27 julio 2017

Francisco Pradilla. Doña Juana “la loca” La truculenta historia del traslado de un cadáver.

image

Francisco Pradilla. Villanueva de Gállego, Zaragoza, Aragón, 1848. Madrid 1921.

Francisco Pradilla Ortiz nace el año de lo que se ha definido como “La primavera de los pueblos” año de vientos revolucionarios en Europa. Se enmarca esta revolución, en lo que clasificamos como revolución industrial.

En España, gobernaba Narváez “El espadón de Noja”. La burguesía y la clase obrera (comienza el movimiento obrero) intentan una sublevación contra el militar y político gobernante, pero la represión es brutal y Narvaez, consigue hacerla fracasar.

Realiza sus estudios Francisco Pradilla en Zaragoza y Madrid, ciudad a la que el pintor con 15 años de edad se traslada para continuar su formación en 1863.  En 1874 es becado por la Academia de España en Roma y se desplaza a la capital italiana para continuar sus estudios.

image

El Rapto de las Sabinas 1874

En Roma en 1874 pinta Pradilla su primera gran obra, se trata deEl raptó de las Sabinas realiza este óleo de grandes dimensiones como parte de las pruebas eliminatorias a las que tiene que someterse durante 60 días y en las que ha de realizar diversos ejercicios para poder optar a una de las plazas pensionadas que ofrecen las oposiciones a Pintura Histórica de la Academia Española de Roma.

Francisco Pradilla  supera las pruebas con facilidad. En 1878,  “El rapto de las Sabinas” obtiene la Medalla de Honor en la  Exposicion Mundial de París y la Medalla de Honor en la  Exposición Nacional de Belllas Artes.

DOÑA JUANA “LA LOCA” 1878

image

Doña Juana “la loca” este cuadró que se encuentra expuesto en el Museo del Prado  y está fechado en 1878. Pertenece a lo que se denomina como “Pintura Histórica” y evoca el “dramático viaje” que en su desvarío de enajenada viuda realizó  la Reina Juana (hija de Fernando el Católico).

La impresionante y triste imagen de la pintura representa a “Juana la Loca” velando en su desvarío en el campo, y a cielo raso, el cadaver de su siempre y por siempre amado esposo Felipe el Hermoso.

Imaginemos por un momento  el calvario que tuvo que suponer un trayecto tan largo en aquellos tiempos de caminos duros de tierra y barro y la tristeza morbosamente enfermiza de Juana la joven Reina viuda.

image

DE BURGOS A GRANADA EN 8 MESES

El viaje, fue una autentica odisea. La comitiva, frailes, damas, soldados, asistentes, caballerías, carros y demás aperos se trasladaron desde Burgos donde había fallecido Felipe el Hermoso (la causa no ha sido suficientemente aclarada; envenenamiento, o un vaso de agua helada después de un partido de pelota, se barajan como posibles motivos). Felipe solo tenía 28 años, la Reina Juana 27.

El traslado del cadaver, es una fantasmagórica  travesía con la árida estepa castellana como insuperable  telón de fondo dramático, en el que destaca el cuerpo presente del difunto que viaja para recibir  cristiana sepultura en la bella ciudad de Granada.

image

Detalle de de la pintura.

En un descanso de su lúgubre tránsito se produce un extraño acontecimiento que no habla muy bien sobre la salud mental de la enajenada Reina enamorada…

El viaje duró 8 meses (de septiembre a mayo) la mayoría de los días eran fríos y desoladores, durante la agónica travesía, una noche en la que pararon a descansar en un convento, se enteró la Reina, que no eran frailes los regidores de tan santo lugar, sino monjas. Entonces Juana, en un ataque de celos, mandó recoger inmediatamente y cambiar  la hospitalidad del convento por la intemperie del suelo yermo e inclementemente dormir con el cielo raso  como techo.

image

Detalle de de la pintura.

Este triste suceso tuvo lugar en el año 1507, dos años después, su padre, Fernando el Católico, ordenaba recluírla en Tordesillas, Valladolid, donde acabaría falleciendo 46 años después de comenzado su forzoso encierro.

Puede ser como aseguran algunos historiadores que la Reina Juana I de Castilla “Juana la loca” no estuviera realmente loca y que todo fuera un complot urdido para apartarla del trono.

Además  de la pintura histórica, género en el obtiene el mayor éxito, Pradilla, también cultiva el costumbrismo, el paisaje y el retrato, modalidad está en la que recibe múltiples encargos, en la mayoría de los casos de la aristocracia madrileña.

Francisco Pradilla, fué director de la Academia de España en Roma, y director del Museo del Prado en 1921.

Francisco Pradilla, un magnífico pintor, que merece ser más conocido.

Francisco Pradilla. Doña Juana “la loca” La truculenta historia del traslado de un cadáver.

FRANCISCO PRADILLA. PINTURA. PINTORES. DOÑA JUANA “LA LOCA”. PRADILLA.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>