Entradas

,

Naturaleza Versus Civilizacion. Poeta en Nueva York. Garcia Lorca

Foto. Vía internet

Federico Garcia Lorca viaja a Estados Unidos en 1929, tenía 31 años de edad, allí, y en su inmediato viaje a Cuba, escribirá un excelente poemario, publicado 4 años después de su muerte, y que lleva por título, Poeta en Nueva York.

Lorca, fue invitado en enero del mismo año (1929), a impartir una serie de conferencias, tanto en el país de los rascacielos, como en Cuba, residió en Nueva York del 25 de junio del 1929, al 4 de marzo de 1930. Después viajó a la bella isla caribeña, y en ella, permaneció 3 meses. En la Habana, y Santiago de Cuba.

En su visita americana, el poeta granadino, se hospedó, en una residencia de estudiantes (Tuvo Lorca, para acceder a ella, que matricularse en un curso, eligió, Inglés para extranjeros, para cubrir el expediente), de la Universidad de Columbia, de la que era profesor de español, además, de director de la revista, «Estudios Hispánicos», Federico de Onís. También era docente en la misma universidad americana, Ángel del Río, profesor de literatura española.

Durante aquellos días que se revelarían tan cruciales para su arte, Garcia Lorca estuvo muy ocupado trabajando, estudiando (poco, no se presentó a los exámenes), y también participando activamente en reuniones y visitas, entretenido, callejeando absorto por el Harlem, donde por la noche acudía a un club de jazz con algunos amigos. Donde pudo el artista, además de divertirse, observar de cerca el racismo imperante…, ¡la melancolía era su estado ahora! La soledad en la multitud. El radical contraste, de él, moreno ciudadano de sur, y lo que veían, sus asombrados ojos soñadores. Naturaleza versus civilización. no solo fue en NY, donde residió, también viajo el poeta, invitado a Vermont, y también invitado, a Bushnellsville, y a Newburgh.

Reforzaría su pesimismo general en tan crucial viaje iniciatico, y de brusco giro en cuanto a estilo literario, el crack bursátil del 29, su entonces personal desencantado pesimismo, y el capitalismo materialista, que se encontraba en ese momento, apurado, soportando a duras penas…, tal vez, lo que podría haber sido, una virulenta crisis terminal.

Partió, finalmente, Federico García Lorca, muy cambiado, (con un gran bagaje, de interesantes posos de pensamiento, que se irian decantando posteriormente), partió, de NY en dirección a Cuba. Algunos pocos días antes, el sencillo ciudadano del sur, había recibido un sentido y hondo homenaje en el Spanish Institute, donde también conferencio brillantemente…, escorado al surrealismo.

POETA EN NUEVA YORK

PANORAMA CIEGO DE NUEVA YORK

Si no son los pájaros
cubiertos de ceniza,
si no son los gemidos que golpean las ventanas de la boda,
serán las delicadas criaturas del aire
que manan la sangre nueva por la oscuridad inextinguible.
Pero no, no son los pájaros,
porque los pájaros están a punto de ser bueyes.
Pueden ser rocas blancas con la ayuda de la luna
y son siempre muchachos heridos
antes de que los jueces levanten la tela.

Todos comprenden el dolor que se relaciona con la muerte,
pero el verdadero dolor no está presente en el espíritu.
No está en el aire, ni en nuestra vida,
ni en estas terrazas llenas de humo.
El verdadero dolor que mantiene despiertas las cosas
es una pequeña quemadura infinita
en los ojos inocentes de otros sistemas.

Un traje abandonado pesa tanto en los hombros
que muchas veces el cielo los agrupa en ásperas manadas;
y las que mueren de parto saben en la ultima hora
que todo rumor será piedra y toda huella latido.
Nosotros ignoramos que el pensamiento tiene arrabales
donde el filósofo es devorado por los chinos y las orugas
y algunos niños idiotas han encontrado por las cocinas
pequeñas golondrinas con muletas
que sabían pronunciar la palabra amor.

No, no son los pájaros.
No es un pájaro el que expresa la turbia fiebre de laguna,
ni el ansia de asesinato que nos oprime cada momento,
ni el metálico rumor de suicidio que nos anima cada madrugada;
es una cápsula de aire donde nos duele todo el mundo,
es un pequeño espacio vivo al loco unísón de la luz,
es una escala indefinible donde las nubes y rosas olvidan
el griterío chino que bulle por el desembarcadero de la sangre.
Yo muchas veces me he perdido
para buscar la quemadura que mantiene despiertas las cosas
y solo he encontrado marineros echados sobre las barandillas
y pequeñas criaturas del cielo enterradas bajo la nieve.
Pero el verdadero dolor estaba en otras plazas
donde los peces cristalizados agonizaban dentro de los troncos;
plazas del cielo extraño para las antiguas estatuas ilesas
y para la tierna intimidad de los volcanes.

No hay dolor en la voz. Solo existen los dientes,
pero dientes que callarán aislados por el raso negro.
No hay dolor en la voz. Aquí solo, existe la Tierra.
La tierra con sus puertas de siempre
que llevan al rumor de los frutos.

Naturaleza Versus Civilizacion. Poeta en Nueva York. Garcia Lorca.

Poeta en Nueva York. Panorama ciego de Nueva York. Poesía. García Lorca. Federico García Lorca. Lorca. Escritores. Poetas. Literatura

 

, , ,

Fotografía. Mindor. «Dulzor de verdes y cúpulas doradas, sobre la amada tierra arada»

image

FOTOGRAFÍA  MINDOR

POESIA

Paisaje en Castilla

Dulzor de verdes y cúpulas doradas

Sobre la amada tierra arada

Muéstrame  la belleza

«Nunca dejes de sorprenderme»

¡Donde tú estuviste!

Quiero… ver, eso; lo que tú.

Tomás Bartolomé

image

Foto. Mindor

CAMPOS DE SORIA

¡Las figuras del campo sobre el cielo!

Dos bueyes aran

en un alcor, cuando el otoño empieza,

entre las negras testas doblegadas

bajo el pesado yugo,

pende un cesto de juncos y retama,

que es la cuna de un niño,

y tras la junta marcha

un hombre que se inclina hacia la tierra,

y una mujer que en las abiertas zanjas

arroja la semilla.

bajo una nube de carmín y llama,

en el oro fluido verdinoso

del poniente, las sombras se agigantan.

Antonio Machado

Fotografía. Mindor. «Dulzor de verdes y cúpulas doradas, sobre la amada tierra arada». Tomás Bartolomé.

Fotografía. Mindor. Fotógrafos. Poesía. Antonio Machado. Tomás Bartolomé.

,

Rosalía de Castro. Escritora, Gallega, Ilegítima, Enferma, y… Mujer

image

Rosalía de Castro. Santiago de Compostela, 24 de febrero de 1837. Padrón, 15 de julio de 1885, a los 48 años de edad.

Escritora, y madre, tuvo 7 hijos.

ILEGITIMA

Fue un hija ilegítima fruto de la relación de su madre, María Teresa de la Cruz Castro, y el sacerdote de la Colegiata de Iria, José Martínez. La madre de Rosalía, vivía entonces sola, y ya con treinta años en Arreten, el sacerdote, su futuro padre, aún no había cantado misa.

Rosalía de Castro es anotada en el registro de nacimientos, como hija de padres desconocidos, la salva de la inclusa, su madrina María Francisca Martínez, que a su vez, fue una fiel sirvienta de la madre de la escritora que era una hidalga, sin recursos económicos.

MUJER

Rosalía ya desde muy temprana edad, adquiere concimientos, aunque recibe una educación acorde con la época que le ha tocado vivir y de la que la mujer, no sale muy bien parada, en relación con la educación que reciben los hombres. Es una enseñanza parcial y orientada a las materias que le son reservadas en razón a su condición. La mujer está en su casa, y muy pocas estudian.

Rosalía de Castro, es una joven inquieta y rompedora. Pronto empieza a escribir sus primeros versos, y actúa como actriz en alguna obra de teatro. La sociedad imperante no quería permitir ciertas cosas a la mujeres. Rosalía de Castro, elige un camino de rosas sembrado de afiladas espinas.

MADRID. EL AMOR. BÉCQUER

La escritora viaja a Madrid con solo 19 años; se ha desplazado a la gran urbe, a causa de un pleito que mantiene sobre la casa de Arreten; finalmente, la poetisa lo acabaría perdiendo. En la capital conoce a Manuel Murgia historiador, y periodista con el que se casaría con 21 años. También conoce a Gustavo Adolfo Bécquer que entonces, solo tiene 20 años, y ya es poeta, escritor, y novelista.

REBELDE

image

Rosalía se encuentra sola. Incomprendida; y a menudo, repudiada, por infames convencionalismos de la pacata y, conservadora sociedad que le ha tocado vivir, (sufrir).

Por fin valiente y lúcida, se decide por la rebeldía, y escribe en gallego, y castellano, en una época en la que el gallego, era considerado un dialecto sin mucha importancia; una época, en que la gente culta se expresaba siempre en Castellano, hablar en Gallego, era de paletos.

GALLEGA

Escribe Rosalía poemas sobre el amor, sobre el esfuerzo de de sus vecinos, que muchas veces se ven obligados a emigrar para poder comer. También escribe, novelas, y cuentos, y sobre todo de constumbres, fiestas, romerías, y también a veces, es más intimista.

En 1863 publica lo que será una de sus mejores obras «Cantares Gallegos»

En 1880 «Follas Novas»

En 1886 «En las orillas del Sar»

En 1887 la novela «El caballero de las botas azules»

Follas Novas

Negra Sombra

Cuando pienso que te fuiste,
negra sombra que me asombras, 
a los pies de mis cabezales, 
tornas haciéndome mofa.

Cuando imagino que te has ido, 
en el mismo sol te me muestras,
y eres la estrella que brilla,
y eres el viento que zumba.

Si cantan, eres tú que cantas, 
si lloran, eres tú que lloras,
y eres el murmullo del río 
y eres la noche y eres la aurora.

En todo estás y tú eres todo, 
para mí y en mi misma moras, 
ni me abandonarás nunca,
sombra que siempre me asombras.

:::::::::::::::

Rosalía, nunca fue una mujer convencional…, una mediocre madre de familia.

ENFERMA

La salud nunca la acompañó, la enfermedad, a menudo, fue la fiel compañera de la escritora.

Tuvo 7 hijos, dos de ellos, los últimos, le acarrearon mucho sufrimiento. En 1875 con solo 18 meses el más pequeño, se cae de una mesa y fallece del golpe, sólo dos años después, y para empeorar más las cosas, el hijo que esperaba nace muerto. Rosalía de Castro cae en una profunda depresión, a veces mira lánguidamente al mar con deseos suicidias.

La última parte de su vida, la pasa Rosalía, en la Comarca de Padrón, en la que por fin tiene casa propia «La Casa de la Matanza». La casa donde finalmente fallece, a causa de un cáncer. Antes de expirar, reza sus oraciones; pide a sus hijos que quemen, la obra que deja sín publicar.

Le susurra a una de sus hijas que abra la ventana para ver por última vez el mar, su hija le contesta…

«Mamá desde Padrón no se divisa el mar»

::::::::::::::::

Ni arbres que che den sombra,

nin sombra que preste alento…

Llanura e sempre llanura,

deserto e sempre deserto…

Rosalía de CastroEscritora, Gallega, Ilegitima, Enferma, y… Mujer. 

Literatura. Escritores. Rosalía de Castro. Poesía. Mujer. Rosalía. Negra sombra.

 

,

Heinrich Heine. Último Poeta del Romanticismo. Dijo poco antes de morir, «Dios me perdonara es su oficio»

  •                                                    image

Dusseldorf 13-12-1797.            París 17-2-1856.

Heinrich Heine está considerado como el poeta con el que termina el Romanticismo

Hijo de judíos comerciantes de telas, su vida estaba predestinada a continuar con el negocio familiar.

Aunque ya había empezado a escribir, con 19 años comenzó a trabajar en un banco, el banco que poseia en la ciudad de Hamburgo, su acaudalado tío (hermano de su padre), Salomón; El banquero le ayudó hasta su muerte, aunque no comprendía la afición de su sobrino, » Si hubiera aprendido algo bueno no tendría que escribir libros»,  le buscó relaciones sociales y le sostuvo económicamente.

image

Salomón Heine (su tío). Carl Gröger.

Por fin  Heinrich Heine abandona su trabajo de gris administrativo

Presionado por la familia, (con el Arte, casi siempre es igual, unas veces, por la falta de recursos económicos familiares, otras, por su abundancia), se matrícula de una asignatura en la carrera de derecho (Universidad de Bonn en 1819), un año más tarde asiste, a la Universidad de Göttingen de la que es expulsado, (tambien lo son sus agresores), a causa de un duelo, después de haber sido atacado por varias personas, a las que no le gustaban los judios.

Realiza estudios de lengua alemana y publica sus primeros libros. No obtiene ningún  éxito y además sufre el racismo imperante, incluso en la propia logia masónica de la que forma parte.

En 1825 Heinrich Heine se convierte al catolicismo

En la década de los años 30 y 40 es el escritor más popular de Alemania. Aún así, no consigue su independencia económica… ¡en cambio, su editor si se hace rico!

¡Anda que andarás!

                                        ¡Anda que andarás! Corría sin detenerse el carruaje:
                                                                             vivo el sol resplandecía,
                                                           y animación y alegría daba al hermoso paisaje.

Iba yo triste y mohíno,

recordando de continuo a mi dulce amor ausente:

tres fantasmas, de repente, me salieron al camino.

Al pasar, me saludaron, y horribles muecas hicieron, y los brazos levantaron,

 y gimieron y silbaron, y a lo lejos se perdieron.

Después de viajar por diferentes países europeos, en 1831, se establece en París, desde donde ecribe críticas muy duras contra la Alemania que fuera su hogar y patria, pero donde ahora, es a la vez, temido y odiado. En 1935 los escritos de Heine fueron totalmente censurados en su país natal a causa de sus veleidades socialistas.

En 1841 se casa con una joven dependienta inglesa, aunque antes sufrió un gran desengaño amoroso, al encontrarse locamente enamorado de su prima Amelie. Su amor no fue correspondido.

image

Amelie. (Su prima y amor no correspondido). E. Palm.

Desde 1848, hasta el día de su fallecimiento en 1856, se vio obligado a permanecer en cama a causa de un dolencia grave de espalda. Finalmente fallece en Paris.

Unos pocos versos de Heine :

Suena el huracán la trompa; y al son de los latigazos rugen las olas y saltan;

abre el firmamento lobrego sus inmensas cataratas:

el océano y la noche riñen su mayor batalla.

Detienese una gaviota en el palo de mesana:

las plumas bate y da un grito que mil desastres presagia.

Leer mas sobre Heine

en Categoría Litreatura de este mismo Blog

Heinrich Heine. El último romántico «El enterrador»

Heinrich  Heine . El último poeta del Romanticismo.

Heinrich Heine

Heinrich Heine. Último poeta del Romanticismo. Dijo segundos antes de su muerte «Dios me perdonará es su oficio».

Literatura. Heinrich Heine. Heine. Escritores. Romanticismo. Poesía.

,

Pintura. Marc Chagall. «Vuela. Clava bien tus uñas sobre la tierra y el polvo dorado, muérdelo, písalo, hazlo libre».

image

Marc Chagall

1887 Vitebsk, Bielorrusia. Saint – Paul de Vence, Francia 1985 a los 97 años.

La irresistible fuerza del Amor como fuente, y poderoso motor inspirador, de muchas de las obras artísticas de este pintor Ruso-Francés, perseguido y exiliado. Ser disidente y judío fueron su cruz, su corona de espinas, y el amargo sabor de su boca.

image

Retrato doble con copa de vino. 1918.  Conmemora su boda con Bella.

Su gran amor y su musa fue Bella Rosenfeld. Escritora, hija de una familia judia adinerada. Bella, fallece antes que él en la ciudad de Nueva York, a causa de un virus en 1944, Bella había nacido en 1895. El pintor, la conoció con 22 años, y finalmente se casó con ella 5 años después. Al año de la boda, nace su hija Ida.  Bella fue el gran Amor de su vida; para demostrarselo, la pinta eterna en sus cuadros.

image

Marc Chagall pinta; lunas, caballos, besos, abrazos y ramos de flores

¡Además, los amantes, pueden volar!

«Mi piel» (2015)

Mi piel

Una delicada nube de algodón color pastel,

En tus dulces labios de manzana bañada en caramelo.

Al fondo, una nube de polvo color oro.

A nuestros pies polvo marcado, y camino de tierra.

Tu beso para mi. Para siempre estar contigo.

«Para estar contigo».

¡De verdad; La feria no para!

El caballo negro que brilla bajo la luna como el charol,

Ese caballo que huele tan bien, ya sabes cual, el tuyo; te espera, ven, móntalo;

Lo harás feliz. Te dará su vida si se la pides.

Quien te dice que no va, no va.

Vuela. Clava bien tus uñas sobre la tierra y el polvo dorado, muérdelo, písalo, hazlo libre,

Respiralo bien dentro, tose, tómalo; también es la vida; la feria y el sueño.

Las rosas y el vino. Los confeti de colores.

Quien te dice que amor te da, se queda, porque ya nunca se irá.

Tomás Bartolomé

Pintura. Marc Chagall

Pintura. Marc Chagall. Chagall. Pintores. Amor. Poesía. Mi piel. Tomás Bartolomé.

 

 

, , ,

Cardoso. Acuarela. «Cardoso, conoce, siente, y juega con el agua»

Acuarela. CARDOSO

«Cardoso, conoce, siente, y juega con el agua»

Cardoso deja fluir los colores y recorre nuevos caminos, solo, con el fiel del norte orientado de su intuición, y los brillantes dibujos estelares, que desde niño conoce.

Guías brillantes de un blanco plata, que le orientan en un gran mapa plagado, de verdes y ocres veredas…

Sagrada esfera, con su innumerable cohorte siempre. Mas a la fuerza, a veces sometida y fiel

Antiguos arcanos le guían, en una (lechosa), pálida noche, en que atrevida, o tacaña, la luna, que es bella y muda, aparece…,

Sugerida, tal vez, (a veces oculta), presentida y siempre activa, altiva (o depreciada), brillante se esconde, entre blancos, delicados, y dulces (lechosos), ovalados almendros.

LA LUNA

La luna se puede tomar a cucharadas
O como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante
Y también alivia
A los que se han intoxicado de filosofía.
Un pedazo de luna en el bolsillo
Es mejor amuleto que la pata de conejo:
Sirve para encontrar a quien se ama,
Para ser rico sin que lo sepa nadie
Y para alejar a los médicos y las clínicas.
Se puede dar de postre a los niños
Cuando no se han dormido,
Y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
Ayudan a bien morir.

Pon una hoja tierna de la luna
Debajo de tu almohada
Y mirarás lo que quieras ver.
Lleva siempre un frasquito del aire de la luna
Para cuando te ahogues,
Y dale la llave de la luna
A los presos y a los desencantados.
Para los condenados a muerte
Y para los condenados a vida
No hay mejor estimulante que la luna
En dosis precisas y controladas.

Jaime Sabines.

Chiapas, México, 1926. México D.F. 1999.

Cardoso. Acuarela. «La luna es como un sello amarillo sobre un sobre azul oscuro». Oscar Wilde.

 Cardoso. Acuarela. Pintores. Pintura.  Jaime Sabines. Luna. Poesía. 

, ,

Tomás Bartolomé. Montes en Azcoitia. La carbonilla negra manchó mi mano y luego tus poros de seda

image

Dibujo. MONTES EN AZCOITIA. 2015. TOMÁS BARTOLOMÉ

Drawing. Mountains in Azcoitia. Lápiz/Papel

Azcoitia. Sus bellos Montes la rodean, acogedoramente

Dólmenes prehistoricos del Izarraitz, Castro de Munoaundi. Rio Urola, Macizo de Izarraitz, sobre el valle de Iraurgi, con su elevado Monte Erlo (1022 mts). Cima del Kakueta, con sus 927 mts, y su cruz, mirador, sobre la cresta blanca de la dura roca, ahora milenaria. Caseríos de Urasola y Jauregi. Iglesia de Santa Cruz… Impresionantes y verdes panorámicas, con sus particulares entornos mágicos.

TRANSFERENCIA

En la linde recojo las pisadas que acaricié

Su roja sangre dulce y caliente

En mi lengua con su sabor agrio y picante

Recuerda la estrella que manché con barro de modelar…

El tomate que nunca recogen en la huerta de mi familia

La carbonilla negra de mis lapiceros que mancharon mis manos

Y luego tus poros de seda y la mácula adherida

Al tibio óleo rojo libanés amarrando tu boca roja

Sombras grises, tenues, blanquecinoazuladas

Ahora dueñas del tiempo, incrustan su vivificante eter

Que escapa rendijero como el vaho quiere anguladas

Ama las paredes y el techo.

Tomás Bartolomé

Tomás Bartolomé. Montes en Azcoitia. Lápiz, papel. 2015. La carbonilla negra de mis lapiceros que mancharon mis manos y luego tus poros de seda.

DIBUJO. TOMÁS BARTOLOMÉ. PINTURA. PINTORES. MONTES EN AZCOITIA. MONTE ERLO. KAKUETA.

,

Literatura. Libertad. Paul Eluard. En el quicio de mi puerta en los objetos familiares escribo tu nombre

image

Foto. By TbArt. Agosto 2016

:::::::::::::::::::::::::::

Agosto, un pequeño pueblo, una cocina en el claroscuro de la tarde sumisa, de un color gris perla. Trazas suaves de ceniza en el aire, una cuerda cuelga en el desván, sola, olvidada, suspendida; proyectada lánguida, sorbe…

Sobre el sediento maderamen del suelo café con leche, una delineada, y delgada fría sombra, de color, tabaco, y aceite…

En la paz, de la pequeña, encalada, y sencilla blanca cocina, mientras tanto parece que guisaba Gustav Jung.

LIBERTAD

En mis cuadernos de escolar
en mi pupitre en los árboles
en la arena y en la nieve
escribo tu nombre.
En las páginas leídas
en las páginas vírgenes
en la piedra la sangre y las cenizas
escribo tu nombre.
En las imágenes doradas
en las armas del soldado
en la corona de los reyes
escribo tu nombre.
En la selva y el desierto
en los nidos en las emboscadas
en el eco de mi infancia
escribo tu nombre.
En las maravillas nocturnas
en el pan blanco cotidiano
en las estaciones enamoradas
escribo tu nombre.
En mis trapos azules
en el estanque de sol enmohecido
en el lago de viviente lunas
escribo tu nombre.
En los campos en el horizonte
en las alas de los pájaros
en el molino de las sombras
escribo tu nombre.
En cada suspiro de la aurora
en el mar en los barcos
en la montaña desafiante
escribo tu nombre.
En la espuma de las nubes
en el sudor de las tempestades
en la lluvia menuda y fatigante
escribo tu nombre.
En las formas resplandecientes
en las campanas de colores
en la verdad física.
escribo tu nombre.
En los senderos despiertos
en los caminos desplegados
en las plazas desbordantes
escribo tu nombre.
En la lámpara que se enciende
en la lámpara que se extingue
en la casa de mis hermanos
escribo tu nombre.
En el fruto en dos cortado
en el espejo de mi cuarto
en la concha vacía de mi lecho
escribo tu nombre.
En mi perro glotón y tierno
en sus orejas levantadas
en su patita coja
escribo tu nombre.
En el quicio de mi puerta
en los objetos familiares
en la llama de fuego bendecida
escribo tu nombre
.
En la carne que me es dada
en la frente de mis amigos
en cada mano que se tiende
escribo tu nombre.
En la vitrina de las sorpresas
en los labios displicentes
más allá del silencio
escribo tu nombre.
En mis refugios destruidos
en mis faros sin luz
en el muro de mi tedio
escribo tu nombre.
En la ausencia sin deseo
en la soledad desnuda
en las escalinatas de la muerte
escribo tu nombre.
En la salud reencontrada
en el riesgo desaparecido
en la esperanza sin recuerdo
escribo tu nombre.
Y por el poder de una palabra
vuelvo a vivir
nací para conocerte
para cantarte
Libertad

Libertad. Paul Eluard

Literatura. Libertad. Paul Eluard. En el quicio de mi puerta en los objetos familiares en la llama de fuego bendecida escribo tu nombre.

Literatura. Escritores.  Paul Eluard. Eluard. Libertad. Poesía.

, , ,

Acuarela. Cardoso. «El tiempo que no para, lleva el dulce verano, hasta el odioso invierno»

ACUARELA. CARDOSO.

Despues de haber sido degustada por mis ávidos sentidos ahora (reseteados), os mostraré esta magnífica acuarela azul, de Cardoso, que nos muestra al ser humano absorto en su individualidad activa…,

El tiempo que no para, lleva el dulce verano,
hasta el odioso invierno y allí acaba con el.
La savia entre los hielos. Hojas frescas perdidas.
La beldad bajo nieve y ruina en todas partes.

Luego si no quedara, destilando el estío
el líquido cautivo en paredes de vidrio,
la Belleza y su efecto, con ella moriría,
sin dejar ningún rastro de lo que fue su tiempo.

Mas la flor destilada, padecerá el invierno
y aunque pierda su aspecto, persiste en su sustancia.

William Shakespeare

Acuarela. Cardoso. El tiempo que no para, lleva el dulce verano, hasta el odioso invierno y allí acaba con el.

Acuarela. Cardoso. Pintura. Pintores. Poesia. William Shakespeare. 

, , ,

Cardoso. Acuarela. La creatividad que nos ofrecen los caminos inexplorados

image

CARDOSO ACUARELA

La Creatividad

La creatividad que nos ofrecen los caminos inexplorados.

La aguada sobre la arena siena, ansía surcos, alerta.

El prospector silencioso observa abstraído.

Buscando una idea, un azar caprichoso.

Ramales que alumbran

Filosos rayos dorados.

Azules masas, presentidas, e inmensas

Frescas, esmeraldas perfumadas

Brotan incansables creciendo,

Libres en el camino.

Tomás Bartolomé

Esta es, la senda que elige Cardoso en sus magníficas acuarelas

🌴🌴🌴🌴🌴🌴🌴🌴🌴🌴🌴🌴🌴

Dakar, yo quiero ir, alii donde los colores danzan. Se escapan, funden, abruman, y sedan. Secan el aire. Abrazo árido en la tormenta, cálido y dulce, es cantar, liberado. Clama, la verde y rabiosa menta, mas el disco solar, descansa en las nubes grises. El mar que se presiente fresco, huele a sal y pescado.

❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️

Dakar

Dakar está en la encrucijada del sol, del desierto y del mar.

El sol nos tapa el firmamento, el arenal acecha en los caminos, el mar es un encono.

He visto un jefe en cuya manta era más ardiente lo azul que en el cielo incendiado,

La mezquita cerca del biógrafo luce una claridad de plegaria.

La resolana aleja las chozas, el sol como un ladrón escala los muros.

África tiene en la eternidad su destino, donde hay hazañas, ídolos,

Reinos, arduos bosques y espadas.

Yo he logrado un atardecer y una aldea.

Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges. Buenos Aires, Argentina, 1899. Ginebra, Suiza, 1986.

Cardoso. Acuarela. La creatividad que nos ofrecen los caminos inexplorados.

Cardoso. Acuarela. Pintura. Pintores. Poesía. Borges. Dakar.