,

Antonio Gisbert. Los Comuneros Bravo, Padilla y Maldonado, en el patíbulo

Ejecución de los Comuneros de Castilla. 1860. Antonio Gisbert Pérez. Pintura premiada, con la primera medalla, en la Exposición Nacional de Bellas Artes de España, en 1860.

Antonio Gisbert Pérez. Alcoy, 19 de diciembre de 1834. París, 27 de noviembre de 1901.

El pintor realizó este cuadro cuando tenía 26 años. Actualmente el lienzo se encuentra expuesto en el Congreso de los Diputados, (Madrid).

Gisbert Pérez, estudió en Madrid y posteriormente, en Roma y París. Fue director de el Museo del Prado, entre los años 1868 y 1873.

La  Batalla de Villalar

Los Comuneros se revelaron contra la forma de gobernar España, del Emperador Carlos V.

Bandera de Castilla y León.

Fiesta de la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Se celebra anualmente, el 23 de Abril, y en ella, se rememora, y honran, estos pretéritos hechos históricos, tan señalados.

LA BATALLA

«Era el 23 de Abril de 1521. Llovía; la tropa estaba empapada»

No era el mejor día para desplazar un ejército; los estrechos caminos a sus paso, se encontraban muy embarrados; Padilla, se dirigía a la ciudad de Toro (Zamora), en busca de refuerzos y avituallamiento, en el camino, y antes de llegar a su destino… «Juan de Padilla, (Toledano), uno de los jefes militares de la revuelta comunera,  junto con Juan Bravo (Atencino, de Atienza) y Francisco Maldonado (Salmantino), se vio solo y sorprendido, obligado, a dar batalla»El sitio elegido fue, Villalar, un pequeño pueblo cercano a Valladolid.

«La derrota comunera fue total»

Murieron 1000 hombres, y otros 6000 fueron hechos prisioneros; los soldados que lograron huir,  se dirigieron a Toro, (Zamora), otros a Toledo, y el resto consiguió llegar a Portugal, por el pueblo de Fermoselle (Zamora), donde el Obispo Acuña, (Diócesis de Zamora) uno de los más activos líderes de la revuelta comunera, poseía un formidable castillo, enclavado, sobre una imponente roca.

EL CASTILLO (Castillo de Doña Urraca) Fermoselle, Zamora.

Parcialmente destruido durante la rebelion, todavía se conserva, existen restos de la Torre del Homenaje, y algunas dependencias. El todavía impresionante castillo, se alza (eleva) majestuoso, altivamente situado, sobre una magnífica y escarpada pared rocosa. Desde su privilegiada atalaya, al atardecer, asoma su ahora dulce mirada, al majestuoso y apacible río Duero, bellamente rodeado de huertas, frutales, viñedos, sitos, en pequeños bancales; y en la otra orilla, a escasos metros, se pueden ver las tierras bien cuidadas, de la vecina Portugal. En esta  impresionante fortaleza, propiedad del Obispo Acuña, fué donde se refugió una parte del empapado y maltrecho ejército derrotado. Casi sin tiempo se reagruparon, y huyeron al pais hermano.

LOS LIDERES… ¡El hacha del verdugo, ya está lista!

Padilla, Bravo, y Maldonado, cabecillas de la revuelta comunera…

Fueron hechos prisioneros, juzgados por alta traición, y condenados a morir ejecutados, en el patíbulo; sentencia que se aplicó la mañana del 24 de abril de 1521, en la Plaza Mayor de Villlalar, Valladolid; es la escena que magistralmente, representa Antonio Gisbert en esta magnifica pintura de carácter histórico.

Antonio Gisbert Pérez. Los Comuneros Bravo, Padilla y Maldonado, en el patíbulo.

Antonio Gisbert Pérez. Gisbert Pérez. Pintura. Pintores. Los Comuneros. Ejecución de los Comuneros de Castlla. Batalla de Villalar. Padilla. Bravo. Maldonado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *