24 julio 2017

Boris Vian. “El arrancacorazones”, Me proporcionan la barca y me pagan con vergüenza y oro.

BORIS VIAN

BORIS VIAN
DIBUJO By Tb

Boris Vian. París 1920 – 1959.

El arrancacorazones es una novela llena de un surrealista humor negro, en ella Boris Vian satiriza con su literatura los comportamientos estereotipados que trata de imponermos la sociedad.

Boris Vian proclama un acto de rebeldía contra cualquier forma de alienacion humana, como a veces pueden ser el trabajo, la religion o el aburrimiento.

image

Boris Vian. 1950. Foto de Roland d’Ursel.

El arrancacorazones 1953.

El protagonista es Jacquemort un psiquiatra que habita un lugar surrealista en un Ambiente Mágico.

El médico  sale al encuentro de pacientes para asi poder sentir, (Jacquemort está vacío de sentimientos pues carece de emociones), aunque sea en los demás, lo que para él está vedado.

image

Estudio del Papa Inocencio x de Velázquez. 1953. Francis Bacon/Contemporáneo.

Los sucesos acaecen de la siguiente manera…

El doctor está pasando unas vacaciones, acaba de llegar.

Ángel y Clementine vecinos de la aldea donde se encuentra Jacquemort esperan descendencia, casualmente, el doctor pasa por la puerta de la vivienda de Clementine, cuando esta se pone de parto.

Al no haber más médico en el pueblo Jacquemort aunque es psiquiatra asiste a la asustada Clementine en el alumbramiento.

Ángel y Clementine son padres de trillizos. (Joël, Noël, y Citroën).

Después del parto, Angel (marido de Clementine), agradecido, ofrecerá a Jacquemort la hospitalidad de su vivienda y el trastornado médico aceptará.

Dias más tarde del acontecido suceso… Jacquemort que se muestra peligrosamente encantador se dirige raudo a la iglesia con la intención de visitar al cura para hablar sobre la ceremonia del domingo, pues ese dia debe oficializarse el bautizo de los trillizos.

Se dirigía a la iglesia Jacquemort, para ello tuvo que rodear el Arroyo Rojo cuando súbitamente, apareciendo de la nada, vió una pequeña barca y en ella a su barquero.

Prepárense, comienza el relato una mínima muestra de la grandeza de este gran escritor insuficientemente valorado…

NOVELA. EL ARRANCACORAZONES. 1953.

Estaba trabajando, dijo el hombre. La gente tira las cosas muertas al agua para que yo las recoja. Con los dientes. Me pagan por eso.

Pero si una red serviría dijo Jacquemort. Sentía una especie de inquietud, como si estuviera hablando con alguien de otro planeta. Sensación que todos conocemos, claro está, claro está.

Tengo que recogerlas con los dientes, dijo el hombre. Lo que esta muerto o lo que está podrido.

La gente lo tira para eso. A veces dejan que las cosas se pudran sólo para poder tirarlas.

Y tengo que recogerlas con los dientes. Para que me revienten en la boca. Para que me infecten la cara.

¿Y le pagan mucho por eso? Preguntó Jacquemort.

Me proporcionan la barca, dijo el hombre y me pagan con vergüenza y oro.

Al oír la palabra Vergüenza, Jacquemort no pudo evitar una expresión de disgusto, que en seguida lamentó.

Tengo una casa, dijo el hombre, que se había percatado del gesto de Jacquemort y sonreía.

Me dan de comer. Me dan oro. Mucho oro. Pero no lo puedo gastar. Nadie quiere venderme nada. Tengo una casa y mucho oro, pero tengo que digerir la vergüenza de todo el pueblo.

Me pagan para que tenga remordimientos en su lugar.

Por todas sus maldades e impiedades. Por todos sus vicios. Por sus crimenes. Por la feria de viejos. Por los animales que torturan. Por los aprendices.

Por todas las inmundicias.

Boris Vian. “El arrancacorazones”. Me proporcionan la barca y me pagan con vergüenza y oro.

El arrancacorazones. Boris Vian. Literatura. Escritores. Jacquemort. Tomás Bartolomé.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>