, , ,

Acuarela. Cardoso. «Flor de las adormideras: Engáñame y no me quieras»

image

Foto. Acuarela Cardoso

Poema

Humo

Amapola. Erradicada, amenazada, flor prohibida… Adormidera, espuma inalterable que evoca dulzones sueños, oníricas reliquias, arcanos de otro tiempo; semillas, denso, y buen aceite rojo. Azafrán, suavidad peluda y alcanforada, colman al brillo eléctrico aun vestido.

Bagazo de semilla, engorda la res que muge.

Al delicado y blando alado. Pétalos corrugados de terciopelo blanco, violáceo, rojo, rosado.

Maduro fruto, de discos y decantadas esporas. Negras y filiformes pestañas rizadas.

Alcaloides, opiáceos vagan expresionistas, savia dulce, en tu fruto herido, postre, cápsula narcotica aceite y clavel blanco, dulce secante, antenas amarillas, herramienta del pintor… ¡Fogata y humo!

Tomás Bartolomé

::::::::::::::::

La amenaza de la flor

Flor de las adormideras:
engáñame y no me quieras.

¡Cuánto el aroma exageras,
cuánto extremas tu arrebol,
flor que te pintas ojeras
y exhalas el alma al sol!

Flor de las adormideras.

Una se te parecía
en el rubor con que engañas,
y también porque tenía,
como tú, negras pestañas.

Flor de las adormideras.
Una se te parecía…
Y tiemblo sólo de ver
tu mano puesta en la mía:
¡Tiemblo no amanezca un día
en que te vuelvas mujer!

Alfonso Reyes. Monterey, México 1889. México 1959

Acuarela. Cardoso. Flor de las adormideras: «Engáñame y no me quieras».

Acuarela. Cardoso. Pintura. Pintores. Poesía. Alfonso Reyes. México. Flor. Adormideras.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *