,

Charles Baudelaire. ¡Ya! “El «Spleen de París». Pequeños Poemas en Prosa»

 

Baudelaire. Foto vía internet.

CHARLES BAUDELAIRE

El «Spleen de París» o los «Pequeños Poemas en Prosa»

«¡YA

Por cien veces había salido ya el sol, radiante o entristecido, de la inmensa cuba del mar, cuyos bordes apenas se dejan entrever; por cien veces se había vuelto a sumergir, centelleante o taciturno, en su inmenso baño de la noche.

Desde hacía muchos días podíamos contemplar el otro lado del firmamento y descifrar el alfabeto celeste de las antípodas. Y cada uno de los pasajeros gemía y gruñía. Se hubiera dicho que la proximidad de la tierra exasperaba un sufrimiento.

– ¿Cuando (decían) dejaremos de dormir un sueño sacudido por las olas, turbado por un viento que ronca más intensamente que nosotros? ¿Cuándo podremos comer una carne que no esté salada, como el infame elemento que nos lleva? ¿Cuando podremos hacer la digestión en un sillón inmóvil?

Los había que pensaban en su hogar, que añoraban a sus fieles y freaticas mujeres, y a su chillona prole. Estaban todos tan enloquecidos por la imagen de la tierra ausente, que me parece que hubiesen comido hierba con más entusiasmo que las bestias.

Finalmente se avistó la orilla; y vimos al acercarnos, una tierra magnifica, deslumbrante. Parecía que la música de la vida se desprendiese de ella en un vago murmullo y que de aquellas costas, ricas en todo tipo de verdor, se exhalara en varias lenguas un delicioso aroma de flores y de frutos.

Pronto cada uno estuvo alegre, abdicando todos de su mal humor. Todas las peleas fueron olvidadas, perdonados los errores recíprocos; los duelos concertados quedaron borrados de la memoria, y los rencores se desvanecieron como el humo.

Yo sólo estaba triste, inconcebiblemente triste. Parecido a un sacerdote  al que despojasen de su divinidad, no podía, sin una dolorosa amargura, desprenderse de aquel mar tan monstruosamente seductor, de aquel mar tan infinitamente variado en su infinita sencillez, y que parece contener en sí, al tiempo que representar con sus juegos, su porte, sus cóleras y sus sonrisas, los humores, agonías y extasis de cuantas almas han vivido, viven y vivirán.

Al decir adiós a aquella belleza incomparable, me sentía abatido hasta la muerte, por lo cual, cuando uno de mis compañeros dijo: «¡Por fin!», yo sólo pude gritar:»¡Ya!»

Pero era la tierra, la tierra con sus ruidos, sus pasiones, sus comodidades, sus fiestas; era una tierra rica y magnífica, llena de promesas, que nos enviaba un maravilloso perfume de rosas y de almizcle y de la que las músicas de la vida nos llegaban en amoroso murmullo.

CHARLES BAUDELAIRE. ¡YA!. EL «SPLEEN DE PARÍS» O LOS «PEQUEÑOS POEMAS EN PROSA»

Literatura. Charles Baudelaire. Baudelaire. Escritores. El Spleen de París

 

, ,

Hamlet. Polonio, aconseja sabiamente, a Laertes, su hijo

HAMLET AND HORATIO IN THE CEMENTERY. 1839. EUGÉNE DELACROIX

The Tragedy of Hamlet, Prince of Denmark. La Tragedia de Hamlet, Príncipe de Dinamarca.

En estos pocos y exquisitos versos, Polonio, chambelán del reino, padre sabio, preocupado, se dirige a Laertes, su hijo y, hermano de Ofelia, casta y enamorada, que apremiado, emprende viaje a París. Pronto, la persistente niebla de la tragedia, envolverá fatalmente, a la familia, en la más opaca oscuridad.

Sarah Bernhardt en el papel de Hamlet. 1899, Lafayette Fhoto, Londres.

HAMLET (1600?). Fragmento.

Polonio
-¿Aún, Laertes? ¡Que vergüenza! ¡A bordo!
Ya el viento esta en la espalda de tus velas
¡y aún tu aquí! Ve con mi bendición
y graba en la memoria estos preceptos.
No des tus pensamientos a tu lengua
Ni pongas desmesura a tus acciones.
Sé natural pero jamás vulgar.
A tus amigos de amistad probada
Engánchalos al alma con aceros,
mas sin cansar la mano agasajando
a imberbes arribistas. Cuida bien
con no entablar disputas, mas ya en ellas,
que sea tu oponente quien se cuide.
Tu oído, a todos; tu opinión, a pocos.
Escucha las censuras, guarda el juicio.
Viste cuan fino pueda tu cartera,
mas no lujoso; rico, no chillón;
Que el traje suele pregonar al hombre,
y en Francia los de alcurnia y posición
en esto son de gran refinamiento.
No pidas préstamo, ni des prestado;
pueden perderse préstamo y amigo
y andar pidiendo mella el buen gobierno.
Principalmente sé veraz contigo;
de ello se sigue, como noche al día,
que no podrás ser falso con ninguno.
Adiós. Mi bendición te lo madure.

William Shakespeare

Hamlet. Polonio, aconseja sabiamente, a Laertes, su hijo

Literatura. Hamlet. Shakespeare. William ShakespeareTragedia. Polonio. Laertes. Ofelia. Familia. Padre. Hijo. Hija.

 

, ,

Literatura. Allan Poe. “Un algo inquietante, un morbo un surrealismo”

image 

Edgar Allan Poe. Boston 1809. Baltimore 1848.

Fotografia. Los caprichos de Goya. 1779. «El sueño de la razón produce monstruos».

Huérfano a muy corta edad, es adoptado por un matrimonio muy rico. Con su padrastro nunca se entendió. Su madrastra lo adoraba. Para ella fue el hijo que nunca tuvo.

Eliza Poe; madre biológica del poeta, murió cuando él era un niño… (Un niño que extraño y desorientado presenció, la agonía, muerte, velatorio, y entierro de su madre); este hecho adornado a retazos por la tenue luz de las candelas, lleno de sombras que de repente cobraban vida y, con el desgarrador telón de fondo de murmullos, sollozos y agónicos  lamentos. ¡Tan triste y dramático! Impregnó entonces todo su ser, de un modo… un tanto inquietante.

image

Foto. Día de difuntos. By TbArt

«Un algo inquietante  – Un morbo… Un surrealismo»

Tenía una hermana, Edgar Allan Poe; se llamaba Rosalie. Tuvo  que separarse de ella, cuando ambos fueron acogidos por diferentes familias. Sus progenitores,  fueron ambulantes. Cambiaban frecuentemente de ciudad en busca de trabajo. Su padre finalmente abandonó el hogar. A pesar de ser acogido por una familia acomodada, pasó Edgar Allan Poe muchas necesidades. Su padre adoptivo no le enviaba dinero; pensaba que lo malgastaría. Poe acumuló deudas de juego, y finalmente, acabó siendo desheredado.

Edgar Allan Poe era orgulloso y excitable.  Odiaba la vulgaridad y tenía unos prejuicios muy arraigados. Obviamente Allan Poe no era fácil, para un padrastro recto y duro, que exigía, si, exigía; que el poeta cambiara; Llevaba entonces mala vida Poe, fue aquella una relación altamente frustrante para ambos. Fue el escritor a la universidad (donde estudió Lenguas);  trabajador, aplicado, presumido e inquieto, a la vez que muy competitivo; sólo aguantó un año.

POE SOLDADO

Se alistó en el ejército y no le fue mal, incluso obtuvo algún ascenso pero se cansó y lo abandonó a los  dos años; cuando había firmado por tres.

Allan Poe decidió intentarlo, por fin se decidió. A partir de ese momento empezó a escribir  cuentos de terror que luego vendía, para ser publicados  por capítulos en revistas y periódicos; llegó a tener cierto éxito, pero sus ingresos económicos siempre  fueron muy escasos. La ilusión de su vida fue crear su propio periódico, pero desgraciadamente nunca lo consiguió. Edgar Allan Poe vivía de sus relatos (subsistia).

Se casó varias veces, y tuvo algunas aventuras y amoríos; pero alrededor de él, impregnado en él, la muerte lo rodeaba. Sus mujeres morían irremediablemente de tuberculosis.

UN ALGO INQUIETANTE, UN MORBO, UN…  SURREALISMO

Falleció Virginia (Sissy) su prima de tan solo 13 años (con la que se había casado en secreto) y entonces el poeta-romantico-surrealista empezó  a beber sin medida. Era tan grande su dolor que Poe también consumía opio. Al fin y con solo cuarenta años, murió en Baltimore cerca de Nueva Yorkperdido, y trastornado por el alcohol y las drogas. Medio kilo de Láudano (opio aderezado con vino blanco y especias), junto con una buena cantidad de aguardiente aceleraron su triste final. Desde entonces ocupa un lugar muy destacado en el Olimpo de la Literatura Universal.

Os dejo con una pequeña muestra de su magnífica obra:

EL COLOQUIO DE MONOS Y ELLA. 1841.

Y entonces, muy hermosa y muy amada,

diariamente envolvimos en sueños nuestros espíritus y entonces,

 al atardecer, discurrimos sobre los días que vendrían.

Cuando la superficie de la tierra llena de cicatrices de arte,

después de sufrir la única purificacion que borraría sus obscenidades rectangulares,

volviera a vestirse con el verdor las colinas y las sonrientes aguas del paraíso,

y se convirtiera por fin, en la morada conveniente para el hombre,

purgado por la muerte.

Para el hombre en cuyo sublimado intelecto el conocimiento dejaría de ser un veneno…

Para el hombre redimido, regenerado, venturoso, ahora inmortal,

aunque material siempre.

Edgar Allan Poe

Edgar Allan Poe. Un algo inquietante, un morbo un surrealismo. El coloquio de Monos y Ella.

Literatura. El Coloquio de Monos y Ella. Edgar Allan Poe. Allan Poe. Escritores

, ,

Sófocles. Edipo Rey. Edipo, Rey de Tebas al Resolver el Enigma de la Esfinge

image

Edipo y la Esfinge. Gustave Moreau. 1864

EDIPO REY

SÓFOCLES. Colono (cerca de Atenas), Grecia 496? a. C./Atenas 406 a.C

Es uno de los más importantes Poetas Trágicos del Siglo V Ateniense, junto con sus inseparables  Euripides y Esquilo. Su familia era acomodada, (poseían una fábrica de armas). Ocupó cargos políticos en el gobierno ateniense (Presidente del Tesoro Imperial). De nobleza y majestad, su porte y carácter eran amables y conciliadores, murió después de una larga vida.

Aunque escribió mas de 100 tragedias; completas, solo se conservan 7…

Ajax, Las Traquinias, Antigona, Edipo Rey, Electra, Filoctetes, y Edipo en Colono.

Paisaje con Arpío. (2019). Tomás Bartolomé.Técnica mixta

Está considerada la obra maestra de SÓFOCLES. Nos enfrenta con el drama del destino humano. EDIPO, sin poder escapar a su triste sino vaticinado por Apolo, matará a su padre y se casará incestuosamente con su madre.

EDIPO RESUELVE EL ENIGMA DE LA ESFINGE

LA ESFINGE. Era considerada un demonio de destrucción y mala suerte; su rostro era de mujer, su cuerpo de león, y tenía alas de ave.

LA ESFINGE provenía de la parte más lejana de Etiopía y llegó  para causar el terror en los campos que circundaban la ciudad de Tebas; instalándose indistintamente y con cruel malicia al oeste, en el Monte Ficio o en el Antedón. Asolaba la campiña destruyendo las siembras y matando indefectiblemente a todo aquel que no fuera capaz de descifrar sus complejos y enrevesados enigmas, estrangulándolo.

image

Edipo y la Esfinge. Reconstrucción del tondo de un kylix ático de figuras rojas, 480-470 a. C., de Vulci. Foto y Texto. Vía Internet.

LA ESFINGE, propuso a CREONTE Rey de Tebas un dramático trato, si alguien era capaz de resolver uno de sus enigmas, ella se iría para siempre, pero si no lo resolvia, lo mataría y seguiría destruyéndolo todo. Así con tanta soberbia lo hizo saber «La Cruel Cantora«, según la calificaba SÓFOCLES, pues la ESFINGE, hablaba cantando. Varios lo intentaron, pero nadie lo consiguió, el propio hijo de CREONTE, Hemón, murió con valentía en el arriesgado intento.

ESTE ERA, EL DRAMÁTICO ENUNCIADO DE EL ENIGMA

«Existe sobre la tierra un ser bípedo y cuadrúpedo, que tiene sólo una voz, y es también trípode. Es el único que cambia su aspecto de cuantos seres se mueven por tierra, aire o mar. Pero, cuando anda apoyado en más pies, entonces la movilidad de sus miembros es mucho más débil».

ESTA FUE LA RESPUESTA AL ENIGMA

EDIPO, dió la siguiente respuesta al acertijo de la ESFINGE y se convirtió así en el Rey de Tebas…

«Escucha, aún cuando no quieras, musa de mal agüero de los muertos, mi voz, que es el fin de tu locura. Te has referido al hombre, que cuando se arrastra por tierra, al principio, nace del vientre de la madre como indefenso cuadrúpedo y, al ser viejo, apoya su bastón como un tercer pie, cargando el cuello doblado por la vejez».

DESENLACE

LA ESFINGE, según algunas versiones, saltó desde el monte buscando desesperadamente la muerte, o bien, espantada, huyó hacia el desierto de Egipto donde quedó petrificada y, donde Momo el Dios del Sarcasmo desde entonces se burla eternamente de ella.

Sófocles. Edipo Rey. Edipo se convierte en Rey de Tebas al resolver el Enigma de la Esfinge

SÓFOCLES. EDIPO REY. EDIPO. EL ENIGMA DE LA ESFINGE. LA ESFINGE. ENIGMA. CREONTE. HEMON. MOMO. TOMÁS BARTOLOMÉ

, ,

Literatura. Frankenstein. Horrendo huésped de un irresponsable

FRANKESTEIN. Mary Shelley, (1797-1851).
Descrito en la novela como horrendo huésped, ser demoniaco, engendro, la criatura.
Un joven suizo (Victor Frankenstein), estudia medicina obseso por desentrañar, los secretos del cielo y la tierra, por descorrer el tupido velo de la misteriosa alma del ser humano; crea irresponsable, un ser, a partir de las diseccionadas partes de cadáveres, que se procura ilícitamente.

Finalmente la criatura resulta deforme y, espantosamente alta, pues mide 2,44 metros.
Víctor esta horrorizado, ha creado un monstruo, la culpa lo persigue, además; asustado, el gigante ha huido, e ingenuamente Víctor piensa que se ha librado de él. Frankenstein solo, y desamparado siente de inmediato el rechazo de la sociedad, debido a su intimidante aspecto, del que él no es responsable, además, no sabe hablar. Entonces, siente obsesamente un odio que le corroe y que reclama como una mordedura, sed de venganza contra su creador. Lleno de ira, asesina al hermano menor de Victor, y este, (aterrorizado) permite cobardemente, que acusada por, una única prueba circunstancial, una de las sirvientas de su propia familia, sea condenada a muerte y ejecutada, acusada de tal horrendo crimen, crimen, que él sabe, que ella no cometió. Enfermo de remordimientos, apesadumbrado por la culpa, se encuentra nuevamente por sorpresa, con el monstruo y este suplicante, le promete no volver más a su vida, si como su creador, y responsable, completa la obra, dandole una compañera que sea como ėl. Víctor lleno de dudas accede, mas al  final, decide en un momento de lucidez, destruir su femenina promesa. Entonces el fantástico ser, solo y abandonado jura vengarse. Y lo hace cruelmente, asesinándo esta vez al mejor amigo de Victor, Clerval, y después, a Elizabeth su prometida, en una singular noche de bodas. A causa de todas estas muertes, el padre de Víctor, Alphonse, también fallece. Entonces Victor desesperado, decidió acabar con su malograda creación, y persigue incansablemente a la desesperada criatura.

Finalmente después de seguirle tercamente con rabia enfermiza, y verlo a poca distancia, Víctor muere en el ártico a bordo de un barco en el que fue recogido de entre los hielos, perseguidor y enfebrecido. Después de su fallecimiento, la hospitalaria nave es abordada por la propia criatura, que relata entonces (tiempo antes el monstruo había aprendido a hablar), visiblemente emocionado y lucido, los motivos de sus actos, y da razón de su triste historia al capitán. La novela termina con la confesión de Frankenstein, de que ya cansado y dolorido, pondrá fin a su corta y miserable existencia.

Cubierta de FRANKESTEIN de Mary Shelley. Edición de 1831. Foto vía internet.

A continuación. Narración obtenida a partir de un diario de navegación

Extracto de la carta que escribe Robert Walton capitán del barco (enfrascado en una especie de empresa, aventura y misión científica, en la que busca la gloria), a su hermana Saville, con la que mantiene una regular (aunque complicada) correspondencia. Durante la travesía, FRANKESTEIN es avistado por primera vez en la novela, estando el barco varado.

FRANKENSTEIN . (Fragmento). Novela publicada el año 1818.

El pasado lunes (31 de julio) nos encontrábamos prácticamente cercados por el hielo, que rodeaba al barco por todos lados, y casi no había espacio libre en el mar para mantenerlo a flote. Nuestra situación era un tanto peligrosa, especialmente porque una niebla muy densa nos envolvía. Así que decidimos arriar velas y detenernos, a la espera de que tuviera lugar algún cambio en la atmósfera y en el tiempo.
Alrededor de las dos levantó la niebla y comprobamos que había, extendiéndose en todas direcciones, vastas e irregulares lagunas de hielo que parecían no tener fin. Algunos de mis camaradas dejaron escapar un lamento y yo mismo comencé a preocuparme y a inquietarme, cuando de repente una extraña figura atrajo nuestra atención y consiguió distraernos de la angustia que sentíamos por nuestra propia situación. Divisamos un carruaje bajo, amarrado sobre un trineo y tirado por perros, que se dirigía hacia el norte, y se encontraba a unos ochocientos metros de nosotros; un ser que tenía toda la apariencia de un hombre, pero al parecer con una altura gigantesca, iba sentado en el trineo y guiaba a los perros. Observamos el rápido avance del viajero con nuestros catalejos hasta que se perdió entre las lejanas quebradas del hielo.

Literatura. Frankenstein. Horrendo huésped de un irresponsable.

Literatura. Frankenstein. El monstruo de Frankenstein. Mary Shelley. Monstruo. Novela de terror. Terror. Terror gótico. Ciencia ficción. Horror.

 

, ,

Literatura. El Libro. The Book. Lovecraft/Barceló

image

Escultura. Miquel Barceló.

The Book -El Libro-Howard Phillips Lovecraft.

El bueno de H.P Lovecraft, nunca estuvo satisfecho con sus composiciones poéticas (de hecho escasas), pero el texto de El libro desde el minuto uno, está cargado densamente, de una atmósfera tal, que incluso se podría cortar con el filo de un cuchillo romo. De Barceló, os diré que es uno de mis artistas favoritos, al que admiro, por su valentía y arriesgada búsqueda, colmada de arte, por su orientada inspiración, y por su…, transpiración.

Seguidamente, el raro poema de Lovecraft en inglés y español, y dos pinturas de Miquel Barceló

LOVECRAFT-BARCELÓ

The Book. (1929)
The place was dark and dusty and half-lost
In tangles of old alleys near the quays,
Reeking of strange thing brought in from the seas,
And with queer curls of fog that west winds tossed,
Small lozenge panes obscured by smoke and frost,
Just showed the books, in piles like twisted trees,
Rotting from floor to roof-congeries
Of crumbling elder lore at little cost.

I entered, charmed, and from a cobwebbed heap
Took up the nearest tome and thumbed it through,
Trembling at curious words that seemed to keep
Some secret, monstrous if only one knew

Then, looking for some seller old in craft,
I could find nothing but a voice that laughed.

Howard Phillips Lovecraft

image

El Libro. Miquel Barceló

EL LIBRO, (1929). H P LOVECRAFT

El lugar era oscuro y polvoriento y medio perdido

en una maraña de viejos callejones junto a los muelles,

apestando a algo extraño traído de los mares,

y con curiosos jirones de niebla que el viento del oeste dispersaba.

Pequeños pedazos romboidales, oscurecidos por el humo y la escarcha,

solo mostraban la pilas de libros, como árboles retorcidos

pudriéndose del suelo al techo… acumulación

de un saber antiguo que se desmoronaba a bajo coste.

Entré, hechizado, y de un montón cubierto de telarañas
cogí el volumen más cercano y lo hojeé al azar,
temblando al leer raras palabras que parecían guardar
algún secreto, monstruoso si uno lo supiera.

Después, buscando algún vendedor versado en el oficio,

no pude encontrar más que una voz que reía.

Howard Phillips Lovecraft

image

Pintura. Miquel Barceló

El 27 de Abril de 2017, Barceló realizó su última exposición en España (El Arca de Noé), hasta el momento, con motivo de la celebración del 800 aniversario de la Universidad de Salamanca; también recibió el artista, en la capital charra, el título de Doctor Honoris Causa de dicha centenaria institución académica, en la que por supuesto, visitó su magnífica biblioteca.

Literatura. El Libro. The Book. Howard Phillips Lovecraft. 1929. Poesía. Miquel Barceló.

Literatura. Escritores. Howard Phillips Lovecraft. Lovecraft. Poesía. The Book. El Libro. Barceló. Miquel Barceló. Arte

,

Literatura. «Peregrino, en tenebrosa noche con pie incierto»

image

Fotografia by TbArt (2015)

Confundiendo el día con la noche, con pie incierto y peregrino; continúa, sigue, no te tragues el aliento ¡que nunca te asuste la montaña, ni el mar incierto¡ Que las olas abriguen, dulcemente tu corazón sediento, que la sed nunca sea tu alimento, mas ser justo y transversado, es beber mas ser bebido. La boca, y la botella. Los dientes de la tierra… Volcán ahora dormido, lamido gigante, asentado, satisfecho, y benéfico, descansa… Duerme así tu profundo, sueño y acuna como siempre hiciste, al personal y laborioso escarabajo; también humilde, como el océano es grande y a veces pequeño, mas mece en tu rítmica secuencia milenaria, al negro y seco carbón de roca salada.

Un caminante enfermo se enamora donde fue hospedado. (1594).

Descaminado, enfermo, peregrino,
en tenebrosa noche, con pie incierto,

la confusión pisando del desierto,
voces en vano dio, pasos sin tino.
Repetido latir, si no vecino,
distinto oyó de can siempre despierto,
y en pastoral albergue mal cubierto
piedad halló, si no halló camino.
Salió el Sol y, entre armiños escondida,
soñolienda beldad con dulce saña
salteó al no bien sano pasajero.
Pagará el hospedaje con la vida;
más le valiera errar en la montaña
que morir de la suerte que yo muero.

Luis de Góngora

Literatura. Descaminado, enfermo, peregrino, en tenebrosa noche con pie incierto. Poesía. Luis de Góngora.

LITERATURA. ESCRITORES. POESÍA. LUIS DE GÓNGORA. GÓNGORA

,

Literatura. Mallarmé. “Nómbrame… Porque son tus sonrisas frambuesas”

Retrato de Stéphane Mallarmé. Edouard Manet. 1876.

STÉPHANE MALLARMÉ. París 19 de marzo de 1842. París 9 de septiembre de 1898.

Su madre fallece cuando él tenía siete años de edad, y sus abuelos se hacen cargo del pequeño huérfano. Asiste a la escuela en París, después estudia el idioma inglés, del que espera ser profesor algún día. A los 20 años conoce a una chica alemana, María Gerhard, con la que se iría a vivir a Londres. Se casan al año siguiente en la brumosamente bella capital del Támesis. Después de su regreso a Francia, con el título de profesor bajo el brazo, comienza a trabajar como profesor de inglés en diferentes institutos.

1866. Por primera vez se publican una decena de sus poemas

1867. Alrededor de su figura se concentra lo más granado de la intelectualidad parisina, escritores, artistas, pensadores, pintores, músicos. STÉPHANE MALLARMÉ, en su salón literario se convierte en un faro que ilumina PARÍS, y la vida cultural parisina durante algunos años. Así es como el poeta entiende su quehacer…

«Lo que yo quiero es pintar no la cosa, sino el efecto que produce», por lo cual el verso no debería componerse de palabras, sino de intenciones, y todas las palabras borrarse ante la sensación.

RESONANCIAS. RENOVACIÓN. RITMO, Y UN VOCABULARIO ENDIABLADO

Su poesía es complicada de traducir, y su ritmo extraño, libre y asonante.

En algunos de sus poemas la rima es libre, y experimenta a menudo, con los espacios en blanco, y la tipografía (el tipo de letra).

POESIA

Fútil Beneplácito

Por sobre el ganado aturdido de los hombres
¡Princesa, cómo envidio la suerte de esa Hebe
que de la taza sube hasta tus labios grana!
Mas quien no es ni aún abate, ni a desear se atreve
ver su desnudo en rosa sobre tu porcelana.

Yo no soy el cojín que dibuja tu codo
ni el carmín de tus labios, ni tu borla empolvada,
ni tu lindo abanico… Mas si a pesar de todo
me has mirado tú, rubia por orfebres peinada,

nómbrame… porque son tus sonrisas frambuesa
un travieso rebaño de corderos, Princesa,
que parecen corazones, rumian almas sumisas.

Nómbrame… y que Cupido alado de un extraño
abanico me pinte cuidando tu rebaño…
Princesa, nómbrame pastor de tus sonrisas.

Stéphane Mallarmé. Traduccion de Mauricio Bacarisse.

Literatura. Stéphane Mallarmé. Nómbrame.. Porque son tus sonrisas frambuesa un travieso rebaño de corderos. Fútil Beneplácito. Poesía.

STÉPHANE MALLARMÉ. ESCRITORES. POESÍA. FÚTIL BENEPLÁCITO. LITERATURA. MALLARMÉ. PARÍS

,

Literatura. Oscar Wilde. «Aunque todos los hombres matan lo que aman»

image

Oscar Fingal O’Flahertie Wills Wilde

Oscar Wilde. 1854, Dublin, Irlanda, Reino Unido. 1900 París, Francia, con 46 años de edad.

1895, Oscar Wilde tenía 41 años de edad, y se encontraba pletórico y enamorado. Ese mismo año tristemente, ingresa en prision.

¿Porqué Oscar Wilde es condenado a dos años de trabajos forzados en la Cárcel de Reading?

Oscar tenía un amante (Lord Alfred Douglas).

image

Oscar Wilde y Alfred Douglas

Asi se desencadenaron los hechos

El padre de Alfred, Jhon Soltho Douglas, noveno marqués de Queensbury que sospechaba que su hijo y el escritor estaban liados, envía una carta a Oscar Wilde que rezaba así:

“Para O. W. aquel que presume de sodomía”

Recibida tan ofensiva nota y animado por su pareja, Alfred Douglas, a la sazón hijo del marqués, Wilde, se dirige al juzgado y tramita una  denuncia contra el fatal aristócrata por injurias. Después de muchos juicios y recursos, el escritor pierde y es condenado a dos años de prisión «por atentado a las buenas costumbres y sodomía».

El artista, ingresa destrozado en prisión.

Durante su estancia en la cárcel, Wilde sigue trabajando.

En aquellos tristes y largos días de reclusión, Oscar Wilde escribe una extensa carta altamente recriminatoria y ácida a su antes tan amado Alfred Douglas, por su falta de atención, y también toma notas para lo que posteriormente sería, «La balada de la carcel de Reading« obra terminada de escribir en el exilio francés, una vez que  abandonó la oscura y alienante prisión en la que se encontraba pagando, su injusta y exagerada condena.

En 1896 encontrándose aún Oscar Wilde en la Carcel de Reading aconteció un triste suceso, el ahorcamiento de Charles Thomas Wooldridge, un soldado de la Real Guardia de Caballería de 30 años de edad, que había acabado con la vida de su mujer cortándole el cuello. Desgraciadamente estos hechos son aún, un comportamiento intolerable y, de candente actualidad en nuestros días. ¡Basta Ya!

En «La Balada de la Cárcel de Reading» el escritor, machacado, encarcelado, y ahora exiliado en francia, (fallecería solo tres años después en París), nos narra esta terrible vivencia que le impresionó profundamente. Seguidamente publicó parte del poema, «La Balada de la Cárcel de  Reading« (1897) cuyos versos más celebres son: «Aunque todos los hombres matan lo que aman».

«Aunque todos los hombres matan lo que aman» (El poeta observa al condenado a muerte, mientras que la horca paciente espera , y el reo es, irremediablemente acompañado a su triste final), y escribe…

Ya no vestía su casaca escarlata,
Porque rojos son la sangre y el vino
Y sangre y vino había en sus manos
Cuando lo sorprendieron con la muerta,
La pobre muerta a la que había amado
Y a la que asesinó en su lecho.

Entre los reos caminaba
Con un mísero uniforme gris
Y una gorrilla en la cabeza;
Parecía andar ligero y alegre,
Pero nunca vi un hombre que mirara
Con tanta avidez la luz del día.

Nunca vi un hombre que mirara
Con ojos tan ávidos
Ese pequeño toldo azul
Al que los presos llaman cielo
Y cada nube que pasaba
Con sus velas de plata.

Yo, con otras almas en pena,
Caminaba en otro corro
Y me preguntaba si aquel hombre habría hecho
Algo grande o algo pequeño,
Cuando una voz susurró a mis espaldas:
«¡A ese tipo lo van a colgar!»

Oscar Wilde

Literatura. Oscar Wilde, poeta. «Aunque todos los hombres matan a lo que aman». Oscar Wide en la carcel.

Oscar Wilde. Poesía. Wilde. Literatura. Escritores. Wilde Cárcel. La Balada de la Cárcel de Reading

, , ,

Arte. Atardecer en San José. Tomás Bartolomé

image

Atardecer en San José. Tomás Bartolomé

Sunset in San José

Pintura. Técnica mixta, sobre papel. 2016.

Un atardecer, en San José, una mujer bella; sentada sincera. Un velador en la calle, cerca del mar. En San José, el atardecer aparece suave y tenue, más teñidos los colores aun brillantes, dan paso, al fundido, al tamiz, al filtro tostado o gris, y a los aún suaves negros. En el cielo guiños de plata y oro azulado, ya prestan, su luz a las estrellas

HIMNO A LAS ESTRELLAS

A vosotras, estrellas,
alza el vuelo mi pluma temerosa,
del piélago de luz ricas centellas;
lumbres que enciende triste y dolorosa
a las exequias del difunto día,
güérfana de su luz, la noche fría;

ejército de oro,
que por campañas de zafir marchando,
guardáis el trono del eterno coro
con diversas escuadras militando;
Argos divino de cristal y fuego,
por cuyos ojos vela el mundo ciego;

señas esclarecidas
que, con llama parlera y elocuente,
por el mudo silencio repartidas,
a la sombra servís de voz ardiente;
pompa que da la noche a sus vestidos,
letras de luz, misterios encendidos;

de la tiniebla triste
preciosas joyas, y del sueño helado
galas, que en competencia del sol viste;
espías del amante recatado,
fuentes de luz para animar el suelo,
flores lucientes del jardín del cielo,

vosotras, de la luna
familia relumbrante, ninfas claras,
cuyos pasos arrastran la Fortuna,
con cuyos movimientos muda caras,
árbitros de la paz y de la guerra,
que, en ausencia del sol, regís la tierra;

vosotras, de la suerte
dispensadoras, luces tutelares
que dais la vida, que acercáis la muerte,
mudando de semblante, de lugares;
llamas, que habláis con doctos movimientos,
cuyos trémulos rayos son acentos;

vosotras, que, enojadas,
a la sed de los surcos y sembrados
la bebida negáis, o ya abrasadas
dais en ceniza el pasto a los ganados,
y si miráis benignas y clementes,
el cielo es labrador para las gentes;

vosotras, cuyas leyes
guarda observante el tiempo en toda parte,
amenazas de príncipes y reyes,
si os aborta Saturno, Jove o Marte;
ya fijas vais, o ya llevéis delante
por lúbricos caminos greña errante,

si amasteis en la vida
y ya en el firmamento estáis clavadas,
pues la pena de amor nunca se olvida,
y aun suspiráis en signos transformadas,
con Amarilis, ninfa la más bella,
estrellas, ordenad que tenga estrella.

Si entre vosotras una
miró sobre su parto y nacimiento
y della se encargó desde la cuna,
dispensando su acción, su movimiento,
pedidla, estrellas, a cualquier que sea,
que la incline siquiera a que me vea.

Yo, en tanto, desatado
en humo, rico aliento de Pancaya,
haré que, peregrino y abrasado,
en busca vuestra por los aires vaya;
recataré del sol la lira mía
y empezaré a cantar muriendo el día.

Las tenebrosas aves,
que el silencio embarazan con gemido,
volando torpes y cantando graves,
más agüeros que tonos al oído,
para adular mis ansias y mis penas,
ya mis musas serán, ya mis sirenas.

Francisco de Quevedo

Arte. Atardecer en San José/Sunset in San José. Pintura. Acuarela/óleo/pastel.

Arte. Atardecer con mujer en San José. Tomás Bartolomé. Pintores. Atardecer. Mujer. San José. Himno a las estrellas. Quevedo. Estrellas.