Entradas

, , ,

Pintura. Atardecer con mujer en San José/Sunset with woman in San José. Pintura. Acuarela/óleo/pastel. Sobre papel. 2016.

image

ATARDECER CON MUJER EN SAN JOSÉ. TOMÁS BARTOLOMÉ

Sunset with woman in San José

Pintura. Técnica mixta, sobre papel. 2016.

Un atardecer, una mujer mas una en concreto, especialmente bella; sentada sincera, en un velador en la calle, cerca del mar en San José.

El atardecer aparece suave y tenue, los colores aun brillantes dan paso al tamiz, al filtro tostado o gris, y a los suaves negros; en el cielo guiños de plata y oro azulado, ya prestan su luz, estrellas

HIMNO A LAS ESTRELLAS

A vosotras, estrellas,
alza el vuelo mi pluma temerosa,
del piélago de luz ricas centellas;
lumbres que enciende triste y dolorosa
a las exequias del difunto día,
güérfana de su luz, la noche fría;

ejército de oro,
que por campañas de zafir marchando,
guardáis el trono del eterno coro
con diversas escuadras militando;
Argos divino de cristal y fuego,
por cuyos ojos vela el mundo ciego;

señas esclarecidas
que, con llama parlera y elocuente,
por el mudo silencio repartidas,
a la sombra servís de voz ardiente;
pompa que da la noche a sus vestidos,
letras de luz, misterios encendidos;

de la tiniebla triste
preciosas joyas, y del sueño helado
galas, que en competencia del sol viste;
espías del amante recatado,
fuentes de luz para animar el suelo,
flores lucientes del jardín del cielo,

vosotras, de la luna
familia relumbrante, ninfas claras,
cuyos pasos arrastran la Fortuna,
con cuyos movimientos muda caras,
árbitros de la paz y de la guerra,
que, en ausencia del sol, regís la tierra;

vosotras, de la suerte
dispensadoras, luces tutelares
que dais la vida, que acercáis la muerte,
mudando de semblante, de lugares;
llamas, que habláis con doctos movimientos,
cuyos trémulos rayos son acentos;

vosotras, que, enojadas,
a la sed de los surcos y sembrados
la bebida negáis, o ya abrasadas
dais en ceniza el pasto a los ganados,
y si miráis benignas y clementes,
el cielo es labrador para las gentes;

vosotras, cuyas leyes
guarda observante el tiempo en toda parte,
amenazas de príncipes y reyes,
si os aborta Saturno, Jove o Marte;
ya fijas vais, o ya llevéis delante
por lúbricos caminos greña errante,

si amasteis en la vida
y ya en el firmamento estáis clavadas,
pues la pena de amor nunca se olvida,
y aun suspiráis en signos transformadas,
con Amarilis, ninfa la más bella,
estrellas, ordenad que tenga estrella.

Si entre vosotras una
miró sobre su parto y nacimiento
y della se encargó desde la cuna,
dispensando su acción, su movimiento,
pedidla, estrellas, a cualquier que sea,
que la incline siquiera a que me vea.

Yo, en tanto, desatado
en humo, rico aliento de Pancaya,
haré que, peregrino y abrasado,
en busca vuestra por los aires vaya;
recataré del sol la lira mía
y empezaré a cantar muriendo el día.

Las tenebrosas aves,
que el silencio embarazan con gemido,
volando torpes y cantando graves,
más agüeros que tonos al oído,
para adular mis ansias y mis penas,
ya mis musas serán, ya mis sirenas.

Francisco de Quevedo

Atardecer con mujer en San José/Sunset with woman in San José. Pintura. Acuarela/óleo/pastel.

Pintura. Atardecer con mujer en San José. Tomás Bartolomé. Pintores. Atardecer. Mujer. San José. Himno a las estrellas. Quevedo. Estrellas.

,

Rosalía de Castro. Escritora, Gallega, Ilegítima, Enferma, y… Mujer.

image

Rosalía de Castro. Santiago de Compostela, 24 de febrero de 1837. Padrón 15 de julio de 1885 a los 48 años de edad.

Escritora, y madre, tuvo 7 hijos.

ILEGITIMA

Fue un hija ilegítima fruto de la relación de su madre, María Teresa de la Cruz Castro,  y el sacerdote de la Colegiata de Iria, José Martínez. La madre de Rosalía, vivía entonces sola y ya con treinta años en Arreten, el sacerdote, su futuro padre, aún no había cantado misa.

Rosalía de Castro es anotada en el registro de nacimientos como hija de padres desconocidos, la salva de la inclusa su madrina María Francisca Martínez, que a su vez fue una fiel sirvienta de la madre  de la escritora que era una hidalga sin recursos económicos.

MUJER

Rosalía ya desde muy temprana edad adquiere concimientos, aunque recibe una educación acorde con la época que le ha tocado vivir y de la que la mujer no sale muy bien parada en relación con la educación que reciben los hombres. Es una enseñanza parcial y orientada a las materias que le son reservadas en razón a su condición. La mujer está en su casa y muy pocas estudian.

Rosalía de Castro, es una joven inquieta y rompedora. Pronto empieza a escribir  sus primeros versos y actúa como actriz en alguna obra de teatro. La sociedad imperante no quería permitir ciertas cosas a la mujeres. Rosalía de Castro elige un camino de rosas sembrado de afiladas espinas.

MADRID. EL AMOR. BÉCQUER

La escritora viaja a Madrid con solo 19 años; se ha desplazado a la gran urbe a causa de un pleito que mantiene sobre la casa de Arreten; finalmente, la poetisa lo acabaría perdiendo. En la capital conoce a Manuel Murgia historiador y periodista con el que se casaría con 21 años. También conoce a Gustavo Adolfo Bécquer que entonces solo tiene 20 años y ya es poeta escritor y novelista.

REBELDE

image

Rosalía se encuentra sola, incomprendida; muchas veces repudiada por infames convencionalismos de la pacata y conservadora sociedad que le ha tocado sufrir.

Por fin se decide por la rebeldía, escribe en gallego y castellano en una época en que el gallego, era considerado un dialecto sin mucha importancia; una época en que la gente culta se expresaba siempre en Castellano, hablar en Gallego, era de paletos.

GALLEGA

Escribe Rosalía poemas sobre el amor, sobre el esfuerzo de de sus vecinos que muchas veces se ven obligados a emigrar para poder comer. También escribe novelas y cuentos, y sobre todo de constumbres, fiestas, romerías, y también a veces es más intimista.

En 1863 publica lo que será una de sus mejores obras «Cantares Gallegos»

En 1880 «Follas Novas»

En 1886 «En las orillas del Sar»

En 1887 la novela «El caballero de las botas azules»

Follas Novas

Negra Sombra

Cuando pienso que te fuiste,
negra sombra que me asombras, 
a los pies de mis cabezales, 
tornas haciéndome mofa.

Cuando imagino que te has ido, 
en el mismo sol te me muestras,
y eres la estrella que brilla,
y eres el viento que zumba.

Si cantan, eres tú que cantas, 
si lloran, eres tú que lloras,
y eres el murmullo del río 
y eres la noche y eres la aurora.

En todo estás y tú eres todo, 
para mí y en mi misma moras, 
ni me abandonarás nunca,
sombra que siempre me asombras.

:::::::::::::::

Rosalía, nunca fue una mujer convencional…, una mediocre madre de familia.

ENFERMA

La salud nunca la acompañó, la enfermedad a menudo fue la fiel compañera de la escritora.

Tuvo 7 hijos, dos de ellos, los últimos, le acarrearon mucho sufrimiento. En 1875 con solo 18 meses el más pequeño, se cae de una mesa y fallece del golpe, sólo dos años después, y para empeorar más las cosas, el hijo que esperaba nace muerto. Rosalía de Castro cae en una profunda depresión, a veces mira lánguidamente al mar con deseos suicidias.

La última parte de su vida, la pasa Rosalía en la Comarca de Padrón, en la que por fin tiene casa propia «La Casa de la Matanza». La casa donde finalmente fallece a causa de un cáncer. Antes de expirar, reza sus oraciones; pide a sus hijos que quemen la obra que deja sín publicar.

Le susurra a una de sus hijas que abra la ventana para ver por última vez el mar, su hija le contesta…

«Mamá desde Padrón no se divisa el mar»

::::::::::::::::

Ni arbres que che den sombra,

nin sombra que preste alento…

Llanura e sempre llanura,

deserto e sempre deserto…

Rosalía de CastroEscritora, Gallega, Ilegitima, Enferma, y… Mujer. 

Literatura. Escritores. Rosalía de Castro. Poesía. Mujer. Rosalía. Negra sombra.