Entradas

, ,

Literatura. Miguel de Cervantes, preso en Argel. Todos sufrían, aquel horrible cautiverio

image

Miguel de Cervantes. No existe ningún retrato de su imagen real

Literatura. Miguel de Cervantes preso en Argel

Todos los hombres sufrían en aquel horrible cautiverio en el que era frecuente, perder una oreja, la nariz, una mano, o sencillamente morir empalado, o en la horca.

image

Miguel de Cervantes. 1583/41. Aprox. ¿Juan de Jáuregui?

Miguel de Cervantes. Alcalá de Henares. 29 de septiembre de 1547. Madrid. 22 de Abril de 1516.

Después de los años de servicio en el ejército, al que se alistó huyendo de la justicia (En un duelo, murió su rival), exiliado en Roma, en 1569, y de su valiente participación, en la Batalla de Lepanto (157), en la que fue herido de disparos de arcabuz, en una mano (desde entonces la tendría engarrotada), y el pecho; Cervantes que era un avezado marino, que conocía las fatigas que acarreaba la abnegada mar, y la vida de soldado, regresaba, por fin, a casa, a bordo de «El Sol», desde la Península Itálica, a la Península ibérica; mas apenas había transcurrido una semana de navegación tranquila, cuando, una gran tormenta los separó bruscamente, del convoy de barcos, con los que navegaba, e irremisiblemente, fue a parar a la costa francesa, de Las 3 Marías; finalmente, cuando apurados, se encontraban al pairo, dos galeotas turquescas salieron de una escondida y cercana cala, haciendolos prisioneros, no sin antes producirse, una feroz refriega…

El capitán de la nave murió en el combate. Cervantes que resultó ileso no estaba solo, Rodrigo su hermano, también se encontraba en la falúa.

image

Almirante otomano dando ordenes durante un abordaje. Andrea Micheli.

SON HECHOS PRISIONEROS. EN ARGEL ESTÁ EL NEGOCIO

Cinco largos años, van a pasar los dos hermanos al capricho de mercaderes; de brutales hombres sin escrúpulos, que trataban a los cautivos como mercancía, y mera mano de obra gratuita.

PENSÓ QUE MORIRÍA

Miguel de Cervantes salvó su vida atribuyéndose una supuesta nobleza de personaje importante; las cartas de recomendación de Juan de Austria, y el Duque de Sessa, que el insigne escritor llevaba encima, y que le fueron descubiertas, contribuyeron a esta teoría y, Cervantes puesto que era una valiosa mercancía, recibió mejor trato, que la mayoría de los cautivos.

Cundo el escritor llegó a Argel cuna de los corsarios islámicos, lo hizo encadenado de pies y manos. Hiijo de un barbero cirujano de escasa fortuna Cervantes pensaba, que moriría, pues sabia que su familia carecía de fortuna, y que por lo tanto jamás podría pagar su rescate.

image

Navío otomano. 1762. Pieter Brûnniche.

En Argel todo tenía un precio, no en vano, era entonces, un famoso y gran emporio comercial que atraia a hacer negocios, a una exótica algarabia de mercaderes y negociantes, que comprendia, todas las razas y religiones.
Una de las mejores mercancías de aquel gran centro comercial, eran las vidas humanas, y a Miguel de Cervantes le adjudicaron un alto valor, y por lo tanto un alto precio.

Todos los hombres sufrían en aquel horrible cautiverio, en el que no era poco frecuente perder una oreja, la nariz, una mano, o sencillamente, morir empalado o en la horca; todo ello era mostrado en la exótica ciudad, como un gran espectáculo público, para diversión de los vecinos.

EL CACHÉ DE MIGUEL DE CERVANTES

En aquel Argel capitalista, en la que todo era tasado y convertido en dinero, un preso ilustre como creían que era Cervantes valía muchos ducados. Por aquel entonces, los frailes Mercedarios y también los Trinitarios, se encargaban de la intermediación con los piratas musulmanes, así como de recoger las limosnas y aportaciones de los familiares y amigos de los cautivos, con el fin de liberarlos.

Al margen de estas negociaciones se organizaban fugas, normalmente financiadas por familiares. Donde aparece el dinero, (sin contabilizar con transparencia), surge la corrupción, y este mal tan extendido ahora, no fue tampoco ajeno, en aquellas pasadas y tristes circunstancias.
Cervantes como buen soldado cautivo, intentó la fuga en cuatro ocasiones, pero en ninguna de ellas tuvo éxito, sin embargo, si pudo perder la vida, antes de haber conseguido finalmente, su ansiada liberación.

Fueron los hermanos de la orden de los Mercedarios, los que se encargaron finalmente del rescate de Cervantes así, como su hermano Rodrigo. La familia del genial escritor vendió todos sus bienes, y el Consejo de las Cruzadas, cedió 60 ducados en forma de préstamo.

image

La Batalla de Lepanto. 1572. Paolo Veronese.

Era finales de marzo de 1577, cuando los frailes Mercedarios partieron hacia Argel, allí surgieron problemas,  mientras que Rodrigo (cuyo rescate era más barato) podía quedar libre, los piratas berberiscos, no consentían en poner en libertad a Miguel, al considerarlo una jugosa presa.

Así pues Rodrigo abandonó el cautiverio mientras su hermano Miguel continuaba en el. Los frailes organizaron otra expediciónes de rescate. El precio de Cervantes que se iba encareciendo, esta vez se fijó en seiscientos ducados.

NO VA MÁS

El tiempo ha ido pasando, a Cervantes se le acaba el crédito, y al pachá la paciencia, el 19 de septiembre de 1580, el genial escritor aparece en escena cargado de cadenas, la barba cerrada, y con la mano y el brazo izquierdo en  cabestrillo, va a ser utilizado como remero, en una  nave que se dirige hacia Costantinopla, donde si llega con vida, será finalmente vendido como esclavo.

Juan Gil un fraile Trinitario, que ahora se encarga de la negociación, parte raudo hacia Argel con 250 Ducados, que aporta la madre de Miguel, doña Leonor, y el Consejo de las Cruzadas, que en esta ocasión aporta 465 ducados. ¡No va más!

CERVANTES REGRESA A CASA

En el último momento cuando el barco está a punto de partir, se produce como solía ser habitual, el último regateo, Fray Juan Gil ofrece ahora, 600 ducados por el cautivo; y por fin felizmente, Miguel de Cervantes es liberado.

Cinco días después, el barco en el que regresaba  Miguel de Cervantes arriba en la costa valenciana, de Denia, era el 29 de octubre de 1580. Después de 5 largos años de penoso cautiverio en Argel y, de 10 años desde que abandonara España huyendo, primero de la justicia, y después en pos de una carrera militar Cervantes, manco, pálido, y demacrado, regresaba por fin a casa, mientras tanto, habían transcurrido, nada más, ni nada menos, que 15 largos años.

Literatura. Miguel de Cervantes preso en Argel. Todos los hombres sufrían en aquel horrible cautiverio en el que no era poco frecuente perder una oreja la nariz, una mano, o sencillamente morir empalado o en la horca.

Literatura. Miguel de Cervantes. Cervantes. Escritor. Escritores. Cautiverio. Argel.

,

Mitología. Jasón y los Argonautas. El Vellocino de Oro

Medea y Jasón. John William Waterhouse

Jasón. Héroe de la mitología griega

Sobre su madre, (desconocida), se barajan diferentes hipótesis, su padre, fue Esòn hijo de Creteo, rey de Yolco, que fue destronado por su medio hermano Pelias, o al que tal vez, solo relegara de su trono, hasta la edad legal.


Pelias intranquilo, acude al oráculo del devenir, que le alerta sobre un hombre que, aunque ávido caminante, lo es calzado solo de un pie con sandalia, y que este, pondrá en incierto jaque su trono.

Quirón el fantástico centauro benéfico, educa al Jasón niño. Con 20 años el infante ya es un hombre, ¡Y reclamará, su derecho al heredado trono de Yolco! Camina y no pasa desapercibido…, va cubierto de una soberbia piel de pantera, y en su manos porta dos lanzas, una para cada una, pero desluce la cautivante escena, su calzado, pues solo lleva una sandalia en el pie diestro, extravió la otra, vadeando el río frío, cuando gentil ayudó a Hera, (más tarde esta tendría la oportunidad de agradecérselo) anciana, a vadearlo.

Jasón apareció en la plaza de Yolco, Pelias su tío, siempre supersticioso, se encontraba en ese momento, realizando una ofrenda a los dioses, cuando súbitamente se fijó, en su sobrino, al que no reconoció, sin embargo, un terrible escalofrío recorrió su espalda y le temblaron las rodillas, pues el excéntrico visitante caminaba descalzo del pie izquierdo, y amargamente, entonces,  recordó la maléfica profecía.
Jasón ajeno, se encamina a casa de su padre (Esón), y después de apenas una semana, decidido, se dirige a casa de Pellas, y le reclama el trono, mas este, artero, le comisiona lejos de su predio, y lo envía a Cólquida cerca del Cáucaso, en pos del Vellocino de oro, (la piel de un fabuloso carnero de oro puro), carnero auxiliador, que en su día salvó la vida a, Frixo, que posteriormente, regaló el pellejo al rey Eetes, quien después de sacrificiar al benéfico carnero a Zeus, lo consagrò a Ares y colgó su preciado pellejo dorado, de la rama de un bello árbol, al cuidado de una vigilante serpiente, siempre despierta, y perpetua pesadilla custodia, terrible, y reptante.

Jasón se afanaba en la preparación de su lejana misión, y con la ayuda de Argos, y el sabio consejo de Atenea, construye la nave Argo, luego de dotarla de provisiones, selecciona a los héroes griegos que le acompañarán, (entre 45 y 69). Ya en el mar,  Arribaron pronto a la isla de Lemos, solo poblada de mujeres, y donde la reina Ipsípila, se enamora de Jasón, con el que tiene 2 hijos varones mellizos, y le cuenta que viven marginadas, en una isla de destierro, donde penan, por negarse a rendir culto a Afrodita, y que la diosa vengativa, las impregnó de un hedor halitosico nauseabundo, y que por esto, sus maridos, asqueados yacen con esclavas, y que entonces ellas, desesperadas mujeres, vejadas, y malditas, degollaron a todos sus parientes hombres. Ella, la reina por su gracia indultó a su padre, a quien mantuvo oculto.

Medea. Henri Klagmann

Jasón después de algunos meses, continuó en con su misión. De país en país se detuvieron en Salmideso, y allí ayudaron a un ciego adivino, llamado Fineo, a acabar con las Harpías, que le impedían a él, castigado por los dioses, acercarse a la comida. El adivino les debía una, y los compensó, trazándoles el camino hasta Cólquida, advirtiéndoles antes, sobre las Rocas Azules, enormes masas pétreas flotantes, que oscilantes, chocaban entre sí fuertemente, machacando a todo aquel semoviente, que osara franquearlas, agradecido, les desveló en secreto, como podrían burlarlas, cosa que hicieron fácilmente después del soplo. Llegando finalmente al destino de su misión, Jasón, se reunió con el rey Eetes y le reveló sus intenciones, el rey no se lo puso fácil, pero tampoco se lo negó, a cambio Jasón y los Argonautas, deberían primero, unir a dos toros, que guardaban celosos la deseada piel, con furioso celo, y después ayuntarlos para arar con ellos, y sembrar en los abiertos surcos, unos dientes, que había entregado hace tiempo Atenea al rey Eetes, mas, no era eso todo, también debían, acabar con la rastrera serpiente, vigilante, y siempre insomne, que protegía al deseado Vellocino de oro.

Medea. (1862). Eugéne Delacroix

La bella hechicera Medea, hija del, rey, y enamorada de Jasón, ayudó a este, en sus difíciles mandatos, con dotes mágicas, y Jasón prometió llevarla, con él a Yolco. Nuestro héroe avisado por ella, ingirió, una pócima que le protegería de las sañudas acometidas taurinas, superado ya,  este terrible trance, sembró los dientes sobre la tierra, y enseguida, brotaron de ella cientos de hombres armados, (Espartos), que violentos se abalanzaron sobre Jasón, pero este advertido por Medea, arrojó una piedra entre ellos, y entonces acabaron embrutecidos, enfrentándose entre ellos. Medea previsora, trágica, y maga diligente, provocó entonces, un terrible sueño en la custodia reptante siempre insomne, y así, el Vellocino fue finalmente capturado y Jasón partió feliz, navegando raudo, llevándose la preciada piel, y también a Medea, y a Apsirto, un hermano de esta.

Pelias y Jasón

En su movido regreso son perseguidos por Eetes, y muere Apsirto fratricidamente, a maños de su hermana, que cruel, lo despedaza tirándolo al mar, del que el afligido, rey padre, y perseguidor, recoge sus restos, mientras, pierde la pista de Jasón. Según otra versión, Apsirto abandonado, persigue a Jasón, y a su hermana, y después de encontrarlos, pide a Alcinoo, (pues los fugados se encontraba en sus predios), la entrega de esta, entonces, Alcinoo, tiene que mediar y decide que entregará a Medea, a su hermano, si se demuestra su virginidad, (en secreto Alcinoo, se lo comenta a su esposa), y está informada, a su vez, se lo revela a nuestro héroe, que entonces ingenioso, yace con su prometida, y así, al día siguiente, Alcinoo, se ve en la obligación de entregársela a Jasón.

Su hermano no se rindió, los persiguió, y en una isla en que Jasón realizaba un sacrificio a los dioses, fue donde después de un duro enfrentamiento, muere Ipsirto, tal vez de su muerte, no sea inocente su intrigante hermana. Regresaron, mas pasaron por terribles y curiosos peligros; perseguidos, sufrieron imponentes tempestades, las airadas sirenas les asediaron, los horribles monstruos los atacaron, y también un imponente gigante; aun así superadas todas las pruebas, felizmente arribaron a Yolco, y el vellocino le fue entregado a Pelias.

Jasón y Medea. Gustave Moreau

Pero con doblez y calculo, Medea y Jasón tramaron su muerte. Esta fue capaz de convencer a las hijas de Pelias, de que podrían devolverle la juventud, a su padre, partiéndolo en trozos y cociéndolo. Pelias murió, y Acasto, su hijo expulsó a Medea y Jasón, que se exiliaron. Medea la torcida, la que nunca perdona, vivió después, una relativa felicidad con Jasón, habían pasado ya 10 años y tenían dos vástagos, entonces Jasón que nunca descansaba matrimonia con Creúsa, repudiando así, a la terrible Medea, que vengativa, asesina a la recién casada y a los 2 hijos que esta había tenido con Jasón. Finalmente, nuestro héroe regresa a Yolco, saquea la ciudad, y él, o tal vez su hijo Tésalo, ocupan el trono.

Existen diferentes versiones sobre la muerte de Jasón, una de ellas nos cuenta que no pudiendo soportar la tragedia causada por Medea acabó suicidándose, en otra, se relata su curiosa muerte, acaecida al caerle encima, un gran trozo de podrida madera, de la legendaria, y aventurera, nave Argo. La bella Medea después de múltiples aventuras, falleció morando desde entonces, en los Campos Elíseos, donde vive feliz por toda la eternidad.

Jasón y los Argonautas. El Vellocino de Oro

Jasón y los Argonautas. El vellocino de oro. Mitología. Héroe. Medea. Mito. Literatura

,

Literatura. Mallarmé. “Nómbrame… Porque son tus sonrisas frambuesas”

Retrato de Stéphane Mallarmé. Edouard Manet. 1876.

STÉPHANE MALLARMÉ. París 19 de marzo de 1842. París 9 de septiembre de 1898.

Su madre fallece cuando él tenía siete años de edad, y sus abuelos se hacen cargo del pequeño huérfano. Asiste a la escuela en París, después estudia el idioma inglés, del que espera ser profesor algún día. A los 20 años conoce a una chica alemana, María Gerhard, con la que se iría a vivir a Londres. Se casan al año siguiente en la brumosamente bella capital del Támesis. Después de su regreso a Francia, con el título de profesor bajo el brazo, comienza a trabajar como profesor de inglés en diferentes institutos.

1866. Por primera vez se publican una decena de sus poemas

1867. Alrededor de su figura se concentra lo más granado de la intelectualidad parisina, escritores, artistas, pensadores, pintores, músicos. STÉPHANE MALLARMÉ, en su salón literario se convierte en un faro que ilumina PARÍS, y la vida cultural parisina durante algunos años. Así es como el poeta entiende su quehacer…

«Lo que yo quiero es pintar no la cosa, sino el efecto que produce», por lo cual el verso no debería componerse de palabras, sino de intenciones, y todas las palabras borrarse ante la sensación.

RESONANCIAS. RENOVACIÓN. RITMO, Y UN VOCABULARIO ENDIABLADO

Su poesía es complicada de traducir, y su ritmo extraño, libre y asonante.

En algunos de sus poemas la rima es libre, y experimenta a menudo, con los espacios en blanco, y la tipografía (el tipo de letra).

POESIA

Fútil Beneplácito

Por sobre el ganado aturdido de los hombres
¡Princesa, cómo envidio la suerte de esa Hebe
que de la taza sube hasta tus labios grana!
Mas quien no es ni aún abate, ni a desear se atreve
ver su desnudo en rosa sobre tu porcelana.

Yo no soy el cojín que dibuja tu codo
ni el carmín de tus labios, ni tu borla empolvada,
ni tu lindo abanico… Mas si a pesar de todo
me has mirado tú, rubia por orfebres peinada,

nómbrame… porque son tus sonrisas frambuesa
un travieso rebaño de corderos, Princesa,
que parecen corazones, rumian almas sumisas.

Nómbrame… y que Cupido alado de un extraño
abanico me pinte cuidando tu rebaño…
Princesa, nómbrame pastor de tus sonrisas.

Stéphane Mallarmé. Traduccion de Mauricio Bacarisse.

Literatura. Stéphane Mallarmé. Nómbrame.. Porque son tus sonrisas frambuesa un travieso rebaño de corderos. Fútil Beneplácito. Poesía.

STÉPHANE MALLARMÉ. ESCRITORES. POESÍA. FÚTIL BENEPLÁCITO. LITERATURA. MALLARMÉ. PARÍS

,

Arte. Retrato de Oscar Wilde. Toulouse-Lautrec. “En el Salón Dorado: Una Harmonía”

 

image

Foto. Retrato de Oscar Wilde. 1895. Toulouse Lautrec

El retrato lo realizó, su amigo Toulouse Lautrec en la cuidad de Londres, a la que el aristocrático pintor se desplazó expresamente, con la intención de retratarlo en tan excepcionales, y dramáticas  circunstancias, Wilde tenía entonces 41 años, y ya había protagonizado el gran escándalo de la época, a causa de sus amoríos con el hijo de un conde. En la pintura. Con el Támesis al fondo, vemos al genial escritor irlandés, vestido elegantemente, iQue no se diga! Wilde esperaba en ese momento, su inminente ingreso en prisión, después de la sentencia del 25 de mayo de 1895, que odiosamente, le condenaba a 2 años de trabajos forzados en la Prision de Reading, por comportamientos indecentementes. Lautrec demostraba así su amistad, respeto, y solidaridad, por el machacado escritor.

