,

Teatro-Museo Dalí, de Figueres. Onírico surrealismo, daliniano

Teatro-Museo Dalí. Foto by TbArt, archivos fondos propios

Es uno de los museos más importantes de España, por números de visitas al año, (más de un millón). Su gestión corresponde a la Fundación Gala-Salvador Dalí. En un entorno privilegiado, Se encuentra situado, en la Plaza Gala-Salvador Dalí, 5, de la localidad de Figueres (Figueras), Girona (Gerona), Catalunya (Cataluña), España.


Allá por el año 1966, a Salvador Dalí, le ronda una excitante idea que le quita el sueño, quiere construir un museo, en las antiguas, y olvidadas ruinas, del Teatro Principal de Figureres, idea que trasmite al entonces alcalde de la localidad, ofreciéndose generosamente a reformarlo. La inauguración se produciría finalmente en 1974. Aunque posteriormente a la misma, se hicieron obras de ampliación y reforma, como, la Torre Galatea, también, una pequeña sala con joyas diseñadas por Dalí, y creció, en obras artísticas; además, se constuyó, la polémica cripta, bajo la que finalmente, descansa el incansable.

Una de las instalaciones contenidas, en el Teatro-Museo Dalí. Foto by TbArt, archivos fondos propios.

Fue Dalí quien personalmente se ocupó, de que su museo, no fuera uno más, y dedicó, gran parte de su energía, en dejar para la historia, una gran obra de arte en su conjunto. El edificio que lo alberga, había sido el Teatro Principal, mas cuando Dalí, le hechó el ojo encima, solo eran unas bellas y decadentes ruinas neoclásicas, pues el edificio fue duramente bombardeado durante la guerra civil, por los sublevados, y posteriormente, en la nefasta contienda bélica, incendiado por tropas moras y legionarias.

La cesta de pan. (1945). Salvador Dalí. Foto by TbArt, archivos fondos propios.

Cascaras de caracoles, un viejo poste eléctrico, que Dalí, encontró, derribado, olvidado, en la carretera. La desbordante imaginación de Salvador Dalí, no paraba, (tenía que dotarlo de contenido). Existe una obra en el museo, es un pequeño y bello cuadro, «La cesta de pan» (1945), poco antes de la inauguración, venía el lienzo sin enmarcar, y con el ajetreo propio de los días previos a la apertura, en un descuido imperdonable, quedó arrinconado en el suelo, y pudo acabar en la basura. También podemos ver en el museo además de las obras de Salvador Dalí, pinturas, dibujos, e instalaciones.

El espectro del sex-appeal. (1924). Salvador Dalí. Foto by TbArt, archivos fondos propios.

Algunas de la mejores obras del estrambótico pintor, se encuentran en el, y también, obras de otros artistas (El Greco, Meissonier, Fortuny, Cestero, entre otros). Es un museo único y diferente, con su fuerte sabor clásico, de representación teatral. En el patio frente a la entrada, su gran Cadillac (el símbolo de su éxito, que tanto llamaba la atención de niños y mayores, en su pueblo), y esculturas, al fondo central, en su cubierta, se encuentra, la cúpula de Piñero, (un exquisito capricho del artista),  Dali, se fija en la cúpula trasparente de Fuller, (pues las ruinas carecen de techo). Pero fue finamente Piñero, quien construyó una cúpula de 10 metros de altura, y 14 de diámetro, compuesta de 540 triángulos, y que a los ojos de Dalí, constituiría el elemento arquitectónico, más destacado de la construcción. Tristemente durante su realización, Piñero, gran amante de la velocidad, y los automóviles de competición, falleció en accidente de tráfico, con solo 34 años de edad, su obra fue entonces concluida en su totalidad, por un hermano del finado.

Cúpula de Piñero. Teatro-Museo Dalí. Foto by TbArt, archivos fondos propios.

Fallecido Dalí, el 20 de enero de 1989, en el último momento, es tristemente separado de Gala su idealizado amor, y su musa, al ser enterrado solo, bajo el escenario del teatro-museo, en una fría y solitaria cripta, cuando en Puból en su castillo, en un sótano que había sido bodega, descansaba esperándolo, la inspiradora tártara y cuando a su lado, vacía, se encontraba tristemente sola, la anhelante sepultura, esperando sedienta, al genial pintor catalán. Según hizo público, el entonces alcalde de Figueres, Dalí, en una conversación privada le había comunicado su postrer deseo, de ser enterrado, en su museo, contradiciendo así, todo lo que anteriormente él, había planificado. Es algo que al no poder demostrase, fue causa de encendidos debates.

Tumba de Salvador Dalí. Teatro-Museo Dalí. Foto by TbArt, archivos fondos propios.

Al sepelio no asistió la hermana del pintor, con la que se encontraba enemistado desde hacia mucho tiempo. Tampoco asistieron muchos artistas, sin embargo, la despedida fue multitudinaria, en ella abundaban, vecinos, público en general, amigos, políticos, y periodistas. Después seguiria, la polémica, por el lugar elegido para para dar sepultura y eterno descanso, al genial ampurdanes, que rompía drásticamente, con la sostenida idea romántica, comúnmente conocida, del deseo de Salvador Dalí, de reposar eternamente junto a Gala, su ama, eterno amor  y también…, su musa.

Pude visitar el Teatro-Museo Dalí, en el mes de mayo de 2018, y fue una experiencia inolvidable, desde este blog permítanme recomendárselo, es excelente…, si pueden ¡No se lo pierdan!

Teatro-Museo Dalí, de Figueres. Onírico surrealismo daliniano.

Teatro-Museo Dalí. Museo. Salvador Dalí. Dalí. Museos. Figueres. Figueras. Arte. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *