, , , ,

Pintura. Tomás Bartolomé. Ciudad y campo; vista aérea. Town and country; aerial view. Paisaje. Técnica mixta.

image

Ciudad y campo; vista aérea. Tomás Bartolomé.

Town and country; aerial view. 2014.

Tecnica mixta. Óleo/Acrílico, sobre lienzo. Medidas 33 x 41 cm.

En las afueras. La ciudad con sus elevadas torres; con su trocito de cielo, que asoma a un patio de luces; la ciudad que se come al campo en tiempo de fiesta y siega, mediado agosto, en un pueblo de  Zamora.

In suburbs. The city with its high towers, with its slice of heaven that opens onto a patio lights; the city that eats the field party time and harvest; mid august in a town of  Zamora.

POESIA

La intrepida abeja vaga de rama en rama,

con su abrigo insurto y ligeras alas,

ahora sobre el petalo del lirio,

ahora balanzeandose sobre un jacinto,entorno a el.

Estaba cerca el amor. Y fue aqui supongo

donde realice mi voto.

Juré que dos almas deberian ser una,

mientras las gaviotas amen el mar,

mientras los girasoles amen el sol.

Sera dije,nuestra eternidad,

tuya y mia.

Querida amiga,aquellos tiempos se han ido,

la red del amor se ha cerrado.

Oscar Wilde

Pintura. Tomás Bartolomé. Ciudad y campo; vista aérea. Town and country; aerial view. Paisaje. Técnica mixta.

Más información. Interesados en esta pintura. contacto@tomasbartolome.com

Pintura. Tomás Bartolomé. Pintores. Ciudad y campo; vista aérea. Town and country, aerial view. Óleo. 

, ,

Fotografía. Mindor. «Hay paz para los sentidos, una paz soñadora en cada mano». Oscar Wilde.

FOTOGRAFÍA. PAISAJE BY MINDOR

Nuevamente Mindor

Con su cámara…, él

Se funde con la naturaleza

El campo, el cielo…

Y los colores.

:::::::::::

LA FUGA DE LA LUNA

Hay paz para los sentidos,
Una paz soñadora en cada mano,
Y profundo silencio en la tierra fantasmal,
Profundo silencio donde las sombras cesan.

Sólo el grito que el eco hace chillido
De algún ave desconsolada y solitaria;
La codorniz que llama a su pareja;
La respuesta desde la colina en brumas.

Y súbitamente, la luna retira
Su hoz de los cielos centelleantes
Y vuela hacia sus cavernas sombrías
Cubierta en velo de gasa gualda.

Oscar Wilde

Fotografía. Mindor. «Hay paz para los sentidos, una paz soñadora en cada mano». Oscar Wilde.

Fotografía. Mindor. Fotógrafos. Poesía. Oscar Wilde. Wilde.

, , , ,

Cardoso. Escultura. Aquel cuyas ideas, cual si fueran alondras, levantan hacia el cielo matutino su vuelo. Charles Baudelaire.

image

Cardoso. Escultura.

Cardoso nos muestra esta magnífica escultura llena de estilizada belleza y movimiento.

¡Feliz aquel que puede con brioso aleteo
Lanzarse hacia los campos luminosos y calmos!

POESIA

Elevación

Por encima de estanques, por encima de valles,
De montañas y bosques, de mares y de nubes,
Más allá de los soles, más allá de los éteres,
Más allá del confín de estrelladas esferas,

Te desplazas, mi espíritu, con toda agilidad
Y como un nadador que se extasía en las olas,
Alegremente surcas la inmensidad profunda
Con voluptuosidad indecible y viril.

Escápate muy lejos de estos mórbidos miasmas,
Sube a purificarte al aire superior
Y apura, como un noble y divino licor,
La luz clara que inunda los límpidos espacios.

Detrás de los hastíos y los hondos pesares
Que abruman con su peso la neblinosa vida,
¡Feliz aquel que puede con brioso aleteo
Lanzarse hacia los campos luminosos y calmos!

Aquel cuyas ideas, cual si fueran alondras,
Levantan hacia el cielo matutino su vuelo

-¡Que planea sobre todo, y sabe sin esfuerzo,
La lengua de las flores y de las cosas mudas!

Charles Baudelaire

Cardoso. Escultura. Aquel cuyas ideas, cual si fueran alondras, levantan hacia el cielo matutino su vuelo. Charles Baudelaire.

Cardoso. Escultura. Escultores. Poesía. Baudelaire. Elevación. 

 

,

Ramiro Pinilla. 1940. «Los vecinos de La Baña (León) se acercaron a los automóviles y cargados de brazadas de yerba. Antonio B. El Ruso, ciudadano de tercera.

RAMIRO PINILLA. Bilbao, 13 de septiembre de 1923 – Baracaldo, (Hospital Universitario de Cruces), 23 de octubre de 2014, a los 91 años de edad, víctima de una pancreatitis.

Escritor y periodista. También fue maquinista naval, fundador de una pequeña editorial y emprendedor (granja agrícola), o un empleado administrativo más, de la Fábrica de Gas de Bilbao. Todas estas actividades, le permitieron una total independencia a la hora de elegir los temas, y los tiempos de sus novelas, sin presiones ni apremiantes ingerencias empresariales.

Ramiro Pinilla, dedicó su vida a trabajar y a escribir, también a ver a su querido Athletic Club de Bilbao ¡Le gustaba el fútbol!, lo leía, lo escribía, lo escuchaba, y sobre todo…, lo disfrutaba. Fue, un genuino «pijoaparte», que se pasó décadas al margen del circuito comercial, que se autopublicaba sus obras, y las distribuía casi de manera artesanal, sobre todo por los  caseríos y municios de Vizcaya.

RAMIRO PINILLA, supo construir una «realidad fantástica», una ficción como en el caso de su trilogía sobre la tierra vasca; con esa literatura tan parecida a la de Gabriel García Márquez, en «Cien años de soledad», o apegarse, a la dura piel de la realidad y lo desértico y seco, mas siempre humano, de su novela «Antonio B El Ruso, ciudadano de tercera», novela que casualmente me encontraba  leyendo, cuando se produjo su inevitable deceso.

«Verdes valles, colinas rojas-La tierra convulsa», trilogía que tardó casi 20 años en escribir, y que tiene cerca de 3000 páginas, fue publicada (la primera parte, el año 2004), por la Editorial Tusquets, y la segunda, la editó el Circulo de Lectores («Los cuerpos desnudos, y  Las cenizas del hierro», en 2005), que supuso el reconocimiento a gran escala, de este magnifico escritor que ya escribía desde los años cincuenta del pasado siglo.

RAMIRO PINILLA, publica su primera novela «Las ciegas hormigas» (Premio Nadal), en 1960, y es Premio Nacional de la crítica, ese mismo año. Tiene publicadas casi una treintena de obras literarias.

ANTONIO B. EL RUSO, CIUDADANO DE TERCERA. Ramiro Pinilla. 1977 Ediciones Albia –  Tusquets Editores 2007. Ramiro Pinilla

ESTO NOS CONTÓ RAMIRO PINILLA DEL RUSO…

– «El gran pecado de Antonio es que tenía hambre. El protagonista de la  la novela es un ser real (Antonio Bayo) ahora fallecido,  que conocí en el año 1973 (por medio del periodista Ángel Ortiz) en el Arenal  vizcaino». Antonio Bayo, «cuando yo lo conocí vivía desde hacía años en un barrio a las afueras de Bilbao. Trabajaba de guarda de obras, (que triste ironia para alguien que se paso media vida robando para poder comer)». Seguia contando Ramiro…– Quería El Ruso que yo escribiera su vida, me dijo que él era «El Papillon español» y mucho más…, «mi vida no tiene nada que envidiar a la suya». «Me atrajo el poder contar la vida de un personaje de carne y hueso después de haber escrito tanta ficción. En mi casa de Getxo encendía mi magnetófono y grabé su historia, mañana y tarde durante un mes; después recopilé mis notas, ordene en fichas todo aquel barullo, aquella madeja de datos y cronologías, y un día sin saber como, el bolígrafo comenzó a escribir su historia».

image

Foto. Adobe. By TbArt.

UNA ÁCIDA CRITICA

El Ruso vive en un pueblo leones en el que pasa hambre y roba, persegido y donde, acosado por la guardia civil, y embrollado por la autoridad, vivirá mil aventuras…. Es un niño rubio (de ahí su apodo).

image

Foto. Paisaje rural. By TbArt.

La novela, es una denuncia, una ácida critica, a aquella sociedad injusta en la que se crió El Ruso con sus curas pervertidos, y sus  jueces y guardias corruptos. El libro asestaba un duro golpe a las sagradas instituciones nacionales de la época, y la novela fué vetada. Aunque se terminó en 1975, no pudo ser publicada hasta 2 años después.

PARECE UN HISTORIA INCREÍBLE CONFUNDIR UN JEEP CON UN ANIMAL

En la novela aparece este increíble suceso documentado con testigos presenciales. Según le contó, Antonio Bayo «El ruso» a Ramiro Pinilla y según corroboró también, el cronista oficial del viaje y   que fue testigo directo de los hechos, ya que formó parte de ellos.

– Una comitiva de automóviles  compuesta por tres Jeeps oficiales en los que viajaban el Gobernador Civil y su séquito se detuvo en La Baña. Corría el año 1940, La Baña era  un pueblo, un pueblo más, perdido de la Cabrera Baja en la provincia de León. Un pueblo ignorado por la civilización. Unas Hurdes leonesas, que Luis Buñuel no nos contó.

La caravana de automóviles, originó lo nunca visto, los vecinos de La Baña ante la cara de estupor del Gobernador Civil y las de lo demás presentes, se acercaron a los vehículos oficiales, y cargados de brazadas de yerba, se las pusieron a los morros de los Jeeps, para que así comieran… ¡¡«Como muestra de hospitalidad los lugareños de La Baña alimentaban así  a tan extraños animales»!!

RAMIRO PINILLA, siempre creyó que ESTA HISTORIA ERA REAL, así se la contó Antonio Bayo  «EL RUSO», y el escritor opinanaba que Antonio Bayo era una persona incapaz de haberse inventado algo semejante. Desgraciadamente ni Antonio Bayo, ni Ramiro Pinilla, están ya aquí para contarlo.

Ramiro Pinilla. 1940. «Los vecinos de La Baña (León) se acercaron a los automóviles y cargados de brazadas de yerba, las pusieron a los morros de los Jeeps para que así comieran. Antonio B. El Ruso, ciudadano de tercera.

RAMIRO PINILLA. LITERATURA. ANTONIO B. EL RUSO. ESCRITORES. LIBRO.

, ,

Poema. Pararnos a mirar… Dejar la vida pasar. Tomás Bartolomé

image

Fotografia. By TbArt

Lugar

Hay un lugar…

Donde el cielo se une con la tierra,

hay un lugar

donde, las duras rocas

de pretéritos volcanes marinos,

expulsadas, y abrasadoras,

ardientes, se fundieron…,

y son el mar,

hay un lugar fantástico,

que se defiende con su paz.

Un desierto soñador,

al que apenas,

consuela,

el llanto, apenas permitido,

mas bello, reptando,

se aplasta, y sube

en escalera,

hasta el sol

Tomás Bartolomé (2018)

::::::::::::::::::::::::::::

Pararnos

Pararnos a mirar…

Dejar la vida pasar

Con un cuenco lleno

De miel y moscas

Tomás Bartolomé (2017)

Pararnos a mirar… Dejar la vida pasar

Poema. Poesía. BY TbArt. Tomás Bartolomé

, , , ,

Pintura. Tomás Bartolomé. Paisaje en calma. (Calm Landscape)

PAISAJE EN CALMA(Calm Landscape). Tomás Bartolomé.

Óleo Acrílico. Lienzo/Oil, Acrílic, Canvas.

Año 2011. Medidas. 24 x 30 cm.

Soñando con la eterna primavera de la vida…

Poco antes de morir a la edad de 48 años, Rosalía de Castro siguió soñando, y quiso soñando ver, por ultima vez la mar, mas no fue posible; en su casa de Padrón, ¡No…, No se ve el mar! Su hija, menos soñadora, no supo verlo, cuando Rosalía, ansiosa, mirarlo quiso, por póstrera vez, encontrándose (tan cerca, eso creía), junto a su último lecho, ella lo sentía vecino, siempre lo sintió, corría diariamente, alegre o triste, por sus venas de mujer que sabía hablar, con el rumor de las olas, con los pájaros, y el viento. Ahora se acordaba nítidamente de ello. Supo pronto entonces, que ya no estaría sola nunca, y que ella atacada de dulzura en vida, cautivó, amó…, y también fue amada.

:::::::::::::::

Dicen que no hablan las plantas,

ni las fuentes, ni los pájaros, ni la onda con sus rumores.

ni con su brillo los astros,

lo dicen, pero no es cierto,

pues siempre cuando yo paso

de mí murmuran y exclaman:

Ahí va la loca,

soñando con la eterna primavera de la vida

y de los campos.

ROSALIA DE CASTRO.

Rosalía de Castro. Santiago de Compostela 1837.  Padrón, La Coruña 1885.

Más información. Interesados en esta pintura. contacto@tomasbartolome.com

Pintura. Tomás Bartolomé. Paisaje en calma. (Calm Landscape). Pintores. Poesía. Rosalía. Rosalía de Castro. 

,

Stéphane Mallarmé. Nómbrame… Porque son tus sonrisas frambuesa un travieso rebaño de corderos

Retrato de Stéphane Mallarmé. Edouard Manet. 1876.

STÉPHANE MALLARMÉ. París 19 de marzo de 1842. París 9 de septiembre de 1898.

Su madre fallece cuando él tenía siete años de edad, y sus abuelos se hacen cargo del pequeño huérfano. Asiste a la escuela en París, después estudia el idioma inglés del que espera ser profesor algún día. A los 20 años conoce a una chica alemana, María Gerhard, con la que se iría a vivir a Londres. Se casan al año siguiente en la brumosamente bella capital del Támesis. Después de su regreso a Francia, con el título de profesor bajo el brazo, comienza a trabajar como profesor de inglés en diferentes institutos.

1866. Por primera vez se publican una decena de sus poemas.

1867. Alrededor de su figura se concentra lo más granado de la intelectualidad parisina, escritores, artistas, pensadores, pintores, músicos. STÉPHANE MALLARMÉ, en su salón literario se convierte en un faro que ilumina PARÍS, y la vida cultural parisina durante algunos años. Así es como el poeta entiende su quehacer…

«Lo que yo quiero es pintar no la cosa, sino el efecto que produce», por lo cual el verso no debería componerse de palabras, sino de intenciones, y todas las palabras borrarse ante la sensación.

 

RESONANCIAS. RENOVACIÓN. RITMO, Y UN VOCABULARIO ENDIABLADO

Su poesía es complicada de traducir y su ritmo extraño, libre y asonante.

En algunos de sus poemas la rima es libre y experimenta con los espacios en blanco y la tipografía (el tipo de letra).

POESIA

Fútil Beneplácito

Por sobre el ganado aturdido de los hombres
¡Princesa, cómo envidio la suerte de esa Hebe
que de la taza sube hasta tus labios grana!
Mas quien no es ni aún abate, ni a desear se atreve
ver su desnudo en rosa sobre tu porcelana.

Yo no soy el cojín que dibuja tu codo
ni el carmín de tus labios, ni tu borla empolvada,
ni tu lindo abanico… Mas si a pesar de todo
me has mirado tú, rubia por orfebres peinada,

nómbrame… porque son tus sonrisas frambuesa
un travieso rebaño de corderos, Princesa,
que parecen corazones, rumian almas sumisas.

Nómbrame… y que Cupido alado de un extraño
abanico me pinte cuidando tu rebaño…
Princesa, nómbrame pastor de tus sonrisas.

Stéphane Mallarmé. Traduccion de Mauricio Bacarisse.

 

Stéphane Mallarmé. Nómbrame.. Porque son tus sonrisas frambuesa un travieso rebaño de corderos. Fútil Beneplácito. Poesía.

STÉPHANE MALLARMÉ. ESCRITORES. POESÍA. FÚTIL BENEPLÁCITO. LITERATURA. MALLARMÉ. PARÍS

 

 

,

Boris Vian. «El arrancacorazones», Me proporcionan la barca y me pagan con vergüenza y oro.

BORIS VIAN

BORIS VIAN. DIBUJO By TbArt

Boris Vian. París 1920 – 1959.

El arrancacorazones es una novela llena de un surrealista humor negro, en ella Boris Vian, satiriza con su literatura los comportamientos estereotipados, que a menudo trata de imponermos la sociedad. Boris Vian proclama un acto de rebeldía contra cualquier forma de alienacion humana, como a veces pueden ser, el trabajo, la religion…, o el aburrimiento.

image

Boris Vian. 1950. Foto de Roland d’Ursel.

El arrancacorazones.1953.

El protagonista es Jacquemort, un psiquiatra que habita un lugar surrealista, en un Ambiente Mágico. El médico sale al encuentro de pacientes, para asi poder sentir, (Jacquemort está vacío de sentimientos pues carece de emociones), aunque sea en los demás, lo que para él está vedado.

image

Estudio del Papa Inocencio X de Velázquez. 1953. Francis Bacon/Contemporáneo.

Los sucesos acaecen de la siguiente manera… El doctor está pasando unas vacaciones, acaba de llegar al poblado.

Ángel y Clementine, vecinos de la aldea donde se encuentra Jacquemort, felizmente esperan descendencia, casualmente, el doctor pasa por la puerta de la vivienda de Clementine, cuando esta se pone de parto. Al no haber más médico en el pueblo, Jacquemort aunque es psiquiatra, asiste a la asustada Clementine en el alumbramiento. Ángel y Clementine son felizmente padres de trillizos. (Joël, Noël, y Citroën).

Después del parto, Angel (marido de Clementine), agradecido, ofrecerá a Jacquemort la hospitalidad de su vivienda y el trastornado médico aceptará.

Dias más tarde del acontecido suceso… Jacquemort que se muestra peligrosamente encantador se dirige raudo a la iglesia con la intención de visitar al cura para hablar sobre la ceremonia del domingo, pues ese señalado dia, debe oficializarse sacramental mente, el bautizo de los trillizos.

Se dirigía a la iglesia Jacquemort, para ello tuvo que rodear el Arroyo Rojo, cuando súbitamente, apareciendo de la nada, vió una pequeña barca, y en ella a su barquero.

Prepárense, comienza el relato, les dejo con una mínima muestra, de la grandeza de este original escritor insuficientemente valorado…

NOVELA. EL ARRANCACORAZONES (1953)

Estaba trabajando, dijo el hombre. La gente tira las cosas muertas al agua para que yo las recoja. Con los dientes. Me pagan por eso.

Pero si una red serviría dijo Jacquemort. Sentía una especie de inquietud, como si estuviera hablando con alguien de otro planeta. Sensación que todos conocemos, claro está, claro está.

Tengo que recogerlas con los dientes, dijo el hombre. Lo que esta muerto o lo que está podrido.

La gente lo tira para eso. A veces dejan que las cosas se pudran sólo para poder tirarlas.

Y tengo que recogerlas con los dientes. Para que me revienten en la boca. Para que me infecten la cara.

¿Y le pagan mucho por eso? Preguntó Jacquemort.

Me proporcionan la barca, dijo el hombre y me pagan con vergüenza y oro.

Al oír la palabra Vergüenza, Jacquemort no pudo evitar una expresión de disgusto, que en seguida lamentó.

Tengo una casa, dijo el hombre, que se había percatado del gesto de Jacquemort y sonreía.

Me dan de comer. Me dan oro. Mucho oro. Pero no lo puedo gastar. Nadie quiere venderme nada. Tengo una casa y mucho oro, pero tengo que digerir la vergüenza de todo el pueblo.

Me pagan para que tenga remordimientos en su lugar.

Por todas sus maldades e impiedades. Por todos sus vicios. Por sus crimenes. Por la feria de viejos. Por los animales que torturan. Por los aprendices.

Por todas las inmundicias.

 

Boris Vian. «El arrancacorazones». Me proporcionan la barca y me pagan con vergüenza y oro.

El arrancacorazones. Boris Vian. Literatura. Escritores. Jacquemort. Tomás Bartolomé.

, , ,

Acuarela. Cardoso. ¡Hoy el espacio es fabuloso! sin freno, espuelas o brida

image

ACUARELA. CARDOSO

:::::::::::

CARDOSO. Artista. Pintor, escultor

Creo que esta magnifica acuarela de Cardoso, ilustrará hoy muy bien, algo (un bocado), de la atormentada obra del pertinente, excelso, y aún maldito poeta parisino.

Charles Baudelaire. París, 9 de abril de 1821, 31 de agosto de 1867. Poeta, escritor, ensayista, traductor, crítico de arte. ¿Una de sus obras más relevante?, Las flores del mal, comprende una colección de poemas, (casi la totalidad de su producción artistica), que con el tiempo, se ha convertido en imprescindible; de ella se realizaron 3 ediciones en los años, 1857/61/68. La del 1868 es una edición póstuma, en todas ellas se van eliminando algunos poemas (prohibidos), y añadiendo otros nuevos.

