, , ,

Pintura. Imperio Mexica. Óleo/Mixta. Tomás Bartolomé. Ad aeternam la imagen en la imaginación del hombre; la nube como abalorio, como ojo, como L que alguien trazó en el aire.

image

Foto Pintura. Imperio Mexica. Tomás Bartolomé

Title. Imperio Mexica. (2014)

Oil/Mixta. 2015. 35 cm Largo. 27 cm Alto.

image

:::::::::::::::::::::::

Gambito de caballo en Troya. (Parte del poema).

Ad aeternam la imagen en la imaginación del hombre; la nube como abalorio, como ojo, como L que alguien trazó en el aire. el caballo que murió con las patas rotas y el vientre abierto como reja o ventana; los guerreros que introdujeron los filos en su desesperación como a una funda, como a una aljaba.
Homero Aridjis.

image

Interesados en esta pintura más información, e mail, contacto@tomasbartolome.com

Pintura. Imperio Mexica. Óleo/Mixta. 2015. Tomás Bartolomé. Ad aeternam la imagen en la imaginación del hombre; la nube como abalorio, como ojo, como L que alguien trazó en el aire.

Pintura. Tomás Bartolomé. Pintores. Imperio Mexica. Óleo/Mixta.

 

, ,

La Máscara de la Muerte Roja. Pero el enmascarado se había atrevido a asumir las apariencias de la Muerte Roja. Su mortaja estaba salpicada de sangre, y su amplia frente, así como el rostro, aparecían manchados por el horror escarlata. Edgard Allan Poe.

image

Detalle de una obra de Marty Bolonio. Foto ByTbart

Edgard Allan Poe. Boston, Massachusetts, 19 de enero de 1809.  Baltimore, Maryland. 7 de octubre de 1849.

La Máscara de La Muerte Roja. 1842.

Seguidamente una pequeña muestra de la calidad literaria de este maestro del Terror/Miedo.
Un cuento del genial y atormentado Edgard Allan Poe… La  Máscara de la Muerte Roja.
image
Calavera. Van Gogh
LA MÁSCARA DE LA MUERTE ROJA.

Edgard Allan Poe

Mas otra vez tañe el reloj que se alza en el aposento de terciopelo. Por un momento todo queda inmóvil; todo es silencio, salvo la voz del reloj. Los sueños están helados, rígidos en sus posturas. Pero los ecos del tañido se pierden -apenas han durado un instante- y una risa ligera, a medias sofocada, flota tras ellos en su fuga.

Otra vez crece la música, viven los sueños, contorsionándose al pasar por las ventanas, por las cuales irrumpen los rayos de los trípodes. Mas en la cámara que da al oeste ninguna máscara se aventura, pues la noche avanza y una luz más roja se filtra por los cristales de color de sangre; aterradora es la tiniebla de las colgaduras negras; y, para aquél cuyo pie se pose en la sombría alfombra, brota del reloj de ébano un ahogado resonar mucho más solemne que los que alcanzan a oír las máscaras entregadas a la lejana alegría de las otras estancias. 

Congregábase densa multitud en estas últimas, donde afiebradamente latía el corazón de la vida. Continuaba la fiesta en su torbellino hasta el momento en que comenzaron a oírse los tañidos del reloj anunciando la medianoche. Calló entonces la música, como ya he dicho, y las evoluciones de los que bailaban se interrumpieron; y como antes, se produjo en todo una cesacion angustiosa. Mas esta vez el reloj debía tañer doce campanadas, y quizá por eso ocurrió que los pensamientos invadieron en mayor número las meditaciones de aquellos que reflexionaban entre la multitud entregada a la fiesta.

Y quizá también por eso ocurrió que, antes de que los últimos ecos del carrillón se hubieran hundido en el silencio, muchos de los concurrentes tuvieron tiempo para advertir la presencia de una figura enmascarada que hasta entonces no había llamado la atención de nadie. Y, habiendo corrido en un susurro la noticia de aquella nueva presencia, alzóse al final un rumor que expresaba desaprobación, sorpresa y, finalmente, espanto, horror y repugnancia. En una asamblea de fantasmas como la que acabo de describir es de imaginar que una aparición ordinaria no hubiera provocado semejante conmoción.

El desenfreno de aquella mascarada no tenía límites, pero la figura en cuestión lo ultrapasaba e iba incluso más allá de lo que el liberal criterio del príncipe toleraba. En el corazón de los más temerarios hay cuerdas que no pueden tocarse sin emoción. Aún el más relajado de los seres, para quien la vida y la muerte son igualmente un juego, sabe que hay cosas con las cuales no se puede jugar. Los concurrentes parecían sentir en lo más hondo que el traje y la apariencia del desconocido no revelaban ni ingenio ni decoro.

Su figura, alta y flaca, estaba envuelta de la cabeza a los pies en una mortaja. La máscara que ocultaba el rostro se parecía de tal manera al semblante de un cadáver ya rígido, que el escrutinio más detallado se habría visto en dificultades para descubrir el engaño. Cierto, aquella frenética concurrencia podía tolerar, si no aprobar, semejante disfraz. Pero el enmascarado se había atrevido a asumir las apariencias de la Muerte Roja. Su mortaja estaba salpicada de sangre, y su amplia frente, así como el rostro, aparecían manchados por el horror escarlata.

La Máscara de la Muerte Roja. Pero el enmascarado se había atrevido a asumir las apariencias de la Muerte Roja. Su mortaja estaba salpicada de sangre, y su amplia frente, así como el rostro, aparecían manchados por el horror escarlata. Edgard Allan Poe

Edgard Allan Poe. Alan Poe. Poe. Literatura. Escritores. Terror. La Máscara de la Muerte Roja. Miedo.

, ,

Edgar Allan Poe. Un algo inquietante, un morbo un surrealismo. El coloquio de Monos y Ella.

image 

Edgar Allan Poe. Boston 1809. Baltimore 1848.

Fotografia. Los caprichos de Goya. 1779. «El sueño de la razón produce monstruos».

Huérfano a muy corta edad, es adoptado por un matrimonio muy rico. Con su padrastro nunca se entendió. Su madrastra lo adoraba. Para ella fue el hijo que nunca tuvo.

Eliza Poe; madre biológica del poeta, murió cuando él era un niño… (Un niño que extraño y desorientado presenció, la agonía, muerte, velatorio, y entierro de su madre); este hecho adornado a retazos  por  la tenue luz de las candelas, lleno de sombras que de repente cobraban vida y, con el desgarrador telón de fondo de murmullos, sollozos y lamentos. ¡Tan triste y dramático! Impregnó entonces todo su ser de un modo… un tanto inquietante.

image

Foto. Día de difuntos. By TBART.

«Un algo inquietante  – Un morbo… Un surrealismo»

Tenía una hermana, Edgar Allan Poe; se llamaba Rosalie. Tuvo  que separarse de ella cuando ambos fueron acogidos por diferentes familias. Sus progenitores,  fueron ambulantes. Cambiaban frecuentemente de ciudad en busca de trabajo. Su padre finalmente abandonó el hogar. A pesar de ser acogido por una familia acomodada pasó Edgar Allan Poe muchas necesidades. Su padre adoptivo no le enviaba dinero; pensaba que lo malgastaría. Poe acumuló deudas de juego y acabó siendo desheredado.

Edgar Allan Poe era orgulloso y excitable.  Odiaba la vulgaridad y tenía unos prejuicios muy arraigados. Obviamente Allan Poe no era fácil para un padrastro recto y duro que exigía, si, exigía; que el poeta cambiara; Llevaba entonces mala vida Poe, fue aquella una relación altamente frustrante para ambos. Fue el escritor a la universidad (donde estudió Lenguas);  trabajador, aplicado, presumido e inquieto, a la vez que muy competitivo; sólo aguantó un año.

POE SOLDADO

Se alistó en el ejército y no le fue mal, incluso obtuvo algún ascenso pero se cansó y lo abandonó a los  dos años; cuando había firmado por tres.

Allan Poe decidió intentarlo, por fin se decidió. A partir de ese momento empezó a escribir  cuentos de terror que luego vendía, para ser publicados  por capítulos en revistas y periódicos; llegó a tener cierto éxito, pero sus ingresos económicos siempre  fueron muy escasos. La ilusión de su vida fue crear su propio periódico, pero desgraciadamente nunca lo consiguió. Edgar Allan Poe vivía de sus relatos (subsistia).

Se casó varias veces, y tuvo algunas aventuras y amoríos; pero alrededor de él, impregnado en él, la muerte lo rodeaba. Sus mujeres morían irremediablemente de tuberculosis.

UN ALGO INQUIETANTE, UN MORBO, UN…  SURREALISMO

Falleció Virginia (Sissy) su prima de tan solo 13 años (con la que se había casado en secreto) y entonces el poeta-romantico-surrealista empezó  a beber sin medida. Era tan grande su dolor que Poe también consumía opio. Al fin y con solo cuarenta años,  murió en Baltimore cerca de Nueva Yorkperdido, y trastornado por el alcohol y las drogas. Medio kilo de Láudano (opio aderezado con vino blanco y especias), junto con una buena cantidad de aguardiente aceleraron su triste final. Desde entonces ocupa un lugar muy destacado en el Olimpo de la Literatura Universal.

Os dejo con una pequeña muestra de su magnífica obra:

EL COLOQUIO DE MONOS Y ELLA. 1841.

Y entonces, muy hermosa y muy amada,

diariamente envolvimos en sueños nuestros espíritus y entonces,

 al atardecer, discurrimos sobre los días que vendrían.

Cuando la superficie de la tierra llena de cicatrices de arte,

después de sufrir la única purificacion que borraría sus obscenidades rectangulares,

volviera a vestirse con el verdor las colinas y las sonrientes aguas del paraíso,

y se convirtiera por fin, en la morada conveniente para el hombre,

purgado por la muerte.

Para el hombre en cuyo sublimado intelecto el conocimiento dejaría de ser un veneno…

Para el hombre redimido, regenerado, venturoso, ahora inmortal,

aunque material siempre.

Edgar Allan Poe

Edgar Allan Poe. Un algo inquietante, un morbo un surrealismo. El coloquio de Monos y Ella.

Literatura. El Coloquio de Monos y Ella. Edgar Allan Poe. Allan Poe. Escritores.

 

 

,

NORMAN MAILER, MACARRA DE CEÑIDO PANTALÓN. Tomás Bartolomé.

BOXEO MAILER

MAILER

¡TEMERARIO MAILER!

Norman Mailer. Long Branch, New Jersey, 1923. Nueva York, 2007.

A Norman Mailer  no le importaba emplear los puños sobre todo cuando bebía, era un gran aficionado a lo que se conoce como «El noble arte de las 12 cuerdas» (Boxeo) y también un incorregible fanfarrón. Machista irreverente y obstinado anti-feminista, al final de su vida borró algo su intolerable mancha y optó por la moderación. Protagonista de varios sucesos violentos, algunas  de sus seis mujeres, le acusaron de violencia domestica; el caso más grave fué el que protagonizó al agredir a su segunda mujer Adele Morales (su cuarta esposa Beverley Bentley, también denunció haber sido maltratada por el escritor)… Después de una fiesta en la que Norman Mailer, había consumido demasiada «agua de fuego» (whisky), marihuana, LSD y «polvo blanco» (cocaina), atacó a su esposa Adele; los trágicos resultados de esta horrible accion, fueron las heridas inflingidas con un cortaplumas, en el pecho, espalda, y manos de Adele.

Ahora os contare un curioso capitulo, de algunas de  las escenas de violencia que protagonizó en su apasionante vida, el genial escritor USA.

MAILER PELEA

Norman Mailer, salió a pasear al perro; el barrio por el que transitaba no estaba exento de riesgo y el escritor no lo conocía, ya que acababa de mudarse (una màs de sus múltiples mudanzas, ya que se casó 6 veces y tuvo 9 hijos); hacía una  noche agradable y el escritor después de ordenar algunas cajas de embalaje, (ya había trabajado sus 7 horas de costumbre), se puso un vaso de whisky (beber era uno de los pasatiempos favoritos de Mailer) al rato cogió la correa y salió a pasear al perro…

Al pasar al lado de un grupo (una pandilla de negros afroamericanos) al artista le dio un fuerte olor a marihuana, inmediatamente el peligro se hizó para él, tan tangible como una desbocada, inmensa, e inane fría roca desplazándose a toda velocidad contra uno mismo. Mailer aceleró el paso latiéndole el corazón a mil por hora, pero súbitamente, uno de ellos se le acercó y le dijo «veté a casa marica blanco»; Norman Mailer ni corto ni perezoso contestó al chico de ojos saltones inyectados en sangre  que lo miraba desafiante, que él era muy hombre, y que  de «puro macho» que era  le iba a partir la cara. El autor de El parque de los ciervos, (1955) -muéstra el ambiente intelectual y artístico USA-, y Los desnudos y los muertos (1948), -magnifica novela bélica-, se encaró, y levantó los puños, el famoso escritor¡sabía boxear!

El gran autor galardonado con un premio Pulitzer (La canción del verdugo. 1980) estaba vendido, mientras uno de la pandilla sujetaba a su perrito, otros le sujetaban a él y entre todos, le arreaban una gran paliza. Una vez que se cansaron, y con el escritor chorreando sangre  por la nariz y la boca le devolvieron la mascota y el más gallito le dijo…  «vete de aquí, no queremos verte más maricón de mierda»Norman Mailer mientras regresaba a casa con la cara partida y la camisa rota; no dejaba de pensar en lo absurdo de la imagen, que rememoró…

« Se había formado un corro; en el centro, unos lo sujetaban, y otros lo golpeaban; había uno de ellos, el más joven, que aguantaba pacientemente la correa con el perrito de Norman,  para que este no escapara»… ¡No sabia si reír o llorar!

Sintió que el Whisky que había tomado poco antes se le revolvía como una fiera bestia en el estómago y, tuvo que pararse a devolver; un desafinado acorde de vomitos, alcohol, sangre, y sudor tomaron el aire dotandolo de un denso toque ácido y húmedo. Mientras caminaba el escritor había observado que en su particular «Vía Crucis» de regreso a casa, le seguía un grupo de chicos de los que hicieron corro en la pelea, y se preguntaba con aprensiva curiosidad que es lo que querrían ahora aquellos oscuros fantoches, cuando uno de ellos dirigiéndose a él, le dijo…

– «Hey man, la pelea no ha sido justa ellos eran más».

Norman Mailer, macarra de ceñido pantalón. Tomás Bartolomé.

Norman Mailer. Mailer. Literatura. Escritores. Mailer Pelea. Escritor.

,

Oscar Wilde. El Discípulo. Cuando Narciso murió, el río de sus delicias se transformó de una copa de agua dulce en una copa de lágrimas saladas…

image

Foto, by TbArt

EL DISCÍPULO

Cuando Narciso murió, el río de sus delicias se transformó de una copa de agua dulce en una copa de lágrimas saladas, y las Oréades vinieron llorando por los bosques a cantar junto al río y a consolarle.

Y cuando vieron que el río habíase convertido de copa de agua dulce en copa de lágrimas saladas deshicieron los bucles verdes en sus cabelleras y gritaban al río y le decían:

-No nos extraña que le llores así. ¿Cómo no ibas a amar a Narciso con lo bello que era?

¿Pero Narciso era bello?

-¿Quién mejor que tú puede saberlo? -respondieron las Oréades- Nos despreciaba a nosotras, pero te cortejaba a ti, e inclinado sobre tus orillas, dejaba reposar sus ojos sobre ti, y contemplaba su belleza en el espejo de tus aguas.

Y el río contestó:

-Si amaba yo a Narciso, era porque, cuando inclinado en mis orillas, dejaba reposar sus ojos sobre mí, en el espejo de sus ojos veía reflejada yo mi propia belleza.

Oscar Wilde. El Discípulo. Cuando Narciso murió, el río de sus delicias se transformó de una copa de agua dulce en una copa de lágrimas saladas…

Foto, by TbArt

OSCAR WILDE. EL DISCÍPULO. NARCISO. BELLEZA. LITERATURA. ESCRITORES. NARCISISMO. NARCISISTA. WILDE.

,

Truman Capote. A Sangre Fría. «Matar es muy fácil; mucho más fácil que pasar un cheque falso»

image

El escritor norteamericano (USA), nació en Nueva Orleans el 30 de septiembre de 1924; no muy lejos de Houston, Florida, Cuba o México; como ven  toda una encrucijada de caminos, de culturas.

Truman Streckfus Persons -Truman Capote-, falleció a los 59 años en la Ciudad de Los Ángeles el día 25 de agosto  de 1984

Periodista y escritor«Capote» -el apellido–  se lo tomó prestado al segundo marido de su madre que era cubano. A los 16 años publica su primera narración. Antes de encontrar su camino como novelista Truman Capote, desempeñó diferentes empleos, entre ellos, el de bailarín en un barco fluvial y el de corrector de guiones radiofónicos, finalmente terminó trabajando en las oficinas de la revista «New Yorker». Después de la publicación de algunas novelas, en diferentes años 1947-1953, llega lo que sería su primer gran éxito, «Desayuno con diamantes» (Desayuno en Tiffany’s). 1958.

A SANGRE FRÍA

«A Sangre Fría» 1966  fue la novela basada en hechos reales  que le acabó consagrando como un escritor de excepcional talento.

image

Fotografia. Imagen de la película «A Sangre Fría».

La Novela se publicó en 1966 después de varios años de investigación y entrevistas. Truman Capote, se desplazó al pueblo de «Holcomb» donde se originaron los hechos que dieron paso a la sangrienta tragedia. En Holcomb, pueblo situado sobre unas elevadas llanuras trigueras del oeste de Kansas, se desencadena un horrible crimen; la familia Clutter, padre, madre, hijo, hija, son asesinados sin piedad.

«Perry y Dick» los asesinos, son detenidos tiempo después, juzgados, y condenados a la pena de Muerte.

En la Novela, uno de los asesinos (Perry) dice:

– «¿Por qué? Los militares no pierden el sueño. «Asesinan y encima les dan medallas».

«Las buenas gentes de Kansas quieren matarme y algún verdugo estará encantado de hacer el trabajo. Matar es muy fácil; mucho más fácil que pasar un cheque falso».

«Recuerda una cosa: yo conocí a los Clutter durante una hora quizá. Si de veras los hubiera conocido, imagino que mis sentimientos serian diferentes. Que me sentiría asqueado de mi mismo. Pero tal como fue la cosa, era como disparar en un tiro al blanco de feria» .

LA EJECUCIÓN, EL VERDUGO.

En los 5 años de intensa investigación que precedieron a la novela, Truman Capote se entrevistaría con los asesinos (con Perry mantuvo un trato más frecuente; algunos periodistas los relacionaron sentimentalmente), antes de que estos, finalmente fueran ahorcados el 22 de Junio de 1965, después de numerosos recursos, apelaciones, y 2.000 días en la carcel.

Así describió Alvin Dewey (uno de los ventiún testigos invitados a la triste ceremonia), la ejecución; el relato recuerda en algunos momentos a la película «El verdugo» de Luis García Berlanga. Una de las joyas del cine español.

image

Fotografia. «El verdugo».1963. Luis García Berlanga.

Alvin Dewey, relata así la ejecución en la novela de Capote

– No había presenciado nunca una ejecución y cuando, hacia media noche, entró en el frío almacén, el escenario le sorprendió; había esperado un  lugar digno y no aquella caverna mal iluminada, llena de maderas y trastos en total desorden.

Pero, la horca con sus dos lazos pálidos atados a la viga, se imponía lo suficiente. Y también allí, con inesperada elegancia, estaba el verdugo, proyectando una larga sombra desde su plataforma sobre los trece escalones de madera.

El verdugo, individuo anónimo, endurecido, importado especialmente de Missouri para el evento, por el que recibíría seiscientos dólares, llevaba un viejo traje cruzado a rayas, demasiado holgado para su escualida figura; la chaqueta le llegaba casi hasta las rodillas; y llevaba en la cabeza un sombrero de cow-boy que quizá fue verde brillante, pero que ahora se había convertido en una cosa extraña, desteñida por el sudor y el tiempo.

Truman Capote. A Sangre Fría. «Matar es muy fácil; mucho más fácil que pasar un cheque falso».

Truman Capote. A Sangre Fría. Novela. Literatura. Escritores. Verdugo. Berlanga.

, , ,

Fotografía. Mindor. Hoy como ayer, mañana como hoy ¡y siempre igual! Un cielo gris, un horizonte eterno y andar…, andar.

image

Foto. MINDOR

En la Fotografia de Mndor pareciera que el campo arde, que el cielo escupe caliente azufre y que el azafrán suave de vainilla ya tostado se acabará quemando. Ardiendo el lineal cercado está mas la mies ya fue recogida. África comienza indefectiblemente en los pirineos. Queman la soledad, gamas naranjas/rojizas, rojos/marrones; fenómeno atmosférico, cambio predicho… ¡Y ahora que!

Rima LVI

Hoy como ayer, mañana como hoy
¡y siempre igual!
Un cielo gris, un horizonte eterno
y andar…, andar.
Moviéndose a compás como una estúpida
máquina, el corazón;
la torpe inteligencia del cerebro
dormida en un rincón.
El alma, que ambiciona un paraíso,
buscándole sin fe;
fatiga sin objeto, ola que rueda
ignorando por qué.
Voz que incesante con el mismo tono
canta el mismo cantar;
gota de agua monótona que cae,
y cae sin cesar.
Así van deslizándose los días
unos de otros en pos,
hoy lo mismo que ayer…, y todos ellos
sin goce ni dolor.
¡Ay!, ¡a veces me acuerdo suspirando
del antiguo sufrir…
Amargo es el dolor; ¡pero siquiera
padecer es vivir!

Gustavo Adolfo Bécquer

Fotografía. Mindor. Hoy como ayer, mañana como hoy ¡y siempre igual! Un cielo gris, un horizonte eterno y andar…, andar.

FOTOGRAFIA. MINDOR. FOTÓGRAFOS. POESIA. BÉCQUER.

 

, , ,

Pintura. García Lorca, Agosto 1936. «Cuneta». Técnica mixta sobre tabla. 2015. Tomás Bartolomé.

image

García Lorca. Agosto 1936. «Cuneta». Tomás Bartolomé. Técnica mixta sobre tabla. 2015.

image

Detalle de la Pintura.

Pintura inspirada en los desgraciados sucesos ocurridos en la provincia de Granada en el mes de agosto en la atormentada España de 1936. El poeta yace muerto en la cuneta del Camino de Alfacar, cerca de la Fuente Grande, junto a él un maestro de pueblo y dos banderilleros.

Federico García Lorca Fuente Vaqueros, 5 de junio de 1898-camino de Víznar a Alfacar, 18 de agosto de 1936.

Fue un poeta, dramaturgo y prosista español, perteneciente a lo que se denomina Generación del 27 y en la que se incluyen escritores como…

Jorge Guillén, Pedro Salinas, Rafael Alberti, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Luis Cernuda, Vicente Aleixandre, Manuel Altolaguirre y Emilio Prados.

image

La luna nueva lloró sangre 

Madrugada del mes de Agosto de 1936, corazones negros en brillantes coches negros, el oficial de la patrulla luce su pistola Astra en una reluciente cartuchera negra que brilla débilmente como el charol bajo la luna nueva estival en un cielo claro aún lleno de estrellas, los numeros portan fusiles de asalto Mauser; ellos pusieron la sangre y el odio y lo mezclaron con el sabor salado de las lagrimas. Yace el poeta abatido, asesinado a sangre fría en las proximidades, de un pueblo; de un pueblo, como otros a los que él tanto amó, uno como cualquiera de aquellos pueblos a los que acercaba la cultura con su teatrillo genial; junto a él un maestro de pueblo y dos banderilleros.

“El Crimen fue en Granada”

El Crimen

Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.

El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
—sangre en la frente y plomo en las entrañas—
… Que fue en Granada el crimen
sabed —¡pobre Granada!—, en su Granada.

Antonio Machado

Pintura. García Lorca, Agosto 1936. «Cuneta». Técnica mixta sobre tabla. 2015. Tomás Bartolomé.

Pintura. García Lorca. Agosto 1936. «Cuneta». Tomás Bartolomé. Pintores. García Lorca.  Muerte García Lorca. Literatura. Crimen,  Antonio Machado.

,

Víctor Serge un escritor valiente, un idealista que esperaba el cambio. Tomás Bartolomé.

image

Retrato de Víctor Sergé. Foto via nternet.

ROJO COMO LA SANGRE NEGRO COMO LA NOCHE

image

«Negro Rojo y Negro». 1968. Mark Rothko.  Foto via nternet.

Víctor Serge periodista Escritor y disidente

 Víctor Serge. Bruselas, Bélgica, 1890.  Falleció en  Ciudad de México, 1947, (donde se encontraba exilado), de un ataque al corazón. Era un inquieto idealista que ilusionado esperaba el cambio.
image
Felices de trabajar en un Koljoz, (Granja colectiva). URSS.  Foto via nternet.
Participó en la revolución rusa de 1917, pero al poco tuvo que reconocer, que cuando llegó la revolución, también llego la corrupción, lo que le llevó, primero a la prisión y después a la insidiosa persecución y al triste y amargo exilio. Víctor Serge demostró sobradamente su valentía, cuando vio como otros muchos disidentes como él,  eran confinados y eliminados de la manera más burda y sin escrúpulos, sin embargo, el escritor valientemente despreció el gran riesgo que corría y no permaneció nunca su voz callada.

Durante el enervante e incansable periodo de térror stalinista, circularon versos prohibidos como  este que encontrarás más abajo, en ellos, se denunciaba tan claramente como un rayo de luna se  reflejá nítida y brillante en el afilado filo de una hoz nueva, al muñidor de tanta represión siempre teñida de rojo y negro, tal vez del NEGRO, ROJO Y NEGRO, de la magnifica pintura de otro exilado como él, Mark Rothko…

Rojos los tomates
Verde el pepinillo
Stalin mato a Kirov en un pasillo.
Anónimo

image

Las tres calaveras. 1900. Paul Cézanne.  Foto via nternet.

¡Stalin enloquecidamente, paranoico y miedoso comenzó la purga, y  esta  fue, muy, muy sangrienta!
Víctor Serge escribió:
«Lo terrible de buscar la verdad,  es encontrarla, 
cuando la encuentras, pierdes la libertad
de compartir  los prejuicios de tu círculo de amigos
para aceptar los clichés del momento»
Víctor SergeDe familia Ruso Polaca, fue un Marxista-Leninista convencido y participó en la revolución rusa de 1917 y en el levantamiento de Barcelona de ese mismo año, como anarquista, periodista, y escritor.

image

Foto. Serge & Maitrejean. Se casaron en 1915.  Foto via nternet.
Muy crítico con el Stalinismo fue encarcelado, perseguido y exiliado.

Víctor Serge un escritor valiente. Un idealista que esperaba el cambio. 

Víctor Serge. Literatura. Escritor. Escritores. Disidente.  Idealista. Anarquista.

, , ,

Pintura. Retrato en el bosque. Tomás Bartolomé.

image

RETRATO EN EL BOSQUE/PORTRAIT IN THE FOREST. TOMÁS BARTOLOME

Pintura. Técnica mixta sobre papel. 2016.

Amor de pampa y mar adentro. (Fragmento).

Te toco en la memoria y una luz cae mar abierto, eres fuerza irresistible que me atrae y voluntad que precipita cada uno de mis pasos. Impulso que mezcla el gozo y la tristeza, suspiro y amor que corta el viento.

¿Qué importa si no estrecho más el coral de tus labios ni arribo a tus ojos con las sienes serenas?

Si soy el hálito que te absorbe el pensamiento y me tocas en la memoria inalterable del recuerdo.

¿Qué importa si es agreste el mar y tú erraste el rumbo?

Si beso la ribera y el vuelo de las aves, donde tus ojos encienden matorrales de deseo.

Déjame esta voz para hablarte en el silencio, hombre, cielo gris de ritmos y gaviotas, amor de pampa y mar abierto.

Déjame esta voz, luego estallarás en risa fresca, me querrá tu alma, buscarás mis brazos y la triste cigarra hará revuelos en el viento.

¿Qué importa si se cierra nuestro cerco y apago los latidos de mi pecho? Si ahora soy la cóncava gruta para tu cauce serpentino y tú la lluvia torrencial que me humedece desesperada, honda y doliente.

No sé si volverás, no sé si existes o eres sólo un vano sueño.

¡Amor de pampa y mar abierto!

Yanira Soundy

Pintura. Retrato en el bosque. Tomás Bartolomé.

Pintura. Retrato en el bosque. Tomás Bartolomé. Pintores.