, ,

El Artista. «Y en el mundo no habia más bronce que el de aquella estatua»

image

Foto. By TbArt.

Artista. Produce y crea obras de arte.

Del latín ars, artis. Capaz de crear… crear volúmenes, conformar espacios.

 

El Artista

Un día nació en su alma el deseo de modelar la estatua del «Placer que dura un instante».

Y marchó por el mundo para buscar el bronce, pues sólo podía ver sus obras en bronce.

Pero el bronce del mundo entero había desaparecido y en ninguna parte de la tierra podía encontrarse, como no fuese el bronce de la estatua del «Dolor que se sufre toda la vida».

Y era él mismo con sus propias manos quien había modelado esa estatua, colocándola sobre la tumba del único ser que amó en su vida.

Sobre la tumba del ser amado colocó aquella estatua que era su creación, para que fuese muestra del amor del hombre que no muere nunca y como símbolo del dolor del hombre, que se sufre toda la vida.

Y en el mundo entero no había más bronce que el de aquella estatua.

Entonces cogió la estatua que había creado, la colocó en un gran horno y la entregó al fuego.

Y con el bronce de la estatua del «Dolor que se sufre toda la vida» modeló la estatua del «Placer que dura un instante».

Oscar Wilde

«Lo único que consuela a los hombres por las estupideces cometidas, es el orgullo de realizarlas»

O.W

El Artista. Oscar Wilde. «Y en el mundo no habia más bronce que el de aquella estatua»

LITERATURA. El ARTISTA. OSCAR WILDE. ESCRITORES. WILDE. ARTISTA. ESCULTURA. PLACER. DOLOR. ARTE

,

Literatura. “La Busca”. Pío Baroja

Retrato de Pío Baroja. (1928). Juan de Echevarría. Óleo sobre lienzo. Museo de Bellas Artes de Álava.

La Busca. (1904). Pío Baroja

La acción se desarrolla, en Madrid a caballo entre finales del siglo XIX y principios del siglo siguiente, y nos muestra con un ritmo vivo y fresco la difícil vida, de unos personajes a los que no han favorecido las circunstancias de la vida, una vida para ellos llena de necesidades, y trabajos esporádicos, de incómoda dureza, y, para colmo, mal pagados, en los que muerde el hambre, y que nadie más quiere.

En este pasaje que he seleccionado, los buscavidas, cansados de su mísera vida, atraviesan la delgada línea que los separa de la delincuencia, a los que muchos de ellos, tentados, y sin más reflexión, desgraciadamente, se sienten abocados.

Una magnifica novela, muy recomendable…

LA BUSCA. Fragmento

A lo lejos, sobre Madrid, se cernía gran claridad, irradiada de las luces del pueblo, en el camposanto blanqueaban algunas lápidas pálidamente.

El alba teñía con su claridad melancólica el cielo, cuando los tres socios se acercaron a la casa.

A Manuel le palpitaba el corazón con fuerza.

-iAh! Una advertencia-dijo Vidal-:Si por casualidad nos pescaran, no hay que echarse a correr, sino quedarse dentro de la casa.

El Bizco se echó a reír; Manuel, que comprendía que su primo no hablaba por hablar, preguntó:

-¿Y por que?

-Porque si nos pescan en la casa es un robo frustrado, y tiene poco castigo; en cambio si nos cogieran huyendo, sería un robo consumado, lo que tiene mucha pena. Esto me lo dijeron ayer.

-Pues yo escapó si puedo -dijo el bizco.

-Haz lo que quieras.

Saltaron la cerca de la casa: Vidal quedó a caballo encima, agachado, espiando, por si venía alguno. Manuel y el Bizco, a horcajadas, se acercaron a la casa y, afianzando el pie en el tejadillo de un cobertizo, bajaron a una terraza con un emparrado un tanto más alta que la huerta.

A esta galería daban la puerta trasera y los balcones del piso bajo de la casa; pero estaban una y otros tan bien cerrados, que era imposible abrirlos.

-¿No se puede? -preguntó Vidal desde arriba.

-No

-Ahí va mi navaja -y Vidal la tiró a la galería.

Manuel intentó con la navaja abrir los balcones, pero no había medio; el Bizco se puso a empujar con el hombro la puerta, cedió algo, dejando un resquicio, y entonces Manuel introdujo por allí la hoja del cuchillo, e hizo correr la lengüeta de la cerradura hasta conseguir abrir la puerta. Al momento entraron el Bizco y Manuel.

 El piso bajo de la casa constaba de un vestíbulo, desde donde comenzaba la escalera de un corredor, y de dos gabinetes con balcón al huerto.

  La primera idea de Manuel fue salir al vestíbulo, y echar el cerrojo a la puerta que daba a la carretera.

-Ahora -le dijo el Bizco, que quedó admirado de aquel rasgo de prudencia- vamos a ver qué hay aquí.

Se pusieron a registrar la casa con tranquilidad, sin apurarse; no hay nada que valiera tres ochavos. Estaban forzando el armario del comedor, cuando, de pronto, oyeron muy cerca los ladridos de un perro, y salieron asustados a la galería.

  -¿Que hay? -preguntaron a Vidal.

  -Un condenado perro que se ha puesto a ladrar y va a llamar la atención de alguno.

  -Tírale una piedra.

  -¿De donde?

  -Asústale.

  -Ladra más.

  -Baja aquí, si no te van a ver.

Vidal saltó al huerto. El perro, que debía de ser un perro moral, defensor de la propiedad, siguió ladrando fuerte.

  -Pero iLeñe! -Dijo Vidal a sus amigos-, ¿No habéis concluido?

  -iSi no hay nada!

Entraron los tres llenos de miedo, atortolados, cogieron una servilleta y metieron dentro lo que encontraron a mano, un reloj de cobre, un candelero de metal blanco, un timbre eléctrico roto, un barómetro de mercurio, un imán y un cañón de juguete.

  Vidal se subió a la tapia con el lío.

  -Ahí está -dijo asustado.

  -¿Quien?

  -El perro.

  -Yo bajaré primero. -murmuró Manuel, y se puso la navaja en los dientes y se dejó caer. El perro, en vez de acercarse, se alejó un poco; pero siguió ladrando.

Vidal no se atrevía a saltar la tapia con el lío en la mano y lo echó con cuidado sobre unas mantas; en la caída no se rompió más que el barómetro, lo demás estaba roto. Saltaron la tapia el Bizco y Vidal, y los tres socios echaron a correr a campo traviesa, perseguidos por el perro defensor de la propiedad que ladraba tras de ellos.

Literatura. La Busca. Pío Baroja

Literatura. La Busca. Pío Baroja. Novela. Madrid

, ,

Literatura. Miguel de Cervantes, preso en Argel. Todos sufrían, aquel horrible cautiverio

image

Miguel de Cervantes. No existe ningún retrato de su imagen real

Literatura. Miguel de Cervantes preso en Argel

Todos los hombres sufrían en aquel horrible cautiverio en el que era frecuente, perder una oreja, la nariz, una mano, o sencillamente morir empalado, o en la horca.

image

Miguel de Cervantes. 1583/41. Aprox. ¿Juan de Jáuregui?

Miguel de Cervantes. Alcalá de Henares. 29 de septiembre de 1547. Madrid. 22 de Abril de 1516.

Después de los años de servicio en el ejército, al que se alistó huyendo de la justicia (En un duelo, murió su rival), exiliado en Roma, en 1569, y de su valiente participación, en la Batalla de Lepanto (157), en la que fue herido de disparos de arcabuz, en una mano (desde entonces la tendría engarrotada), y el pecho; Cervantes que era un avezado marino, que conocía las fatigas que acarreaba la abnegada mar, y la vida de soldado, regresaba, por fin, a casa, a bordo de «El Sol», desde la Península Itálica, a la Península ibérica; mas apenas había transcurrido una semana de navegación tranquila, cuando, una gran tormenta los separó bruscamente, del convoy de barcos, con los que navegaba, e irremisiblemente, fue a parar a la costa francesa, de Las 3 Marías; finalmente, cuando apurados, se encontraban al pairo, dos galeotas turquescas salieron de una escondida y cercana cala, haciendolos prisioneros, no sin antes producirse, una feroz refriega…

El capitán de la nave murió en el combate. Cervantes que resultó ileso no estaba solo, Rodrigo su hermano, también se encontraba en la falúa.

image

Almirante otomano dando ordenes durante un abordaje. Andrea Micheli.

SON HECHOS PRISIONEROS. EN ARGEL ESTÁ EL NEGOCIO

Cinco largos años, van a pasar los dos hermanos al capricho de mercaderes; de brutales hombres sin escrúpulos, que trataban a los cautivos como mercancía, y mera mano de obra gratuita.

PENSÓ QUE MORIRÍA

Miguel de Cervantes salvó su vida atribuyéndose una supuesta nobleza de personaje importante; las cartas de recomendación de Juan de Austria, y el Duque de Sessa, que el insigne escritor llevaba encima, y que le fueron descubiertas, contribuyeron a esta teoría y, Cervantes puesto que era una valiosa mercancía, recibió mejor trato, que la mayoría de los cautivos.

Cundo el escritor llegó a Argel cuna de los corsarios islámicos, lo hizo encadenado de pies y manos. Hiijo de un barbero cirujano de escasa fortuna Cervantes pensaba, que moriría, pues sabia que su familia carecía de fortuna, y que por lo tanto jamás podría pagar su rescate.

image

Navío otomano. 1762. Pieter Brûnniche.

En Argel todo tenía un precio, no en vano, era entonces, un famoso y gran emporio comercial que atraia a hacer negocios, a una exótica algarabia de mercaderes y negociantes, que comprendia, todas las razas y religiones.
Una de las mejores mercancías de aquel gran centro comercial, eran las vidas humanas, y a Miguel de Cervantes le adjudicaron un alto valor, y por lo tanto un alto precio.

Todos los hombres sufrían en aquel horrible cautiverio, en el que no era poco frecuente perder una oreja, la nariz, una mano, o sencillamente, morir empalado o en la horca; todo ello era mostrado en la exótica ciudad, como un gran espectáculo público, para diversión de los vecinos.

EL CACHÉ DE MIGUEL DE CERVANTES

En aquel Argel capitalista, en la que todo era tasado y convertido en dinero, un preso ilustre como creían que era Cervantes valía muchos ducados. Por aquel entonces, los frailes Mercedarios y también los Trinitarios, se encargaban de la intermediación con los piratas musulmanes, así como de recoger las limosnas y aportaciones de los familiares y amigos de los cautivos, con el fin de liberarlos.

Al margen de estas negociaciones se organizaban fugas, normalmente financiadas por familiares. Donde aparece el dinero, (sin contabilizar con transparencia), surge la corrupción, y este mal tan extendido ahora, no fue tampoco ajeno, en aquellas pasadas y tristes circunstancias.
Cervantes como buen soldado cautivo, intentó la fuga en cuatro ocasiones, pero en ninguna de ellas tuvo éxito, sin embargo, si pudo perder la vida, antes de haber conseguido finalmente, su ansiada liberación.

Fueron los hermanos de la orden de los Mercedarios, los que se encargaron finalmente del rescate de Cervantes así, como su hermano Rodrigo. La familia del genial escritor vendió todos sus bienes, y el Consejo de las Cruzadas, cedió 60 ducados en forma de préstamo.

image

La Batalla de Lepanto. 1572. Paolo Veronese.

Era finales de marzo de 1577, cuando los frailes Mercedarios partieron hacia Argel, allí surgieron problemas,  mientras que Rodrigo (cuyo rescate era más barato) podía quedar libre, los piratas berberiscos, no consentían en poner en libertad a Miguel, al considerarlo una jugosa presa.

Así pues Rodrigo abandonó el cautiverio mientras su hermano Miguel continuaba en el. Los frailes organizaron otra expediciónes de rescate. El precio de Cervantes que se iba encareciendo, esta vez se fijó en seiscientos ducados.

NO VA MÁS

El tiempo ha ido pasando, a Cervantes se le acaba el crédito, y al pachá la paciencia, el 19 de septiembre de 1580, el genial escritor aparece en escena cargado de cadenas, la barba cerrada, y con la mano y el brazo izquierdo en  cabestrillo, va a ser utilizado como remero, en una  nave que se dirige hacia Costantinopla, donde si llega con vida, será finalmente vendido como esclavo.

Juan Gil un fraile Mercedario, que ahora se encarga de la negociación, parte raudo hacia Argel con 250 Ducados, que aporta la madre de Miguel, doña Leonor, y el Consejo de las Cruzadas, que en esta ocasión aporta 465 ducados. ¡No va más!

CERVANTES REGRESA A CASA

En el último momento cuando el barco está a punto de partir, se produce como solía ser habitual, el último regateo, Juan Gil ofrece ahora, 600 ducados por el cautivo; y por fin felizmente, Miguel de Cervantes es liberado.

Cinco días después, el barco en el que regresaba  Miguel de Cervantes arriba en la costa valenciana, de Denia, era el 29 de octubre de 1580. Después de 5 largos años de penoso cautiverio en Argel y, de 10 años desde que abandonara España huyendo, primero de la justicia, y después en pos de una carrera militar Cervantes, manco, pálido, y demacrado, regresaba por fin a casa, mientras tanto, habían transcurrido, nada más, ni nada menos, que 15 largos años.

Literatura. Miguel de Cervantes preso en Argel. Todos los hombres sufrían en aquel horrible cautiverio en el que no era poco frecuente perder una oreja la nariz, una mano, o sencillamente morir empalado o en la horca.

Literatura. Miguel de Cervantes. Cervantes. Escritor. Escritores. Cautiverio. Argel.

, ,

Arte. Velázquez/Equipo Crónica, García Lorca y los niños

LAS MENINAS. 1970. EQUIPO CRÓNICA

Velazquez transportado en un viaje en el tiempo, se encuentra a sus meninas versionadas, su impresionante pintura convertida por el tiempo, en un icono, en una imagen, que llegó para permanecer eternamente, y que hoy, sigue inspirando a los artistas.

LAS MENINAS. 1656. VELÁZQUEZ

VELAZQUEZ/EQUIPO CRÓNICA VERSUS GARCÍA LORCA Y LOS NIÑOS

Los niños son protagonistas, y el maestro sevillano sitúa a la infanta Margarita de Austria, arropada por sus sirvientas, que también son niñas como ella, en segundo término, sitúa Velázquez, el mundo más serio de los adultos.

BALADA DE LA PLACETA

Cantan los niños
En la noche quieta:
¡Arroyo claro,
Fuente serena!
LOS NIÑOS
¿Qué tiene tu divino
Corazón en fiesta?
YO
Un doblar de campanas,
Perdidas en la niebla.
LOS NIÑOS
Ya nos dejas cantando
En la plazuela.
¡Arroyo claro,
Fuente serena!
¿Qué tienes en tus manos
De primavera?
YO
Una rosa de sangre
Y una azucena.
LOS NIÑOS
Mójalas en el agua
De la canción añeja.
¡Arroyo claro,
Fuente serena!
¿Qué sientes en tu boca
Roja y sedienta?
YO
El sabor de los huesos
De mi gran calavera.
LOS NIÑOS
Bebe el agua tranquila
De la canción añeja.
¡Arroyo claro,
Fuente serena!
¿Por qué te vas tan lejos
De la plazuela?
YO
¡Voy en busca de magos
Y de princesas!
LOS NIÑOS
¿Quién te enseñó el camino
De los poetas?
YO
La fuente y el arroyo
De la canción añeja.
LOS NIÑOS
¿Te vas lejos, muy lejos
Del mar y de la tierra?
YO
Se ha llenado de luces
Mi corazón de seda,
De campanas perdidas,
De lirios y de abejas,
Y yo me iré muy lejos,
Más allá de esas sierras,
Más allá de los mares
Cerca de las estrellas,
Para pedirle a Cristo
Señor que me devuelva
Mi alma antigua de niño,
Madura de leyendas,
Con el gorro de plumas
Y el sable de madera.
LOS NIÑOS
Ya nos dejas cantando
En la plazuela.
¡Arroyo claro,
Fuente serena!
Las pupilas enormes
De las frondas resecas,
Heridas por el viento,
Lloran las hojas muertas.

Federico García Lorca

Arte. Velázquez/Equipo Crónica, García Lorca y los niños

Velázquez. Las meninas. Equipo crónica. García Lorca. Arte. Literatura

, , ,

Arte. «Cabeza de Vaca». Tomás Bartolomé. Óleo

 

«Cabeza de Vaca». Cow’s head. (2013). Tomás Bartolomé

Óleo. (2011). Medidas. 30 x 24 cm.

Caminos

Dibujos estelares,

rastros blancolechosos,

líneas, suaves gasas color burdeos.

Cinabrio trigonal violeta, cinabarita,

arañado en la pizarra.

Roca dura, puntos, gestos, deseos.

Sendas estiradas…

Tansportan escaleras, en el oscuro espacio.

Camino padre y padre,

mas suave e incomprensible Zen,

armonía escrita borbojeante, guía,

máquina del tiempo, bella,

impregnante y fría.

Tomás Bartolomé

:::::::::::::::::::

«Cabeza de Vaca». Óleo-Acrílico. Tomás Bartolomé.

«Descaminado, enfermo, peregrino, en tenebrosa noche, con pie incierto, la confusión pisando del desierto, voces en vano dio, pasos sin tino». Luis de Góngora

Más información. Interesados en esta pintura. contacto@tomasbartolome.com

Arte. Cabeza de Vaca. Óleo-Acrílico. Tomás Bartolomé. Pintura. Caminos

,

Tolstoi. La Muerte de Iván Ilich. ¿Y si toda mi vida, ha sido, lo que no debía ser?

image

León Tolstoi. Escritor y pensador ruso. 1828/1910.

Hijo de la nobleza rusa. De padres terratenientes aristócratas, está considerado como uno de los más grandes escritores de la literatura universal.

Muy interesado por las causas sociales y la moral de la época, es muy crítico con la sociedad y consecuente con sus acciones. Él ascéticamente se impone la pobreza y el trabajo manual. Intenta también renunciar a sus bienes materiales, pero se encuentra de frente con la oposición de su familia que finalmente, se lo impide. También es partidario de la abdicación de la propiedad y la no violencia.

Muerte. Soledad inmensa, desierto infinito

Minúsculas ácidas lágrimas de sol ardientes, como ascuas enrojecidas, caen bajo un rayo deslumbrante, destructor. Pesado plomo. Una precisa luz anticipo crudo, hiriente, y salado como la memoria de lo que fue y lo que esconde… Oscuridad. Preguntas. Incomprensión, Terror, Certeza, Lucidez… y como consecuencia, un claro y meridiano resumen de su vida.

image

Obra de Marty Bolonio. Escultura -detalle- Foto By TbArt, archivos fondos propios.

La Muerte de Iván Ilich. Novela 1886

ARGUMENTO

Ivan Ilich. Es un funcionario del estado zarista. Estudia, se casa, tiene hijos, y una mujer de la que pronto se cansa. Le gusta su trabajo y asciende a fiscal. Se sabe con poder sobre las vidas, y no le disgusta. Su también burguesa señora le aburre, así pues, se centra en su profesión; ¡Cada vez llega más tarde a casa!

Cuando ya creía haber logrado sus objetivos profesionales, un golpe tonto en un costado, mientras cambiaba unas cortinas en casa, deriva en una terrible enfermedad que los médicos no saben explicar. Comprende entonces que se muere, y en ese mismo momento se da cuenta, de que su vida ha estado vacía de sentimiento y sentido…, Iván Ilich, está enfermo y va a morir.

Os dejo con una pequeña muestra de esta deliciosa novela.

La Muerte de Iván Ilich

Iván Ilich vio que se moría y su desesperación era continua. En el fondo de su ser sabía que se estaba muriendo, pero no sólo no se habituaba a esa idea, sino que sencillamente no la comprendía ni podía comprenderla.

El silogismo aprendido en la Lógica de Kiezewetter:

«Cayo es un ser humano, los seres humanos son mortales, por consiguiente Cayo es mortal», le había parecido legítimo únicamente con relación a Cayo, pero de ninguna manera con relación a sí mismo.

Que Cayo -ser humano en abstracto- fuese mortal le parecía enteramente justo; pero él no era Cayo, ni era un hombre abstracto, sino un hombre concreto, una criatura distinta de todas las demás: él había sido el pequeño Vanya para su papá y su mamá, para Mitya y Volodya, para sus juguetes, para el cochero y la niñera, y más tarde para Katenka, con todas las alegrías y tristezas y todos los entusiasmos de la infancia, la adolescencia y la juventud.

¿Acaso Cayo sabía algo del olor de la pelota de cuero de rayas que tanto gustaba a Vanya? ¿Acaso Cayo besaba de esa manera la mano de su madre? ¿Acaso el frufrú del vestido de seda de ella le sonaba a Cayo de ese modo? ¿Acaso se había rebelado éste contra las empanadillas que servían en la facultad? ¿Acaso Cayo se había enamorado así? ¿Acaso Cayo podía presidir una sesión como él la presidía?

Cayo era efectivamente mortal y era justo que muriese, pero «en mi caso -se decía-, en el caso de Vanya, de Iván Ilich, con todas mis ideas y emociones, la cosa es bien distinta. y no es posible que tenga que morirme. Eso sería demasiado horrible».

Así se lo figuraba. «Si tuviera que morir como Cayo, habría sabido que así sería; una voz interior me lo habría dicho; pero nada de eso me ha ocurrido. Y tanto yo como mis amigos entendimos que nuestro caso no tenía nada que ver con el de Cayo. ¡Y ahora se presenta esto! -se dijo-. ¡No puede ser! ¡No puede ser, pero es! ¿Cómo es posible? ¿Cómo entenderlo?»

Y no podía entenderlo. Trató de ahuyentar aquel pensamiento falso, inicuo, morboso, y poner en su lugar otros pensamientos saludables y correctos. Pero aquel pensamiento -y más que pensamiento la realidad misma- volvía una vez tras otra y se encaraba con él.

Tolstoi. La Muerte de Iván Ilich. ¿Y si toda mi vida, a sido, lo que no debía ser?

León Tolstoi. Tolstoi. La Muerte de Iván ilich. Literatura. Novela. Escritores

,

Literatura. Heine. Último Poeta del Romanticismo. «Dios me perdonará es su oficio»

  •                                                    image

Dusseldorf 13-12-1797.            París 17-2-1856.

Heinrich Heine está considerado como el poeta con el que termina el Romanticismo

Hijo de judíos comerciantes de telas, su vida estaba predestinada a continuar con el negocio familiar.

Aunque ya había empezado a escribir, con 19 años comenzó a trabajar en un banco, el banco que poseia en la ciudad de Hamburgo, su acaudalado tío (hermano de su padre), Salomón; El banquero le ayudó hasta su muerte, aunque no comprendía la afición de su sobrino, » Si hubiera aprendido algo bueno no tendría que escribir libros»,  le buscó relaciones sociales y le sostuvo económicamente.

image

Salomón Heine (su tío). Carl Gröger.

Por fin  Heinrich Heine abandona su trabajo de gris administrativo

Presionado por la familia, (con el Arte, casi siempre es igual, unas veces, por la falta de recursos económicos familiares, otras, por su abundancia), se matrícula de una asignatura en la carrera de derecho (Universidad de Bonn en 1819), un año más tarde asiste, a la Universidad de Göttingen de la que es expulsado, (tambien lo son sus agresores), a causa de un duelo, después de haber sido atacado por varias personas, a las que no le gustaban los judios.

Realiza estudios de lengua alemana y publica sus primeros libros. No obtiene ningún  éxito y además sufre el racismo imperante, incluso en la propia logia masónica de la que forma parte.

En 1825 Heinrich Heine se convierte al catolicismo

En la década de los años 30 y 40 es el escritor más popular de Alemania. Aún así, no consigue su independencia económica… ¡en cambio, su editor si se hace rico!

¡Anda que andarás!

                                        ¡Anda que andarás! Corría sin detenerse el carruaje:
                                                                             vivo el sol resplandecía,
                                                           y animación y alegría daba al hermoso paisaje.

Iba yo triste y mohíno,

recordando de continuo a mi dulce amor ausente:

tres fantasmas, de repente, me salieron al camino.

Al pasar, me saludaron, y horribles muecas hicieron, y los brazos levantaron,

 y gimieron y silbaron, y a lo lejos se perdieron.

Después de viajar por diferentes países europeos, en 1831, se establece en París, desde donde ecribe críticas muy duras contra la Alemania que fuera su hogar y patria, pero donde ahora, es a la vez, temido y odiado. En 1935 los escritos de Heine fueron totalmente censurados en su país natal a causa de sus veleidades socialistas.

En 1841 se casa con una joven dependienta inglesa, aunque antes sufrió un gran desengaño amoroso, al encontrarse locamente enamorado de su prima Amelie. Su amor no fue correspondido.

image

Amelie. (Su prima y amor no correspondido). E. Palm.

Desde 1848, hasta el día de su fallecimiento en 1856, se vio obligado a permanecer en cama a causa de un dolencia grave de espalda. Finalmente fallece en Paris.

Unos pocos versos de Heine:

Suena el huracán la trompa; y al son de los latigazos rugen las olas y saltan;

abre el firmamento lobrego sus inmensas cataratas:

el océano y la noche riñen su mayor batalla.

Detienese una gaviota en el palo de mesana:

las plumas bate y da un grito que mil desastres presagia.

Leer mas sobre Heine

en Categoría Litreatura de este mismo Blog

Heinrich Heine. El último romántico «El enterrador»

Heinrich  Heine . El último poeta del Romanticismo.

Heinrich Heine

Literatura . Heinrich Heine. Último poeta del Romanticismo. Dijo, segundos antes de su muerte, «Dios me perdonará es su oficio».

Literatura. Heinrich Heine. Heine. Escritores. Romanticismo. Poesía

, ,

“El Retrato de Dorian Gray”. Oscar Wilde. Nos Detendremos en la Belleza

El artista en su estudio. (1865/6). James Abbott McNeil Whistler

El pintor Basil Hallward, pintor, pinta un retrato, el modelo es de una explícita juventud y una belleza sublime. Se trata del joven Dorian Gray. Basil tiene un amigo (Henry Wotton), al que le cuenta perturbado, algo extraordinario, le está realizando un retrato a un bello joven, e impresionado, piensa, que el cuadro como se encuentra en ese momento es ya incuestionablemente, una obra maestra, y faltan aun, sesiones de posado, cuando, él ya presiente, que no podrá volver a realizar nunca nada ni siquiera parecido.

Literatura. El Retrato de Dorian Gray. Oscar Wilde. Wilde. Novela

Personajes principales de la novela:

Basil Hallward, pintor y amigo de Dorian
Lord Henry Wotton, amigo crapula de Dorian y Hallward
Dorian Gray, protagonista de la novela.

Lord Henry aparece en casa de Basil Hallward, estando (intrigado por Dorian), Dorian está posando, aun en ella, y comienza así tan faustica historia…

The Picture of Dorian Gray. El Retrato de Dorian Gray. (1890). Fragmento.

LORD HENRY>> Tiene usted un rostro singularmente hermoso, señor Gray. No frunza el ceño. Lo tiene. Y la Belleza es una forma de Genio; en realidad, más elevada que el Genio, pues no necesita explicación. Es uno de los grandes hechos del mundo, como la luz del sol o la primavera, o como el reflejo en oscuras aguas de esa concha de plata que llamamos luna. No puede cuestionarse. Tiene derecho divino de soberanía. Convierte en príncipes a quienes la poseen. ¿Sonríe usted? ¡Ah! No sonreirá cuando la haya perdido.

La gente dice a veces que la Belleza es solo superficial. Tal vez así sea. Pero, al menos, no es tan superficial como el Pensamiento. Para mí, la Belleza es la maravilla de las maravillas. Solo la gente muy superficial no juzga por las apariencias. El verdadero misterio del mundo es lo visible, no lo invisible.
Si, señor Gray, los dioses han sido benévolos con usted. Pero lo que los dioses nos dan rápidamente nos lo arrebatan. No tendrá más que unos pocos años en los que vivir de verdad. Cuando su juventud se vaya, su Belleza desaparecerá con ella y, entonces, de repente, descubrirá que no le quedan triunfos o tendrá que contentarse con esos pingües triunfos que el recuerdo de su pasado hará más amargos que las derrotas. Cada mes que declina lo acerca a usted más a algo terrible. El tiempo tiene celos de usted, y lucha encarnizadamente contra sus lirios y sus rosas. Su piel se volverá amarillenta, se hundirán sus mejillas y el brillo de sus ojos se apagará. Sufrirá horriblemente.
Sea consciente de su juventud mientras la posee. No malgaste el oro de sus días escuchando al tedioso, intentando remediar el fracaso sin esperanza ni entregando su vida al ignorante, al ordinario ni al vulgar, que son las metas, los falsos ideales de nuestro tiempo. ¡Viva! ¡Viva la vida maravillosa que hay en usted! Que nada se pierda. Vaya siempre en busca de nuevas sensaciones. No le tenga miedo a nada.

::::::::::::::::::::::::

Es la única novela que escribió el genial autor irlandés. Fue censurada primeramente por el director de la revista en que se publicó, y autocensurada posteriormente por el escritor, (contenía una clara atmósfera homoerotica que la sociedad victoriana no podía tolerar), un año después, será su primera edición en libro de la magnífica obra.

Wilde, declaró sobre los personajes de la obra… «Basil Hallward es lo que creo ser; lord Henry Wotton, lo que el mundo cree que soy; Dorian Gray, lo que quizá me hubiera gustado ser en otro tiempo».

Literatura. El Retrato de Dorian Gray. Oscar Wilde. Nos detendremos en la Belleza

Literatura. El Retrato de Dorian Gray. Oscar Wilde. Wilde. Belleza. Escritores. Escritor. Novela. Juventud

,

Fotografía. Perdido es mejor. Tomás Bartolomé

image

FOTOGRAFIA BY TbArt

Un camino cerca del río, una estrecha vereda acotada, por una arbórea fronda verdosa, un destino que nos conduce, una senda acotada y bella, donde de suaves rumores, donde múltiples  vidas, son solo minúsculas inconsciencias, percibidas, mas como éter levedad.

POESIA

Perdido Es Mejor

Después de perderme,

De no encontrar,

De dejar vagar,

Los sentidos a lo soñado;

Me siento mejor

Fundido/Osmotizado;

Ósmosis divina

Color osmotizado…

Transpirado;

Humedal uniforme,

Tránsito olímpiaco;

Juego

Con los insectos en mi boca,

jugo/juego

Entre mis dientes;

Con la lengua.

Tomás Bartolomé

Fotografía. By Tb Art. Poesía. Perdido es mejor. Tomás Bartolomé.

FOTOGRAFIA. POESÍA. PERDIDO ES MEJOR. TOMÁS BARTOLOMÉ.

,

Literatura. “Serpientes” Colette

Scene. (2021). Tomás Bartolomé. Oil on canvas 

Hola apasionados por el Arte…

Sidonie-Gabrielle Colette (Saint-Sauveur-en-Puisaye, 28 de enero de 1873París, 3 de agosto de 1954), más conocida como Colette, fue una novelista, periodista, guionista, libretista y artista de revistas y cabaré francesa. Adquirió celebridad internacional por su novela Gigi, de 1944, que fue llevada al cine por Vincente Minnelli en 1958. Siendo miembro de la Academia Goncourt desde 1945, llegó a presidirla entre 1949 y 1954. Fue condecorada con la Legión de Honor.

Novelista, escritor fantasma, periodista, escritora, libretista, guionista, cuentista, dramaturga, prosista y actriz

Fuente Wikipedia.

Su vida de escritora a la sombra, cuya autoría al principio, firmaba su marido, le facilitó reivindicar, los derechos de la carne sobre el espíritu y los de la mujer sobre el hombre. En la mayor parte de su obra esta temática, es el eje constituyente de su importante obra, aún no suficientemente reconocida por la crítica literaria, a pesar de haber recibido grandes honores y reconocimientos estando aún viva. 

Pero en sus escritos no solo aborda las relaciones humanas y nos muestra una visión de ellas, desde un punto de vista feminista, también escribe espléndidamente, sobre la Naturaleza.

Su precisión en las palabras que describen la belleza de la naturaleza, su gran poder de observación, su fino análisis de la conducta de los animales, y una gran voluptuosidad y sensualidad expresadas con estilo igualmente fresco y libre, hacen de ella una escritora, apasionada, por la vida, y por todas las maravillas, que en ella se contienen.

 

Seguidamente, una pequeña muestra de lo que es capaz de escribir Colette sobre algunos de los animales que describe…

SERPIENTES. PRISIONES Y PARAÍSOS. (1930). FRAGMENTO

“Sesenta, ochenta quilos de serpiente, sobre la rama más baja del árbol muerto. No parece que haya nada vivo. ¿Acaso la rama muerta moverá al animal? Reluciente, lustrada por el deslizamiento de generaciones de reptiles, cilíndrica, ondulante, hinchada a trechos… ¿Acaso se tragó un conejo que ahora está digiriendo?”

De golpe, hemos penetrado en el mundo de los reptiles, del cual participa incluso lo inanimado.

“En la rama más alta, un quintal de pitón duerme, o parece dormir. Enrollada en espiral, ha asegurado su equilibrio enroscando su cola en forma de ocho. Pero, ¿que hacer con los Díez pies, que todavía penden? iYa está! Ha resuelto el problema formando con ellos varios nudos de tejedora, escondiendo la punta. Dos harapos transparentes, color de araña, demuestran que la primavera ha hecho salir de los mismos a las dos grandes serpientes. Son completamente nuevas. El arroyo cuando recibe la luz del sol, brilla menos que ellas. Pero, ¿donde está el cuello, los flancos la cabeza? Un empedrado de esmalte cubre a esos cilindros, oprimidos por su propio peso.

La espalda, el flanco -si en realidad son la espalda y el flanco-, refulgen con el azul de la golondrina, el verde amarillento del sauce, muestran tonos oscuros y semioscuros dispuestos en forma de mosaico, y me digo a mi misma ingenuamente: “i Qué mosaicos más sencillos…!”, en el preciso instante que me doy cuenta de que los pequeños triángulos forman en un punto determinado una especie de ojo provisto de una mirada fija, casi muerta. Retrocedo… Este animal que esconde su principio y su final, que mira, espantosa y fríamente, no procede del mismo país que yo, ni del mismo vientre…”

He ahí lo que distingue a la serpiente inmóvil de cualquier otra cosa del mundo. Ahora se trata de hacerla mover según su “estilo” que no puede confundirse con nada :

“De pronto todo vacila, todo se desliza silenciosamente. La pitón a la que creía inmóvil”-, se ha puesto en movimiento, sorprendiendo a mis sentidos, a mis ojos limitados y acostumbrados al paso, al salto…

“Se mueve: así avanzan las mareas sobre la playa, suspendidas de la luna. Así se propaga el veneno por las venas, el mal por el espíritu. Se mueve, pero no va a ninguna parte. Aún no he podido ver donde tiene la cabeza y donde la cola. Se funde en sí misma, progresa sin cambiar de lugar, se reabsorbe y se dilata sin desatar sus propios nudos.

“Se mueve, y el sólido universo parece zozobrar…”

Literatura. “Serpientes” Colette

Literatura. Colette. Serpientes. Escritoras