,

Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCOmadrid 2018, censura y mucho más

 

   

Silencio Autocensurado, 2016. Concha Jerez. Aural Galeria. Fotos by TbArt. Archivos fondos propios.

Aspecto que presentaba el stand de Galerie Thaddaeus Ropac, con obras de Yan Pei-Ming y Georg Baselitz. Foto by TbArt. Archivos fondos propios.

Un año más y ya son 37 ediciones, termina la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCOmadrid 2018.
Soy pintor y blogger y os contaré mis impresiones…, que sentí, como lo viví.

La feria vino precedida por la polémica de la censura, (la obra), un mural de 24 retratos tipo ficha policial de personajes, con los rostros pixelados,que lleva el elocuente título de “Presos políticos españoles contemporáneos“, de Santiago Sierra, (Un artista critico/reivindicativo político/social, con reconocimiento nacional, que se negó a a aceptar el premio nacional de artes Gráficas en 2010, dotado con 30000€), de relevante proyección internacional, y representado en la feria por la Galeria Helga de Alvear, no debió ser retirada.

Presos políticos españoles contemporáneos”, de Santiago Sierra, antes de ser retirada. Foto. Vía internet.

Hay obras de arte en general, que pueden molestar, escocer a algunos, algunas incluso pueden  parecer detestables, (son criticas), tocan la fibra. Se debe respetar la libertad de expresión (podemos manifestar libremente nuestra opinión). Como en otras ediciones la polémica (este año teñida de color político), está servida y no le vendrá mal a la feria, si es que quiere madurar en este importante (vital), aspecto. La obra se vendió inmediatamente,  (96.000 euros, pagados por Tatxo Benet, socio de Jaume Roures. Debate y tolerancia sin suprematismos, avance sin miedo hacia un futuro (precisamente este año, la palabra que titula la feria), mejor y más libre. Sobre este asunto (un termómetro irritante), Carlos Urroz director de ARCOmadrid 2018, manifestó inmediatamente, “yo nunca habría retirado la obra de Santiago Sierra”. IFEMA emitió un comunicado oficial señalando que la obra había sido retirada respetando la libertad de expresión, para de esta manera, no desviar la atención de lo que es importante en la feria. Hago mías también las  declaracióness de Carlos Urroz sobre este enojoso asunto. IFEMA posteriormente emitía este comunicado, “Lamentamos y pedimos sinceras disculpas (-) No hubo mala fe en esta acción y aceptamos las críticas recibidas, comprendiendo que debemos evitar en el futuro cualquier circunstancia de esta naturaleza”.

Medios de comunicación y expectación en la blanca parez de la discordia. Foto by TbArt. Archivos fondos propios.

Empezamos la visita como siempre, bueno, como siempre hasta ahora, pero con una importante diferencia este año estrenando un flamante pase de prensa. Eran las 13:00 de la mañana del sábado, después de una noche de microteatro y tapeo por los aledaños de la Gran Vía , el sol brillaba y el cielo lucia de un color azul intenso, como es habitual, café y unos cigarros, después el metro y al fin un inmenso oasis de arte contemporáneo en Madrid.

Aspecto de la feria. Foto by TbArt. Archivos fondos propios.

Mi primera impresión a la entrada fue…, la de agobio, la feria estaba llena, la segunda, el alboroto (también junto a la entrada de la feria), alrededor,  de la extensa y blanca parez, que había contenido la polémica instalación ya retirada, y nunca repuesta, que ahora ocupaba Thomas Ruff; mucha expectación generada,y muchos medios de comunicación continuamente ocupados en el debate.

Regine Schumann. Foto by TbArt. Archivos fondos propios.

En cuanto al nivel de la feria creo que en este momento se encuentra consolidada y con unos estándares, muy aceptables de calidad y argumento, sólo hecho de menos, propuestas más refrescantes con un sentido más lúdico y participativo, falta un poco más de riesgo, sensaciones, ambiente y emoción.

Hangover Construktivism III. 2017. Sebastián Kuhn.  Foto by TbArt. Archivos fondos propios.

De esta feria, obviando el asunto de la censura, me llevo sensaciones muy agradables. Gracias al equipo de ARCOmadrid 2018,  por hacerla posible, (se el importante  esfuerzo y pasión que ponéis en ello), el resultado ha sido estupendo, os felicito sinceramente.

“Alepo”. Francisco Leiro. Foto by TbArt. Archivos fondos propios.

Una de las mejores noticias sobre esta 37 edición de ARCOmadrid, es el crecimiento del casi 20% en ventas respecto al año anterior, (ha habido alguna, de más de un millón de €). ¡Enhorabuena! Los visitantes fueron alrededor de 1000.000, (de ellos, 30.000 visitantes profesionales). La Fundación ARCO adquirió obras por valor de 175.000 €, el Reina Sofía por su parte compró por un total de 389.000 €, la Fundación Helga Alvear pagó por una obra de Dan Graham, 500.000 €.

Serie comienzo. Óleo sobre lienzo. José Gerrero. Galeria Gillermo de Osma. Foto by TbArt. Archivos fondos propios.

Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCOmadrid 2018, censura y mucho más.

Arco 2018. Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCOmadrid 2018. ARCOmadrid 2018. Arte Contemporáneo.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *