¡Eh!, ¡mañana le escribiré!». Da gracias a que llegó por fin este mañana que no es del todo malo: pero ¡ay de aquel mañana que no ha de llegar jamás!.

Vuelva usted mañana. Publicado por Mariano José de Larra en  El Pobrecito Hablador (Revista satirica de constumbres). Madrid 1833, con el seudónimo de Juan Perez de Munguía.

Vuelva usted mañana. Ácida critica en el Madrid de 1833. Mariano José de Larra.

Literatura. Mariano Jose de Larra. Larra. Vuelva usted mañana. Fígaro. Escritores. Romanticismo. Madrid.

,

León Tolstoi. La Muerte de Iván Ilich. ¿Y si toda mi vida, mi vida consciente ha sido de hecho lo que no debía ser?

image

León Tolstoi. Escritor y pensador ruso. 1824. 1910.

Hijo de la nobleza rusa. De padres terratenientes aristócratas, está considerado como uno de los más grandes escritores de la literatura universal.

Muy interesado por las causas sociales y la moral de la época, es muy crítico con la sociedad y consecuente en sus acciones. Se impone la pobreza y el trabajo manual. Intenta renunciar a sus bienes materiales, pero se encuentra de frente con la oposición de su familia que finalmente, se lo impide. Él, es partidario de la abdicación de la propiedad y la no violencia.

Muerte. Soledad inmensa, desierto infinito. Minúsculas ácidas lágrimas de sol ardientes como ascuas enrojecidas caen bajo un rayo deslumbrante, destructor, pesado plomo; una precisa luz anticipo crudo, hiriente, salado como la memoria de lo que fue y lo que esconde. Oscuridad.

Preguntas. Incomprensión, Terror, Certezas, Lucidez… y como consecuencia un claro y meridiano resumen de su vida.

image

Obra de Marty Bolonio. Escultura -detalle- Foto By TbArt, archivos fondos propios.

La Muerte de Iván Ilich. Novela 1886.

ARGUMENTO

Ivan Ilich. Es un funcionario del estado zarista. Estudia, se casa, tiene hijos y una mujer de la que pronto se cansa. Le gusta su trabajo y asciende a fiscal. Se sabe con poder sobre las vidas, y no le disgusta. Su señora le aburre, así pues se centra en su profesión; cada vez llega más tarde a casa.

Cuando ya creía haber logrado sus objetivos profesionales, un golpe tonto en un costado mientras cambia unas cortinas en casa deriva en una terrible enfermedad que los médicos no saben explicar. Comprende que se muere y en ese mismo momento se da cuenta de que su vida ha estado vacía de sentimiento y sentido… Iván Ilich, está enfermo y va a morir.

Os dejo con una pequeña muestra de esta deliciosa novela.

Iván Ilich vio que se moría y su desesperación era continua. En el fondo de su ser sabía que se estaba muriendo, pero no sólo no se habituaba a esa idea, sino que sencillamente no la comprendía ni podía comprenderla.

El silogismo aprendido en la Lógica de Kiezewetter:

«Cayo es un ser humano, los seres humanos son mortales, por consiguiente Cayo es mortal», le había parecido legítimo únicamente con relación a Cayo, pero de ninguna manera con relación a sí mismo.

Que Cayo -ser humano en abstracto- fuese mortal le parecía enteramente justo; pero él no era Cayo, ni era un hombre abstracto, sino un hombre concreto, una criatura distinta de todas las demás: él había sido el pequeño Vanya para su papá y su mamá, para Mitya y Volodya, para sus juguetes, para el cochero y la niñera, y más tarde para Katenka, con todas las alegrías y tristezas y todos los entusiasmos de la infancia, la adolescencia y la juventud.

¿Acaso Cayo sabía algo del olor de la pelota de cuero de rayas que tanto gustaba a Vanya? ¿Acaso Cayo besaba de esa manera la mano de su madre? ¿Acaso el frufrú del vestido de seda de ella le sonaba a Cayo de ese modo? ¿Acaso se había rebelado éste contra las empanadillas que servían en la facultad? ¿Acaso Cayo se había enamorado así? ¿Acaso Cayo podía presidir una sesión como él la presidía?

Cayo era efectivamente mortal y era justo que muriese, pero «en mi caso -se decía-, en el caso de Vanya, de Iván Ilich, con todas mis ideas y emociones, la cosa es bien distinta. y no es posible que tenga que morirme. Eso sería demasiado horrible».

Así se lo figuraba. «Si tuviera que morir como Cayo, habría sabido que así sería; una voz interior me lo habría dicho; pero nada de eso me ha ocurrido. Y tanto yo como mis amigos entendimos que nuestro caso no tenía nada que ver con el de Cayo. ¡Y ahora se presenta esto! -se dijo-. ¡No puede ser! ¡No puede ser, pero es! ¿Cómo es posible? ¿Cómo entenderlo?»

Y no podía entenderlo. Trató de ahuyentar aquel pensamiento falso, inicuo, morboso, y poner en su lugar otros pensamientos saludables y correctos. Pero aquel pensamiento -y más que pensamiento la realidad misma- volvía una vez tras otra y se encaraba con él.

León Tolstoi. La Muerte de Iván Ilich. ¿Y si toda mi vida, mi vida consciente ha sido de hecho lo que no debía ser?

León Tolstoi. Tolstoi. La Muerte de Iván ilich. Literatura. Novela. Escritores.

 

,

Literatura. Descaminado, enfermo, peregrino, en tenebrosa noche con pie incierto. Poesía. Luis de Góngora.

image

Fotografia by TBART (2015)

Confundiendo el día con la noche, con pie incierto peregrino; continúa, no te tragues el aliento, que no te asuste la montaña ni el mar incierto, que las olas abriguen tu corazón sediento, que la sed sea tu alimento, ser justo y transversal es beber y ser bebido. La boca, y la botella. Los dientes y la tierra. Volcán dormido, lamido gigante, satisfecho y benéfico descansa… Duerme el dulce sueño y acuna al personal y laborioso escarabajo; mece al negro y seco carbón de roca salada. Tb

Un caminante enfermo se enamora donde fue hospedado. (1594).

Descaminado, enfermo, peregrino,
en tenebrosa noche, con pie incierto,

la confusión pisando del desierto,
voces en vano dio, pasos sin tino.
Repetido latir, si no vecino,
distinto oyó de can siempre despierto,
y en pastoral albergue mal cubierto
piedad halló, si no halló camino.
Salió el Sol y, entre armiños escondida,
soñolienda beldad con dulce saña
salteó al no bien sano pasajero.
Pagará el hospedaje con la vida;
más le valiera errar en la montaña
que morir de la suerte que yo muero.

Luis de Góngora

Literatura. Descaminado, enfermo, peregrino, en tenebrosa noche con pie incierto. Poesía. Luis de Góngora.

LITERATURA. ESCRITORES. POESÍA. LUIS DE GÓNGORA. GÓNGORA.

,

André Breton. “Dueño y señor del Surrealismo”. Su madre lo abofeteaba con la mayor frialdad.

image

En la foto de izquierda a derecha, ANDRÉ BRETON, Robert Desnos, Joseph Delteil, Simone Breton, primera mujer de Breton, (El escritor, se casó en 3 ocasiones), Paul y Gala Eluard, (la que posteriormente seria Gala Dalí), Jaques Baron, y Max Ernest.

ANDRÉ BRETON “DUEÑO Y SEÑOR DEL SURREALISMO”

Se convirtió en juez y parte, ¡él decidía quien era o no surrealista! Amonestaba y también expulsaba del movimiento artístico según su propio criterio. El mismo Salvador Dalí, que llego a decir, “El surrealismo soy yo”, fue expulsado por Breton quien tal vez acertadamente lo calificó de “Ávida Dollars”.

André Breton. Escritor. Tinchebray. Francia. 19 de febrero 1896. Paris. 28 de septiembre de 1966, a los 70 años. Está considerado como el fundador del Surrealismo.

El escritor, un hombre complicado, era divertido -siempre inventando juegos- y en algunas ocasiones intransigente y muy competitivo.

En 1928 pública, EL surrealismo y la pintura, toda una declaración de intereses contra los valores de la burguesía y el realismo en el arte, una verdadera revolución que empezando por la poesía y el arte, permeabilizaria hasta las raíces todas las capas de la sociedad.

Fue pionero del Dadaísmo y del Surrealismo al que Luis Buñuel el genial director de cine aragonés definió como, “Movimiento poético, revolucionario y moral”.

Nació en Normandia un frío día gris de invierno, hijo de un policía y una costurera que nunca supo amar y que según nos cuenta André, era autoritaria y rencorosa; una madre, a la que sólo le preocupaba el éxito social, también nos cuenta el escritor como ella en la infancia lo había abofeteado con la mayor frialdad.

image

La Virgen dando una zurra al Niño Jesús delante de tres testigos. 1926. Max Ernst.

En el ácido cuadro de Max Ernst, amigo de Breton, podemos ver como la escena es observada en un segundo plano por el autor de la pintura, Max Ernst, junto con Paul Elouard, y André Breton, que impresionados miran ocultos tras una pequeña ventana.

EL TRAUMA DE ANDRÉ BRETON

Tener una madre para la que naturalmente ningún ser humano esta preparado, influyó en el carácter del escritor y le causó un gran sufrimiento emocional; tal vez por esta desgraciada causa le interesó tanto a André Breton la Psicología.

André Breton, estudió medicina y trabajó en hospitales psiquiátricos durante la primera Guerra Mundial. En 1941, huyendo de la ocupación nazi de Francia, se exilia en la Martinica donde es internado en un campo de refugiados, una vez liberado parte hacia NUEVA YORK; en 1946 vuelve a PARÍS.

image

André Breton PROVOCADOR Y CREATIVO

Desde muy joven, se dedicó por entero al ARTE, y a la lucha contra la burguesía y les aseguro que le sobraban razones para hacerlo. André Breton era valiente, y además, o por eso, estaba siempre provocando el escándalo y a la vez inventando juegos.  Fue un gran creador aglutinador de amigos y enemigos.

El INCONSCIENTE ES LA BASE DE SU TEORÍA, LA ESCRITURA AUTOMÁTICA, LOS SUEÑOS, Y EL ESPIRITISMO, SUS CAMINOS.

ESTOS SON ALGUNOS DE SUS TEXTOS…

“El hombre que no puede visualizar un caballo al galope sobre un tomate es un idiota”

“¿Que es la riqueza? nada, si no se gasta; nada, si se malgasta?”

ME DICEN QUE ALLÁ LAS PLAYAS SON NEGRAS.

Me dicen que allá las playas son negras
De lava encaminada a la mar
Y se extienden al pie de un inmenso pico humeante de nieve
Bajo un segundo sol de canarios salvajes
Cuál es pues ese lejano país
Que parece extraer todo su esplendor de tu vida
Tiembla muy vivo en la punta de tus pestañas
Suave a tu tez como un paño inmaterial
Recién salido del arca entreabierta de las eras.

::::::::::::::::

“Cuando la sociedad se desmorona, lo mejor que uno puede hacer es ayudar a derrumbarla”.

“Es imprescindible una revolución de la mente, una transformación global del ser humano.Tiene que producirse un gran NO que obligue a empezar desde cero”.

El año de su muerte, le comenta a Luis Buñuel :

“Hoy nadie se escandaliza, la sociedad, ha encontrado maneras de anular el potencial provocador de una obra de arte, adoptando ante ella, una actitud de placer consumista”

Una última  frase tremendamente actual que nos indica la meridiana clarividencia del atractivo escritor.

