Entradas

, , ,

Cardoso. Acuarela. A menudo pisamos los valles de Castalia

 

image

 Cardoso. Acuarela

¡CARDOSO AHORA!

Cardoso, ahora, (muy temprano)…,

Ya estará con Negro. (Su perro, negro, que encontró perdido),

Transitará alguna estrecha y verde vereda. «A orillas del Tormes»

Llevando pensamientos. Trayendo recuerdos,

Rumores de cañas. De fronda… «Donde el amable río fluye cerca».

Regresa presto al hogar-estudio. A su atalaya almenada,

Aplicadamente con su oficio… ¡Pero hoy en la terraza! «Si hace bueno».

Limón, ligero oro, lino brillante. Carpetas…, pinturas por acabar,

Le esperan (esperan)… iTal vez hoy si!

Tomás Bartolomé

:::::::::;;;;;;;;;;;;;;;

Amor intellectualis

A menudo pisamos los valles de Castalia

Y de antiguas cañas oímos la música silvana,

Ignorada del común de las gentes;

E hicimos nuestra barca a la mar

Que Musas tienen por imperio suyo,

Y aramos libres surcos por ola y por espuma,

Y hacia lar más seguro no izamos reacias velas

Hasta bien rebosar nuestro navío.

De tales despojados tesoros algo queda:

La pasión de Sordello y el verso de miel

Del joven Endimión; altivo Tamerlán

Portando sus jades tan cuidados, y, más aún,

Las siete visiones del Florentino.

Y del Milton severo, solemnes armonías.

 Oscar Wilde

Cardoso. Acuarela. A menudo pisamos los valles de Castalia y de antiguas cañas oímos la música silvana, ignorada del común de las gentes.

Cardoso. Acuarela. Pintura. Pintores. Poesía. Oscar Wilde.

 

 

, , ,

Acuarela. Cardoso. Las horas que gentiles compusieron tal visión para encanto de los ojos. W S

 

image

ACUARELA. CARDOSO

Hoy os muestro una de sus magníficas acuarelas.

Cardoso, actualmente trabaja en nuevas obras que iré mostrando próximamente.

En su casa/estudio junto con, Negro su perro, al que encontró abandonado y que ahora es su fiel compañero y «testigo malcriado».

Cardoso…

«Pinta y explora caminos de jara, varetas y retama» a 50 metros del Río Tormes.

image       image

En su hogar, terraza-atalaya mirador y fortaleza, templa su elevado espíritu; el agua, los pinceles; y a horas…, convoca a la musas.

Las horas que gentiles compusieron

Las horas que gentiles compusieron

Tal visión para encanto de los ojos,

Sus tiranos serán cuando destruyan

Una belleza de suprema gracia:

Porque el tiempo incansable, en torvo invierno,          

Muda al verano que en su seno arruina;

La savia hiela y el follaje esparce

Y a la hermosura agosta entre la nieve.

Si no quedara la estival esencia,

En muros de cristal cautivo líquido,

La belleza y su fruto morirían

Sin dejar ni el recuerdo de su forma.

Mas la flor destilada, hasta en invierno,

Su ornato pierde y en perfume vive.

 WILLIAM SHAKESPEARE

Acuarela. Cardoso. Las horas que gentiles compusieron tal visión para encanto de los ojos. W S.

Acuarela. Cardoso. Pintura. Pintores. Poesia. William Shakespeare.

 

,

Literatura. Diez negritos. Agatha Christie. Diez negritos se fueron a cenar; uno se asfixió y quedaron nueve

image

Diez negritos. Ten litte niggers. Novela. 1939. Agatha Christie

Agatha Christie. Torquay. Reino Unido. 15 de septiembre de 1890. Wallingford. Reino Unido. 12 de enero de 1976.

Es la Novela de Misterio más vendida de la historia

Desafortunadamente y por asuntos derivados de la discriminacion a los otros, el título Ten little niggers del poema original (era una canción infantil), fué sustituido primeramente por Ten little indians, (Diez indiecitos) en lo que parece un desquiciado afán humano, de volver a tropezar una vez más con la misma piedra, y finalmente, y más acertadamente, por Ten little soldier (Diez soldaditos). En primer lugar os muestro el poema en inglés, en la que está basada la novela, y después en español…

TEN LITTLE NIGGERS

Ten little niggers went out to dine;
One choked his little self and then there were nine.

Nine little niggers sat up very late;
One overslept himself and then there were eight.

Eight little niggers  traveling in Devon;
One said he’d stay there and then there were seven.

Seven little niggers chopping up sticks;
One chopped himself in halves and then there were six.

Six little niggers playing with a hive;
A bumblebee stung one and then there were five.

Five little niggers going in for law;
One got in Chancery and then there were four.

Four little niggers going out to sea;
A red herring swallowed one and then there were three.

Three little niggers walking in the zoo;
A big bear hugged one and then there were two.

Two little niggers sitting in the sun;
One got frizzled up and then there was one.

One little niggers left all alone;
He went out and hanged himself and then there were none.

DIEZ NEGRITOS

Diez negritos se fueron a cenar;
uno se asfixió y quedaron nueve.

Nueve negritos estuvieron despiertos hasta muy tarde;
uno se quedó dormido y entonces quedaron ocho.

Ocho negritos viajaron por Devon;
uno dijo que se quedaría allí y quedaron siete.

Siete negritos cortaron leña;
uno se cortó en dos y quedaron seis.

Seis negritos jugaron con una colmena;
una abeja picó a uno de ellos y quedaron cinco.

Cinco negritos estudiaron Derecho;
uno se hizo magistrado y quedaron cuatro.

Cuatro negritos fueron al mar;
un arenque rojo se tragó a uno y quedaron tres.

Tres negritos pasearon por el zoo;
un gran oso atacó a uno y quedaron dos.

Dos negritos se sentaron al sol;
uno de ellos se tostó y sólo quedó uno.

Un negrito quedó sólo;
se ahorcó y no quedó… ¡ninguno!

image

Basandose en este poema, y canción infantil Agatha Christie, escribió una magnifica obra, que fue llevada al cine. Luego se han realizado otras adaptaciones cinematográficas, la primera fue, «And then there were none» (y no quedó ninguno), dirigida por Rene Clair en 1945.

Esta es la sinopsis de uno de los films, de lo que primeramente fue un poema anónimo…

Cine. The little indians. Alan Birkinshaw. 1989.

Un Juez, una Institutriz, un Aventurero, un viejo General, una Solterona, un Play Boy, un Médico, un Detective Privado, antes policía, y un Matrimonio que serán sus mayordomos, (en total 10 personas), terminarán aisladas en la Isla del Negro, en la region de Devon en las costas inglesas, donde han sido invitados a pasar unas vacaciones en una mansión de lujo, aunque ninguno sabe muy bien, de quien ha partido la invitación, y porqué méritos son invitados. Codiciosos, todos aceptan. Pronto las condiciones metereologicas cambian, y se encuentran aislados y dispuestos a pasar la noche en sus habitaciones, mas a todos les choca encontrarse colgado en la parez, y perfectamente  enmarcado, un poema cuyo título es Diez negritos. Enigmaticamente sorprendidos, todavía ninguno de ellos conoce a su amable anfitrión, aquel, del que recibieron con tanta educación, tan insólito convite.

Pronto saldrán de dudas, al escuchar un disco en el gramófono del salón en el que están reunidos, la inquietud se apodera del ambiente, lo que escuchan los deja atónitos y muertos de miedo, la voz enérgica que oyen ¡les acusa a todos!, uno por uno, de asesinato, reprochandoles agriamente unos crímenes cometidos en el pasado, pero que todavía no han sido resueltos. Por supuesto todos niegan la acusación y reniegan indignados, del que les había parecído hasta entonces, un ignoto, aunque amable anfitrión.

Para más desconcierto, durante la cena alguien repara, en una bandejita con unas figuras humanas de cerámica, son las pequeñas estatuas de diez negritos recostados.

Antes de retirarse a sus aposentos, y cuando ya se encuentran muy asustados, se produce la primera víctima, tal como se describe en el primer verso del poema; y pone a todos alerta, el que en la bandejita de las figuras, ya solo queden recostados 9 negritos, (posteriormente los que permanezcan en ella, serán, 8, 7, 6,  y así sucesivamente), pronto deducen que forzosamente, uno de ellos es el asesino, si,  ¿pero cual?, se preguntan, mientras que ven aterrados, como inexorablemente según dicta el poema enmarcado en la parez, acabarán tristemente por no quedar ninguno de ellos. Todos luchan denodadamente por descubrir al que creen que será su verdugo, y así evitar, lo que parece inevitable. ¿Se salvara alguno?

Literatura. Diez negritos. Agatha Christie. Diez negritos se fueron a cenar; uno se asfixió y quedaron nueve.

Literatura. Diez negritos. Ten litte niggers. Agatha Christie. Escritores. Novela. Poesía. Cine. Canción infantil.

 

, ,

Fotografía. Mindor. «El paisaje se abre; ofrece calma su cofre, inmensa calma, quieta calma viva»

image

FOTOGRAFÍA. MINDOR

Mindor

Lo encontraste, Quiero ir.

¿Existe en algún sitio?

«Lo inventaron tus ojos».

Tomás Bartolomé

Verde… te quieres ir a vivir allí, a esa especie de estrella absenta en el cielo. El hada verde, sin pensarselo mora despreocupadamente en el tenue espectro arbóreo que solo es un velado dulce sueño.

Néctar, licor francés, helenos menta oliva, helechos, musgo y, dioses. Clorofila, brillante, babosa, adherida a los bios.

Genética, profundos sustratos, basados en preciosas piedras como pidieran ser, la jadeita, la nefrita, la malaquita, y el peridot esmeraldino. Peras, pistachos, té verde, lima eléctrica, amarelado verde amarillento, verde veronès, verde oscuro. Verde bosque floresta. Cofre, calma camuflada en el espacio, belleza agrupación y; suma efecto o conjunto simbólico. Verde mediador, mas dependiente de tonos contenidos de amarillo o azul. Sensación térmica-psicológica, entorno, aprendizaje, pasado de Jung en la memoria, el verde siempre se dirige, va, al frío; mas el frío se percibe como lejanía. Lejano, aéreo, leve, desvaída profundidad atmosférica de verdes amarillos azufrados, construcción plástica que nos seda ¡Futo Verde!

Naturaleza Verde

El paisaje, se abre;

Ofrece calma su cofre, Inmensa calma,

Quietacalmaviva.

Tomás Bartolomé

Fotografía. Mindor. «El paisaje se abre; ofrece calma su cofre, inmensa calma, quieta calma viva».

Fotografia. Mindor. Fotógrafos. Verde. Poesía. Naturaleza en Verde. 

 

, , ,

Fotografía. Mindor. Hoy como ayer, mañana como hoy ¡y siempre igual! Un cielo gris, un horizonte eterno y andar…, andar.

image

Foto. MINDOR

En la Fotografia de Mndor pareciera que el campo arde, que el cielo escupe caliente azufre y que el azafrán suave de vainilla ya tostado se acabará quemando. Ardiendo el lineal cercado está mas la mies ya fue recogida. África comienza indefectiblemente en los pirineos. Queman la soledad, gamas naranjas/rojizas, rojos/marrones; fenómeno atmosférico, cambio predicho… ¡Y ahora que!

Rima LVI

Hoy como ayer, mañana como hoy
¡y siempre igual!
Un cielo gris, un horizonte eterno
y andar…, andar.
Moviéndose a compás como una estúpida
máquina, el corazón;
la torpe inteligencia del cerebro
dormida en un rincón.
El alma, que ambiciona un paraíso,
buscándole sin fe;
fatiga sin objeto, ola que rueda
ignorando por qué.
Voz que incesante con el mismo tono
canta el mismo cantar;
gota de agua monótona que cae,
y cae sin cesar.
Así van deslizándose los días
unos de otros en pos,
hoy lo mismo que ayer…, y todos ellos
sin goce ni dolor.
¡Ay!, ¡a veces me acuerdo suspirando
del antiguo sufrir…
Amargo es el dolor; ¡pero siquiera
padecer es vivir!

Gustavo Adolfo Bécquer

Fotografía. Mindor. Hoy como ayer, mañana como hoy ¡y siempre igual! Un cielo gris, un horizonte eterno y andar…, andar.

FOTOGRAFIA. MINDOR. FOTÓGRAFOS. POESIA. BÉCQUER.

 

, ,

Fotografía. Mindor. Flor de un día es lo mas grande al pie de lo mas pequeño.

 

image

FOTOGRAFÍA. MINDOR

::::::::::::::::;;

EL SOL, LA ROSA Y EL NIÑO

El sol, la rosa y el niño
flores de un día nacieron.
Los de cada día son
soles, flores, niños nuevos.

Mañana no seré yo:
otro será el verdadero.
Y no seré más allá
de quien quiera su recuerdo.

Flor de un día es lo más grande
al pie de lo más pequeño.

Flor de la luz el relámpago,
y flor del instante el tiempo.

Entre las flores te fuiste.
Entre las flores me quedo.

Miguel Hernández

Fotografía. Mindor. Flor de un día es lo mas grande al pie de lo mas pequeño.

FOTOGRAFÍA. MINDOR. FOTÓGRAFOS. POESÍA. MIGUEL HERNÁNDEZ.

, ,

Fotografía. Mindor. Pino de luz por el espacio estrecho cantó sin alborada y sementera.

image

Foto. Naturaleza. Mindor.

Naturaleza,

Admirada

maravillosa, tantas veces

naturaleza que supera todo.

Tomás Bartolomé

Mindor regala a nuestros sentidos esta imagen que «nos cala», y Garcia Lorca estos magníficos versos…

::::::::::::::::

Tu voz regó la duna de mi pecho

en la dulce cabina de madera.

Por el sur de mis pies fue primavera

y al norte de mi frente flor de helecho.

Pino de luz por el espacio estrecho

cantó sin alborada y sementera

y mi llanto prendió por vez primera

coronas de esperanza por el techo.

Dulce y lejana voz por mí vertida.

Dulce y lejana voz por mí gustada.

Lejana y dulce voz amortecida.

Lejana como oscura corza herida.

Dulce como un sollozo en la nevada.

¡Lejana y dulce en tuétano metida!

Federico García Lorca. Fuente Vaqueros. 1898. Provincia de Granada 1936.

Fotografía. Mindor. Pino de luz por el espacio estrecho cantó sin alborada y sementera.

Fotografia. Mindor. Fotografos. Poesía. García Lorca. 

,

Fotografía. Mindor. Metro de Madrid. Paisaje Urbano. Primeras horas, Domingo.

image

Fotografía. Mindor. Metro de Madrid. Paisaje urbano.

MADRID, PRIMERAS HORAS, DOMINGO.

Otra vez Mindor con su intrasferible y personal mirada.

POESIA

Hasta que las puertas de tu ciudad

fortificada con estatutos inviolables

me acojan como habitante

de la vida que en ti se desenvuelve

igual que la lluvia de silencio

sobre tu cabeza

Gradualmente me impregnaré de ti

hasta que sea humo en tu voz

luz en tus ojos

y haga sobre mis hombros tu futuro

Cuando llegue el otoño

te descubriré al rostro de los hombres

para que en tus vasos alimenticios

vengan a nutrirse de esperanza

Homero Aridjis. Contepec, Michoacán, México. 1940.

Fotografía. Mindor. Fotógrafos. Metro de Madrid. Poesia. 

,

Fotografía. Mindor. Tres Torres Madrileñas bañadas en una luz nueva que nos inquieta infiltrándonos en vena una sensación de fría soledad.

image

En esta ocasión Mindor nos ofrece su particular manera de captar  «la irrealidad en la realidad».

Nos muestra estas  3 Torres Madrileñas bañadas en una luz nueva que nos inquieta infiltrándonos en vena una sensación de fría soledad, que nos cala y nos impresiona dejándonos sin palabras. La imagen basta.

 POESIA

Galope. (El Laberinto azul 2001).

Lejos la extraña luz

que atraviesa la noche, y más extraña

la luz de los poemas, este espacio

tan breve que ilumina

hacia adentro y nos punza.

Como si la distancia

que apenas calculamos,

se desbocara sola

arrastrándonos fuera,

lejos de todo. Lejos.

Se parece al deseo

de ser nosotros, sí, nosotros mismos

ahora, mas no hay nada,

no hay almas.

Hay relojes

antiguos con delgadas manecillas

locas, y lentos medallones de oro

prendidos en tu pecho.

Como una inmensidad que nos rodea

sin sentido, a nada nos reduce

y abandona lo suyo.

La soledad es ciega y es salvaje.

Sujétate a sus crines despeinadas

y agárrate bien fuerte.

Juan Carlos Abril. Los Villares, Jaén, 1974.

Fotogafia. Mindor. Fotógrafos. Madrid. Poesía. 

 

Acuarela. Cardoso. «Cuando miro de noche en el fondo oscuro del cielo las estrellas temblar como ardientes pupilas de fuego». Bécquer.

image

ACUARELA. CARDOSO.

POESÍA

Cuando miro el azul horizonte.

Cuando miro el azul horizonte
Perderse a lo lejos,
Al través de una gasa de polvo
Dorado e inquieto,
Me parece posible arrancarme
Del mísero suelo
Y flotar con la niebla dorada
En átomos leves
Cual ella deshecho.

Cuando miro de noche en el fondo
Oscuro del cielo
Las estrellas temblar como ardientes
Pupilas de fuego,
Me parece posible a do brillan
Subir en un vuelo
Y anegarme en su luz, y con ellas
En lumbre encendido
Fundirme en un beso.

En el mar de la duda en que bogo
Ni aún sé lo que creo;
Sin embargo estas ansias me dicen
Que yo llevo algo
Divino aquí dentro.

Gustavo Adolfo Bécquer.

Acuarela. Cardoso. «Cuando miro el azul Horizonte». Poesía. Bécquer. Romanticismo. Tomás Bartolomé.

Texto.