 

LAS FLORES DEL MAL

En EL ALMA DEL VINO uno de los poemas que componen Las flores del mal Baudelaire escribe…

-Una noche el alma del vino cantó en las botellas:

«¡Hombre hacia ti elevo ¡oh! querido desheredado,

Bajo mi prisión de vidrio y mis lacres bermejos,

Una canción colmada de luz y de fraternidad!

Charles Baudelaire (fragmento)

EL VINO DE LOS AMANTES Tambien en Las flores del mal escribió Baudelarie este poema…

¡Hoy el espacio es fabuloso!
Sin freno, espuelas o brida,
Partamos a lomos del vino
¡A un cielo divino y mágico!

Cual dos torturados ángeles
Por calentura implacable,
En el cristal matutino
Sigamos el espejismo.

Meciéndonos sobre el ala
De la inteligente tromba
En un delirio común,

Hermana, que nadas próxima,
Huiremos sin descanso
Al paraíso de mis sueños.

Charles Baudelaire. París 1821/67

 

Acuarela. Cardoso. ¡Hoy el espacio es fabuloso! sin freno, espuelas o brida partamos a lomos del vino ¡A un cielo divino y mágico!

Acuarela. Cardoso. Pintores. Pintura. Poesía. Baudelaire. Escritores. Poesía. Las flores del mal. El vino de los amantes.

 

, ,

Literatura. Leyendas. Los ojos verdes. Gustavo Adolfo Bécquer.

Retrato de Gustavo Adolfo Bécquer. (1862). Valeriano Bécquer (su hermano, 2 años mayor que él).

El padre de ambos, fue el también pintor, José Domínguez Bécquer. Eran 7 hermanos. Cuando Gustavo Adolfo Bécquer, tenía 10 años, tristemente, ya eran huérfanos de padre y madre.

Gustavo Adolfo Bécquer. Sevilla 17 de Febrero de 1836. Madrid, 1870, (tuberculosis a los 34 años de edad). Es uno, de los más importantes y leídos escritores españoles. Cultivó la poesía alcanzando, la más altas cimas del Romanticismo. Su prosa  también es de una calidad excepcional.

HORFANDAD Y MUERTE

Huerfano muy pronto. Solo tenía 5 años cuando José María Domínguez, su padre, que era pintor y descendía de la nobleza holandesa fallecía, a la temprana edad de 35 años, Bécquer tenía 7 hermanos; de ellos él era de los más jóvenes, había nacido el quinto. Cuando murió su madre, Joaquina Bastida, nuestro protagonista era un niño, de tan solo 10 años. Gustavo Adolfo Bécquer, fallecería también tempranamente, todos su hermanos menos, 2 ya habían abandonado mortalmente, la fugaz vida terrenal.

image

Gustavo Adolfo Bécquer en su lecho de muerte. Vicente Palmaroli. Óleo de 1870 el año de su deceso.

El escritor español del Romanticismo que más nos aportó a todos en el arte del amor, tacañamente, solo estuvo entre sus contemporáneos 34 años, y enseguida después de su fallecimiento, sus espirituales versos se hicieron universales, y pasaron…, de boca a boca, de corazón, a corazón.

Los primeros estudios los realizó Gustavo Adolfo Bécquer, en San Antonio Abad y después, y con la intención de ser marino, en San Telmo, pero el colegio cerró, y el rumbo de los vientos siempre caprichosos rolaron súbitamente ,en otra dirección. Bécquer, tras la muerte de su madre se había quedado huérfano de padres, y los diferentes hermanos y él mismo, se dispersaron y acomodaron, en otros lugares…, en otras vidas.

MANUELA MONEHAY, ÁNGEL Y MADRINA

Su madrina, se había casado en la madurez tardía y no tenía hijos, poseía un comercio; Manuela era una mujer culta, no en vano poseia una extensa biblioteca, donde nuestro joven Bécquer incansable, pudo leer durante unos dos años, todo lo que le permitió la dictadura del tiempo. Primeramente Manuela Monehay, creyó  que lo más conveniente para su ahijado, era que aprendiera el oficio que ella misma realizaba, mas pronto se dio cuenta, de que el muchacho no era de su mismo parecer, y teniendo en cuenta la ocupación del ya extinto padre, decidió matricularle en clases de pintura con Cabral Bejarano, pero Bécquer pronto abandonaría esta formación, para irse al estudio de pintura de su tío Joaquín, tambien pintor .

BÉCQUER POETA

Las clases de pintura en el taller de su tío Joaquín fueron decepcionantes, y al no satisfacer sus propias expectativas, y bajo los auspicios de su tío, que un día le dijo, » Tu no serás nunca un mal pintor sino un mal literato», Bécquer, decidió abandonar definitivamente,  los pinceles por la literatura. En  uno de sus paseos con sus amigos por la vega del Guadalquivir, empezó en él un pensamiento muy fuerte, una revelación y una obsesión recurrente, la de marchar a Madrid y conquistar allí, con la literatura. los laureles del éxito…

-«Cuando yo tenía catorce o quince años, y mi alma estaba enchida de deseos sin nombre, y de esa esperanza sin limites, que es la más preciada joya de la juventud, cuando yo me juzgaba poeta»

Y sí, se hizo poeta, y de los más grandes, pero no solo escribió poesia. Seguidamente, una pequeña muestra de la enorme categoría de Gustavo Adolfo Bécquer, también como prosista.

LEYENDAS. LOS OJOS VERDES. Herido va un ciervo que escapa. (Escena, Fragmento).

LOS OJOS VERDES

-¡Alto… !  ¡ Alto todo el mundo ! – gritó Iñigo entonces -. Estaba de Dios que había de marcharse.

Y la  cabalgata se detuvo, y enmudecieron las trompas, y los lebreles refunfuñando, dejaron la pista a la voz de los cazadores. En aquel momento se unía a la comitiva el héroe de la fiesta, Fernando de Argensola, el primogénito de Almenar.

¿Que haces? – exclamó, dirigiéndose a su montero, y, en tanto, ya se pintaba el asombro en sus facciones, ya ardía la cólera en sus ojos. – ¿Que haces imbecil?  ¡Ves que la pieza está herida, que es la primera que cae por mi mano, y abandonas el rastro y la dejas perder para que vaya a morir en el fondo del bosque! ¿Crees acaso que he venido a matar ciervos para festines de lobos?

– Señor – murmuró Iñigo entre dientes – es imposible pasar de este punto.

–  ¡Imposible! ¿Y por qué?

– Porque esa trocha – prosiguió el montero – conduce a la fuente de los Álamos, en cuyas aguas habita un espíritu del mal. El que osa enturbiar su corriente, paga caro su atrevimiento. Ya la res habrá salvado sus márgenes; ¿cómo la salveréis vos sin atraer sobre vuestra cabeza alguna calamidad horrible? Los cazadores somos reyes del Moncayo, pero reyes que pagan un tributo. Pieza que se refugia en esa fuente misteriosa, pieza perdida.

–  ¡Pieza perdida! Primero perderé yo el señorío de mis padres, y primero perderé el ánima en manos de Satanás, que permitir que se me escape ese ciervo, el único que ha herido mi venablo, la primicia de mis excursiones de cazador… ¿Lo ves… ?, ¿lo ves … ? Aún se distingue a intervalos desde aquí… las piernas le fallan, su carrera se acorta; déjame … déjame… suelta esa brida, o te revuelco en el polvo… ¿Quién sabe si no le daré lugar para que llegue a la fuente? Y, si llegase, al diablo ella, su limpidez y sus habitantes.

¡Sus, «Rélampago»! ¡Sus, caballo mío! Si lo alcanzas, mando engarzar los diamantes de mi joyel en tu serreta de oro.

Caballo y jinete partieron como un huracán.

Iñigo los siguió con la vista hasta que se perdieron en la maleza; después volvió los ojos en derredor suyo; todos, como él, permanecían inmóviles y consternados.

El montero exclamó al fin :

– Señores, vosotros lo habéis visto;  me he expuesto a morir entre los pies de su caballo por detenerle. Yo he cumplido con mi deber. Con el diablo no sirven valentías. Hasta aquí llega el montero con su ballesta; de aquí en adelante, que pruebe el capellán con su hisopo.

Siempre quiso escribir  Bécquer, LOS OJOS VERDES  y no solo escribir, también pensó que un día quería pintar aquello que había escrito. Desgraciadamente, no pudo ser.

Literatura. Leyendas. Los ojos verdes. Gustavo Adolfo Bécquer.

Literatura. Gustavo Adolfo Bécquer. Bécquer. Escritores. Leyendas. Los ojos verdes. Romanticismo.