André Breton. “Dueño y señor del Surrealismo”.

Literatura. André Breton. Escritores. Surrealismo. Breton. Buñuel.

 

,

Lope de Vega. Oh rosa celestial alejandrina coronada de granos orientales. Rimas Sagradas. Poesía.

 Lópe de Vega eterno enamorado desmesurado poeta, amante estajanovista siempre a destajo, pecador, y místico madrileño en el Prado. La muerte te envió su escarlatina ¡pero tu ya no eras un infante! Aunque errada la Parca, cumplió a la postre su fin la fiebre de los niños.

Mitad animal, cuerpo y patas de caballo, cabeza brazos y torso humanos seres. Centauros seres salvajes sin hospitalidad ni leyes esclavos de las pasiones animales salvo Folo y Quirón (sabios y amables) mas tu no fuiste del todo esa dual excepción sagitario.

Poeta del cielo y de la tierra. Fue tal la fama de Lópe que incluso circuló un credo (afirmación de una creencia) que rezaba algo así…

“Creo en Lópe de Vega todopoderoso, poeta del cielo y de la tierra…”,

como vemos se trata de una parodia. Fue considerada blasfemia y prohibida por la Santa Inquisición toledana en el año 1647.

image

Lope de Vega. 25 de noviembre de 1562. 27 de agosto de 1635. 72 años.

::::::::::::

Rimas Sagradas

¡Con qué artificio tan divino sales

De esa camisa de esmeralda fina,

Oh rosa celestial alejandrina

Coronada de granos orientales!

Ya en rubíes te enciendes, ya en corales,

Ya tu color a púrpura se inclina

Sentada en esa basa peregrina

Que forman cinco plantas desiguales.

Bien haya tu divino autor, pues mueves

A su contemplación el pensamiento

A aun a pesar en años breves.

Así la verde edad se esparce al viento,

Y así las esperanzas son aleves

Que tienen en la tierra el fundamento…

Lope de Vega

image

Foto. By Tb Art

Lope de Vega. Oh rosa celestial alejandrina coronada de granos orientales. Rimas Sagradas. Poesía.

LOPE DE VEGA. LITERATURA. RIMAS SAGRADAS. POESÍA. ESCRITORES. ROSA. SAGITARIO.

 

 

 

 

, ,

Luis de Góngora. Diego Velázquez. Tres retratos de Luis de Góngora. Tomás Bartolomé.

TRES RETRATOS DE GÓNGORA POR VELÁZQUEZ

image

1- Foto. Retrato de Góngora. 1622. Museo del Prado. Madrid. Anónimo. Atribuido a Velázquez.

image

2- Foto. Retrato de Góngora. 1622. Museo de Bellas Artes de Boston. Velázquez.

image

3- Foto. Retrato de Góngora. 1622. Fundación Lázaro Galdiano.Madrid. Anónimo. Atribuido a Velázquez.

AUTENTICIDAD

Sobre el debate siempre vivo de la autoría de los retratos estudiados, todo indica que tanto el retrato del Prado como el del Lázaro Galdeano, serian copias anonimas (sobre estas conclusiones no existe unanimidad).

DOS GENIOS ANDALUCES

DIEGO VELÁZQUEZ maestro de la pintura. Bautizado en Sevilla el 6 de junio de 1599. Falleció en Madrid el 6 de agosto de 1660 a los 61 años. Como vemos el genial pintor sevillano, retrató en diversas ocasiones al también andaluz y genial escritor cordobés, Luis de Góngora.

LUIS DE GÓNGORA. Poeta y dramaturgo. Nacido en Córdoba el 11 de julio de 1561, al año sigiente del óbito de Velazquez. Falleció en Córdoba el 23 de Mayo de 1627 a los 66 años.

