, , ,

Fotografía. Mindor. Campos de Castilla. Nuevas Canciones. 1924

 

Fotografía. Campos de Castilla. Mindor.

La fotografía de MINDOR nos muestra puro, nuestro campo. Tierra llana como un mar, ocre, siena, o verde, habitada por un alma castellana. Sobriedad, hondura, soledad de lo auténtico, congelada naturaleza y tiempo, barranqueras, lomas y, el sol en su ocaso, con un metálico resplandor de acero pulido. Verde, sueño pardo de bajas encinas y agujas de pinos elevados, ascéticos paisajes bajo rumores y fronda. Siento con frecuencia el seco frío, el noble calor que hiere y, la tierra parda que pronto aprendí a querer. (Soñadoras lomas plateadas). Mas abajo, chopos, álamos, juncos, retama, y un río que es limpio, y que se llena de blancos brillos y, que posee grandes y lisos dientes gordos, de redondas rocas irisadas. Agua fría, rumorosa y alegre, que sigue su verdinoso camino escoltado de verde amarillento liquen, y un pesado telón de fondo, bajo unas cenicientas nubes blancas, humosas, de algodón sucio, desfilan sin parar y, muy bajas agigantan sombras y descubren matices. Montes de violeta, robledos en la sierra, castaños, dulces páramos… dorados caminos.

Gracias Mindor,  por tus inspiradas imágenes de esta veraz bella tierra vívida.

En Soria Antonio Machado vivió cinco años como maestro y enamorado. De ello escribiría el poeta sevillano… -«Orientaron mi corazón hacía lo esencial y castellano».

Sembramos unos pocos versos de Machado…

NUEVAS CANCIONES

Ya hay un español que quiere
vivir y a vivir empieza,
entre una España que muere
y otra España que bosteza.

Nuevas Canciones. (1924). Fragmento.

Antonio Machado

Fotografía. Mindor. Campos de Castilla. Nuevas Canciones. 1924.

Fotografia. Mindor. Fotógrafos. Antonio Machado. Nuevas Canciones.

 

 

, , ,

Acuarela. Cardoso. Alguien piensa hasta cuando, alguien camina

Acuarela. Cardoso. (2017).

Una repetición, una maquina, Kafka y sus ingenios, el horror, la cinta, (transportadora), no descansa, más se ha actualizado, muele que muele, muele que muele, muele que muele.

ALGUIEN

Alguien limpia la celda
de la tortura
que no quede la sangre
ni la amargura

alguien pone en los muros
el nombre de ella
ya no cabe en la noche
ninguna estrella

alguien limpia su rabia
con un consejo
y la deja brillante
como un espejo

alguien piensa hasta cuando
alguien camina
suenan lejos las risas
una bocina
y un gallo que propone
su canto en hora
mientras sube la angustia
la voladora

alguien piensa en afuera
que allá no hay plazo
piensa en niños de vida
y en un abrazo

alguien quiso ser justo
no tuvo suerte
es difícil la lucha
contra la muerte

alguien limpia la celda
de la tortura
lava la sangre pero
no la amargura.

Mario Benedetti

Acuarela. Cardoso. Alguien piensa hasta cuando, alguien camina.

Acuarela. Cardoso. Arte. Pintura.

, , ,

Niño. Dibujo. Tomás Bartolomé. Recuerdo infantil

image

Niño. Dibujo. (2017) Tomás Bartolomé

Un colegio en el pueblo, inmenso de techos muy altos, pupitres de madera y él, aun tan pequeño, que loco está cuando juega libre en el patio.Por las mañanas camina en una nube sin hablar vuela así al colegio donde aprende a ratos y a ratos juega y también pelea y se sube a un árbol y luego baja Todo es alboroto, risas, carreras, balones, pan con chocolate, mientras, trinan alados, en los sobrios y verdes olivos centenarios.

Soledades Alegrías y Otros Poemas

RECUERDO INFANTIL (1907)

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia tras los cristales.
Es la clase. En un cartel
se representa a Caín
fugitivo, y muerto Abel,
junto a una mancha carmín.
Con timbre sonoro y hueco
truena el maestro, un anciano
mal vestido, enjuto y seco,
que lleva un libro en la mano.
Y todo un coro infantil
va cantando la lección:
«mil veces ciento, cien mil;
mil veces mil, un millón».
Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de la lluvia en los cristales.
Antonio Machado

Niño. Dibujo. Tomás Bartolomé. Recuerdo infantil.

Dibujo. Niño. Tomás Bartolomé. Bartolomé. Retrato. Recuerdo infantil. Pueblo. Colegio. Antonio Machado. Machado.

, ,

Tomás Bartolomé. Montes en Azcoitia. Lápiz, papel. 2015. La carbonilla negra de mis lapiceros que mancharon mis manos y luego tus poros de seda

image

Dibujo. MONTES EN AZCOITIA. 2015. TOMÁS BARTOLOMÉ

Drawing. Mountains in Azcoitia. Lápiz/Papel.

Azcoita. Sus bellos Montes la rodean, acogedoramente.

Dólmenes prehistoricos del Izarraitz, Castro de Munoaundi. Rio Urola, Macizo de Izarraitz, sobre el valle de Iraurgi, con su elevado Monte Erlo (1022 mts). Cima del Kakueta, con sus 927 mts, y su cruz, mirador, sobre la cresta blanca de la dura roca, ahora milenaria. Caseríos de Urasola y Jauregi. Iglesia de Santa Cruz… Impresionantes y verdes panorámicas, con sus particulares entornos mágicos.

TRANSFERENCIA

En la linde recojo las pisadas que acaricié

Su roja sangre dulce y caliente

En mi lengua con su sabor agrio y picante

Recuerda la estrella que manché con barro de modelar…

El tomate que nunca recogen en la huerta de mi familia

La carbonilla negra de mis lapiceros que mancharon mis manos

Y luego tus poros de seda y la mácula adherida

Al tibio óleo rojo libanés amarrando tu boca roja

Sombras grises, tenues, blanquecinoazuladas

Ahora dueñas del tiempo, incrustan su vivificante eter

Que escapa rendijero como el vaho quiere anguladas

Ama las paredes y el techo.

Tomás Bartolomé

Tomás Bartolomé. Montes en Azcoitia. Lápiz, papel. 2015. La carbonilla negra de mis lapiceros que mancharon mis manos y luego tus poros de seda.

DIBUJO. TOMÁS BARTOLOMÉ. PINTURA. PINTORES. MONTES EN AZCOITIA. MONTE ERLO. KAKUETA.

, , ,

Pintura. Tomás Bartolomé. Interior en la mañana. «Quien contiene la diversidad y es la naturaleza»

image

Interior en la Mañana. Tomás Bartolomé.

Inside Morning

Óleo. Lienzo/Oil. Canvas. 2014.

Quien contiene a la diversidad. (Cosmos).

 Quien contiene a la diversidad y es la naturaleza

Quien es la amplitud de la tierra y la rudeza y sexualidad de la tierra

Y la gran caridad de la tierra, y también el equilibrio

Quien no ha dirigido en vano su mirada por las ventanas de los ojos

O cuyo cerebro no ha dado en vano audiencia a sus mensajeros

Quien contiene a los creyentes y a los incrédulos

Quien es el amante más majestuoso

Quien, hombre o mujer, posee debidamente su trinidad de realismo,

De espiritualidad y de lo estético o intelectual

Quien, después de haber considerado su cuerpo,

Encuentra que todos sus órganos y sus partes son buenos

Quien, hombre o mujer, con la teoría de la tierra y de su cuerpo

Comprende por sutiles analogías todas las otras teorías,

La teoría de una ciudad, de un poema

Y de la vasta política de los estados

Quien cree no sólo en nuestro globo con su sol y su luna

Sino en los otros globos con sus soles y sus lunas

Quien, hombre o mujer, al construir su casa

No para un día sino para la eternidad

Ve a las razas, épocas, efemérides, generaciones

El pasado, el futuro, morar allí, como el espacio

Indisolublemente juntos.

Walt Whitman

Pintura. Tomás Bartolomé. Interior en la mañana. «Quien contiene la diversidad y es la naturaleza».

Pintura. Tomás Bartolomé. Interior en la mañana. Pintores. Óleo/Lienzo. Walt Whitman. Naturaleza. Diversidad.

, , ,

Cardoso. Acuarela. «Cardoso, conoce, siente, y juega con el agua»

Acuarela. CARDOSO

«Cardoso, conoce, siente, y juega con el agua»

Cardoso deja fluir los colores y recorre nuevos caminos, solo, con el fiel del norte orientado de su intuición, y los brillantes dibujos estelares, que desde niño conoce.

Guías brillantes de un blanco plata, que le orientan en un mapa plagado de verdes y ocres veredas…

Sagrada esfera, con su innumerable cohorte, siempre. Mas a la fuerza, a veces sometida y fiel

Antiguos arcanos le guían, en una (lechosa), pálida noche, en que atrevida, o tacaña, la luna, que bella y muda, aparece…,

Sugerida, tal vez, (a veces oculta), presentida y siempre activa, altiva (o depreciada), brillante se esconde, entre blancos, delicados, y dulces (lechosos), ovalados almendros.

LA LUNA

La luna se puede tomar a cucharadas
O como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante
Y también alivia
A los que se han intoxicado de filosofía.
Un pedazo de luna en el bolsillo
Es mejor amuleto que la pata de conejo:
Sirve para encontrar a quien se ama,
Para ser rico sin que lo sepa nadie
Y para alejar a los médicos y las clínicas.
Se puede dar de postre a los niños
Cuando no se han dormido,
Y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
Ayudan a bien morir.

Pon una hoja tierna de la luna
Debajo de tu almohada
Y mirarás lo que quieras ver.
Lleva siempre un frasquito del aire de la luna
Para cuando te ahogues,
Y dale la llave de la luna
A los presos y a los desencantados.
Para los condenados a muerte
Y para los condenados a vida
No hay mejor estimulante que la luna
En dosis precisas y controladas.

Jaime Sabines.

Chiapas, México, 1926. México D.F. 1999.

Cardoso. Acuarela. «La luna es como un sello amarillo sobre un sobre azul oscuro». Oscar Wilde.

 Cardoso. Acuarela. Pintores. Pintura.  Jaime Sabines. Luna. Poesía. 

, , ,

Acuarela. Cardoso. El tiempo que no para, lleva el dulce verano, hasta el odioso invierno y allí acaba con el

ACUARELA. CARDOSO.

Despues de haber sido degustada por mis ávidos sentidos ahora (reseteados), os mostraré esta magnífica acuarela azul de Cardoso, que nos muestra al ser humano absorto en su individualidad activa…,

El tiempo que no para, lleva el dulce verano,
hasta el odioso invierno y allí acaba con el.
La savia entre los hielos. Hojas frescas perdidas.
La beldad bajo nieve y ruina en todas partes.

Luego si no quedara, destilando el estío
el líquido cautivo en paredes de vidrio,
la Belleza y su efecto, con ella moriría,
sin dejar ningún rastro de lo que fue su tiempo.

Mas la flor destilada, padecerá el invierno
y aunque pierda su aspecto, persiste en su sustancia.

William Shakespeare

Acuarela. Cardoso. El tiempo que no para, lleva el dulce verano, hasta el odioso invierno y allí acaba con el.

Acuarela. Cardoso. Pintura. Pintores. Poesia. William Shakespeare. 

, ,

Clave MR/MR Key. Tomás Bartolomé. Hollar el velo delicado, de un sueño evocado

image

CLAVE MR/MR KEY. TOMÁS BARTOLOMÉ.
Óleo/lienzo. Oil/Canvas. (2016).

PRESENCIA

Emoción largo y profundo trago

Transferencia e inocua

Alquimia oculta y picuda

Hollar el velo delicado…

De un sueño evocado, traído

Maestro de un secreto revelado,

En trazas regalas sedas;

Extasis, gasolina, nuez borracha

Inspiración presenciada

Llamada leve. Llave evaporada

Exposición, frío metal…, Aceite de lino y argán.

Tomás Bartolomé

Pintura. Clave MR. MR Key. Tomás Bartolomé. Hollar el velo delicado De un sueño evocado Maestro de un secreto revelado En trazas regalas sedas.

Pintura. Clave MR. MR Key. Tomás Bartolomé. Óleo. Pintores. Pintor. Óleo. Óleo lienzo.

 

 

, , ,

Vuelva usted mañana. Ácida critica en el Madrid de 1833. Mariano José de Larra

image

 Mariano José de Larra

Nace en Madrid, el 24 de marzo de 1809, y se suicida de un tiro en la boca, a causa de un desengaño amoroso, en su casa, (podéis leer como sucedío en la categoría  literatura de este mismo blog). Fallece en Madrid, el 13 de febrero de 1837, con solo 27 años de edad.

Pasa a ser, uno de los máximos exponentes del Romanticismo español, junto con Gustavo Adolfo Becquer, Espronceda, y Rosalía de Castro. Ademas de novelista, nuestro autor también fue periodista de crítica social. Se hizo muy famoso, con un artículo titulado «Vuelva usted Mañana». El artículo, es una verdadera delicia, y está lleno de mordacidad, y sentido de humor. La acción se sitúa en Madrid.

image

Larra. Dibujo. Tinta/Lápiz/Papel. Tomás Bartolomé

Según nos cuenta Fígaro, (Figaro, es uno de los seudónimos que utiliza el romántico escritor).

Un extranjero se presentó en mi casa, provenía de París, y quería invertir aquí sus cuantiosos caudales. El francés, razonaba de la manera siguiente:

– En 15 días, – quince días, y es mucho, según mis cálculos me han de sobrar cinco.

El inversor, quiere solventar sus asuntos, (trámites administrativos, permisos, tasas, registros, etc). Fígaro con media sonrisa le suelta:

– Permitirme monsieur Sans-délai, (le dice entre socarrón y formal), permitidme que os convide a comer, el día que llevéis, 15 meses de estancia en Madrid».

ACIDA CRITICA Y  FINO SENTIDO DEL HUMOR EN LA ESPAÑA DE 1833

Os dejo con una pequeña muestra, del genio literario  de Mariano José de Larra

«Vuelva usted mañana»

Perder de pereza más de una conquista amorosa; abandonar más de una pretensión empezada, y las esperanzas de más de un empleo, que me hubiera sido acaso, con más actividad, poco menos que asequible; renunciar, en fin, por pereza de hacer una visita justa o necesaria, a relaciones sociales que hubieran podido valerme de mucho en el transcurso de mi vida; te confesaré que no hay negocio que no pueda hacer hoy que no deje para mañana.

Te referiré que me levanto a las once, y duermo siesta; que paso haciendo el quinto pie de la mesa de un café, hablando o roncando, como buen español, las siete y las ocho horas seguidas; te añadiré que cuando cierran el café, me arrastro lentamente a mi tertulia diaria (porque de pereza no tengo más que una), y un cigarrito tras otro me alcanzan clavado en un sitial, y bostezando sin cesar, las doce o la una de la madrugada; que muchas noches no ceno de pereza, y de pereza no me acuesto; en fin, lector de mi alma, te declararé que de tantas veces como estuve en esta vida desesperado, ninguna me ahorqué y siempre fue de pereza.

Y concluyo por hoy confesándote que ha más de tres meses que tengo, como la primera entre mis apuntaciones, el título de este artículo, que llamé «Vuelva usted mañana»; que todas las noches y muchas tardes he querido durante ese tiempo escribir algo en él, y todas las noches apagaba mi luz diciéndome a mí mismo con la más pueril credulidad en mis propias resoluciones:

«¡Eh!, ¡mañana le escribiré!». Da gracias a que llegó por fin este mañana que no es del todo malo: pero ¡ay de aquel mañana que no ha de llegar jamás!

Vuelva usted mañana. Publicado por Mariano José de Larra en  El Pobrecito Hablador (Revista satirica de costumbres). Madrid 1833, con el seudónimo de Juan Perez de Munguía.

Vuelva usted mañana. Ácida critica en el Madrid de 1833. Mariano José de Larra.

Literatura. Mariano Jose de Larra. Larra. Vuelva usted mañana. Fígaro. Escritores. Romanticismo. Madrid.

, , ,

Acuarela. Cardoso. Flor de las adormideras: «Engáñame y no me quieras».

image

Foto. Acuarela Cardoso.

Cardoso

Amapola. Erradicada, amenazada, flor prohibida… Adormidera, espuma inalterable que evoca dulzones sueños, oníricas reliquias, arcanos de otro tiempo; semillas de denso, y buen aceite rojo en el hogar. Azafrán, suavidad peluda y alcanforada, colman al brillo eléctrico vestido. Bagazo de semilla cuyo aceite engorda la res que muge. Al delicado y blando alado. Pétalos corrugados de terciopelo blanco, violáceo, rojo, rosado. Maduro fruto, de discos y decantadas esporas. Negras y largas pestañas rizadas. Alcaloides, opiáceos vagan expresionistas, en tu savia dulce, en tu fruto ahora herido, postre, cápsula narcotica y, aceite de clavel blanco, dulce secante de antenas amarillas, herramienta del pintor… ¡Fuego y humo!

::::::::::::::::

La amenaza de la flor

Flor de las adormideras:
engáñame y no me quieras.

¡Cuánto el aroma exageras,
cuánto extremas tu arrebol,
flor que te pintas ojeras
y exhalas el alma al sol!

Flor de las adormideras.

Una se te parecía
en el rubor con que engañas,
y también porque tenía,
como tú, negras pestañas.

Flor de las adormideras.
Una se te parecía…
Y tiemblo sólo de ver
tu mano puesta en la mía:
¡Tiemblo no amanezca un día
en que te vuelvas mujer!

Alfonso Reyes. Monterey, México 1889. México 1959

Acuarela. Cardoso. Flor de las adormideras: «Engáñame y no me quieras».

Acuarela. Cardoso. Pintura. Pintores. Poesía. Alfonso Reyes. México. Flor. Adormideras.