EN EL SALÓN DORADO: UNA ARMONÍA

Sus manos de marfil en el teclado
Extraviadas en pasmo de fantasía;
Así los álamos agitan sus plateadas hojas
Lánguidas y pálidas.
Como la espuma a la deriva en el mar inquieto
Cuando muestran las olas los dientes a la brisa.

Cayó un muro de oro: su pelo dorado.
Delicado tul cuya maraña se hila
En el disco bruñido de las maravillas.
Girasol que se vuelve para encontrar el sol
Cuando pasaron las sombras de la noche negra
Y la lanza del lirio está aureolada.

Y sus dulces labios rojos en estos labios míos
Ardieron como fuego de rubíes engarzados
En el móvil candil de la capilla grana
O en sangrantes heridas de granadas,
O en el corazón del loto anegado
En la sangre vertida del vino rojo.

Oscar Wilde

image

Arte. En el Salón Dorado: una Armonía. Sus manos de marfil en el teclado Extraviadas en pasmo de fantasía; Así los álamos agitan sus plateadas hojas Lánguidas y pálidas. Oscar Wilde.

Oscar Wilde. Wilde. Literatura. Escritores. En el salón dorado una Armonía. Arte. Retrato. Lautrec. Toulouse Lautrec.

, ,

Arte. Velázquez/Equipo Crónica, García Lorca y los niños

LAS MENINAS. 1970. EQUIPO CRÓNICA

Velazquez transportado en un viaje en el tiempo, se encuentra a sus meninas versionadas, su impresionante pintura convertida por el tiempo, en un icono, en una imagen, que llegó para permanecer eternamente, y que hoy, sigue inspirando a los artistas.

LAS MENINAS. 1656. VELÁZQUEZ

VELAZQUEZ/EQUIPO CRÓNICA VERSUS GARCÍA LORCA Y LOS NIÑOS

Los niños son protagonistas, y el maestro sevillano sitúa a la infanta Margarita de Austria, arropada por sus sirvientas, que también son niñas como ella, en segundo término, sitúa Velázquez, el mundo más serio de los adultos.

BALADA DE LA PLACETA

Cantan los niños
En la noche quieta:
¡Arroyo claro,
Fuente serena!
LOS NIÑOS
¿Qué tiene tu divino
Corazón en fiesta?
YO
Un doblar de campanas,
Perdidas en la niebla.
LOS NIÑOS
Ya nos dejas cantando
En la plazuela.
¡Arroyo claro,
Fuente serena!
¿Qué tienes en tus manos
De primavera?
YO
Una rosa de sangre
Y una azucena.
LOS NIÑOS
Mójalas en el agua
De la canción añeja.
¡Arroyo claro,
Fuente serena!
¿Qué sientes en tu boca
Roja y sedienta?
YO
El sabor de los huesos
De mi gran calavera.
LOS NIÑOS
Bebe el agua tranquila
De la canción añeja.
¡Arroyo claro,
Fuente serena!
¿Por qué te vas tan lejos
De la plazuela?
YO
¡Voy en busca de magos
Y de princesas!
LOS NIÑOS
¿Quién te enseñó el camino
De los poetas?
YO
La fuente y el arroyo
De la canción añeja.
LOS NIÑOS
¿Te vas lejos, muy lejos
Del mar y de la tierra?
YO
Se ha llenado de luces
Mi corazón de seda,
De campanas perdidas,
De lirios y de abejas,
Y yo me iré muy lejos,
Más allá de esas sierras,
Más allá de los mares
Cerca de las estrellas,
Para pedirle a Cristo
Señor que me devuelva
Mi alma antigua de niño,
Madura de leyendas,
Con el gorro de plumas
Y el sable de madera.
LOS NIÑOS
Ya nos dejas cantando
En la plazuela.
¡Arroyo claro,
Fuente serena!
Las pupilas enormes
De las frondas resecas,
Heridas por el viento,
Lloran las hojas muertas.

Federico García Lorca

Arte. Velázquez/Equipo Crónica, García Lorca y los niños

Velázquez. Las meninas. Equipo crónica. García Lorca. Arte. Literatura

,

Literatura. Elouard. Libertad. “En el quicio de mi puerta”

 

Autorretrato. (1840). Gustave Courbet

:::::::::::::::::::::::::::

Agosto, un pequeño y sedado pueblo, una cocina en el claroscuro de una tarde sumisa, de color gris perla. Trazas suaves de ceniza flotan en el aire, una cuerda cuelga deshilachada y sucia en el desván. Sola, olvidada, en décadas suspendida. Proyecta lánguida, sorbe…, sobre el sediento maderamen, de un suelo café con leche, una delineada, y delgada fría sombra…, color tabaco. En la paz, de la pequeña, encalada, y sencilla, blanca cocina, mientras tanto…, parece que guisaba Gustav Jung.

LIBERTAD

En mis cuadernos de escolar
en mi pupitre en los árboles
en la arena y en la nieve
escribo tu nombre.
En las páginas leídas
en las páginas vírgenes
en la piedra la sangre y las cenizas
escribo tu nombre.
En las imágenes doradas
en las armas del soldado
en la corona de los reyes
escribo tu nombre.
En la selva y el desierto
en los nidos en las emboscadas
en el eco de mi infancia
escribo tu nombre.
En las maravillas nocturnas
en el pan blanco cotidiano
en las estaciones enamoradas
escribo tu nombre.
En mis trapos azules
en el estanque de sol enmohecido
en el lago de viviente lunas
escribo tu nombre.
En los campos en el horizonte
en las alas de los pájaros
en el molino de las sombras
escribo tu nombre.
En cada suspiro de la aurora
en el mar en los barcos
en la montaña desafiante
escribo tu nombre.
En la espuma de las nubes
en el sudor de las tempestades
en la lluvia menuda y fatigante
escribo tu nombre.
En las formas resplandecientes
en las campanas de colores
en la verdad física.
escribo tu nombre.
En los senderos despiertos
en los caminos desplegados
en las plazas desbordantes
escribo tu nombre.
En la lámpara que se enciende
en la lámpara que se extingue
en la casa de mis hermanos
escribo tu nombre.
En el fruto en dos cortado
en el espejo de mi cuarto
en la concha vacía de mi lecho
escribo tu nombre.
En mi perro glotón y tierno
en sus orejas levantadas
en su patita coja
escribo tu nombre.
En el quicio de mi puerta
en los objetos familiares
en la llama de fuego bendecida
escribo tu nombre
.
En la carne que me es dada
en la frente de mis amigos
en cada mano que se tiende
escribo tu nombre.
En la vitrina de las sorpresas
en los labios displicentes
más allá del silencio
escribo tu nombre.
En mis refugios destruidos
en mis faros sin luz
en el muro de mi tedio
escribo tu nombre.
En la ausencia sin deseo
en la soledad desnuda
en las escalinatas de la muerte
escribo tu nombre.
En la salud reencontrada
en el riesgo desaparecido
en la esperanza sin recuerdo
escribo tu nombre.
Y por el poder de una palabra
vuelvo a vivir
nací para conocerte
para cantarte
Libertad

Libertad. Paul Eluard

Literatura. Libertad. Paul Eluard. En el quicio de mi puerta en los objetos familiares en la llama de fuego bendecida escribo tu nombre

Literatura. Escritores. Arte. Paul Eluard. Eluard. Libertad. Poesía

,

Tolstoi. La Muerte de Iván Ilich. ¿Y si toda mi vida, ha sido, lo que no debía ser?

image

León Tolstoi. Escritor y pensador ruso. 1828/1910.

Hijo de la nobleza rusa. De padres terratenientes aristócratas, está considerado como uno de los más grandes escritores de la literatura universal.

Muy interesado por las causas sociales y la moral de la época, es muy crítico con la sociedad y consecuente con sus acciones. Él ascéticamente se impone la pobreza y el trabajo manual. Intenta también renunciar a sus bienes materiales, pero se encuentra de frente con la oposición de su familia que finalmente, se lo impide. También es partidario de la abdicación de la propiedad y la no violencia.

Muerte. Soledad inmensa, desierto infinito

Minúsculas ácidas lágrimas de sol ardientes, como ascuas enrojecidas, caen bajo un rayo deslumbrante, destructor. Pesado plomo. Una precisa luz anticipo crudo, hiriente, y salado como la memoria de lo que fue y lo que esconde… Oscuridad. Preguntas. Incomprensión, Terror, Certeza, Lucidez… y como consecuencia, un claro y meridiano resumen de su vida.

image

Obra de Marty Bolonio. Escultura -detalle- Foto By TbArt, archivos fondos propios.

La Muerte de Iván Ilich. Novela 1886

ARGUMENTO

Ivan Ilich. Es un funcionario del estado zarista. Estudia, se casa, tiene hijos, y una mujer de la que pronto se cansa. Le gusta su trabajo y asciende a fiscal. Se sabe con poder sobre las vidas, y no le disgusta. Su también burguesa señora le aburre, así pues, se centra en su profesión; ¡Cada vez llega más tarde a casa!

Cuando ya creía haber logrado sus objetivos profesionales, un golpe tonto en un costado, mientras cambiaba unas cortinas en casa, deriva en una terrible enfermedad que los médicos no saben explicar. Comprende entonces que se muere, y en ese mismo momento se da cuenta, de que su vida ha estado vacía de sentimiento y sentido…, Iván Ilich, está enfermo y va a morir.

Os dejo con una pequeña muestra de esta deliciosa novela.

La Muerte de Iván Ilich

Iván Ilich vio que se moría y su desesperación era continua. En el fondo de su ser sabía que se estaba muriendo, pero no sólo no se habituaba a esa idea, sino que sencillamente no la comprendía ni podía comprenderla.

El silogismo aprendido en la Lógica de Kiezewetter:

«Cayo es un ser humano, los seres humanos son mortales, por consiguiente Cayo es mortal», le había parecido legítimo únicamente con relación a Cayo, pero de ninguna manera con relación a sí mismo.

Que Cayo -ser humano en abstracto- fuese mortal le parecía enteramente justo; pero él no era Cayo, ni era un hombre abstracto, sino un hombre concreto, una criatura distinta de todas las demás: él había sido el pequeño Vanya para su papá y su mamá, para Mitya y Volodya, para sus juguetes, para el cochero y la niñera, y más tarde para Katenka, con todas las alegrías y tristezas y todos los entusiasmos de la infancia, la adolescencia y la juventud.

¿Acaso Cayo sabía algo del olor de la pelota de cuero de rayas que tanto gustaba a Vanya? ¿Acaso Cayo besaba de esa manera la mano de su madre? ¿Acaso el frufrú del vestido de seda de ella le sonaba a Cayo de ese modo? ¿Acaso se había rebelado éste contra las empanadillas que servían en la facultad? ¿Acaso Cayo se había enamorado así? ¿Acaso Cayo podía presidir una sesión como él la presidía?

Cayo era efectivamente mortal y era justo que muriese, pero «en mi caso -se decía-, en el caso de Vanya, de Iván Ilich, con todas mis ideas y emociones, la cosa es bien distinta. y no es posible que tenga que morirme. Eso sería demasiado horrible».

Así se lo figuraba. «Si tuviera que morir como Cayo, habría sabido que así sería; una voz interior me lo habría dicho; pero nada de eso me ha ocurrido. Y tanto yo como mis amigos entendimos que nuestro caso no tenía nada que ver con el de Cayo. ¡Y ahora se presenta esto! -se dijo-. ¡No puede ser! ¡No puede ser, pero es! ¿Cómo es posible? ¿Cómo entenderlo?»

Y no podía entenderlo. Trató de ahuyentar aquel pensamiento falso, inicuo, morboso, y poner en su lugar otros pensamientos saludables y correctos. Pero aquel pensamiento -y más que pensamiento la realidad misma- volvía una vez tras otra y se encaraba con él.

Tolstoi. La Muerte de Iván Ilich. ¿Y si toda mi vida, a sido, lo que no debía ser?

León Tolstoi. Tolstoi. La Muerte de Iván ilich. Literatura. Novela. Escritores

, ,

“El Retrato de Dorian Gray”. Oscar Wilde. Nos Detendremos en la Belleza

El artista en su estudio. (1865/6). James Abbott McNeil Whistler

El pintor Basil Hallward, pintor, pinta un retrato, el modelo es de una explícita juventud y una belleza sublime. Se trata del joven Dorian Gray. Basil tiene un amigo (Henry Wotton), al que le cuenta perturbado, algo extraordinario, le está realizando un retrato a un bello joven, e impresionado, piensa, que el cuadro como se encuentra en ese momento es ya incuestionablemente, una obra maestra, y faltan aun, sesiones de posado, cuando, él ya presiente, que no podrá volver a realizar nunca nada ni siquiera parecido.

Literatura. El Retrato de Dorian Gray. Oscar Wilde. Wilde. Novela

Personajes principales de la novela:

Basil Hallward, pintor y amigo de Dorian
Lord Henry Wotton, amigo crapula de Dorian y Hallward
Dorian Gray, protagonista de la novela.

Lord Henry aparece en casa de Basil Hallward, estando (intrigado por Dorian), Dorian está posando, aun en ella, y comienza así tan faustica historia…

The Picture of Dorian Gray. El Retrato de Dorian Gray. (1890). Fragmento.

LORD HENRY>> Tiene usted un rostro singularmente hermoso, señor Gray. No frunza el ceño. Lo tiene. Y la Belleza es una forma de Genio; en realidad, más elevada que el Genio, pues no necesita explicación. Es uno de los grandes hechos del mundo, como la luz del sol o la primavera, o como el reflejo en oscuras aguas de esa concha de plata que llamamos luna. No puede cuestionarse. Tiene derecho divino de soberanía. Convierte en príncipes a quienes la poseen. ¿Sonríe usted? ¡Ah! No sonreirá cuando la haya perdido.

La gente dice a veces que la Belleza es solo superficial. Tal vez así sea. Pero, al menos, no es tan superficial como el Pensamiento. Para mí, la Belleza es la maravilla de las maravillas. Solo la gente muy superficial no juzga por las apariencias. El verdadero misterio del mundo es lo visible, no lo invisible.
Si, señor Gray, los dioses han sido benévolos con usted. Pero lo que los dioses nos dan rápidamente nos lo arrebatan. No tendrá más que unos pocos años en los que vivir de verdad. Cuando su juventud se vaya, su Belleza desaparecerá con ella y, entonces, de repente, descubrirá que no le quedan triunfos o tendrá que contentarse con esos pingües triunfos que el recuerdo de su pasado hará más amargos que las derrotas. Cada mes que declina lo acerca a usted más a algo terrible. El tiempo tiene celos de usted, y lucha encarnizadamente contra sus lirios y sus rosas. Su piel se volverá amarillenta, se hundirán sus mejillas y el brillo de sus ojos se apagará. Sufrirá horriblemente.
Sea consciente de su juventud mientras la posee. No malgaste el oro de sus días escuchando al tedioso, intentando remediar el fracaso sin esperanza ni entregando su vida al ignorante, al ordinario ni al vulgar, que son las metas, los falsos ideales de nuestro tiempo. ¡Viva! ¡Viva la vida maravillosa que hay en usted! Que nada se pierda. Vaya siempre en busca de nuevas sensaciones. No le tenga miedo a nada.

::::::::::::::::::::::::

Es la única novela que escribió el genial autor irlandés. Fue censurada primeramente por el director de la revista en que se publicó, y autocensurada posteriormente por el escritor, (contenía una clara atmósfera homoerotica que la sociedad victoriana no podía tolerar), un año después, será su primera edición en libro de la magnífica obra.

Wilde, declaró sobre los personajes de la obra… «Basil Hallward es lo que creo ser; lord Henry Wotton, lo que el mundo cree que soy; Dorian Gray, lo que quizá me hubiera gustado ser en otro tiempo».

Literatura. El Retrato de Dorian Gray. Oscar Wilde. Nos detendremos en la Belleza

Literatura. El Retrato de Dorian Gray. Oscar Wilde. Wilde. Belleza. Escritores. Escritor. Novela. Juventud

, ,

El Artista. «Y en el mundo no habia más bronce que el de aquella estatua»

image

Foto. By TbArt.

Artista. Produce y crea obras de arte.

Del latín ars, artis. Capaz de crear… crear volúmenes, conformar espacios.

 

El Artista

Un día nació en su alma el deseo de modelar la estatua del «Placer que dura un instante».

Y marchó por el mundo para buscar el bronce, pues sólo podía ver sus obras en bronce.

Pero el bronce del mundo entero había desaparecido y en ninguna parte de la tierra podía encontrarse, como no fuese el bronce de la estatua del «Dolor que se sufre toda la vida».

Y era él mismo con sus propias manos quien había modelado esa estatua, colocándola sobre la tumba del único ser que amó en su vida.

Sobre la tumba del ser amado colocó aquella estatua que era su creación, para que fuese muestra del amor del hombre que no muere nunca y como símbolo del dolor del hombre, que se sufre toda la vida.

Y en el mundo entero no había más bronce que el de aquella estatua.

Entonces cogió la estatua que había creado, la colocó en un gran horno y la entregó al fuego.

Y con el bronce de la estatua del «Dolor que se sufre toda la vida» modeló la estatua del «Placer que dura un instante».

Oscar Wilde

«Lo único que consuela a los hombres por las estupideces cometidas, es el orgullo de realizarlas»

O.W

El Artista. Oscar Wilde. «Y en el mundo no habia más bronce que el de aquella estatua»

LITERATURA. El ARTISTA. OSCAR WILDE. ESCRITORES. WILDE. ARTISTA. ESCULTURA. PLACER. DOLOR. ARTE

,

Literatura. Cuando Narciso murió, el río de sus delicias se transformó, en una copa de lágrimas saladas

image

Foto, by TbArt

Narcisismo, trastorno metal. Desequilibrio emocional grave. Personas con un desmesurado sentido de su propia importancia, y una necesidad enfermiza de atención y admiración. Relaciones  conflictivas, carentes de empatía.

EL DISCÍPULO

Cuando Narciso murió, el río de sus delicias se transformó de una copa de agua dulce en una copa de lágrimas saladas, y las Oréades vinieron llorando por los bosques a cantar junto al río y a consolarle.

Y cuando vieron que el río habíase convertido de copa de agua dulce en copa de lágrimas saladas deshicieron los bucles verdes en sus cabelleras y gritaban al río y le decían:

-No nos extraña que le llores así. ¿Cómo no ibas a amar a Narciso con lo bello que era?

¿Pero Narciso era bello?

-¿Quién mejor que tú puede saberlo? -respondieron las Oréades- Nos despreciaba a nosotras, pero te cortejaba a ti, e inclinado sobre tus orillas, dejaba reposar sus ojos sobre ti, y contemplaba su belleza en el espejo de tus aguas.

Y el río contestó:

-Si amaba yo a Narciso, era porque, cuando inclinado en mis orillas, dejaba reposar sus ojos sobre mí, en el espejo de sus ojos veía reflejada yo mi propia belleza.

Oscar Wilde. El Discípulo. Cuando Narciso murió, el río de sus delicias se transformó de una copa de agua dulce en una copa de lágrimas saladas…

Foto, by TbArt

Literatura. Cuando Narciso murió, el río de sus delicias se transformó, en una copa de lágrimas saladas

OSCAR WILDE. EL DISCÍPULO. NARCISO. LITERATURA. ESCRITORES. NARCISISMO. NARCISISTA. WILDE