,

Exposición. El espíritu de la pintura. Caí Guo-Quiang. Museo Nacional Del Prado. Olor a pólvora.

Exposiciones. Museo Nacional  Del Prado. Madrid.

Titulo. El Espíritu De La Pintura Cai Guo-Qiang En El Prado.

Del 25 de octubre de 2017 al 4 de Marzo de 2018.

Sala C. Edificio Jerónimos.

Su origen, la idea, es la inspiración, la búsqueda, en fin, el diálogo de Cai Guo-Qiang y El Greco, Goya o Rubens, tal vez, una misma espiritualidad.

Algunas de las pinturas que conforman esta fantástica exposición con dejes orientales han sido realizadas en octubre (2017), si, el mismo mes de la inauguración de la misma, y realizadas por el artista, en el Salón de Reinos del Museo del Prado. (Edificio anexo al, Prado, que formará pronto parte de su ampliación y que actualmente se encuentra en obras). En total, una veintena de sus creaciones, ocho de ellas realizadas in situ.

Su Técnica 

Acomoda un gran lienzo en el suelo, distribuye orientadas, plantillas de cartón previamente recortadas, seguidamente y, después de asegurarlas, coloca otro lienzo encima, cara a cara, los lienzos se miran, pero deja una separación suficiente entre ellos (un hueco donde circula el oxígeno libremente) distribuye después la pólvora de diferentes colores sobre la entelada superficie, saca el encendedor acerca la mecha, la prende provocando la explosión controlada y, los dos lienzos superpuestos reciben como lluvia los colores , luego con un pincel o unos lápices realiza concentrado y consultivo los últimos retoques. Se inunda todo, el Salón de Reinos, el espacio, se llena de humo. Huele con fuerza a pólvora. Hay que colocarse las mascaras, La elaboración, ha sido mezcla del azar más fortuito, y la planificación más agotadora.

Foto vía internet. Cai Guo-Qiang En pleno proceso creativo sobre el lienzo.

Cai Guo-Qiang (Quanzou, China 1957). Nació en China pero pronto se establecería en Japón, y en la actualidad reside en la ciudad de Nueva York. Antes de la fecha de la inauguración de la exposición trabajó en Madrid con su mercada pólvora en el Salón de Reinos, en sus inmensos salones destartalados, con sus paredes desconchadas, y en conjunto dueño de una clara luz, que tamiza su gran belleza decadente; trabajando, concentrado, a veces, canta, silba, o quien sabe si está silabeando una plegaria murmurada, o tal vez, un rezo; como en tiempos ya  pretéritos, las realizará seguramente también, su admirado griego de Toledo.

Obras inspiradas en la memoria (Gustav Jung en este espacio palaciego) y en diálogo con los maestros antiguos del Prado. El Greco su gran pasión por la que ya hace tiempo se puso en camino, (2009) realizando de manera iniciatica un viaje (toda una vida admirando al Greco), una especie de Camino de Santiago que le llevaría en busca del maestro, desde Grecia (nacimiento) a España y, finalmente a Toledo (donde acaece su muerte).

Encima de un mueble metálico con ruedas y cajones; laminas, dibujos,  reproducciones de su querido griego, su mejores obras dispuestas para la consulta, el apunte, o el recorte que antes perfiló con el dibujo, y que hubo que cortar con el cúter. Solo, con algunos ayudantes, muy pocos, menos de 5 y, algunos voluntarios muy jóvenes que le asisten y le acompañan solícitos, en silencio, felices. Epiritualidad del Greco, diálogo con los maestros del Prado, exploración dialogada de la pintura. Velázquez, Rubens, Tiziano… Goya. Los dos últimos años los ha estudiado con atención y, le han ganado, los a mirado y los piensa constantemente. En El Prado se ha pasado muchas horas, y le han contado muchas cosas interesantes, que tendrá tiempo de digerir.

Es conocido internacionalmente por sus energéticas pinturas creadas a través de la violenta ignición de pólvora, pirotecnia inofensiva al aire libre. Dos días antes de la inauguración de la muestra habrá realizado la obra, El espíritu de la pintura (que titula la exposición), su medida es nada menos, que de dieciocho metros de largo. Pólvora, destinada para el diálogo del artista, con el arte y el espíritu. Sensibilidad, aptitudes artesanales, aventura y riesgo. vías innovadoras para el arte contemporáneo. Así mismo, se considera un alquimista, un químico que mezcla elementos, que concentra energías.

Isabel Coixet, ha realizado, en un documental su proceso creativo, su versión resumida se proyecta en la sala D, de la exposición. También lo podéis encontrar en YouTube.

Interesante, por especial, por lo que significa y, por las grandes incertidumbres con sólidas bases que admite. Se debe ver.

Exposición. El espíritu de la pintura. Caí Guo-Quiang. Museo Nacional Del Prado. Olor a pólvora.

Exposiciones. Pintura. Pintores, Exposición. Caí Guo-Quiang. El espíritu de la pintura. Museo del Prado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *