Entradas

,

Oscar Wilde. El Discípulo

Fotografia. By TbArt. Abril 2015. 19:00 pm

EL DISCÍPULO

Cuando Narciso murió, el río de sus delicias se transformó de una copa de agua dulce en una copa de lágrimas saladas, y las Oréades vinieron llorando por los bosques a cantar junto al río y a consolarle.

image

Foto. Narciso. Vía internet

Y cuando vieron que el río habíase convertido de copa de agua dulce en copa de lágrimas saladas deshicieron los bucles verdes en sus cabelleras y gritaban al río y le decían:

-No nos extraña que le llores así. ¿Cómo no ibas a amar a Narciso con lo bello que era?

-¿Pero Narciso era bello?

image

Foto. Narciso. Caravaggio. (1593/1610)

-¿Quién mejor que tú puede saberlo? -respondieron las Oréades- Nos despreciaba a nosotras, pero te cortejaba a ti, e inclinado sobre tus orillas, dejaba reposar sus ojos sobre ti, y contemplaba su belleza en el espejo de tus aguas.

Y el río contestó:

-Si amaba yo a Narciso, era porque, cuando inclinado en mis orillas, dejaba reposar sus ojos sobre mí, en el espejo de sus ojos veía reflejada yo mi propia belleza.

Oscar Wilde

image

Fotografia. By Tb Art

Oscar Wilde. El Discípulo

OSCAR WILDE. El DISCÍPULO. ESCRITORES. NARCISISMO. LITERATURA. WILDE. CARAVAGGIO.

,

En el Salón Dorado: una Armonía. «Sus manos de marfil en el teclado extraviadas en pasmo de fantasía»

 

image

Foto. Retrato de Oscar Wilde. 1895. Toulouse Lautrec

El retrato lo realizó, su amigo Toulouse Lautrec en la cuidad de Londres, a la que el aristocrático pintor se desplazó expresamente, con la intención de retratarlo en tan excepcionales, y dramáticas  circunstancias, Wilde tenía entonces 41 años, y ya había protagonizado el gran escándalo de la época, a causa de sus amoríos con el hijo de un conde. En la pintura. Con el Támesis al fondo, vemos al genial escritor irlandés, vestido elegantemente, iQue no se diga! Wilde esperaba en ese momento, su inminente ingreso en prisión, después de la sentencia del 25 de mayo de 1895, que odiosamente, le condenaba a 2 años de trabajos forzados en la Prision de Reading, por comportamientos indecentementes. Lautrec demostraba así su amistad, respeto, y solidaridad, por el machacado escritor.

EN EL SALÓN DORADO: UNA ARMONÍA

Sus manos de marfil en el teclado
Extraviadas en pasmo de fantasía;
Así los álamos agitan sus plateadas hojas
Lánguidas y pálidas.
Como la espuma a la deriva en el mar inquieto
Cuando muestran las olas los dientes a la brisa.

Cayó un muro de oro: su pelo dorado.
Delicado tul cuya maraña se hila
En el disco bruñido de las maravillas.
Girasol que se vuelve para encontrar el sol
Cuando pasaron las sombras de la noche negra
Y la lanza del lirio está aureolada.

Y sus dulces labios rojos en estos labios míos
Ardieron como fuego de rubíes engarzados
En el móvil candil de la capilla grana
O en sangrantes heridas de granadas,
O en el corazón del loto anegado
En la sangre vertida del vino rojo
.

Oscar Wilde

image

En el Salón Dorado: una Armonía. Sus manos de marfil en el teclado Extraviadas en pasmo de fantasía; Así los álamos agitan sus plateadas hojas Lánguidas y pálidas. Oscar Wilde.

Oscar Wilde. Wilde. Literatura. Escritores. En el salón dorado una Armonía. Pintura. Pintores. Retrato. Lautrec. Toulouse Lautrec.

 

, , ,

Cardoso. Acuarela. A menudo pisamos los valles de Castalia

 

image

 Cardoso. Acuarela

¡CARDOSO AHORA!

Cardoso, ahora, (muy temprano)…,

Ya estará con Negro. (Su perro, negro, que encontró perdido),

Transitará alguna estrecha y verde vereda. «A orillas del Tormes»

Llevando pensamientos. Trayendo recuerdos,

Rumores de cañas. De fronda… «Donde el amable río fluye cerca».

Regresa presto al hogar-estudio. A su atalaya almenada,

Aplicadamente con su oficio… ¡Pero hoy en la terraza! «Si hace bueno».

Limón, ligero oro, lino brillante. Carpetas…, pinturas por acabar,

Le esperan (esperan)… iTal vez hoy si!

Tomás Bartolomé

:::::::::;;;;;;;;;;;;;;;

Amor intellectualis

A menudo pisamos los valles de Castalia

Y de antiguas cañas oímos la música silvana,

Ignorada del común de las gentes;

E hicimos nuestra barca a la mar

Que Musas tienen por imperio suyo,

Y aramos libres surcos por ola y por espuma,

Y hacia lar más seguro no izamos reacias velas

Hasta bien rebosar nuestro navío.

De tales despojados tesoros algo queda:

La pasión de Sordello y el verso de miel

Del joven Endimión; altivo Tamerlán

Portando sus jades tan cuidados, y, más aún,

Las siete visiones del Florentino.

Y del Milton severo, solemnes armonías.

 Oscar Wilde

Cardoso. Acuarela. A menudo pisamos los valles de Castalia y de antiguas cañas oímos la música silvana, ignorada del común de las gentes.

Cardoso. Acuarela. Pintura. Pintores. Poesía. Oscar Wilde.

 

 

, ,

Oscar Wilde Machacado. Corazones secos, mentes miedosas, en una sociedad mediocre, cavaron su tumba

Oskar y Alfred

Oscar y Alfred

Oscar Wilde. Dublín. 16 de octubre de 1854. París 30 de noviembre de 1900.

Su padre era cirujano y su madre, además de escritora, una importante activista política que luchó obstinadamente, por la independencia de la verde y bella Irlanda. Empezaré  por decir que lo que vivió Oscar Wilde, fue la horrible  Época Victoriana, que por cierto, no se caracterizaba por su tolerancia y si, por sus múltiples prejuicios; fue una época socialmente encorsetada, convencional e inmovilista…. Hipocresía y cinismo a partes iguales.

Llamaba mucho la atención de aquella sociedad anquilosada, y herrumbrosa, aquel escritor tan extravagante, con el pelo tan largo, y aquella estrambótica forma de vestir. Aquel escritor que arremetía en cuanto podía, con los convencionalismos imperantes, y la tozuda intolerancia.

Además, y esto les dolía más aún si cabe, era un magnífico escritor, con un ingenio innegable. Oscar Wilde, alcanzó una popularidad enorme en todos los lugares por igual; en los salones, o en las selectas coctelerías, donde se bebía Ginebra Rosa, en copas de boca grande, y delicado y brillante cristal. Se comentaban sus escritos mordaces y críticos… ¡Se le amaba y se le odiaba!

Escribía, novelas, cuentos, poesía. Algunas de sus obras más conocidas son:

«La importancia de llamarse Ernesto» y «El retrato de Dorian Gray».

EL NOVENO MARQUES DE QUEENSBURY ARRUINÓ SU VIDA

image

Foto. Lord Alfred Douglas. Hijo del marqués.

Un terrible suceso, marcó su vida para siempre, ocurrió en 1895, cuando Oscar Wilde tenía 41 años y se encontraba pletórico y enamorado. Wilde, tenía un amante del que se encontraba muy enamorado (Lord Alfred Douglas). El padre de Alfred, John Soltho Douglas, noveno Marqués de Queensbury, que sospechaba que su hijo y el escritor estaban liados, envió una carta a Oscar Wilde que rezaba :

 «Para O. W. aquel que presume de sodomía»

Animado por  su pareja, Alfred Douglas, (a la sazón, hijo del Marques, Oscar Wilde) se dirige al juzgado y tramita una  denuncia contra el Marqués John Solto Douglas por injurias. Después de muchos juicios el escritor, pierde el pleito, y es condenado a dos años de prisión por atentado a las buenas costumbres y sodomía. Tristemente, el artista, ingresa en presidio. Durante su estancia en la Carcel de Reading, Oscar Wilde, sigue escribiendo.

image

Foto. Oscar Wilde.

El poeta después de este horrible suceso, es abandonado por su mujer (Constance), hija de un importante abogado, y también consejero de la Reina de Inglaterra, con la que el escritor se había casado en 1884. Es ciertamente abandonado, mas Constance, nunca se divorciaría de él…, Eso si, como no podía ser de otra manera (entonces), Oscar Wilde, perdió la patria potestad de sus dos hijos.

Despues de salir de prisión. Cumplida su condena; quebrado y roto, se traslada a París con identidad falsa, y allí, se reúne con Alfred Douglas, su egoísta amante. Decepcionado, y, después de una corta y problemática convivencia, acaban separándose, pues sufren fuertes presiones por parte de sus familiares, que amenazan a ambos con retirarles las pensiones, con las que pobremente subsisten. Además, parece que su declinante amor se ha eclipsado.

Poco tiempo después el genial, Escritor, Poeta, Ensayista, Dramaturgo, y Periodista, Oscar Wilde, fallece en París  en la más sórdida indigencia ¡Un triste final, para uno de los más grandes escritores de la literatura universal!

OSCAR WILDE MACHACADO

El amor propio mal entendido, y la cerrazón mental en los corazones secos y las mentes miedosas  de una sociedad mediocre, cavaron su tumba.

Oscar Wilde. Oscar Wilde Carcel. Literatura. Escritores. Tomás Bartolomé.

 

,

Oscar Wilde. El Discípulo. Cuando Narciso murió, el río de sus delicias se transformó de una copa de agua dulce en una copa de lágrimas saladas…

image

Foto, by TbArt

EL DISCÍPULO

Cuando Narciso murió, el río de sus delicias se transformó de una copa de agua dulce en una copa de lágrimas saladas, y las Oréades vinieron llorando por los bosques a cantar junto al río y a consolarle.

Y cuando vieron que el río habíase convertido de copa de agua dulce en copa de lágrimas saladas deshicieron los bucles verdes en sus cabelleras y gritaban al río y le decían:

-No nos extraña que le llores así. ¿Cómo no ibas a amar a Narciso con lo bello que era?

¿Pero Narciso era bello?

-¿Quién mejor que tú puede saberlo? -respondieron las Oréades- Nos despreciaba a nosotras, pero te cortejaba a ti, e inclinado sobre tus orillas, dejaba reposar sus ojos sobre ti, y contemplaba su belleza en el espejo de tus aguas.

Y el río contestó:

-Si amaba yo a Narciso, era porque, cuando inclinado en mis orillas, dejaba reposar sus ojos sobre mí, en el espejo de sus ojos veía reflejada yo mi propia belleza.

Oscar Wilde. El Discípulo. Cuando Narciso murió, el río de sus delicias se transformó de una copa de agua dulce en una copa de lágrimas saladas…

Foto, by TbArt

OSCAR WILDE. EL DISCÍPULO. NARCISO. BELLEZA. LITERATURA. ESCRITORES. NARCISISMO. NARCISISTA. WILDE.