Diego Velázquez nació 38 años después que el genial artista cordobés. No fueron contemporáneos solo por un año.

Ya hemos visto en los retratos del cordobés la maestría del sevillano, ahora es un placer un poco de más arte, con la poesía de uno de nuestros más laureados escritores…

De la brevedad engañosa de la vida. 1623

Menos solicitó veloz saeta
destinada señal que mordió aguda;
agonal carro por la arena muda
no coronó con más silencio meta
que presurosa corre, que secreta
a su fin nuestra edad. A quien lo duda,
fiera que sea de razón desnuda,
cada Sol repetido es un cometa.
¿Confiésalo Cartago y tú lo ignoras?
Peligro corres, Licio, si porfías
en seguir sombras y abrazar engaños.
Mal te perdonarán a ti los las horas,
las horas que limando están los días,
los días que royendo están los años.

Luis de Góngora

Luis de Góngora. Diego Velázquez. Tres retratos de Luis de Góngora. Tomás Bartolomé.

LUIS DE GÓNGORA. LITERATURA. GÓNGORA. ESCRITORES. POESÍA. DIEGO VELÁZQUEZ. VELÁZQUEZ. PINTURA. PINTORES. MADRID. CÓRDOBA. SEVILLA.

, ,

Fotografía. By Tb Art. El Artista. Oscar Wilde. “Y en el mundo no habia más bronce que el de aquella estatua”.

image

Foto. By Tb Art.

Artista. Produce y crea obras de arte.  Del latín ars, artis. Capaz de crear… crear volúmenes, conformar espacios.

El Artista

Un día nació en su alma el deseo de modelar la estatua del «Placer que dura un instante».

Y marchó por el mundo para buscar el bronce, pues sólo podía ver sus obras en bronce.

Pero el bronce del mundo entero había desaparecido y en ninguna parte de la tierra podía encontrarse, como no fuese el bronce de la estatua del «Dolor que se sufre toda la vida».

Y era él mismo con sus propias manos quien había modelado esa estatua, colocándola sobre la tumba del único ser que amó en su vida.

Sobre la tumba del ser amado colocó aquella estatua que era su creación, para que fuese muestra del amor del hombre que no muere nunca y como símbolo del dolor del hombre, que se sufre toda la vida.

Y en el mundo entero no había más bronce que el de aquella estatua.

Entonces cogió la estatua que había creado, la colocó en un gran horno y la entregó al fuego.

Y con el bronce de la estatua del «Dolor que se sufre toda la vida» modeló la estatua del «Placer que dura un instante».

Oscar Wilde

Fotografía. By Tb Art. El Artista. Oscar Wilde. “Y en el mundo no habia más bronce que el de aquella estatua”.

LITERATURA. El ARTISTA. OSCAR WILDE. ESCRITORES. WILDE. ARTISTA. ESCULTURA. PLACER. DOLOR.

 

, , ,

Fotografía. Mindor. Desde que estoy ausente no sé sino soñar, igual que el mar tu cuerpo, amargo igual que el mar. Miguel Hernández.

image

Fotografia. MINDOR

POESIA

Minimalismo, color, composición, una belleza de ocres tierra, marrones, marrón tabaco, gris verdoso, gris humo, negro. Una reducida paleta de pintor. La sencillez y la calma…,  el Zen horiental en tierras de Castilla, la naturaleza sobria y elegante de sus campos, de sus casas, de sus vecinos. A veces las palabras sobran, es mejor callar y tocar con la mirada (detenerse), las cosas que sólo pueden verse con el corazón… ❤️ Las rosas tienen alma? Bellas son las hojas 🍁 secas que en otoño el funcionario barre.

TUS CARTAS SON UN VINO

Tus cartas son un vino
que me trastorna y son
el único alimento para mi corazón.

Desde que estoy ausente
no sé sino soñar,
igual que el mar tu cuerpo,
amargo igual que el mar.

Tus cartas apaciento
metido en un rincón
y por redil y hierba
les doy mi corazón
.

Aunque bajo la tierra
mi amante cuerpo esté,
escríbeme, paloma,
que yo te escribiré.
Cuando me falte sangre
con zumo de clavel
,
y encima de mis huesos
de amor cuando papel.

Miguel Hernández

Fotografía. Mindor. Desde que estoy ausente no sé sino soñar, igual que el mar tu cuerpo, amargo igual que el mar. Miguel Hernández.

FOTOGRAFIA. MINDOR. FOTOGRAFOS. POESÍA. TUS CARTAS SON UN VINO. MIGUEL HERNÁNDEZ.

,

Literatura. Libertad. Paul Eluard. En el quicio de mi puerta en los objetos familiares en la llama de fuego bendecida escribo tu nombre.

image
Foto. By Tb Art. Agosto 2016

:::::::::::::::::::::::::::

Agosto un pequeño pueblo, una cocina en el claroscuro de la tarde sumisa, y de un color gris perla. Trazas suaves de ceniza, la cuerda cuelga en el desván olvidada suspendida, proyecta lánguida, sobre la sedienta madera del suelo café con leche, una delineada y delgada fría sombra de tabaco y café… Y en la paz de la pequeña encalada y sencilla blanca cocina Paul Eluard.

Tomás Bartolomé

LIBERTAD

En mis cuadernos de escolar
en mi pupitre en los árboles
en la arena y en la nieve
escribo tu nombre.
En las páginas leídas
en las páginas vírgenes
en la piedra la sangre y las cenizas
escribo tu nombre.
En las imágenes doradas
en las armas del soldado
en la corona de los reyes
escribo tu nombre.
En la selva y el desierto
en los nidos en las emboscadas
en el eco de mi infancia
escribo tu nombre.
En las maravillas nocturnas
en el pan blanco cotidiano
en las estaciones enamoradas
escribo tu nombre.
En mis trapos azules
en el estanque de sol enmohecido
en el lago de viviente lunas
escribo tu nombre.
En los campos en el horizonte
en las alas de los pájaros
en el molino de las sombras
escribo tu nombre.
En cada suspiro de la aurora
en el mar en los barcos
en la montaña desafiante
escribo tu nombre.
En la espuma de las nubes
en el sudor de las tempestades
en la lluvia menuda y fatigante
escribo tu nombre.
En las formas resplandecientes
en las campanas de colores
en la verdad física.
escribo tu nombre.
En los senderos despiertos
en los caminos desplegados
en las plazas desbordantes
escribo tu nombre.
En la lámpara que se enciende
en la lámpara que se extingue
en la casa de mis hermanos
escribo tu nombre.
En el fruto en dos cortado
en el espejo de mi cuarto
en la concha vacía de mi lecho
escribo tu nombre.
En mi perro glotón y tierno
en sus orejas levantadas
en su patita coja
escribo tu nombre.
En el quicio de mi puerta
en los objetos familiares
en la llama de fuego bendecida
escribo tu nombre
.
En la carne que me es dada
en la frente de mis amigos
en cada mano que se tiende
escribo tu nombre.
En la vitrina de las sorpresas
en los labios displicentes
más allá del silencio
escribo tu nombre.
En mis refugios destruidos
en mis faros sin luz
en el muro de mi tedio
escribo tu nombre.
En la ausencia sin deseo
en la soledad desnuda
en las escalinatas de la muerte
escribo tu nombre.
En la salud reencontrada
en el riesgo desaparecido
en la esperanza sin recuerdo
escribo tu nombre.
Y por el poder de una palabra
vuelvo a vivir
nací para conocerte
para cantarte
Libertad

Libertad. Paul Eluard

Literatura. Libertad. Paul Eluard. En el quicio de mi puerta en los objetos familiares en la llama de fuego bendecida escribo tu nombre.

Literatura. Escritores.  Paul Eluard. Eluard. Libertad. Poesía.